el mejor blog erotico gratuito


Sexo Oral en mujeres

El sexo oral es quizá la forma más gozada de sexo en pareja en que se involucran las mujeres. Nada puede compararse a la sensación de una afectuosa lengua húmeda deslizándose a través del clítoris y la vulva de una mujer. Con excepción de la masturbación, el sexo oral probablemente resulte en más orgasmos que cualquier otra práctica sexual.


Se espera que las chicas jóvenes sean pulcras y limpias. Los muchachos pueden salir y ensuciarse, pero las chicas deben mantener sus ropas y a sí mismas limpias, y verse atractivas en todo momento. Esto es menos verdadero que hace 20 años, pero todavía hay muchas mujeres que sienten que deben permanecer limpias aún cuando realicen actividades físicas, dentro y fuera de la casa. Muchas mujeres sienten que la gente no debe verlas transpirar. Se les enseña a las chicas a verse siempre bien y a oler agradablemente. A la cabeza de esto hay mucho de estigmatización negativa asociada a la “higiene femenina”. Particularmente en los Estados Unidos, los avisos de productos de higiene personal han llevado a la gente a creer que cualquier olor o fluido originado en el cuerpo humano es malo, esto no es verdad. Estas costumbres y creencias crean una barrera al sexo oral para muchas mujeres, ya que sus genitales emiten humedad y producen un olor característico. No es sorprendente entonces que muchas mujeres sienten que tienen genitales sucios y olorosos, cuando en realidad tienen genitales perfectamente normales y sanos.


Si una mujer se permite la estimulación oral de sus genitales, debe aceptar primero sus funciones corporales normales. Su vulva está húmeda porque su vagina y vulva se limpian constantemente. Comenzando en la pubertad, la vagina se lava a sí misma produciendo un líquido blanquecino a transparente de consistencia acuosa a pegajosa. Este fluido ácido mantiene a raya a bacterias malas para prevenir infecciones. Una mujer puede excitarse sexualmente y experimentar un aumento de la humedad vaginal sin saber que está excitada, solamente sintiéndose húmeda. Adicionalmente la mujer produce su propio olor, una firma química que indica no solamente quién es como individuo, sino también su estado reproductivo y sexual vigente en ese momento. Mientras que nuestras narices pueden haber perdido la capacidad para detectar estos olores a grandes distancias, he leído que los hombres se excitan cuando se exponen a ellos. En realidad, una vulva “limpia” es una vulva enferma, una vulva húmeda con su propio aroma es una sana.


Hay veces en que la vulva puede oler o saber desagradable. Esto puede deberse a la normal humedad de la vagina que se junta en los pliegues de la vulva como resultado de una pobre circulación de aire alrededor de los genitales, que evita la evaporación del exceso de humedad. Puesto que las bacterias aman los lugares cálidos y húmedos, pueden reproducirse rápidamente resultando en un fuerte olor, y quizás sabor. Las bacterias causan el olor, no la humedad vaginal. Puesto que las mujeres actuales generalmente usan ropa que evita la adecuada circulación de aire alrededor de sus genitales, a menudo es necesario para la mujer lavar sus genitales antes de practicar el sexo oral. Esto también es válido para hombres, de manera que una ducha o baño en preparación para el sexo a menudo es una buena idea, especialmente si ambos miembros de la pareja no se han bañado en varias horas. Algunos hombres y mujeres disfrutan de una vulva fuertemente olorosa, es cuestión de gusto personal.


Si una mujer siente que sus genitales huelen o saben mal, debe preguntar a su pareja qué piensa. Puede disfrutar del olor que ella encuentra desagradable. Si los genitales de la mujer huelen desagradable, puede ser un indicador de infección. He leído que la pareja de la mujer puede saber aún antes que ella que está desarrollando una infección de hongos. Si la mujer sabe o siente que sus genitales tienen un olor fuerte o desagradable debe consultar al médico. El chiste frecuente sobre el olor “a pescado” no es un indicativo de una vulva sana.


Quizá la mejor manera que tenga la mujer para aceptar y conocer su olor y gusto genital normal y sano, sea oler y gustar sus dedos durante la masturbación. La flora genital de la mujer cambia con su ciclo menstrual, su nivel de excitación sexual y también depende de su dieta. Si la mujer hace esto diariamente estará más enterada de su estado general de salud. Si la mujer conoce su olor y sabor normales, un chequeo rápido le dirá si necesita lavarse antes del sexo oral, o buscar tratamiento médico.


Algunas parejas encuentran que depilar o afeitar el vello púbico facilita el sexo oral. Algunas mujeres informan que encuentran al cunnilingus más deleitable y la higiene personal más sencilla cuando están completamente depiladas. Y algunas parejas prefieren todo el vello púbico cubriendo los genitales femeninos. Afeitar y depilar el vello púbico es una cuestión de elección personal, no un requerimiento para el sexo oral.


Contrariamente a la creencia popular, y expectativas de muchas mujeres, el cunnilingus no es una habilidad natural con que nace cada hombre y lesbiana. El cunnilingus es una técnica aprendida. Si no te tomas el tiempo para enseñarlo o aprenderlo, nunca disfrutarás de sus beneficios. Cada mujer es diferente, por lo tanto, no importa cuán bueno o buena fue alguien dando placer oral a una mujer, aún necesitará reaprender su técnica si se cambia de pareja. Las mujeres se no pueden comparar puesto que nunca son exactamente las mismas en gustos y aversiones. Hay razones físicas y psicológicas para esto. Mientras todos estarían gustosos de leer una guía detallada de cómo hacerlo, no hay modo de crear una que sea exacta para todas. A lo sumo, una puede sólo dar ideas e indicaciones básicas. Encontrar y leer relatos de primera mano de mujeres sea quizá la mejor manera de obtener nuevas ideas, pero cada mujer individualmente es la única que puede decirte lo que le gusta.


La comunicación es muy importante para un sexo oral placentero. La mujer debe guiar a su amante de la misma manera que guiaría a un ciego manejando un automóvil en una calle transitada de la ciudad, con muchas instrucciones detalladas y exactas. Mientras que las mujeres frecuentemente se sienten incómodas dando y pidiendo instrucciones sexuales, necesitan ser “instructoras de entrenamiento” si esperan obtener lo que quieren y necesitan en la cama. La guía puede venir en forma de instrucciones verbales, sonidos audibles, gestos con las manos, y movimientos del cuerpo. Si algo se siente bien, diga “Sí,” si algo no lo hace diga qué. Siempre sea positiva. Toma la cabeza de tu pareja con tus manos y guía su boca adonde tú la deseas. Si deseas que permanezca ahí, envuelve tus piernas a su alrededor y mantén su cuerpo en posición. Mientras que algunas mujeres temen perder a sus parejas por ser demandantes en la cama, pueden ponerlas en libertad si son totalmente insensibles a los esfuerzos de su amante. La persona que lleva a cabo el sexo oral debe buscar la guía en el rostro y en los ojos de su pareja, preguntándole si le gusta lo que hacen. La mujer debe ser honesta con su pareja, jamás fingir placer u orgasmo.


Puesto que el cunnilingus o sexo oral puede durar mucho tiempo, ambos compañeros necesitan encontrar una posición cómoda. Para algunas parejas, ésta es la única forma de actividad sexual que realizan juntos, por eso es extremadamente importante encontrar una postura cómoda. Las mejores son aquellas en las cuales el receptor está en una posición dominante, esto es, de rodillas o tendida sobre su pareja. Esto les da la mayor libertad y control de movimientos. Idealmente ambos miembros de la pareja deben estar totalmente relajados durante el cunnilingus. Si uno o ambos miembros están incómodos, se vuelve más un trabajo que un placer. Tú no quieres que a la persona que lleva a cabo el sexo oral se lastime o se le acalambre el cuello sosteniendo su boca hasta la vulva de su pareja. Tú no quieres cansar al receptor sosteniendo su propio peso hasta largos períodos de tiempo. Tómate un tiempo para encontrar una postura cómoda antes de comenzar a tener sexo. Tu estado de salud, edad, peso, y elasticidad determinarán qué posicion(es) son mejores para ti. Usar una posición antojadiza o fantasiosa no te hace ganar nada si te cansas o tus músculos se acalambran o lastiman.

Algunas posiciones para tener en cuenta:

  • La receptora puede querer arrodillarse sobre la cabeza de su pareja, bajando su vulva sobre la boca de aquél. Ella puede quedar mirando la cara o los pies de su pareja. La posición que funciona mejor depende del ángulo de su vulva, y del ángulo de la boca de su pareja. Puedes poner una almohada debajo de la cabeza de la persona que realiza el cunnilingus, para levantarla hasta la altura de la vulva. Puedes poner un almohadón grande y suave, o una colcha o acolchado doblado debajo del cuerpo de la receptora para que pueda descansar su peso sobre él mientras mantiene elevada la pelvis. Para sesiones extendidas ninguno de los dos debe estar sosteniendo activamente cualquier parte del propio cuerpo.

  • La receptora puede también estar recostada debajo de su pareja o de rodillas sobre ella, yaciendo la cabeza de uno contra los pies del otro.

  • La receptora puede querer yacer sobre la cama con sus piernas en el piso. Su pareja entonces se pone de rodillas sobre el suelo entre sus piernas. Pueden ponerse almohadas bajo las rodillas y/o pecho de la persona arrodillada. La receptora puede querer ubicar una almohada debajo de sus caderas para levantarlas hasta el nivel de la boca.

  • Algunas parejas pueden desear yacer de costado, lado a lado, con la cabeza contra el pie del otro. Ubicando sus cabezas sobre los muslos del otro.

  • Algunas parejas pueden necesitar yacer en el piso de costado, en ángulo recto formando una “T”, quien lo ejecuta recostando su cabeza sobre el muslo interior de la receptora. Ésta puede necesitar apoyar su pierna superior doblada sobre un par de almohadas. La persona que realiza el cunnilingus puede yacer ya sea de frente o detrás de la receptora.

  • Desde ya que siempre está la posición tradicional donde la receptora yace de espaldas con las piernas abiertas y su pareja se ubica entre sus muslos. Las almohadas pueden ubicarse debajo de la cabeza de la receptora para levantarla, así puede observar a su pareja, o sus caderas pueden elevarse con almohadas. El ejecutante si lo necesita, también puede descansar el peso de su pecho en una almohada.


Estas técnicas varían de pareja a pareja. La sensibilidad de la vulva y el clítoris de la mujer determinará qué tipo de estimulación le gusta y a la cual responde más. Algunas prefieren un toque suave y lento, otras gustan un toque rápido y firme. La estructura de sus genitales determinará la que es posible. La mujer con labios menores bien desarrollados puede gustar que se los chupen, una mujer con labios menores pequeños o ausentes no podrá experimentar esto. Si la mujer tiene clítoris grande su pareja podrá chuparlo como a un pequeño pene. Si la mujer tiene un clítoris pequeño u oculto, su pareja sólo podrá lamerlo. Si ella ya sabe lo que le gusta, escucha sus instrucciones. Si ella jamás ha experimentado el cunnilingus, o al menos una sesión placentera, se necesita la experimentación lenta. Incluso parejas que están muy bien sintonizadas mutuamente pueden a veces querer intentar nuevos métodos. Cuando experimentas, intenta mover tu lengua sobre su vulva de todas las maneras que puedas imaginarte. Hay muchos modos, y sólo hay uno por descubrir que mejor funcionará para ella, prueba y error. Sin embargo, hay un punto importante, al menos que intentes hacerle una broma, mantén tu ritmo e intensidad una vez que comienzas a llevarla cerca del orgasmo. Nada molesta más a una mujer durante el sexo oral que su pareja quiebre su ritmo, o que vague cerca de su zona erógena, cuando está al borde del orgasmo.


Si ambos compañeros están completamente relajados en una posición confortable, quizá no puedas abrir los labios mayores de la mujer para obtener los tesoros usando tus manos, entonces necesitarás enterrar tu cara en su vulva, y encontrar su clítoris y labios menores con tus labios y lengua. Si las piernas de la mujer están abiertas, sin embargo, su vulva se abrirá automáticamente.


Como tu lengua puede cansarse, asegúrate de usar tus labios y lengua para acariciar y chupar sus delicados tejidos alternativamente. Si extiendes tu lengua totalmente y no la usas, pronto se cansará. Es mejor mantener tu boca tan cerca de su clítoris y labios como puedas. Usa toques cortos con tu lengua sacándola de tu boca.


La mujer puede disfrutar cuando insertas tu lengua en su vagina y estimulas sus paredes vaginales. Quizá no puedas insertar tu lengua muy profundo, pero usualmente la porción más sensible está cerca de la entrada. Hay mujeres que disfrutan cuando insertas tu(s) dedo(s) en su vagina y estimulas sus paredes vaginales, y posiblemente su punto G, mientras chupas su clítoris. Algunas gustarán si metes tu(s) dedo(s) en su ano y/o masajeas su ano.


Puedes también incluir el uso de penes sustitutos (dildos), vibradores, y vibradores anales (butt plugs). La mujer puede disfrutar la sensación de ser dilatada o penetrada mientras es estimulada oralmente. Un vibrador puede hacer posible el orgasmo durante el cunnilingus cuando es imposible de otro modo. Mientras que el vibrador solo puede llevar al orgasmo, la combinación puede ser más placentera y resultar en un orgasmo más intenso.


Algunas parejas gozan realizando la famosa posición “69” o “Ying/Yang” durante el sexo oral. Estos términos aluden a la práctica en la cual ambos miembros se estimulan oralmente a la vez, yaciendo la cabeza de uno contra los pies del otro. Algunas parejas encuentran esto muy placentero, suministrando la excitación y orgasmo uno al otro. Otras parejas encuentran que no pueden concentrarse en lo que hacen al otro, y están tan absorbidas en su propio placer que olvidan estimular a su pareja. Algunas se distraen tanto en lo que hacen al otro que ellas mismas no pueden experimentar el orgasmo. Por lo tanto nuevamente, prueba y error te dirán si estas posiciones son adecuadas para ti y tu pareja.


Una Técnica Recomendada Por Un Visitante


Tengo una técnica para el cunnilingus que encuentro que no se describió. Soy un parapléjico de 38 años y encuentro que para mí y mi pareja la posición más cómoda es tenerla acostada sobre sus espaldas con sus piernas abiertas, y me siento próximo a su cintura y recostado sobre sus caderas y pongo mi cabeza entre sus piernas. De esta manera, cuando ella realmente comienza con sus movimientos de caderas, estoy sobre ellas y puedo mantenerme en contacto con su vulva. Como resultado no pierdo mi ritmo.


Estando en esta posición inserto uno o dos dedos en su vagina a lo largo de la pared superior (el lado posterior del abdomen) hacia atrás pasando el punto G, casi hasta su cérvix. Hay un punto liso y suave justo antes del cérvix que llamo el punto OMG. (De las iniciales en inglés OH MY GOD, es decir, OH DIOS MÍO). A veces tendrá allí una pequeña aleta de piel o una pequeña protuberancia. Hago cosquillas en este punto mientras mamo en su clítoris. Con mi otra mano libre alcanzo y juego con uno de sus Senos/Pezones. Siempre manteniendo el mismo ritmo con la boca y ambas manos. Lleva un poco de práctica, pero los resultados son increíbles.
Mis parejas han llegado rápida e intensamente, con orgasmos múltiples. Usualmente tengo que detenerme después de 1/2 a 1 hora porque el clítoris se vuelve demasiado sensible y/o porque ella necesita recuperar el aliento. También puedes hacer círculos con tu dedo alrededor del cérvix para no sobre estimular el punto OMG.

Busquedas entrantes:

Entradas recientes


Archivos