Cuando tenia 15 años empeze a sufrir el cambio hormonal de mi cuerpo, me masturbaba una vez al dia como minimo, pero aquella tarde quise saber mas quise llegar mas lejos y senrir un cuerpo a mi lado.
La oportunidad se me presento sin llamarla, mi hermana y su amiga estaban en casa jugando en su habitacion.

Mi hermanita tenia diez años y su amiga Alba nueve, me llamo algo instintivo y primario en mi cuerpo y entre en la habitacion de mi hermana.
Estaban las dos tiradas en una lafombra en el suelo jugando a un juego absurdo, eso me parecio a mi, el juego consistia en preparar un cafe imaginario en unas tacitas de plastico de un color chillon, ellas preparaban el cafe y se lo ofrecian a unas muñecas que hacian como de clientas alrededor de la alfombre. Yo ni se a que juegan las niñas hoy a esa edad, pero hace años no habia computadoras ni maquinitas electronicas ni nada de eso, por eso supongo que las niñas jugaban a esos juegos mas “basicos”.
Me tumbe al lado de ellas y les dije que queria jugar yo tambien, mi hermana se alegro enormemente de tener otro participante en su juego, Alba tambien mostro su entusiasmo pero mas timidamente. No podia dejar de mirar a Alba, desde donde yo estaba veia sus piernecitas desnudas y sus braguitas blancas cada vez que ella se mobia, estaba echada de lado apoyada en su codo izquierdo, mi hermana de rodillas estaba frate a ella, yo me puse boca abajo enmedio de las dos. Notaba la exitacion de mi pene bajo el peso de mi cuerpo. Jugue un rato y luego pase a la accion.
“juguemos a papa y mama” le dije a mi hermanita, ella recelo, pues estaba agusto jugando a aquel estupido juego de las tacitas, pero Alba mostro interes y mi hermana por no ser descortes con su amiga (supongo yo) accedio al nuevo juego.
Lo primero fue organizar el juego, porsupuesto me coji a Alba, ella haria de mama, me puse encima de ella y suavemente separe sus piernecitas, era guapisima, su pelo negro lacio sus ojos grandes negros y una carita de angel que me hacia tener cada vez peores pensamientos, sin embargo ella me acepto bien y abrio sus piernecitas para que yo me pusiera en medio, una vez alli nos rozamos freneticamente como si imitasemos un coito. Mi hermana pus fin a mi roce argumentando que estab mucho tiempo para “hacer el bebe”, el bebe era un muñeco que salia por arte de magia de la faldita de Alba.
Mi hermana hizo cambiar de parega y entonces le frote a ella, no fue lo mismo, ella no prestaba la atencion que prestaba Alba y en un par de minutos mi roce en ella termino.
Asi volvi a repetir con alba, esta vez estaba mas exitado, queria sentir mas, y le dije a Alba si queria hacerlo mas real, ella dijo que no le importaba si el juego iba a salir mejor, le dije que saldri estupendo.
Asi me baje el calzon y me puse encima de Alba, la rozaba con mi calzoncillo en sus braguitas, esta vez mi sensibilidad aumento mucho y Alba abrio mas sus piernecitas, parecia que ella tambien queria sentirme mas, estaba casi empalmado del tod y le daba enmedio de sus braguitas, mi inexperiencia y aquel cuerpecito hizo que me olvidase casi de todo y solo me concentre en darle mas fuerte a mi roce, Alba se empezo a abrazar a mi cuello, nuestras mejillas estaban juntas y la suya parecia haber alcanzado una temperatura extrema, su carita estaba ardiendo, pero la niña se abrazaba a mi cuello y cada vez abria mas sus piernecitas, me di cuenta que estaba disfrutando. Mi hemana corto aquel momento tan erotico con sus quejas y tonterias, la verdad es que la estabamos ignorando. Y tambien he de confesar que de haber seguido alli, rozandome con Alba me hubiese corrido.
Me retire y intente tapar mi ereccion como pude, Alba estaba sonrojada y me miraba con sus ojos, ahora sus ojos estaban mas pequeños y no paraba de mirar mi entrepierna.
Mi hermana, la pesada, dijo de volver a jugar a las tacitas, yo le dije que no que ahora le tocaba a ella, no tenia mucho interes en mi hermana pero si asin se callaba y podia volver con Alba mis deseos estarian complacidos.
Ella se nego, pero ante mi sorpresa Alba la animo, parecia que la niña queria que mi hermana sintiera lo mismo que ella. Mi hermana se tumbo y me puse encima, ella tenia un vestido se lo subi un poco, mi hermana reacciono bajandolo, pero quedo lo suficientemente subido para tener sus braguitas a mi alcance, me puse encima y entonces lo hice.
No me pregunteis porque, pero lo hice, me baje mi calzoncillo y la roce, al principio ella se quedo quieta y extrañada, yo la empeze a frotar en sus braguitas justo enmedio, le pedi que abriera las piernas y ella obedecio, al notar mi polla dura en su sexo cerro sus piernecitas y se incorporo.
“eres un guarro” me dijo “se lo dire a mama” yo mire a Alba y le dije “pero si asin lo hice con Alba y le gusto, este es el juego” Alba asintio con su cabeza, Alba no veia mi desnudez, yo estaba encima de mi hermana y solo saque mi pene lo sificiente por encima de la goma del calzoncillo, mi hermana resoplo y se volvio a tumbar, me puse encima y empeze a frotarla, “abrete mas” le susurre, ella tras unos segundos de duda se abrio un poco mas, aquello era maravilloso, le notaba su estuche atraves de sus braguitas, solo duro unos minutos Alba reclamo mi presencia, decia que ahora le tocaba a ella, mi hermana con cara de fastidio accedio. Me fui por Alba, ella se coloco bien enseguida y abrio sus pierneciras, pero ahora mi pene estaba desnudo, la rozaba y la apretaba, ella se quejo un par de veces y me pido que no le apretase tanto, yo intentaba controlarme pero era dificil.
Asi desee bajarle las braguitas, notaba que estaba a punto de acabar en sus braguitas.
Intente apartarlas un poco pero no pude, sus braguitas estaban ajustadas a su cuerpecito, entonces se las baje un poco, Alba se quedo parada pero al notar que solo se las baje un poco siguio con el juego, con unos dedos sus braguitas bajadas me fue posible apartarlas hacia un lado, pare mi pene en su conchita cerrada, aquello no era nada como lo anterior, su piel era caliente y muy suave, restregue mi pene en su estuche, note como ella se abria un poco y mi prepuncio inexperto se deslizo entre sus labios vaginales, me corri de momento.
Me abraza a ella suspirando, alba no sabia que pasaba, le susurre al oido que se me habia escapado un poco de pipi, que no dijera nada, casi se lo dije llorando, estaba asustado, mi hermana miraba la escena con cara de estar enfadada.
Alba desaparecio al baño diez minutos y volvio como si no hubiera pasado nada, no jugue mas aquella tarde con las niñas.
La verdad es que me sorprendio la madurez que demostro Alba, a un hoy dia me hago cruces de como supo comprenderme y como guardo silencio.
DEDICADO A MI DULCE ALBA.

Busquedas entrantes: