Cuando anunciaron que el cantante Justin Bieber venia a nuestro país decidí comprar un boleto para regalárselo a una sobrina, así que con mucho trabajo, y muchos intentos con teléfono en mano y pagina web en la otra pude comprar un boleto. Yo emocionado le avise a mi sobrina, a lo que me contesto con un categórico “a mi me gusta Lady Gaga no el!”

Así que tenia un boleto que yo no quería, pero no me preocupaba poderlo vender con facilidad, mas que al día siguiente vi en la televisión a jovencitas llorando y revolcándose en el piso por no haber podido conseguir un boleto.

Pensé en poner un anuncio en mi facebook o en el twitter y seguro lo vendería rápidamente, pero cual fue mi sorpresa por la cantidad de respuestas que recibí, todas querían ese boleto “yo lo quiero!” o “te doy lo que quieras por el” “justin es mi máximo dámelos a mi” después leí en el periódico que algunas niñas estaban dispuestas a dar su virginidad por un boleto, cosa que me llamo la atención, aunque la verdad pensé que solo era un dicho por desesperación pero que no se atreverían a hacerlo.

Intercambie mensajes con las chicas que querían el boleto, no sabia a quien dárselo, y aunque no pensaba revenderlo, lo lógico era darlo al mejor postor, o a la mejor fan o que se yo, la verdad es que la puja por los boletos me estaba divirtiendo mucho.

Así que puse un mensaje que decía: “chicas: muchas quieren el boleto, no se a quien dárselo, quien me ofrezca el mejor trato se lo lleva” y cual fue mi sorpresa cuando una nena me ofreció su virginidad. Vi sus fotos y la pequeña era bonita y tenia bonito cuerpo, delgada y aun no muy desarrollada, acababa de cumplir 14 años.

Al principio solté la carcajada, la verdad es que no me lo esperaba ni era lo que yo quería, mi mente nunca había pensado en chicas de su edad de esa manera. Le envié un mensaje preguntándole si era en serio lo que me proponía. Ella me respondió que si que era en serio, y me mando fotos muy sexys que la verdad me encantaron y que me hicieron ya no pensar en ella de manera tan inocente.

Le pregunte si de verdad era virgen, me contesto que si, que lo único que ha hecho es masturbarse, pero que su dedo solo llegaba hasta su himen. Desde ese día empezamos a mensajearnos a diario, le preguntaba cosas sexuales, me dijo que se masturbaba a diario pensando en Justin, me platicaba detalles, como se desnudaba todas las noches y se metía a su cama y se abría de piernas, y se masturbaba para quedarse dormida en su cama. Y yo empece a masturbarme pensando en ella y en sus fotos.

Nuestras platicas fueron subiendo de tono, eran muy abiertas y muy sexuales, le decía lo mucho que quería hacerle el amor, lamerle todos sus rincones, y ella me respondía que quería que yo la penetrara, nos hicimos muy cercanos, le decía cosas tiernas, ahora ella era mi bebe y la consentía con mensajes cariñosos y cachondos. Después empezamos a hablarnos por teléfono, a masturbarnos por teléfono, su tierna voz teniendo un orgasmo es de las cosas mas deliciosas que he oído.

Así que empezamos a planear la entrega del boleto, y de pasar la noche juntos, si la dejaban salir sola, donde vivía, donde podríamos vernos etc. La solución mas segura era que lo hiciéramos en mi departamento, ya que entrar a un hotel con una menor de edad seria peligroso, y no había manera de que nos viéramos en la noche, así que lo mejor seria que se fuera de pinta de su escuela, así tendríamos 6 horas para estar juntos.

Nos pusimos de acuerdo el día, el lugar y la hora, la recogería a un par de cuadras de su escuela, le dije en que coche iba a ir, y quedamos.

Llego el día, me desperté muy temprano para ir por ella, y cual fue mi sorpresa al verla, en su uniforme escolar, un jumper azul marino, playera blanca, calcetas hasta las rodillas, peinado perfecto, parecía una muñequita! de esas alumnas que sabes que es perfecta, bien portada y la favorita del profesor, ni quien se imagine que es tan caliente y traviesa.

Me estacione y se subió al coche, nos saludamos de beso en la mejilla, olía delicioso! nos fuimos hacia mi departamento, ella se le notaba nerviosa, seria pero a la vez emocionada.

Llegamos, le cargue su mochila y entramos, en la sala le dije que se sentara, que si quería algo de tomar, fui a mi recamara por el boleto y se lo enseñe, no saben lo emocionada que estaba al verlo, claro que después se lo quite de las manos y lo regrese a mi recamara.

Fui al estéreo y puse canciones de Bieber que había bajado especialmente para la ocasión, supuse que eso le quitaría los nervios, y creo que funciono, se le veía contenta. Así que me senté a su lado la tome de la mano y la empece a besar, primero sus mejillas para ir pasando a su cuello, su oreja y después su boca, era algo torpe con sus besos, pero poco a poco se fue soltando y a los pocos minutos nuestras lenguas ya jugaban y mis manos acariciaban su cintura, después su estomago y subí a sus pequeños senos, ella puso su mano sobre la mía, como con miedo, por si había que detenerla, pero no lo hizo, solo la dejo ahí mientras yo acariciaba sus senos mientras mi lengua le enseñaba a su inexperta lengua como jugar.
Después mi mano bajo a sus piernas por encima de la falda, que poco a poco subí para poder meter mi mano. Acaricia sus piernas, y cuando subía por sus muslos por su entrepierna su mano me detuvo, así que me quede en sus muslos acariciándolos suavemente, parecían de porcelana de lo suaves que eran, y después de un rato su mano fue cediendo y mi mano subía cada vez mas hasta que llegue a su ropa interior, y vaya sorpresa que me lleve, estaba empapada!

Acaricie su vagina y clítoris por encima de su ropa interior, a los pocos minutos tuvo su primer orgasmo, la abrace mientras lo tenia. La cargue y lleve a mi cama, el boleto estaba en el buro para que lo viera en todo momento.

Ya en la cama empece a desnudarla, ella me ayudaba, primero el jumper que dejo al descubierto sus lindas piernas, después le quite la playera, se veía tan linda en ropa interior y calcetas que decidí dejarla así y continuar con los preámbulos, yo me quite el pantalón y la camisa y volvimos a los besos, ella ya estaba mas relajada después de su orgasmo. Ahora podía besar sus hombros, partes de su pecho aun en desarrollo, después bese su abdomen, su ombligo, en momentos le daban cosquillas.

Después de darle un besito encima de su ropa interior baje a sus muslos que lamí, bese y chupe por largo rato, ella se abrió de piernas para mi mientras lo hacia, su mano acariciaba mi cabello mientras lo hacia, mi verga ya estaba a lo máximo, así que decidí quitarme los boxers mientras la veía, su mirada no se apartaba de ella, nunca había visto una, al menos en persona, se le veía intrigada, por lo que me acerca a ella, y le dije, “anda acariciala”, ella sonrió y poco a poco puso su mano sobre de ella, la acariciaba muy tímidamente, hasta que le dije, sin miedo anda! así que empezó un poco mas firme las caricias, de repente le quitaba la mirada a la verga para verme reaccionar a sus caricias, después ocupo las dos manos, mi miembro es un poco mas grande del promedio, mide un poco mas de 18cm y es gordo. Una de sus manos intentaba rozar mis testículos pero no se atrevía, así que le dije, “puedes tocarlos también”, y empezó a tocarlos, se ve que la sensación le causaba risa, “no te duele” me pregunto, le dije “no, anda acaricialos sin miedo” así que con una mano acariciaba mis testículos y con la otra mi verga sin quitarle la mirada de encima, yo mientras mi mano fue a buscar su sexo, metí mi mano dentro de su ropa interior, seguía empapada, empece a acariciar su vagina, no le sentí vello púbico, cosa que me excito, la punta de mi dedo entraba, era la primera vez que alguien le acariciaba su vagina directamente, por lo que llego a su segundo orgasmo bastante rápido.

Echada en la cama tras el orgasmo decidí que era momento de desnudarla, así que le quite toda la ropa, y le pedí que se soltara el pelo. Ella sin esperarlo, se sorprendió al tener mi cara entre sus piernas saboreando sus líquidos, no tuvo ni oportunidad de decir que no, tenia muy pocos pelitos, es la vagina mas linda que había visto, mis manos estiradas acariciaban sus pequeños senos y jugaban con sus pezones, mi lengua pasaba entre sus labios, los abrían, la punta de mi lengua se metía en su hoyito, lamia su clítoris, le daba besitos y lo chupaba, paso lo inevitable, se vino en mi cara, los movimientos de su pubis me hacían difícil seguir chupándola, pero la seguí chupando hasta que termino su largo orgasmo, después subí a sus senos, los bese y chupe mientras ella recuperaba el aire, eran hermosos, muy pequeños y pezones rosaditos.

Me hinque con mis rodillas al costado de su pecho, y le acerque mi verga que ya soltaba baba, a sus labios, empezó a besarle la puntita, después saco su lengua y lengueteaba tímidamente la punta mientras yo intentaba que la metiera a su boca, tras varios intentos la acepto y empezó a chupar lentamente, debo decir que era bastante torpe haciéndolo, pero verla intentarlo era tan excitante que lo disfrute como si fuera la mejor.

El momento de la verdad había llegado, así que me puse un condón y empece a acariciar su vagina y empece a meter mi dedo dentro de ella, efectivamente su himen me impedía meterlo mas, así que solo la acariciabas hasta donde podía, acariciaba las paredes de su vagina para prepararla para mi verga. Sabia que le dolería, a mujeres que no son vírgenes les ha dolido, así que a ella con mas razón.

Me coloque entre sus piernas, con mi verga en la mano colocando la cabeza dentro de ella y empujando poco a poco, ella soltaba uno que otro grito y gemido, se le veía espantada, me acerque a su cuello y le dije que seria bueno con ella, que no se preocupara, afortunadamente ella lubricaba mucho, así que poco a poco iba empujando, mi pene se abría paso en su apretada vagina, hasta que topo con su himen, por lo que viéndola a los ojos di un fuerte empeyon que logro romper su himen, ella soltó un grito que intente acallar con un beso, mi verga ya estaba adentro, un par de lagrimas corrían por sus mejillas, intente calmarla, “ya paso” le dije… decidí no moverme mientras se calmaba, no me decía que la sacara ni nada por el estilo, simplemente es que le había dolido, después empece a moverme despacio dentro de ella, la besaba mientras lo hacia, se ve que le seguía doliendo, pero el dolor ya estaba mezclado también con excitación, le dolía pero le gustaba. Así que seguí moviéndome cada vez mas adentro y mas rápido, era increíble lo apretada que estaba, toda mi verga sentía como entraba y salia, empezó a gemir mas fuerte, dolor y satisfacción mezcladas hasta que ya no pude mas y explote dentro de ella, ella solo me abrazo hasta que termine de soltar toda mi leche. Me salí de ella y nos quedamos abrazados hasta que nos quedamos dormidos.

Despertamos un par de horas después, la sabanas estaban ensangrentadas, así que nos metimos a bañar, ahí nos volvimos a besar, mi verga volvió a ponerse erecta y ella acariciaba con sus manos enjabonadas, y yo acariciaba su vagina con el agua muy caliente resbalando por su cuerpo, ahí pude ver lo paraditas de sus pompis, que acaricie y aprete. Las cosas se volvieron a poner muy calientes, el baño estaba ya lleno de vapor. Me senté en la regadera y la jale hacia mi, la senté sobre de mi, y la jale hacia mi y abrace mientras el agua nos caía, mi verga pegaba con su abdomen mientras la abrazaba y besaba apasionadamente, sus piernas me rodeaban, así que la separe un poco y levante para poder colocar mi verga dentro de ella, la volví a jalar hacia mi, y los dos empezamos a movernos cadenciosamente, los gemidos y gritos regresaron, acariciaba su nuca, su espalda y sus pompis, ella hacia lo mismo conmigo, besaba sus hombros y su cuello, ella tuvo su orgasmo y yo le seguí poco después, tuve que sacar mi verga rápidamente para no venirme dentro de ella, esta vez habia olvidado ponerme el condon, así que toda mi leche fue a su abdomen.

Terminamos de bañarnos, salimos desnudos de la ducha para secarnos en la cama (ya sin sabanas), cual fue nuestra sorpresa de la hora que era, ya era tiempo de que saliera de la escuela! por lo que se vistió de nuevo con su impecable uniforme, se peino de nuevo, fue todo un show ver a esa pequeñita arreglándose, de nuevo era mi muñequita.

Así que le di el boleto que guardo en su mochila muy ilusionada y la lleve a su escuela.

Días después aunque seguíamos hablándonos creo que la relación se enfrió un poco, no se si la habrán regañado por faltar o si estaba molesta por algo o solo le daba pena hablarme, cosa que me puso un poco triste.

Llego el día del concierto de Justin Bieber, por lo que me acorde de mi pequeña, y cual fue mi sorpresa que ese dia en la noche ya muy noche recibo una llamada de ella, super emocionada y feliz por el concierto, no dejaba de contarme y darme las gracias. Y antes de despedirse me dijo que ojala nos pudiéramos ver de nuevo.

Ahora nuestras reuniones son seguidas y cada vez mas excitantes, creo que acabo naciendo una bonita amistad, si quieren les podría contar alguno de nuestros otros encuentros.

relato exclusivo

Busquedas entrantes: