Me acuerdo que cuando instale por primera
vez en mi computadora el fax módem, para conectarme a Internet, lo primero
que hice fue meterme al chat. Estuve mucho rato chateando con diferentes personas
hasta que uno llamado Contigo me pidió que lo hiciéramos en privado
y comenzamos a hablar, como siempre sobre nuestros rasgos y posteriormente nos
fuimos al plano sexual.

Ambos nos confesamos lo que nos gustaba hacer y que
nos hicieran en la cama. Luego nos calentamos mutuamente y nos comenzamos a
pajear hasta que acabe lanzando mi semen sobre el teclado. Luego me desconecte
quedando para el otro día de chatear nuevamente. En esa oportunidad me
describí y le pedí que se describiera, era blanco, 21 años,
como de 1,70 con 18cms buen cuerpo, no lo dude y concertamos una cita para el
otro día por la noche. Como a las 10 de la noche salí de mi casa
para encontrarme con él en la plaza principal de mi ciudad. Llegue al
sitio acordado ahí estaba él vestido como me había dicho,
y yo llegue y aunque lo reconocí no le dije nada, solo espere a que él
se decidiera. Después de mirarlo por 5 minutos, el se acercó a
mí y me preguntó ¿tú eres Gustavo?, Enseguida le
conteste que sí y me dijo que le acompañara hasta su departamento,
y que no habría problema porque sus padres y hermano no estaban.

Caminamos poco tiempo pues él vivía muy cerca, en pleno centro
de la ciudad. Al entrar al departamento quede maravillado, era precioso. Nos
pusimos a hablar de lo que hacíamos en la vida y yo estaba excitadísimo,
sobretodo que le miraba ese culito paradito y gordito que pedía ser tocado.
Luego me invitó para su dormitorio para que viéramos algunas fotos
que tenia almacenadas en su computadora. Mientras recreaba mi vista él
fue por una botella de champagne y comenzamos a beber, muy rápidamente
al extremo de acabarla en menos de media hora, lo que provocó que nos
mareáramos y también hizo que me calentara. Alejandro, así
se llamaba, inició sus tocadas por todos lados y yo le deje, luego nos
desnudamos, y comenzamos a tocarnos con mas fuerza, yo comencé a pajearlo
(lo había deseado desde el principio) y él hizo lo mismo, seguíamos
pajeándonos y viendo las fotos que tenia en su computadora. Luego comenzamos
a ver fotos de mamadas, a los pocos minutos, yo se la estaba mamando a él,
era delicioso sentir su pene dentro de mi boca, cada cierto tiempo me tragaba
sus líquidos preseminales, los cuales yo me saboreaba como si fueran
de miel, lo pajeaba, me pajeaba y le mamaba él estaba gozando demasiado
así que pare y él comenzó a mamarme a mí, era espectacular
ver como se tragaba mis 21 cms y como se bebía mis líquidos con
tanto gusto, después de un rato no aguantamos mas y acabamos, él
sobre la alfombra y yo dentro de su boca para luego besarnos y compartir mí
semen que aun le quedaba en su lengua. Luego nos vestimos y me fui para mi casa
no sin antes darnos nuestros respectivos números telefónicos.


A la siguiente semana me llamó para decirme que nuevamente
estaría solo, que deseaba verme, le dije que por la noche estaría
con él, que deseaba penetrarlo y él me dijo que le encantaría
hacerlo conmigo. Cuando llegue, él estaba ahí, esta vez sin mediar
palabras, nos fuimos inmediatamente hasta su habitación y nos lanzamos
a la cama y en un 69 nos mamamos enseguida, quería tragarme toda su verga
y él a su vez me mamaba deliciosamente. Esta vez tenia instalado su vídeo
y puso una película porno. Esa vez el acabo en mi cara, trate de tragar
lo que pude y lo demás me lo regué por todo el cuerpo, cuando
yo acabe, le acabe sobre su pene, y seguí mamándoselo, así
que tenia un pene todo lleno de mi leche entrando y saliendo de mi boca. Luego
él nuevamente agarra mi verga y comenzó a pajearme para posteriormente
ensalivarme e hizo que me acostara de espaldas y se sienta en mi pene erecto,
tragándoselo completamente y comenzó a cabalgar gimiendo y haciendo
que gozara aun más de ese culito que me tenia loco. Finalmente Alejandro
se pajeaba mientras cabalgaba hasta que no aguanto más y lanzó
su semen sobre mi pecho dando gritos de placer y al sentir su esfínter
apretar mi verga hizo que mi excitación fuera total y le vacíe
mi leche dentro. Esa noche me quede a dormir con él y por la mañana
me duche le bese en la boca y me fui. Durante un mes estuvimos hablando por
teléfono y a través del chat, hasta que cierto día en que
estábamos chateando me invitó nuevamente a su casa. Cuándo
llegué a su casa, me dijo que tenia muchas ganas de mamármela
y le dije ¿qué estás esperando?, Así que se arrodillo
y me la sacó, el no estaba muy excitado pero sentí que se le paro
de un solo golpe cuando se metió mi verga en boca, me la chupaba muy
suavemente hasta que paró y me dijo que era mi turno. Me tragué
enseguida su tranca que era un poco gruesa y comencé a chupar hasta que
se vino en mi boca tragándome toda su leche, luego él se metió
la mía y también se tragó todo mi semen. Luego nos pusimos
a ver fotos en su computadora y me puse caliente y se me paro otra vez, a él
también, pero esta vez ya no quería que se la mamara, así
que comenzó a meterme un dedo por el culito. Luego fueron 2 hasta un
tercero para luego decirme que deseaba meterlo, lo dije nada solo le di la espalda
y pude sentir su falo rozar mi hoyito, el que me comenzó a meter poco
a poco, me dolía, en serio, me dolía un poco, pero después
de un rato, el dolor se convirtió en placer y comencé a gozar
como nunca, ufff. Me hizo gozar tanto que acabe ahí mismo, sobre la cama,
y el acabo dentro de mí, y yo sentía su leche caliente, dentro
de mí… fue lo máximo.

Nos quedamos ahí inmóviles por un rato, yo me levante, y él
me chupa los restos de semen que quedaban en mi prepucio, hasta dejármelo
limpio. Luego me vestí y me fui. Después de ese día lo
seguimos haciendo esporádicamente por un periodo de un año.

Busquedas entrantes: