1. La felación debe obedecer a las reglas generales de las caricias: siempre empezar por las más suaves antes de pronunciarla más y concentrarse en las zonas mas erógenas (en el pene, las zonas mas sensibles son la corona del glande y sobre todo el frenillo), leemos en telepolis.com.

2. La felación, que se practica con la boca, no debe excluir las manos (por lo menos una) que son un complemento de las caricias muy apreciado por la pareja.

3. Evitar el contacto de los dientes con el pene de su pareja (excepto si se lo pide).
Coge su pene como un cucurucho y con la lengua empieza por chupar y mojar con un poco de saliva toda el pene desde el tronco hasta la extremidad del glande (la cabeza).

Luego, coloca los labios alrededor del glande, y desliza suavemente la lengua hacia el tronco de la verga. Esos movimientos de vaivenes deben ser muy suaves antes de apretar un poco más los labios alrededor del miembro. Puedes deslizar la lengua alrededor del glande, con el prepucio bajado (la piel que rodea el miembro).

No olvides que la mano que sostiene el pene también puede desplazarse alrededor de él, y que tu mano libre puede pasearse en el cuerpo o las nalgas de tu pareja.

Después de chuparle algunos minutos suavemente, se deberá acentuar la presión de tus labios alrededor de su pene, aumentar el ritmo de los vaivenes, y deslizar los labios lo más posible hacia el tronco, como si aspiraras el sexo de tu pareja. Gira también la lengua alrededor del glande como si lo escultaras o pulieras con la lengua. También debes insistir en este momento de sensaciones intensas para tu pareja en pasar la lengua por el frenillo y la corona del glande que los puntos más erógenos para los hombres.

Luego, disminuye la presión con la boca la boca y sigue con caricias más suaves y leves, para disminuir la excitación de tu pareja y para que se prologue el placer. El orgasmo de tu pareja será más intenso cuanto más largo sea el periodo de excitación.

Alterna así el tiempo que quieras, las fases de excitación suaves y fuertes hasta que eyacule tu pareja, si deseas que ésta eyacule en tu boca, claro.

Importante!
Se tiene que evitar la felación si no conoces el estado de salud de tu pareja, o si tus encías son frágiles y sangran fácilmente ya que el contacto entre el esperma y tu sangre pueden contaminarte (sida, hepatitis, etc.) En este caso, píde a tu pareja que se ponga un preservativo, ya que una felación puede practicarse con preservativo (pueden ser de colores o sabores); claro, se debe excluir el contacto con los dientes que podrían desgarrarlo.

Busquedas entrantes: