Esto que me sucedió fue cuando tenía yo 26 años, esa ocasión por causa de su
trabajo mi esposo no pudo acompañarme a una fiesta infantil, por lo que yo
me fui a esta en compañía de mi hijo, quiero decirles que yo soy blanca,
mido 1.64 m, bonitas piernas, un culito muy respingón y unos pechos talla 36b.

Ese día yo llevaba puestas unas sandalias de color beish, una falda café
claro arriba de la rodilla muy pegadita y una blusa muy vaporosa por lo cual
se podía ver a través de esta el dibujo de mi sostén que era de color beish
y como mis senos se juntaban como queriendo escapar de este y remataba mi
atuendo con un pequeño bikini que hacia juego y se marcaba sugestivamente
en mi culito.
Por lo cual cuando llegue a la fiesta fui el centro de las miradas discretas
y unas no tanto de los hombres, pero lo que hizo que las mujeres me vieran
con muy malos ojos por lo que aún que la anfitriona trato de ser amable
conmigo invitándome varios cócteles yo me sentía por una lado deseada lo que
me hizo sentir excitación y por el otro lado me sentía muy mal por la
envidia de las señoras que no dejaban de observarme y hablaban entre ellas
lo que me tenía muy incomoda, e inclusive para molestarlas aún más en varias
ocasiones me agachaba más de la cuenta para jugar con mi hijo y sentía como
todas las miradas masculinas se posaban insistentemente en mi culito y mis
piernas con deseos de devorarme y como las mujeres me veían con cara de odio
por el espectáculo que les daba a sus esposos y esto me hacía aumentar mi
excitación y mi molestia al grado que sentía que la boca se me secaba del
coraje y por lo que continuamente fui a mi mesa a refrescar mi garganta con
varios cócteles más.

Por el miedo a pasarme de copas y por la responsabilidad que tenía de mi
hijo, además de las molestas miradas de las chicas, preferí retirarme de la
fiesta cuando empezaba a caer la noche.
Al salir decidí comprar unos cigarros para cambiar un billete y poder tomar
un taxi y ahí pense en que no me caería mal llevar algunas cervezas para
tomarlas en mi casa, ya que mi esposo no iba a llegar hasta el día
siguiente, por lo que después de pagar salí y un muchacho que estaba en un
auto con el cual me había cruzado al entrar me sonrió y yo a el pensando que
esto no implicaba que fuera a verme muy loca, además de que nadie me conocía
por esa zona en la que estaba.

Después cruce la calle en espera de un taxi libre y después de un tiempo en
que estuve esperando que pasara alguno, se acerco un coche en el cual iba el
joven de la tienda y me dijo que a donde iba y yo le conteste que a mi casa
y el se ofreció a llevarme, pero esto a mi me dio miedo pero finalmente
acepte y el después de permitir que nos subiéramos al coche arranco, yo iba
sentada en la parte de adelante y mi hijo en la parte de atrás el cual
después de uno minutos de trayecto se recostó en el asiento y se quedo
profundamente dormido y el y yo nos presentamos y después de esto empezamos
a platicar y yo le conté en parte lo que había pasado en la fiesta y que mi
esposo no me pudo acompañar por cuestiones de trabajo, no se realmente si
fue por los cócteles o por que, pero en un arranque le dije que yo no
necesitaba estar buscando un galán en una fiesta que me consideraba muy
segura de mi y que yo si quisiera podía conseguir lo que yo deseara sin
necesidad de que fuera necesario provocar a los maridos de estas señoras,
por lo que el me miro muy fijamente con cara de extrañeza y me dijo que por
que me sentía tan segura, que si había algo que el no hubiera visto y yo me
subí aún más la falda mostrándole mis piernas en su totalidad casi hasta el
inicio de mi bikini.

Por lo que note de inmediato como cambio su cara y me dijo que tenía mucha
razón en pensar así de esas amargadas y al mismo tiempo me dijo puedo y
alargo su mano hasta mis piernas y empezó a acariciármelas sin ni siquiera
esperar a que yo dijera que si o que no, por lo que puse mi mano como
tratando de quitar la de él, pero no con la fuerza necesaria para lograrlo y
lo deje brevemente que continuara y después le retire definitivamente la
mano.
Cuando llegamos a mi casa le agradecí su amabilidad y trate de despertar a
mi hijo, pero el se ofreció a ayudarme a cargarlo a mi casa y yo acepte.

Después de entrar y recostarlo en su recamara note la cara que puso cuando
yo hincada sobre la cama lo tapaba mientras mi falda se subía y veía que el
no dejaba de verme las piernas y el culo completamente ensanchado, por lo
que yo me retrase aún más en esta tarea en gratitud a su amabilidad de
haberse desviado solo para llevarme a mi casa.
Después salimos y cuando llegamos a la sala le invite una cerveza de las que
había comprado, las destapamos yo me quite la chamarra que llevaba y subí
mis rodillas inclinadas hacia él en el sillón y de inmediato sentí que
debido al fresco que predominaba en la casa de inmediato mis pezones se
endurecieron y se marcaban notoriamente a través de mi blusa y mi sostén
además de que el podía ver claramente el encaje de mi sostén y el tamaño de
mis pechos, por lo que retomando la conversación del camino me dijo, que no
solo tenía muy bonitas piernas si no que también tenía un pecho increíble y
seguido de esto se acerco a mi y me dio un beso en la boca mientras su mano
fue directamente a mi pecho y sus dedos pellizcaban delicadamente mi pezón.

Mientras yo forcejeaba con el tratando de quitarlo de encima de mi, con lo
que solo conseguía que el mordiera mi labio fuertemente para evitar que yo
terminara quitándolo de mi boca y yo tenía que seguir pegada a sus labios o
lo único que obtenía era otra mordida en mi boca.
Por lo yo ya trataba de no jalarme para evitar el dolor por lo que el ya
completamente encima notó que mi resistencia empezaba a disminuir y bajo su
mano hasta mis piernas y las acaricio todo el tiempo que quiso, para después
subir su mano lentamente hasta que llego a mi conejito, por lo que hizo a un
lado mi bikini y pudo introducir dos de sus dedos que de inmediato entraron
por completo en mi inflamada vagina, por lo que al sentir lo mojada que me
encontraba, me soltó de la boca y se incorporó diciéndome que ya no hiciera
yo mis ridículas escenas por que ya había sentido las ganas que tenía de
verga y que él me las iba a quitar.

Mientras yo me moría de vergüenza y de impotencia por haber provocado esto,
que en honor a la verdad estaba deseando con vehemencia desde que estuve en
la fiesta y sentía las miradas de deseo que incitaba en los señores.
Después ya sin ninguna resistencia mía, el me desabrocho lentamente la blusa
y mi brasier que desabrochaba al frente y de inmediato llevo su boca a mis
pezones mientras me decía que era una putita muy rica y que tenía unas tetas
deliciosas y yo le tenía tomado del cabello atrayéndolo hacía mis pechos
deseosa de que continuara, el después se incorporó y saco su pené ya erecto
y lo coloco entre mis pechos y empezó a sobarse contra ellos mientras su
mano me tomo de la nuca y me llevo a su pené para que este entrara dentro de
mi boca y yo le lamía como desenfrenada lo más que podía abarcar con mi
lengua y sentía como mi saliva lubricaba entre mis pechos su pene este y
resbalaba fácilmente entre ellos.

Mientras con su mano libre, acariciaba sin cesar mi húmedo clítoris y yo
ardía en deseos de que me hiciera sentir todo su vigor hasta hacerme gritar
de placer, lo cual no fue necesario que yo se lo pidiera pues el se coloco a
la altura de mi vientre y subiendo mis piernas unidas me saco primero hasta
media pierna mi bikini y de inmediato el introdujo de un caderaso la mitad
de su rico pené dentro de mi y después de otro empujón más profundo el resto
hasta sentir que inicio un mete y saca delicioso mientras sentía como sus
bolitas rebotaban contra mi culito y el me sujetaba con ambas manos de cada
uno de mis pechos fuertemente mientras yo después de no mucho tiempo caía en
un delicioso orgasmo entre gemidos de pasión y un delicioso sudor que cubría
mi frente.
Por lo que el al notarlo y sabiéndose dueño de mi y de la situación me dijo
riéndose, desde que te vi putita se te notaba que traías ganas de una buena
cogida mamita y después me termino de sacar por completo mi bikini y subió

mis piernas a sus hombros para continuar penetrándome intensamente mientras
me sujetaba las nalgas fuertemente.
Y así sin sacármelo me subió sobre el hasta que quede ahora yo encima de el
con las plantas de mi pies sobre el sofá y ahora era yo quien daba de
brincos sobre su pene fuertemente mientras el me sujetaba el culito y yo le
puse mis pechos en la boca y así el se incorporo para quedar de frente y
besarnos mientras yo seguía removiéndole mi conejito de una lado a otro
sobre su parado pene y en esas estábamos cuando de la excitación me empezó

a chupar con demasiada fuerza los pechos lo cual me excito aún mas y me vino
un orgasmo muy intenso y prolongado mientras el seguí chupándome fuertemente
y metía un dedo en mi cullito a la vez que también termino por venirse con
vigor dentro mi, mientras empezaba a decirme que era un putita deliciosa yo
le conteste que si que era su putita y que me encantaba como me cogía.
Después de un rato más de besarnos le pedí que ya se fuera y cuando lo
estaba por despedir en el patio de la casa se volvió hacia mi y me beso de
nuevo al tiempo que sus manos de fueron a sobar mis pechos y mi culito y sin
mas me bajo de la nuca hasta que estuve arrodillada y se saco el pene para
que se lo chupara de otra vez, lo que yo hice de inmediato desde la punta
hasta sus testículos y cuando estuvo de nuevo completamente inflamado me
levantó y me volteo poniéndome inclinada para metérmelo de nuevo hasta el
fondo ya sin ningún miramiento, mientras llevó su mano directamente a mi
clítoris y lo masajeo deliciosamente y metió con su otra mano su pulgar en
mi culito y así me hizo tener un orgasmo más y después se salió y me lo dio
a chupar mientras me lo metía con fuerza como si me estuviera cogiendo la
boca hasta que termino por venirse y me sujeto para que no me quitara
mientras sentía como su leche me caía de las orillas de la boca hasta mis
pechos y el me seguía diciendo que era una mamadora de verga deliciosa y que
se me notaba desde el principio lo putona, se despidió con un beso y me dejo
ahí en el patio todavía con la falda en la cintura, los pechos de fuera y
marcados por sus mordiscos, la cara con su leche al igual que parte de mis
senos, el cabello completamente despeinado y una propaganda de un taller de
rótulos con su teléfono y muy, muy satisfecha.

Me metí en mi casa tome una cerveza y me quite lo que quedaba de mi ropa en
mi habitación y me quede completamente desnuda tomando unos traguitos más y
recordando lo sucedido, a la vez que me entraba el remordimiento por todo lo
que paso por estar en mi casa, por haberme excitado al tratar de hacer
enojar a las señoras mojigatas y por que no me importó mi hijo y el amor de
mi esposo, pero muy satisfecha, al día siguiente llegó mi esposo y me
despertó con un beso muy dulce y se fue después al cuarto del niño y yo
aproveche para meterme a bañar para que no se diera cuente de nada.

Busquedas entrantes: