Estábamos en Caracas con un par de amigos (todos ingenieros petroleros) regresando del almuerzo cuando una niña vendedora de dulces se nos acerco al auto. “Chocolates señor?…” dijo la pequeña de unos 10 anos. “No molestas” dijo Jack en su español mal hablado. El y Joe (mi otro amigo) son de Colorado (USA). De pronto algo paso por mi mente; habíamos hablado durante el almuerzo de un gusto que teníamos en común, el de pasar horas en la computadora viendo fotos y videos de niñas desnudas y cogiendo. Hemos intercambiado “files” varias veces y Joe nos ha invitado a su casa (el es el único soltero) en muchas ocasiones a ver videos que el ha comprado. “Oye espera” le dije a la niña,

“yo te compraría varios chocolates pero no tengo dinero en este momento” “Y sus amigos?” pregunto ella un poco triste “Ellos tampoco, pero que te parece si vamos a mi casa, saco dinero y luego te traemos de regreso?” dije yo. Jack y Joe voltearon (estaban en la parte delantera del coche) y me dieron una mirada como diciendo “que haces?” Al ver su reacción les dije en ingles “la llevamos a la casa de Joe y hacemos nuestro propio video”. “Y el trabajo?” preguntaron ellos. “Llama a la secretaria y dile que tenemos una reunion de la cual nos habiamos olvidado y no regresaremos por el resto del dia” les respondi. Una sonrisa aparecio en sus caras y se hizo mas grande cuando la nina acepto nuestra propuesta. Al ver que no habia nadie prestando atencion abri la puerta y le dije a la niña que entrara. Nos dirigimos a la casa de Joe que se encotraba a 10 minutos de aquel lugar. “Como te llamas?” le pregunte a la niña. “Rocio” me contesto “Que edad tienes?” pregunte “Nueve años, bueno nueve y medio…” respondio ella “Que haces trabajando siendo tan pequeña?” dije yo “Yo vivo con mis hermanos” respondio “y tengo que ayudar a ganar dinero, sino ellos me pegan” En ese momento llegamos a la casa de Joe, el corrio y abrio la puerta del garage, para que nadie vea que traiamos compania (los vidrios del coche son opacos). “Dime Rocio que te pareceria ganar 10 dolares en una tarde?” le pregunte mientras entrabamos. “Mis chocolates no son tan caros y no traigo muchos” respondio Rocio. “Ja, ja, ja” me rei, “que te parece si te damos la oportunidad de ganarte ese dinero haciendo otras cosas” “Quieren que limpie su casa?” pregunto inocentemente. “No niña, mira es muy facil solo tienes que…” en eso Joe aparecio con su camara filmadora. “Que tengo que hacer?” pregunto Rocio “Tienes que sacarte la ropa y dejar que te veamos…” le dije yo. “Sin ropa? No, me da mucha verguenza…” respondio “Cuanto tiempo te toma ganar 10 dolares?” le pregunte “Casi un mes” me dijo ella. “Bueno, quieres 10 dolares o no” le dije tajantemente “Si, pero…..” respondio “Pero nada. No perdamos mas tiempo y sacate la ropa” dije yo. “Aca, en medio de la sala” dije moviendo la mesa de centro fuera de aquel espacio. Rocio se paro en ese lugar, inmóvil por unos segundos. “Ya, empieza” grite yo. “Nooo, quiero ir de regreso a vender” dijo entre sollozos, mientras unas lagrimas salian de sus ojos. “Mira” le dije “de aca no te vas y lo haces por las buenas o por las malas.” “Nooooooooo, yo quiero ir de vueltaaaa” dijo llorando. Salte de mi sitio, ya cansado de esperar y la tire en el sofa. Jack le tapo la boca con una mano y le dijo que se callara. Con el otro brazo le sujetaba sus brazos por atras. Yo aproveche que el la sujetaba y le baje sus pantaloncitos azules. Joe mientras tanto no perdia ninguna escena con su camara. Rocio trato de morderle la mano a Jack y eso le molesto muchisimo. El dejo de sujetarle los brazos y ella trato de subirse los pantalones. Joe saco una soga y un panuelo que tenia en un closet y nos los dio. Jack tomo a Rocio y la puso boca abajo en el sofa. Ella habia logrado subirse los pantalones por encima de la rodillas. Le amarro las manos en la espalda mientras yo le tapaba la boca. Luego le pusimos el panuelo a manera de mordaza. “Te lo dije, a las buenas o a las malas….” le dije. “Ahora va ser a la mala.” Mientras decia esto le baje nuevamente los pantalones, pero esta vez se los quite dejando sus calzoncitos blancos a la vista. Como tenia las manos amarradas por detras solo pudimos abrir su blusita. No llevaba nada mas puesto. Su pecho era tan plano como el piso. Le empeze a chupar sus pechitos y eso la hizo llorar mas. “Oye, porque no te relajas y dejas de llorar. No te estoy mordiendo, o quieres que te muerda…” le dije y con eso procedi a morderle suavemente su pechito. “Nouhm, nouhm” suplico la amordazada Rocio. “Te callas entonces?” le pregunte. Ella movio su cabeza afirmativamente. Procedia a chuparselos mas y comenze a bajar hacia el “dulce” que Rocio nos ofrecia. Le baje su calzoncito y pude observar su rajita, sin un solo pelo. “Levanta las piernas” le dije y ella obedientemente lo hizo. Le saque el calzon y deje que Joe filmara cada segundo de esta accion. Luego procedi a separar sus piernas para que la camara captara esa bella imagen. No pude resistir mas la tentacion y procedi a probar el “dulce” que esta nina ofrecia. Pase mi lengua por afuera primero, luego por su clitoris, una y otra vez. Me di cuenta que sus lagrimas y quejas habian parado dando paso a gemidos de placer. Jack jugaba con sus pequenos pechitos, se los lamia primero, luego los acariciaba con las puntas de sus dedos. Le pedi que tomara sus piernas mientras yo procedia hacia lo mas profundo de su conito. Le lami cada parte por unos 5 minutos. Decidi entonces que era el momento de actuar. Comence a tentar su huequito con un dedo. Senti su reaccion inmediata pero no me importo. Force la punta de mi dedo y segui hasta chocar con su barrera. En ese mismo momento escuche un pequeño grito y las lagrimas volvieron. Segui lamiendo para relajarla un poco y luego force mi dedo rompiendo la barrera. Comenze a meterlo y sacarlo. Mi dedo estaba manchado con la sangre virginal de esta nina. Eso y sus lagrimas me exitaron mas. Saque mi dedo completamente y los lloros de Rocio disminuyeron; penso que habiamos acabado. Me saque la ropa y sin pensarlo dos veces puse mi verga en la entrada a su hueco. Comenze a frotarla encima de su raja para lubricarla y luego la meti. Poco a poco la fui penetrando mientras ella lloraba. No quise seguir y meti solo la mitad. Era suficiente para ser su primera experiencia. La meti y saque varias veces. Lo ajustado de sus paredes ayudaron a contenerme, sino hubiera explotado en menos de un minuto, por el simple hecho de ver mi verga dentro de tan pequeno hueco.

Ella paro de llorar y ahora parecia disfrutar del acto. Comenze a acariciar su clitoris y su reaccion fue inmediata. Su respiracion cambio a un ritmo mas agitado. Luego llego el orgasmo y una sonrisa se dibujo en sus labios. Eso fue mas que suficiente y me vine, inundando ese pequeño hueco con semen caliente. Luego de 2 minutos de venirme saque mi verga y mi semen corria hacia su ano. “Ahora si sonries verdad?” pregunte “Fue tan malo como creias?” “Nunca he sentido algo asi” dijo Rocio “me dolio muchisimo al principio, pero luego senti como que un millon de hormigas me hacian cosquillas en mi cuerpo” “Te gustaria hacerlo nuevamente?” le pregunte. “No me gusta cuando me dolio…” dijo ella “Te prometo que esta vez no te va ha doler tanto” interrupi, “quiza un poquito al principio. Ahora podras hacerlo mas facilmente pues poco a poco tu huequito se acostumbra mas.” “Bueno, pero prometes que no me haras doler?” pregunto “Mira te prometo que vamos a ser mas delicados contigo, te parece? respondi “Bueno” dijo ella con un suspiro. “Dime Rocio, ahora que ya sabes lo que se siente te gustaria ganarte 20 dolares?” pregunte. “Veinte? Por hacerlo una vez mas?” pregunto Rocio con una sonrisa “No, no, no, por hacer cosas con todos por el resto del dia” respondi “No se… me da verguenza… y el se ve mas grande” contesto Rocio senalando a Jack “Ahi si me va ha doler” “Mira, que crees que duela mas, hacer cosas con nosotros y ganar 20 dolares o regresar a la casa de tus hermanos sin dinero y sin tus dulces para que ellos te golpeen?” le pregunte con seriedad. “Regresar a casa sin los dulces y el dinero…” dijo Rocio sintiendose atrapada. “Quieres hacerlo con Jack?” pregunte “Bueno…” contesto Rocio Jack ya se habia desnudado y estaba listo para hacerlo con o sin el permiso de Rocio. Desamarramos sus manos y le sacamos la blusa completamente. “Mira Rocio, vamos a hacer esto bien. Quiero que te pares frente a la camara y digas: Hola mi nombre es Rocio, tengo 9 anos y vendo dulces. Quiero enseñarles como lo hago… Puedes hacerlo?” pregunte “Si” dijo ella moviendo su cabeza afirmando. “OK, listo Joe?” pregunte a Joe “Si listo” dijo el “OK Rocio empieza” dije yo “Hola mi nombre es Rocio, tengo 9 anos y vendo dulces. Quiero enseñarles como lo hago…” recito Roció “Perfecto, ahora date una vueltecita lentamente para ver todo tu cuerpecito” le pedi. Ella hizo lo indicado. “Ahora recuestate en el piso y abre las piernas” dije “Jack, es tu turno” le dije a Jack con una sonrisa Jack comenzo a lamerle los pechitos y bajo llegando a su clitoris. Ella comenzo a exitarse nuevamente. Jack hizo esto por varios minutos y luego la abrio lo mas que pudo. Le metio uno de sus gruesos dedos y comenzo a prepararla. Ella comenzó a relajarse mas y Jack decidio que su momento habia llegado. Intento meterle la cabeza de su verga primero y luego de conseguirlo comenzo a empujar. Rocio sentia cierta molestia en su huequito pero el placer que el dedo de Jack le ofrecia al tocar su clitoris la hizo olvidar. Joe filmaba desde todos los angulos y parecia disfrutar de su trabajo pero tambien pude ver que ya estaba esperando su turno. Jack hizo que Rocio alcanzara el segundo orgasmo de su corta vida y termino llenando a la pequena con su leche. Joe filmo esta escena hasta el final. Luego me dio la camara y corrio a su dormitorio. Regreso en breves minutos desnudo y con un frazco de lubricante. “Yo voy probar otros dulces” dijo Joe con una gigante sonrisa en su rostro. “Venga para aqui nina” le dijo a Rocio Rocio obedecio y se acosto a su lado. “Ahora se voltea” le indico “No entiendo, que quiere que haga” pregunto Rocio mirandome con una cara de duda. Cogi dos almohadas del sofa y las puse en el suelo. Una encima de la otra. “Ven Rocio” la llame “quiero que pongas tu barriguita sobre estas almohadas. Quiero verte boca abajo” Ella siguio mis instrucciones, y procedi a acomodarla. Joe se arrodillo atras de ella y comenzo a frotarla. Primero le toco su clitoris lo que le gusto mucho a Rocio. Luego de varios minutos de este “masaje” comenzo a meterle un dedo por su huequito. Ella comenzo a respirar con gran exitacion. Yo trate de hacer tan buen trabajo como el de Joe en la camara. Trate de captar todos los angulos posibles. Joe saco su dedo de la vajina de Rocio y alcanzo el frasco de lubricante. Le puso un poco en la zona del ano y comenzo a probar con un dedo. “Esta en el lugar equivocado” grito Rocio. “No Rocio, el va a tratar algo nuevo” le explique La tension se hizo clara en la cara de Rocio pues ella estaba acostumbrada a cosas saliendo por aquel hueco pero nada entrando. Me acerque a su oido y le dije “Relajate, te prometo que te vas a sentir bien”. “Pero se siente raro…” me dijo ella. “Te duele?” le pregunte “Un poquito…” respondio ella Joe ya habia metido su dedo indice hasta el segundo nudillo y seguia empujando. Finalmente Rocio hizo caso a mis palabras y relajo sus musculos dejando que Joe metiera su dedo entero. El comenzo a meterlo y sacarlo tratando de aflojar la tension ejercida por el ano. Luego de 5 minutos de esta accion procedio a sacarlo. Rocio penso que eso era todo para esa parte de su cuerpo y pregunto: “ya me puedo voltear?” No tuve tiempo de responderle pues inmediatamente oi “…ahuuuuuuuu” ; era Rocio gritando al ser violentamente penetrada por su ano. Joe habia esperado mas que suficiente mientras Jack y yo hicimos lo nuestro con esta niña. Ahora era su turno y no habia razon para esperar mas. Lagrimas comenzaron a caer en el piso. Un agudo llanto acompañaban estas lagrimas pero fue rapidamente reemplazado por gemidos cuando Joe encontro nuevamente el clitoris de Rocio. La sensacion que sus caricias producian ayudo a calmarle el dolor en su anito. La tarde siguio muy entretenida con Rocio aprendiendo a mamar vergas y recibiendo semen en sus tres huecos. Cerca de las 8 de la noche la dejamos en el mismo lugar en que la recogimos. Ella feliz con 20 dolares en su bolsillo y nosotros con 4 videos nuevos “hechos en casa” ademas de una tarde llena de “dulces” placeres que Rocio nos vendio. FIN

Busquedas entrantes: