Cierta vez, mi hermano y su amigo llegaron a la casa a estudiar. A
mi me gustaba muchísimo el amigo de mi hermano. Es un cuero. Tiene
un cuerpazo. Yo bajé a la cocina con una bata completamente transparente
y sin nada debajo. Tenía todas

las malas intenciones de que el amigo de mi hermano me viera y pude
sentir su mirada recorrerme todo el cuerpo. Cuando mi hermano se dio cuenta
de que todo mi cuerpo se podía ver a través de la delgada
tela me lo reprocho inmediatamente

con los ojos. Casi me fulmina con la mirada. A mi me dio miedo y preferí
esperar un momento más adecuado para seducir al amigo de mi hermano.

Ellos estuvieron estudiando toda la noche y yo estuve pendiente de ellos
desde mi cuarto. Cuando escuché que subían las escaleras
dispuestos a irse a la cama a descansar, me acosté en la cama totalmente
desnuda y fingiéndome dormida, la

puerta estaba entreabierta, lo suficiente para que el amigo de mi hermano
me pudiera ver… Mi hermano al darse cuenta de eso, corrió a cerrar
la puerta. No estoy segura de que el amigo de mi hermano me haya visto,
pero el solo imaginarlo me excitó mucho más de la cuenta.

Cuando creí que ya había pasado suficiente tiempo salí
de mi cuarto cubierta por mi bata transparente. Me introduje lo mas silenciosa
que pude al cuarto de mi hermano, donde estaban acostados ellos dos. Fue
dificil saber cuál era mi hermano y cuál su amigo ya que
estaba muy obscuro.

Por fin me acerqué lo suficiente y mis ojos se acostumbraron
a la obscuridad. Pude ver que lo único que cubría el desnudo
cuerpo del amigo de mi hermano eran unos pequeños shorts. Lentamente
le desabroche los pantaloncillos y saque su

falo que estaba muy pequeñito. Lo introduje rápidamente
en mi boca y empecé a chuparlo. El se despertó inmediatamente.
Y lanzó un gemido. Yo me quedé paralizada. Esperando que
mi hermano no se levantara. Cuando el amigo de mi hermano se dio cuenta
que era yo volvió a recostarse y dejó que yo le hiciera lo
que quisiera. Yo estaba feliz. Estaba logrando algo que siempre había
querido.

Seguí chupando su pene hasta que se endureció tanto que
ya no me cabía en la boca. Cuando creí que era suficiente,
ya que si seguía corría el riesgo de que él se viniera
sin antes haberla introducido en mi concha, me monté encima de él
y empecé a cabalgarlo.

Creo que la cama se movía mucho y por eso mi hermano se despertó,
yo no me había dado cuenta, pero de pronto vi una silueta que estaba
junto a mi. Era mi hermano. Por un momento se me paralizó el corazón.

Creí que iba a regañarme, a golpearme. Creí que
me acusaría con mis padres. Sin embargo, él no reaccionó
así, se quedó parado un momento sin hacer nada, después
saco su aparato y empezó a masturbarse junto a nosotros. El miedo
que tuve por

un instante había desaparecido por completo, en vez de eso ahora
estaba mucho mas excitada.

Creí que mi hermano se mantendría al márgen, que
solo vería como hacíamos el amor su amigo y yo. Pero en vez
de eso, comenzo a acariciarme los senos y a besarlos, eso me puso a mi
a cien por hora y tuve mi primer orgasmo. Mi hermano

murmuraba “eres una puta… una putita…” y eso me exictaba a mi más,
me gusta que me digan que soy una puta, que soy capaz de hacer cualquier
cosa con tal de tener un buen palo.

Yo me recliné hacia el amigo de mi hermano y empecé a
besarlo en la boca. Mi hermano se puso detrás de mi y me tocaba
la conchita con sus manos y me acariciaba las nalgas muy fuerte, me metía
los dedos por el culo… yo no podía aguantar más y tuve
otro orgasmo.

En ese momento la verga de mi hermano estaba en plena erección,
intentó meterla varias veces en mi culo pero fue prácticamente
imposible. Era muy incómodo ya que su amigo me la estaba introduciendo
en la conchita, además la verga de mi

hermano era demasiado grande como para entrar en mi trasero. Me dolía
mucho cada vez que trataba de introducirla… Le pedi que no lo hiciera.

Cuando el amigo de mi hermano no pudo aguantar mas, me empujó
hacia atrás para sacar su palo de mi raja y llenarme toda de leche
caliente, super caliente.

Mi hermano aprovechó eso para introducir su pene en mi conchita,
yo estaba fuera de mi, lo que estaba pasando era realmente sensacional…
mis nalgas brincaban insaciablemente tragándose todo el palo de
mi hermano.

El amigo de mi hermano me limpió el semen con una sábana
y empezó a jugar con mis senos y mi concha… me besaba todo el
cuerpo, me apretaba las nalgas con sus manos mientras mi hermanito me hacía
el amor riquísimo… Cuando por fin mi

hermano derramó todo su sémen en mis nalgas y quedaron
exhaustos los dos, yo todavía tenía muchas ganas de seguir,
así que empecé a chuparles el palo a los dos, primero a uno
y luego a otro y luego regresaba con el primero… me gustaba

ver su cara de felicidad.

Como no logré que se les parara otra vez les pedí que
me mamaran mi rajita, y asi lo hicieron, mi hermano introdujo su cabeza
entre mis piernas, mientras que su amigo me besaba el cuerpo, los senos,
la boca, tooooda. Creo que ese fue el

orgasmo mas delicioso que he tenido en mi vida. Despues me fui a mi
cuarto a dormir. Estaba casadisima. Desde esa vez no he vuelto a ver al
amigo de mi hermamo.

Mi hermano se fue a estudiar a otra ciudad, pero cuando viene de vacaciones,
siempre va a visitarme a mi cuarto… por la noche.

Busquedas entrantes: