Lo que pasa por no pensar bien las cosas, terminas llena y disfrutando la historia de mi primera vez.
Mi nombre es Gabriela, tengo actualmente 31 años, vivo en Querétaro y esto me pasó hace 13 años, cuando vivía en un pueblo donde crecí con mi familia, era toda una adolescente aburrida, sin relaciones, y muy niña.

Soy bonita, aunque no es por presumir, pero siempre me han comentado todos de que soy una chica bonita. Soy de tez blanca, nariz finita, ojos grandes café claro, casi asiáticos, cabello castaño medio, de complexión muy delgada, mido 1.47, y desde ese entonces debería de haber pesado unos 38 kilos. Aunque he de mencionar que siempre los tuve bien acomodados, es decir, tenía cadera y busto, con mis pompis bien paraditas y duritas, y no tenia grasa por ningún lado.

Como comprenderán mi familia era muy católica y tenían fe en los valores, los cuales siempre me inculcaron. Jamás me hubieran apoyado, nunca tuve platicas de sexo y ni a mí me interesaba, por lo que nunca me eduque en ese tema.

Conocí a un chavo en la prepa, era alto, debería medir como 1.80, fornido, de complexión media, no muy simpático, tez moreno, ojos negros. Nunca mostré interés en el, además él era mayor que yo, era 5 años casi 6 mayor que yo, sin estudios y mostraba un deseo inmenso por conocerme. Pasó el tiempo y me conoció, poco a poco se fue volviendo de mi confianza, hasta el día que me llegó, le dije que no, pero él continuó insistiendo por varios meses más hasta que un día me harté y le dije que sí.
En esa época era una niña a la que no le importaba nada, solo divertirse sanamente, había tenido poca experiencia con los chicos, e incluso solo había tenido unos cuantos besos con mis novios anteriores.

Pasó el tiempo y levemente fue cediendo, hasta que un día le dije que si, comenzamos a andar, éramos novios de manita sudada, casi no nos veíamos, él era poco romántico, pocas veces nos besábamos y comenzó todo a ser una amistad más que un noviazgo. En alguna ocasión nos besábamos con algo de cariño y cerca del año y medio él se atrevió a tocarme, para mí era algo nuevo por lo que no me disgustó, pero no era algo que me importara ni interesara realizar diario. Así continuó nuestra vida de novios, nunca fue más allá, comenzó a ser cada vez más frecuentes los fajes, que me coqueteara, que intentara algo de más, sin embargo pocas veces lo lograba, aunque claro cada vez yo cedía un poco más, pero nunca mencionó un te amo.

Otro día, estábamos viendo en el mismo sofá de siempre un programa, cuando este acabó, comenzó a tratar de tocarme, nos besábamos poco, él me dijo que si no lo excitaba y sin más, me puso su mano en su pene, parecía grande, pero me asuste, por el tamaño y la situación, yo nunca había hecho algo así, se bajó el pantalón y me pidió que lo masturbara, dudé un poco, jaló mi mano, la puso en su verga y sin más me empezó a mover mi mano, arriba y abajo, puso cara de satisfacción, tal que me asustó y retiré la mano sin más. Se enojó y eso era otra de nuestras situaciones diarias.

A veces intentaba tocarme, agarraba mis pechos con fuerza, lastimándome, hiriéndome, eso hacía que lo odiara más, cuando intentaba tocarme mi vagina, no lo lograba, siempre era por encima de la ropa y siempre me lastimaba, un día, metió su mano entre mi pantalón y mi piel y alcanzó a tocarme, di un brinco y le respondí con una cachetada, pensé que con eso tendría, pero no fue así, cada día insistía más.

A lo casi dos años, él comenzó a hacer más frecuente su insistencia y me pedía que tuviéramos relaciones, … a mi no me interesaba en lo absoluto, yo tenía 18 años, y no quería, además de que apenas iba en la prepa, como a dos meses antes de salir de las vacaciones largas y con solo 4 meses más por acabar la prepa, pero ese día estábamos en su casa, como una de tantas, estábamos viendo la tele, los dos íbamos de pants, estábamos descansando y en eso, comenzó a besarme cachondamente, sabía completamente hacia donde iba, comenzó a tocarme y él me lo pidió, quería tener relaciones conmigo, como muchas veces más me lo había pedido, yo quería que viera y sintiera mi odio y desprecio por no querer cambiar de opinión respecto al sexo, yo no quería, entonces pensé que sería mejor tenerlo sin que yo le demostrara interés y así darle en su orgullo, que bruta era en ese entonces.

Le dije que no, él insistió, y comenzó a forcejear más, y le dije gritando,- está bien, ya, si así te vas a calmar está bien, cogeme, pero ya…rapidito que ya me tienes harta-……. Su mirada cambió, se volvió seductora, y comenzó a moverse como desesperado, como pudo se bajó al pantalón hasta la rodilla, su pene estaba a todo, mediría como 26 cm de largo y era muy muy ancho, con la cabeza enorme y morada, y a pesar de mi poca experiencia sabía que eso sería desastroso para mí, además de no estaba excitada y no lo deseaba.

Me bajé el pantalón y la braga que llevaba a medio muslo al mismo tiempo, como pudo me desabrochó mi brasier agarrándome mis pechos, apretándolos con fuerza, me chupó mis pezones y me puse entre sus piernas, de espaldas a él, nunca me había visto desnuda y ese día estaba haciendo todo su sueño realidad, de la cabeza de su pene, observé de reojo que salía mucho lubricante, parecía que llamaba a seguir, quería sexo y su verga tenía vida, …cuando estaba a punto de negarme nuevamente me agarró con fuerza y me jaló nuevamente hacia él.

Me sujetó fuertemente por la cadera, y me sentó en sus piernas colocando su pene en la entrada de mi vagina, moviéndolo su verga a lo largo de mi vagina, como tratando de introducirlo.

En un empujón él logró introducir la punta de su glande en mi vagina, pegué un grito que pensé se me escucharían en todos lados, logré soltarme, me liberé, me levanté y me iba a subir el pantalón cuando él me jalo nuevamente por la fuerza, me lo bajo nuevamente como pudo y en eso comprendí que sería de ese hombre y pensé mejor en dejar de forzar tanto y mejor mostrarle mi desprecio.
Me colocó nuevamente entre sus piernas, me cachondeaba el clítoris, no quería, me destrozaría y en eso volvió a besarme mis pechos, esta vez de una forma dulce, fuerte y decidida, eso me excito un poco mientras su mano acariciaba mi clítoris, cada vez lubricaba más pero no quería que se diera cuenta de que me estaba excitando por lo que intenté detenerlo, ya con menos resistencia….y me hizo acomodarme mejor entre sus piernas, dejando a su merced mi virginidad.

Cuando ya estaba más caliente yo, sujete su verga con mi mano temblorosa y la guie a la entrada de mi vagina, para que no se saliera esta vez, ese era el momento, sabría que era hora de perder mi virginidad y me senté un poco, la cabeza entró completa, mis labios la cubrían perfectamente, no creía lo que estaba haciendo…

Si mi mamá me hubiera visto en aquella posición se hubiera decepcionado de mi-, me apoyé más, parecía que no me cabría su verga al estar en la entrada de mi coño, la imagen era impresionante, eso me excitó aun más, no sabía cómo seria y estaba sentada en aquella enorme verga, ofreciéndome como puta aun por desvirgar y eso que solo estaba levemente recargada en ella, con mi vagina lubricando suplicando devorármela, comprendí que me dolería e intenté retirarme nuevamente pero él me decía que no me quitara mientras me sujetaba por las caderas fuertemente impidiendo que me retirara…. y mientras yo jaloneaba él me jaló un poco hacia abajo, empujando su miembro y entró más, acomodando totalmente su cabezota en mi entrada vaginal…..un dolor intenso en mi estómago provocó un grito de mi garganta …había entrado hasta el límite de mi himen y sentía que me desgarraba por dentro, que me partía en dos.

Lo golpeé varias veces en su dorso, lo intenté rasguñar, todo en vano ya que con mis jaloneos se aprovechaba para empezar a meter y a sacar rítmicamente su verga, así iba cediendo poco a poco lo estrecha de mi vagina…..cada vez estaba más mojada y a sentirme un poco excitada aun no queriendo, estaba disminuyendo el dolor mientras él continuaba jalándome hacia arriba y hacia abajo hasta que mi vagina se acoplo a su verga por completo, en eso me levantó y me jaló bruscamente hacia él, rompiéndome en dos de un solo empujón, metiendo la mitad de su verga en mi interior, grité, lloré, me quería morir….me dolía montones… me ardía…. Uff que dolor…. le supliqué que se detuviera… me dolía mucho….y en eso me dijo….esas palabras nunca las olvidaré ¡No sabes con que alacrán te metiste!… lo que hizo que lo pisara y eso me dio tiempo a intentar retirarme….un gran error mío……estando sentado levantó nuevamente su cadera, me sujetó con fuerza y con sus manos me clavó toda su gran verga de un solo golpe dando la estocada final…

Volteé hacia abajo, estaba confundida, me dolía el estómago intensamente, estaba completamente dentro de mi su verga, chocando nuestros vellos púbicos, mi clítoris estaba a mil, muy hinchado, rojo y grande, jamás lo había sentido antes así y todo era raro, me sentía llena, y a la vez estaba empezando a dejar de dolerme y a sentir un hormigueo en mi estomago aunque todavía me dolía, ….el detuvo sus movimientos por un momento y lentamente fue subiendo y bajando tratando de ser dulce…

Me comenzó a tocar mi clítoris haciendo círculos y eso hizo que disminuyera el dolor y empezara a sentir mucho placer….. siguió dando golpecitos en mi vagina, entraba y salía cada vez más hasta casi retirarla por completo, …yo ya estaba excitada y no quería demostrárselo, no lo amaba, había sido su juguete y en ese momento estaba sintiendo demasiado placer …..y continuo moviéndose dentro de mi, ya no había dolor, me sentía llena, estaba agitada, y soltaba leves gemidos de mi garganta, él se detuvo un momento, me abrazó, y me dijo que lo hacía el hombre más feliz del mundo…le contesté, eres un idiota, intentó besarme, lo evadí y al poner su boca en la mía, lo mordí abriéndole el labio de abajo, sangrando inmediatamente ….pero él sin detenerse en ese momento, empezó a moverse bruscamente dentro de mí, quería evitar esa sensación…pero ahora era imposible.

No podía ocultar gemir ni demostrar que me estaba gustando, yo creo que eso lo excitaría, hizo que creciera un poco más, la sacaba por completo para volver a hundirla hasta lo más profundo, se sentía increíble, estaba verdaderamente disfrutando la cabalgada y yo ya estaba tan caliente que me soltó de caderas y sin estar agarrada de él continué el ritmo sin importarme nada, solo disfrutándolo esa experiencia nueva para mi y decidí que eso tendría que terminar ya.

Apresuró sus movimientos, sonaban nuestros cuerpos, plaf, plaf, no podía creerlo, no teníamos ningún tipo de protección y pensé que podría quedar embarazada y eso hizo que retomara la compostura e intenté salirme de golpe, como estaba muy dura su verga, grande y yo era muy chiquita para él me sujeto con fuerza de la cadera nuevamente y no pude llegar a salirme de toda su estaca, dejando su gran verga dentro de mi tocando lo más profundo de mi cérvix, volvía a sentir esa sensación de que estaba llegando al limite y sabia que me faltaba muy poco tiempo para alcanzar mi clímax, pero no quería que continuara…

Le supliqué llorando nuevamente que se saliera, que no terminara dentro de mi y que no quería quedar embarazada, menos de él…….pero me sujetó con fuerza y me dijo que no me dejaría hasta terminar dentro de mi, que me lo merecía por perra……….me entró pánico, me quería morir al saber que sería de ese hombre, ya había perdido todo ese día y como queriendo o no la cosa, mi cuerpo pedía más mientras mi mente decía que ya!….ya no quería seguir e intenté controlarle el ritmo para adivinar el momento que él se vendría para poder darme así la oportunidad de tener el orgasmo y salirme en ese momento antes de que él terminara, pero por más que lo intentaba era inútil mi esfuerzo, mi cuerpo me traicionó y comencé a sentir una explosión en mi interior que me hizo perder la conciencia, estaba amando esa verga, me encantaba la sensación y quería sentir hasta lo máximo.

Pasaron como 10 minutos, hasta que él cambió su ritmo, se hizo más lento y pausado, su respiración cambió, hizo leves gemidos, me dijo que se la estaba apretando bien rico con mi vagina, en eso sentí que se iba venir o que se estaba viniendo, moviendo su pene dentro de mí, agitándolo bruscamente, clavándomelo con todas sus fuerzas y yo recuperando un poco la cordura le supliqué – no te vayas a venir, por favor!!, no lo hagas, por favor!!, por ti, por tu familia, por favor!!-….y me dijo que no lo haría…..eso me tranquilizó un poco, continuaba estando muy excitada y al tocar mi cérvix otra vez hasta lo más profundo, volví a sentir esa enorme explosión mientras él seguía con ese ritmo brutal…. por lo que perdí el tiempo y la circunstancia y dejé que hiciera lo que él quería de mi…

Continuó bombeando un par de minutos más hasta que su pene disminuyó de tamaño casi la mitad y me soltó, dejándome marcas de sus manos, me salí de él, agarrando su verga por la base, no podía creer que esa cosa me hubiera dado tanto placer y aun así le pregunté si no se había venido dentro de mí y me dijo que no, que nunca lo haría y yo por pendeja y poco conocedora le creí, sentí que me salía algo viscoso, estaba demasiado húmeda y tenía toda mi vagina hinchada y me estaba empezando a doler otra vez, y me dijo que eso era normal por la primera relación, que ya se me pasaría, que seguiría disfrutando cada vez más, con cada vez que lo hiciera y que me acostara con él en el sillón y eso me tranquilizaría, me comencé a acomodar mi ropa y me lloró por un buen rato explicándome todo y me pidiendo que lo perdonara, que no se había podio controlar, que estaba tan rica, tan estrecha y yo sin más que decir le dije eres un idiota, me paré y me fui.

Me dolía todo, sangraba un poco, no podía creer lo que había sucedido, caminé como pude, mis piernas me temblaban, me sentía confundida, mareada y sentía un dolor horrible en mi vagina, me escurría todavía ese líquido, debí tener mucho adentro y me daba mucho asco esa sensación, aun pensando que eran míos, por lo que no tomé ninguna precaución, llegué a mi casa me encerré y no pude más que seguir llorando. Pensé en llamar a la policía y denunciarlo, más creí que en verdad él me había demostrado su amor, o en el fondo me quería y no hice más, además de que tuve temor a alguna represalia y me tacharan de golfa, …pasaron dos semanas, comencé a marearme, a perder el apetito.

Me seguía buscando diario, yo no quería verlo, lo evitaba, en esos días esperaba mi regla, era regular, y no llegaba, me comencé a poner aun más nerviosa esperando lo peor, y a la 3er semana, ya con una de retraso obvio decidí hablar con él y realizarme la horrible prueba de embarazo.

Llegué a su casa y otra vez estaba solo, me daba miedo de nuevo caer en sus brazos, ya había comprado la prueba de paso a su casa, y decidí ir al baño de una vez, me dijo que él me apoyaría en todo, pero que no se había venido en mí y me dijo que era una puta, que si acaso porque te gusto tanto te acostaste con otro, le dije gritándole, Eres un hijo de perra, me arruinaste, no quería y me forzaste, mira, si no estoy embarazada, no te voy a volver a ver en la vida, te lo juro, eso espero hijo de perra…

Cuando iba hacia el baño, me agarró con fuerza, me dijo que me quería, y que si estaba embarazada él se casaría conmigo, que su familia siempre me apoyaría y que mi familia no me dejaría ser madre soltera así que lo pensara…dije pobre iluso, llevaba una falda puesta, otra mala decisión mía- el idiota se pegó a mis nalgas y empezó a restregar su verga contra mis nalgas y eso lo comenzó a excitar y me abrazó sujetándome la cara por la espalda, sentí su miembro crecer, incluso se sentía muy grande y le dije que me dejara, me cargó llevándome al sillón, me acostó a la fuerza boca abajo, me levanto la falda sujetándome las manos mientras yo hacía fuerza por resistirme, como pudo me arranco las bragas, yo tenía una especia de lubricación, aun esperando mi dichosa regla, se bajó el pantalón como pudo sacando su miembro, lo puso en la entrada y me la comenzó a meter, así como así, esta vez en seco.

Lo amenacé en denunciarlo y me dijo que nunca me dejaría y continuó entrando, pero la volvió a sacar, me sentó y me la puso en la cara obligándome a que se la mamara, no sabía cómo hacerlo y ya tenía mucho miedo, estaba temblando, así que la agarré y comencé a jalársela, se acercó más obligándome a que le diera un beso, tenía esa cosa babosa en su cabeza saliendo a montones, abrí la boca un poco más y empezó a metérmela y a sacarla lentamente, su cara demostraba una lujuria enorme, así estuvimos unos cinco minutos, hasta que me cansé y me detuvo, me acostó de nuevo en el sillón y sin más me abrió las piernas en toda su extensión, se acomodó y comenzó a introducírmela nuevamente…

Otra vez me dolía horrible….me estaba volviendo a romper y tampoco podía hacer nada, entraba expandiéndome mis entrañas a su máximo…entraba y salía…cada vez más profundo…hasta que llego hasta el fondo de mi vagina…me sujetó con fuerza y me dijo si no lo haces bien o dices algo de esto, juro que te mato, lo juro perra!…y continuó penetrándome salvajemente…. Mientras temblaba y lloraba amargamente me comencé a mojar por la inercia de la penetración, cada vez volvía a ser placentero, como aquella primera vez y no quería sentirlo.

De repente me levantó y me puso en 4 patas, levantando mi culito, se colocó detrás de mí, estuvo moviendo su verga por mi raja un breve momento para así empezar a meterla nuevamente, la puso en la entrada de mi vagina y comenzó a introducirla lentamente así me la metió hasta adentro, puf…que sensación, se sentía al máximo, mi vagina estaba totalmente distendida y en esta posición la sentía aun más grande su verga, y otra vez empecé a gemir de dolor ….me estaba torturando con todo su movimiento ……me la sacaba completamente para volvérmela a meter, …que rico se sentía eso, yo ya había dejado de llorar y estaba sintiendo esa explosión en mi interior, comencé a sentir el orgasmo y a gemir muy fuerte, en eso no tuve más que agarrarme con mis manos como pude de sus nalgas y empecé a empujarme fuertemente contra su pelvis, estocándome hasta el fondo en cada embestida hasta que estallé…

En eso me la sacó y me dijo veo que la estás disfrutando ahora móntame y siénteme, disfrútalo, con temor a que me hiciera algo, me puse encima de él, montándolo, la agarré nuevamente de su base, la coloqué en mi entrada y me la metí toda de un solo empujón, que rico se sentía, estaba en un éxtasis, me sentía tan llena, entró toda por completo, no podía creer que me hubiera entrado todo ese gran pedazo en mi interior, me dijo que lo debía hacer hasta que él quisiera y debía cooperar o eso sería muy malo para mi…estaba loco, desesperado, mi rechazo lo único que había conseguido fue provocarle ira….y comencé a moverme, arriba abajo, lento al principio, después rápido intentando hacerlo acabar rápido….me quitó la blusa y el brasier, agarrando mis pechos en cada movimiento, dándome caricias llevándome al éxtasis otra vez, me los lamia, me succionaba los pezones, era una sensación maravillosa, como aun tenía esperanzas de no estar embarazada y no quería que esa fuera la vez, le pedí nuevamente que no terminara dentro de mi…..y me repitió lo mismo: que no se saldría de mi…

Comencé a llorar nuevamente y él me comenzó a levantar y dejándome caer con fuerza metiéndomela toda en cada sentón, así fue aumentando el ritmo…llenándome como nunca me he sentido……era extraña la sensación y me arrepiento en todo momento, pero creo que en ese momento lo disfruté tanto como la primera vez en mi inconsciente, ya que yo misma daba pauta a lo que hacía…
En eso sentí que cambó el ritmo, esa era la sensación que ya había sentido antes……aumentó su velocidad….me tomó bruscamente por las caderas, me dijo esta vez no saldré de ti…..grité de horror, desesperación y frustrada sin más intenté seguirlo cabalgando mientras él me seguía succionando mis pezones, y sus manos estaban en mis nalgas empujándome su miembro hasta el fondo de mi interior, cada vez era más violento yo empezaba a sentirme en el cielo, no quería llegar esa vez…y estábamos al 100, era el ritmo perfecto para él, para nuestro orgasmo y para mí era una eternidad de sentimientos inversos encontrados…

Sentía placer y temor al mismo tiempo, odio y me sentía tan caliente, tan excitada….no me soltaba mis nalgas, me sujetaba con fuerza, me empujaba como si quisiera romperme, respiro fuerte, gimió, me mordió el hombro, los pechos y comencé a llegar al orgasmo, se formo en mi una gran ola en mi estomago, agitándome y convulsionándome de placer al mismo tiempo, contrayendo todos y cada uno de mis músculos vaginales y él comenzó a venirse, agitando su pene en mi interior…..sentía todo, estaba viniéndose dentro de mi…cada disparo….no tenía más caso pelear, lo había logrado, se había corrido dentro de mí, llevándome al orgasmo, esta y en la otra ocasión… ya no hice por salirme, me echó no sé cuantas veces leche en mi interior, se sentía al máximo y era una sensación tan rica que había aceptado esa situación inconscientemente y me di cuenta en ese momento… sabía que todo estaba perdido y en efecto debía estar embarazada…por eso eran mis ascos, mis nauseas y mareos…

Pasaron los minutos…continuó bombeándome como la primera vez hasta que su verga disminuyó de tamaño escurriendo primero sus jugos a un lado, empapando su vientre y mis nalgas, todo saliendo de mi concha, estaba llena en ellos, mi vulva está roja, mi respiración me delataba, había estado excitada y no podía evitarlo….llegué al orgasmo… y él no retiraba todavía su verga de mi interior, me recosté encima de él, ofreciéndome, llorando…..y comenzó a moverse nuevamente dentro de mí, suave, despacio, como si estuviéramos bailando, comenzó a crecer de tamaño nuevamente, volviendo a llenarme en unos segundos, tomando él el ritmo, haciéndolo en círculos, de una manera tan rica que nunca antes había sentido, me abrazaba, me besaba, agarraba mis pezones, estrujándolos en sus manos hasta que nuevamente nos volvimos a venir, esta vez, yo disfrutándolo en todo momento, pues ya sabía que mi vida había sido destrozada…

Me realicé la prueba, salió positiva…al decirle la noticia a mi familia, mis padres estaban destrozados y me obligaron a casarme, no lo podía creer …todavía no regresábamos a la escuela cuando nos casamos, obviamente fue por el gran compromiso que llevaba en mi interior, cuando regresé a la escuela, ya se me notaba el embarazo, dándole la noticia todos, todos se sorprendieron diciéndome, regañándome, más no se podía corregir nada, y así reprobé ese año y así fue…. era su ama de casa….mis sueños destrozados….no pude tener vida sexual activa con él después de esa última vez….

A veces mi suegra me decía como hacerle para disfrutar el sexo, que mi bebe debía sentir amor, que adrian me quería mucho, me deprimí tanto y era tanto mi odio hacia él por arruinarme la vida que comenzó a fracasar mi vida en todos sus aspectos hasta que me separé de él, continué estudiando un año después hasta que pude salir de la prepa, conseguí entrar a la universidad becada y trabajé para mantener a mi hija…ya que él era además un pobre pendejo bueno para nada, desempleado sin carrera…

Aquel en cuanto accedió al divorcio me violó en varias ocasiones queriendo otro hijo, pensando que así no huiría de él….siempre sin protección y por la fuerza, por suerte no quedé otra vez embarazada hasta que me dejó libre…se resignó….y ya no quise hacer cargos contra de él, le saqué la pensión alimenticia, nunca pudo dármela y por su hija no pude meterlo a la cárcel, ahora soy libre, trabajo, gano dinero, tengo un nuevo novio, con él que me siento muy feliz, soy madre soltera y tengo una hija hermosa de 11 años a la que le daré todo mi apoyo siempre y evitare que tenga el mal juicio que yo tuve en esas ocasiones.

Después les contaré otras historias, me encantó narrarles mi historia, opinen.

Autora. Gaby_lok

Busquedas entrantes: