Era solo una fantasía, algo que jamás podría ser realidad aunque era el
libreto de mis pensamientos mientras me masturbaba y tenia los orgasmos mas
impresionantes, Pero si, debía ser realista y mi condición de hombre
publico, por demás conocido, con varias mujeres, un matrimonio, el orgullo
de mi familia y amistades, no me permitiría jamás llevar a cabo esa fantasía
que tanto soñaba.


Soy un hombre bien definido en mi masculinidad, hombre a carta cabal,
excelente amante según mis mujeres, buen amigo, excelente profesional, pero
muy fantasioso y muy vicioso al sexo, lo que me llevaba a buscar literatura
, relatos y videos eróticos y así iba enriqueciendo mi repertorio sexual,
por años tuve animadversión al homosexualismo, por nada del mundo soportaba
un video gay, y mucho menos ver dos hombres besándose, pero mi rara afición
a mirar penes enormes abriendo los coños de las mujeres y más aun mirar
penes muy gruesos que se abrían camino en diminutos y prietos culitos me
daba una excitación atroz, por lo cual cada vez mas me interese en el sexo
anal con penes muy grandes, poco a poco empecé a sentir que cuando miraba
esos videos mi culo palpitaba también, como si estuviera viviendo la
experiencia, primero miraba el video y cuando el pene empezaba a entrar y
miraba las muecas de dolor de apretaba fuertemente mi culito como si evitara
que ese pene entrara como si le dijera no puedes entrar eres muy grande, y
luego al mirar como entraban y dilataban el pequeño agujerito, me relajaba y
un dolor interno, suave, desesperante y muy divino sentía en mi culito.
Poco a poco comencé a pensar que sentiría uno cuando algo de esas
dimensiones le abría al extremo su culito, porque si gritaban y se quejaban
dejaban que entrara, porque tenían orgasmos si el dolor era tan tremendo, y
porque lo volvían a hacer.. Todo esto me fue cautivando y llevándome poco a
poco a querer tener una experiencia así, quería saber si la razón era ese
dolor tan tenue y excitante que sentía en mi culito cuando miraba o pensaba
la situación, se apaciguaba con el pene introducido, quería saber si ese
dolorcito, era que mi trasero pedía un masaje interno, y esto se volvió una
obsesión para mi… Venia ahora la parte delicada, lograr que alguien me
hiciera sentir eso, sin arriesgar nada, mi prestigio, mi familia, mis
amistades, cada vez que pensaba en someterme al escarnio público las ganas
de probar un pene en mi trasero se esfumaban y ya me decía que no, eso no
era posible. Pero al mirar nuevamente los videos, leer literatura de sexo
anal me resurgían unas incontenibles ganas de ser penetrado.
Así fue pasando el tiempo y comencé a mirar con mas interés y menos
prejuicio el sexo gay, me preguntaba porque la mayoría de los gay tenían
esos penes tan grandes y gordos, también miraba como acababan a borbotones
cuando un macho los penetraba bien profundo y nuevamente me hacia planes
para tener contacto con un macho.
Comenzó mi búsqueda en el Chat, en los contactos de Internet, y en cuanto
medio oculto estaba a mi alcance, porque la regla de oro era: si lo harás
pero debes encontrar a un hombre de características especiales, que entienda
que tu no eres gay, que tu eres un hombre igual que él con una fantasía que
quiere llevar a la realidad y luego volver a su mundo, debía ser un hombre
con un pene grande para no tener luego que pensar que mi experiencia había
sido parcial, debía ser un hombre culto, comprensivo de la situación, cero
presiones, enamoramiento, interés económico, que se involucrara en el
problema y ayudara a resolverlo no que lo complicara y mucho menos que fuera
a tomar partido de la situación, debía ser algo así como encontrar mi
complemento un hombre con la fantasía de desvirgar un culo masculino, un
culito de un Macho, no de un gay, un hombre que fantaseara con eso, que
sintiera en el pasión por sentirse haciendo sentir lo que siente una hembra
a un macho de verdad.¿Donde encontrar a este ser excepcional?
Muchos fueron los mail, cartas y contactos de Chat.. Pero lo que pedía era
realmente el cielo, pensé que este hombre no existiría en el mundo.
Todo seguiría igual hasta que un día publique un aviso y me respondió un
tipo, el me dijo que entendía perfectamente mis deseos mis temores y mis
necesidades, me dijo que aunque no lo creyera a el le llamo la atención mi
mensaje porque precisamente su pasión y su vicio era llevar a la realidad
esta fantasía que guarda una gran cantidad de Hombres y por orgullo de macho
y presión social jamás la comentan y mucho menos se atreven a llevar a cabo.
Esto me sorprendió y verdaderamente me entusiasmo, y comenzamos el
intercambio de mail, así sucede que un día me dice que si en verdad estaba
decidido que ese fin de semana era el momento oportuno, el vive en Caracas y
ese fin de semana se estaría libre ya que siempre viaja y podríamos
disfrutar de la soledad y tranquilidad de su apartamento
Estaba muy nervioso, me gustaba la idea, y me animaba que el no conocía a
nadie de mi circulo social y familiar, además estaba bien lejos ya que yo
vivo en Puerto la Cruz, así pues tomé viaje el viernes en la noche para
caracas, dormí en un hotel y al día siguiente nos encontramos en el bar
donde habíamos pactado.
Era un tipo alto y de buen cuerpo, musculoso, atlético y de un rostro firme
pero agraciado, nos caímos muy bien, charlamos de cosas sin importancia,
mientras tomábamos para ir entrando en calor. El me dijo quiero que vayamos
ya al apartamento, nos espera un gran día, así pagamos y salimos del bar.

Su apartamento muy acogedor, bello todo tenia unos butacones con grandes y
gruesos apoya brazos, un gimnasio donde practicaba para mantenerse en forma
y todo un estudio de video y música, nos servimos unos tragos y comenzó a
preguntarme de cómo había nacido en mi esta fantasía , le relate todo y
fuimos entrando en calor, el se desabrocho la camisa, y me mostró sus
hermosos pectorales, su pecho velludo y pude notar sus gruesos brazos,
brazos de fisiculturista, su abdomen plano, y sus facciones fuertes, se
coloco detrás de mi y comenzó a desabotonarme la camisa, me decía todo esta
dispuesto esperándote, todo esta a la mano, no nos faltara nada, no temas
vas a sentir las sensaciones mas fuertes y ricas que jamás has sentido en tu
vida, así me saco la camisa, luego desbotonó el pantalón y me dijo
quitártelos , lo hice quedando en ropa interior, el hizo lo propio, se le
notaba un buen bulto en la entrepierna, evidencia que estaba excitándose, yo
por mi parte estaba casi temblando, aun con toda la confianza que inspiraba
tenia miedo, me dijo, no temas, tranquilízate, relájate, si supieras que
todos sienten esto que tu sientes la primera vez, luego lo disfrutan a
plenitud….me senté en un banquillo sin espaldar y el se coloco detrás podía
sentir su bulto en la espalda MIENTRAS acariciaba mis tetillas, y mi cuello
con sus manos luego fue girando colocándose a mi lado para acariciar mi
pecho y espalda ahora sentía su bulto cerca de mi mejilla, el me tomo del
mentón y me recostó de su miembro aun resguardado por su bóxer, y pude
sentir su calor, esto encendió mi pasión, y comencé a sentir el dolorcito
típico de mi excitación en el trasero, luego me dijo, seria mucho pedirte
que me bajes el bóxer, me decía esto cuando conservaba mi mejilla recostada
a el, quise separarme para bajarlo pero el me retuvo, así no, bájalo
mientras sientes mi calor, así tome el bóxer por las orillas laterales y
comencé a bajarlo, lentamente aparecía la delicada piel cercana a los
genitales, y el con sus manos me llevaba al lado desnudo, ahora el bóxer
estaba aprisionado entre su erección y mi mejilla, por lo que el se separo
unos cinco centímetros y me dijo sigue descubre a tu verdugo, descubre la
verga que te hará feliz en este día, y ya no pude mas y lo baje de un solo
tirón, ohh me sorprendí, me maraville e imagino que mis ojos estarían como
dos soles ante la imponencia de ese enorme guevo, ahora sabia que si era
verdad lo de esos huevos enormes, pero este era especialmente bello, grueso
un poco mas ancho que el vacío de papel sanitario, pero un poco menos que
una lata de coca cola, comparando el mío parecía el pene de un púber, que
apenas esta desarrollándose, pero lo impresionante era el glande, estaba
separado del cuerpo cilindro por una depresión en forma de canal y eso
hacia que el glande pareciera un inmenso hongo con sus alas muy
protuberantes, realmente parecía un capullón sobre aquel enorme cilindro, su
largo total no era exagerado en comparación al grosor, posteriormente pude
comprobar que totalmente erecto tendría unos ocho y medio pulgadas (Una
palmo completito), me sentí emocionado, jamás creí que tendría a menos de
cinco centímetros una verga tan grande, parada con una leve curvatura hacia
abajo, ya que venia saliendo de su encierro y no estaba en su máximo
esplendor.
Me pregunto: ¿Algo así era lo que buscabas?, le dije si, algo así, aunque no
pensé en algo tan grande.
Me dijo, ya te familiarizaras y lo conseguirás manejable, y sentirás que es
el que te va bien..
lo tomo en su mano y me acaricio mis mejillas con su cuerpo y su glande, me
decía siente su calor, siente su olor a macho, siente como termina de
crecer… y de verdad sentía todo aquello, aunque nunca pensé en mamar una
verga (Mi fantasía era solo sentirlo en mi culo), tenia la boca hecha agua,
y el muy ladino lo sabia, me dijo tócalo y acarícialo con tu mano,
inmediatamente agarre aquella maravilla, era raro sentir la dureza de un
pene ajeno, sentí lo duro que estaba y las rugosidades de su cuerpo cuando
corría la piel hacia atrás, el dio un gemido, lo que me lleno de orgullo, me
gustaba que mis caricias lo hicieran gemir, ahora pienso que por igual
sienten las hembras cuando su macho goza, no tarde mucho en pajearlo con mis
dos manos y el muy atrevido tomo mi cabeza y la acerco a la punta en una
clara invitación a mamar. Mejor dicho me estaba dando el caramelo que tenia
mi boca hecha agua, así inicie con besitos en la punta luego con mis labios
en forma de “O” atrape la punta de su glande, no creo que esa enorme cabeza
entrara en mi boca y comencé a pajearlo y a mamar la punta, luego corrí mis
labios por el cuerpo hasta sus testículos que colgaban enormes, me dijo
bésalos ellos albergan tu premio, y los acaricie con mi boca luego subí
nuevamente y volvía mamar la punta , el me dijo, has un esfuerzo y mételo en
tu boca, abrí todo lo que pude y sentí como se desencajaban mis maxilares y
el haciendo una leve presión introdujo algo mas del enorme hongo, pero
definitivamente no podía me dolían las uniones de los maxilares y no lo
podía soportar el se dio cuenta y me dijo OK, acarícialo como puedas, yo
empecé a pajearlo mas fuertemente y el guevo estaba a punto, estaba tan
erecto que parecía que iba a estallar, se notaban sus estertores lo que
presagiaba su clímax entonces me dijo: para, para, vamos a complacerte, te
daré lo que viniste a buscar.
Me pregunto que si aun estaba convencido de lo que quería, irme si quieres
continuar, o lo dejamos hasta aquí, no quiero que mas adelante cuando este
yo mas emocionado y en lo mejor, quieras parar y dejarme a medias, me dijo
que el no quería que me sintiera obligado y que para el era importante que
fuese una entrega voluntaria, sin presiones ni fuerzas, pero definitiva, yo
estaba emocionado, me sentía a punto de realizar mi sueño dorado, y tantas
veces secretamente acariciado, si definitivamente era el mayor de mis
secretos, yo le dije si vamos ya, mi culito hacia pucheros, mis esfínteres
se movían involuntariamente y ese dolorcito interno en mi recto que no
paraba pidiéndome lo masajeara internamente, que lo acariciara para que
dejara de doler, y yo me decía pronto se acabara este sufrimiento, ¡que
equivocado y lejos de la realidad estaba!
Me dijo acuéstate en el sofá boca arriba, y así lo hice, el me quito mi
interior, y acaricio mi ingles y tomo mi pene le dio unos vaivenes muy
suaves que lo reanimaron acaricio mis testículos y el interior de mis
piernas hacia el nacimiento de mis nalgas y las vecindades de mi ano.
Luego se coloco entre mis piernas y comenzó a acariciar mi pene con su mano
cuando estuvo duro, lo tomo en su boca y comenzó a mamarlo muy
deliciosamente mientras sus manos comenzaban a preparar su objetivo,
nuevamente acariciaba mis testículos luego bajo por la parte interna de mis
piernas y acaricio los aledaños de mi culo, en este momento tomo de la mesa
una crema y con sus dedos embadurnados en esta crema inicio su primer
contacto con mi intimidad, mientras no dejaba de mamar, lo hacia
exquisitamente, apreté duro mi esfínter cuando sentí la yema de su dedo en
el, luego le pedí que no todavía no, pero el hizo caso omiso, allí lo dejo,
siguió mamando y cuando noto que me relaje, continuo su caricia, era
riquísimo y me fui relajando mas y mas, hasta que sentí que hizo presión su
dedo y franqueo la entrada de mi culo, allí apreté duro note que su dedito
se tranquilizo sin retirarse esperando que nuevamente ocurriera mi
relajamiento. Inmediatamente comenzó su conquista sentía la caricia suave y
divina de su dedo, y empecé a sentir ganas de tenerlo mas adentro, por lo
que moví mis caderas metiendo mas profundo mi verga en su boca en la izada
pero clavando mas profundo el dedo en mi culo en la bajada, saco mi pene y
me dijo sigue así, e inmediatamente volvió a la mamada, al rato ya tenia
todo su dedo en mi culo y ganas de acabar el lo noto y como todo un experto
apretó la base de mi pene y alejo el orgasmo al tiempo que retiro el dedo y
me dijo ya estas listo, vamos ya es hora de romper ese virgo que me tiene
súper excitado.
Cuando dijo esto me tensioné de nuevo, auque mi guevo y excitación estaban a
tope.
Me dijo voltéate boca abajo y así lo hice me tomo con sus fuertes manos y
levanto mis nalgas dejando mi culito listo para su enorme pene, me dijo
quédate así, relájate esto te dolerá un poquito pero piensa que será el
precio por el gran placer que sentirás, me entiendes? Si le dije, dicho eso
separo mis nalgas, y mi culito apretado y tembloroso quedo expuesto, luego
tomó un generoso lote de crema y lo unto por todo el área cercana a mi
culo, el sabia que lo necesitaría para que el enorme cabezote pudiese
resbalar y ahora llego lo mejor lo mas esperado, sentí como me acariciaba
con su glande, primero lo pasaba por mis nalgas luego por el canal de mi
trasero bajo hasta rozar mis testículos y tratar de anidar la punta de su
glande entre mis testículos, eso me gustaba y a la vez me daba confianza,
así siguió y siguió hasta que tomo crema y se lo coloco en su capullo, ahora
me pidió, quiebra un poco la cintura para que suban tus nalgas y con tus
manos mantenlas abiertas por favor, así mi culito quedaba a su entera
disposición y se dispuso a poseerlo, sentí algo muy divino cuando su
capullón se pego de mi esfínter, sentí la tibieza, su calor y su palpitar,
(O ¿seria el palpitar de mi esfínter anal? ), que riquísimo sentía como mis
temblores anales le acariciaban la punta a ese gigante que intentaría
profanar mi agujerito estrecho, tembloroso y virgen, así me mantuvo un rato,
hasta que comenzó a presionar y regresar en una especie de vaivén muy suave,
sentí cuando me sujeto de las caderas e hizo el primer intento por dilatar
el músculo con su gruesa barrena, sentí sus manos fuertes y su enorme
cabezota presionando, ahora me dolía, me dolía mucho el trato de sujetarme
para completar el avance pero saque fuerzas de donde no tuve y me gire
evitando que me abriera en dos mitades, fue un dolor terrible, ahora estaba
temblando y le dije que era muy grande, que mejor no, que jamás imagine que
doliera así, el me acaricio y me dijo, ten confianza, lo que pasa es que no
estabas relajado, el cederá y tu fantasía será toda una realidad pero confía
en mi, espera, voy por xilocaina eso te dará una pequeña anestesia para que
no sientas mas ese dolor inicial, pero no quiero engañarte, si te dolerá un
poco cuando entre pero debes entender que es el precio que debes pagar para
tener este gran placer.. Sus palabras me alentaron y el dolor parecía ser su
cómplice, ya que sentía como desaparecía de mi trasero mientras el me
hablaba, como diciéndome es verdad, deja el miedo….. Definitivamente era un
zorro viejo en esto y no dejaría escapar a su presa tan fácilmente.
Me dijo te sientes mejor, ven colócate sobre el apoya brazos de este sofá,
así estarás mas cómodo, me coloque con los pie en el piso y fui doblando mi
cuerpo hasta apoyar mis caderas en el soporte del sofá, el me dijo, abre las
piernas eso es baja la cara hasta que toques el cojín del sofá, en esta
posición nuevamente mi culito quedo expuesto entregado en bandeja de plata.
Nuevamente comenzó a acariciarme esta ves me coloco la crema con algo de
xilocaina y comenzó a acariciarme introduciendo un dedo y haciéndolo ir y
venir para llevar xilocaina hacia la parte interna, luego sentí como trataba
de meter un segundo dedo, cuando miraba que me dolía el muy hábilmente
desistía, luego repetí el atentó hasta que logró colar el dedo anular y el
meñique dentro de mi culito ahora lo sentía algo mas relajado, sin duda
alguna la xilocaina y la crema habían hecho su trabajo muy bien, estaba
disfrutando la caricia y luego muy hábilmente con la otra mano comenzó a
acariciar mis bolitas y mi guevo, haciéndome una rica paja, yo estaba de lo
mejor cuando me dijo ahora quiero que sientas nuevamente la caricia de mi
verga en tu trasero, retiro muy suavemente los dedos y coloco su tibio
glande contra mi culito, inmediatamente trate de cerrarlo y el me pidió que
no lo hiciera, que me relajara, luego empezó con el mismo vaivén, era rico,
delicioso y así le dio un rato para darme confianza, me dijo puja un poco
como si quisieras expulsar algo de tu culito, lo hice y sentí mas el
contacto, luego me dijo sigue haciéndolo pero cuando lo vayas a hacer me
dices ahora, y entonces comencé a decir ahora y pujaba y el presionaba, que
riquísimo se sentía un contacto muy intimo con su pene, era como la caricia
de una mejilla de un bebe, que suave, tersa y caliente era, creí que así lo
haría acabar y comencé a repetirlo, me sentía mas confiado, sentí cuando
subió su rodilla y la coloco a mi lado apoyada sobre el soporte en el cual
estaba yo doblado y sentí que con su mano presionó ni zona lumbar para que
quebrara mas la cintura, levantando mas el trasero, no le di importancia
pero si la tenia y mucha, cuando estaba de lo mas acostumbrado a la caricia
y en ruta a un orgasmo delicioso, me pregunto te gusta? Le dije si mucho, y
me dijo vamos a hacerlo mas fuerte para que acabes divino….cuando digas
ahora puja lo mas fuerte que puedas, sentirás mas rico, y así lo hice, puje
fuerte.. Afianzando mas mi culito a su verga y dije AHORA.. el estaba
esperando este momento, con una precisión astronómica el muy ladino hizo
coincidir toda la presión de su cuerpo a mi grito de ahora uuuuuuy grite,
cuidado, saca, saca, sácalaaaaa, trate de hacer lo mismo de antes para
escapar y evitar el dolor pero su pierna y el espaldar del sofá me tenían
atrapado y su mano en mi espalda no me permitió moverme, mi culito no tenia
movimiento ni a los lados ni hacia abajo, solo hacia arriba donde el enorme
capullón hacia una presión bestial separando mi músculo anal, rompiendo
cuanto pliegue de mi virginal culito se oponía a su avance, haciendo que
mi anillo anal creciera dolorosamente hasta coincidir con el enorme diámetro
de su glande, provocando en mi el dolor mas grande que haya sentido, y un
ardor como si me hubiese cortado con una hoja de afeitar, después supe que
este ardor lo provocan los pliegues desgarrado, en otra palabras, mi virgo
roto, así fue como su hongo se abotonó a mi culito, mis lagrimas corrían por
mis mejillas, gritaba, le rogaba que no mas, como me arrepentía de esto,
maldije veinte mil veces para mis adentros haber llevado adelante este
antojo,, el trato de tranquilizarme, no lo consiguió, yo protestaba y
entonces me hizo sentir quien era el macho, me dio una sonora nalgada y me
dijo, déjate desvirgar tu me lo pediste y yo te dije cuando estabas a tiempo
si querías que lo hiciera, , ahora no hay vuelta a tras, siento riquísimo,
tu culito es apretado y caliente y no voy a renunciar a hacerte mía, tu
eres mi hembra y hasta que no te de toda mi leche, no saldré de tus
entrañas, ¿quien es tu macho? pregunto, y automáticamente dije entre
sollozos tu, tu, (recordé entonces haber leído que nada somete mas a un
hombre que tener la verga de un macho encajada en el culo) … entonces
tranquilízate y has gozar a tu macho… me acariciaba las tetillas y los
costados, mientras se quedaba quieto, dejando que mi culo se acostumbrara a
la gruesa cabeza del pene, definitivamente era un experto, y yo era un
principiante que no iba a dejar escapara menos a estas alturas donde todo el
glande entraba apisonado por mi esfínter que el dolor cedió un poco y mis
gritos de sácala, sácala por favor, se hicieron mas distantes y mas
apagados, el me dijo espera ya lo peor pasó, este es el dolor del que te
hablé, falta muy poco, para que llegue el disfrute, y dicho esto comenzó
lentamente su vaivén mi culito el que se fue acostumbrando al suave culear
de pero el ardor de los pliegues rotos era fuerte, sin embargo mi dolor
interno se calmaba a pasos agigantados así seguí su vaivén y comenzó de
nuevo el avance dos hacia delante uno hacia atrás hasta que coloco la mitad
de su verga en mi estrecho agujero, luego me pidió a mi que yo lo hiciera me
libero de su trampa y permitió que mi trasero quedara con espacio para
moverme circularmente y hacia atrás, así lo hice y comencé a gozar, me decía
soy tu macho mi hembra rica, culea para tu macho, me excitaban sus palabras
y como toda una hembrita me animaba a culear mas divino para satisfacer a mi
macho así estuvimos un rato hasta que me dijo aguanta un poco que tu macho
te hará toda de el, me sujeto por mis caderas, y con un movimiento lento
pero muy firme termino de horadar mi culito virgen, yaaaaa duele papi
grite, y nuevamente las lagrimas hicieron su aparición, todo su enorme guevo
estaba dentro de mi,,,, el solo me decía, ahora eres mía, estoy todo dentro
de ti me dijo, vez que si se podía, vez que si era posible que tu culito se
comiera mi verga, allí empezó mi disfrute, me sentí lleno, completamente
lleno, sentía como sus bolas golpeaban mis nalgas diciéndome que yo era la
hembra y mi macho me estaba cojiendo, comencé a sentir muy rico y fue cuando
el dijo ahora vamos acabar juntos, me halo mas hacia fuera para que pudiera
masturbarme y me dijo, hazte la paja que tu macho te va a llenar ahora, y
así lo hice, mi culito daba espasmos y apretaba fuertemente a su invasor
cuando el me dijo viene nena, viene ahora acaba, acaba para papi, esas
palabras y las distensiones del grueso pene en mi culo me hicieron acabar
cuando sentí el primer chorro de leche caliente en mi trasero, su primer
baño de néctar masculino, eso intensifico mi orgasmo y sentía como la leche
me bajaba desde mi cerebro por la espina dorsal y salía por mi pene ,
mientras mas fluido caliente llenaba mi culo recién desvirgado, jamás pensé
que un hombre tuviera tanta esperma, sentía como si eran chorros inmensos, y
solo decía rico, rico, rico…..el aprovecho este momento para decirme tómame
completo, y metió íntegramente su guevo en mi trasero luego comenzó a
sacarlo muy lentamente, hasta que nuevamente el glande amplio mi esfínter y
salió la parte gruesa, la base del hongo, dejo en forma de tapón la punta
calcada en mi culo desvirgado para luego retirarla lentamente y dejar salir
el producto de ambos, su leche gruesa, blanca teñida con la sangre virginal
de mi ano, Me dijo voy a retirarme pero quiero que mires hacia mi, así lo
hice voltee la cara hacia el, que se coloco de lado mostrando el enorme
guevo chorreando leche con sangre y mi culito intentando cerrarse con
enormes goterones de esa mezcla blanca y rojiza, esto lo puedo narrar porque
el muy ladino había filmado todo, luego que coloco el video puede ver mi
cara con gestos confundidos de dolor, placer y arrepentimiento mi culo
sangrante dejando salir el fluido seminal y el macho que lucia muy orgulloso
el pene que acababa de desflorarme.
Me sentí mas humillado, y el me dijo, no te preocupes el video es tuyo, solo
quiero la toma final en una foto a la cual le borraré tu rostro para que
nadie pueda reconocerte, le pregunté que si pensaba mostrar esto y me dijo
ven, pasa hacia acá, como pude camine, sintiendo el dolor en el trasero y
los líquidos corriendo aun pos mis piernas abrió una especie de archivo y
pude ver al menos unas doce fotografías con la toma similar, el torso sobre
el mueble el culo desflorado chorreante de semen y sangre , el a un lado con
su enorme miembro triunfal e impregnado de semen y rojizo, era su modus
operandis, con razón todo estaba milimétricamente calculado, me llamó la
atención un joven de unos 17 años, en el que se veía mucha sangre saliendo
de su culito recién roto, le pregunte porque, me dijo que no todos los
culitos tienen igual capacidad para distenderse, y además el no quiso
colaborar y apretaba mucho, todos como tu después del dolor inicial quieren
dejarlo hasta Alli, a el le di tres buenas nalgadas, e igual no se relajo, y
sus pliegues se rompieron un poquito mas profundo, creo tambien que por su
juventud sus tejidos son mas turgentes y rompen mas fácilmente a la presión,
te diré que el vino dos veces mas y todavía en la segunda oportunidad
sangro un poco, la tercera vez vino con su “esposo” me dijo que el quería
conocer al genio que lo había iniciado, me dijo que era una verdadera
hembrita y que me agradecía haberlo hecho una hembra a todo dar… le pregunte
porque en algunos el rostro no lo habían borrado, me dijo, hay muchos como
tu, que solo querían probarlo, solo deseaban ser desvirgados y continuar su
vida heterosexual, pero otros que después de probarlo cambiaban de idea, tu
estas a tiempo, si quieres una nueva experiencia conmigo, ya sin el trauma
del desvirgamiento, el precio es que me entregues la foto para mi coleccion
sin el rostro borrado…. sino llevatela pero aca nos despedimos, otra cosa,
como ves no uso condones, porque solo tengo sexo con hombres virgenes o
desvirgados por mi, que no hayan tenido sexo con otra persona, es mi manera
de cuidarme y cuidarlos,estoy a tu orden si tienes algun amigo o familiar
indeciso, ya vez duele un poquito pero quedas satisfecho….te entiendo le
dije, voy al aseo fui al aseo y al regresar el estaba el video en el
computador y la toma de colección, el selecciono el disfuminador para borrar
mi rostro cuando le dije, no borres mi cara, imprímela, guardala y dame el
video. Quiero ver mi cara cuando regrese….. demás está decirles que tres
veces más me hizo gozar de su hermosa verga, jamás volví a ser el mismo
hombre, la hembra que llevo por dentro pide verga a cada momento, y es
insoportable la ansiedad me mata…. pero eso si ante la sociedad soy el mas
hombre de todos los hombres… viajo a otra ciudad a satisfacer mi otro yo,
mi yo femenino

Autor: Traficc

Busquedas entrantes: