Es extraño relatar lo que paso en mi vida. Nunca pensé que algo así me fuera a suceder a mí y a mi esposa, ya que ante los ojos de la gente somos una pareja muy tranquila. Para empezar con mi relato es importante mencionar que mi mujer, es hermosa, tiene unos ojos grises hermosos, un cabello radiante y es de rasgos muy finos, su piel es como un terciopelo, y entrando en detalles eróticos tengo que decir que tiene unas nalgas hermosas, con toda la extensión de la palabra, son grandes, y muy paraditas, sus piernas son gruesas y torneadas ya que ella hace ejercicio continuamente, sus pechos son de un tamaño grande, son del tamaño adecuado, sus pezones son medianos nada exagerados, el tamaño perfecto para la boca de cualquiera que quisiera mamarlos.

Llevamos una relación normal, pero eso si cuando entramos en nuestra recamara, o en cualquier lugar en el que podamos tener relaciones, nos volvemos unos locos, podemos ser amorosos y de repente pasar a algo más agresivo, pero siempre sin llegar a la violencia o a lastimarnos. Durante el matrimonio nuestra vida sexual se transformo, ella era tan mía y yo la sentía tan mía que empecé a imaginarla con otros hombres, a ella le encanta pasear en minifalda, mostrar sus piernas y sus nalgas bien pegadas a la tela, muchas veces salíamos a cenas, o fiestas e incluso en los paseos normales y yo me daba cuenta como los hombres la miraban con admiración, ciertas veces me gustaba alejarme de ella y mirar como la observaban, me excitaba el pensar que esos hombres la recorrían y la desnudaban con la mente, incluso se la cogían con la mente, mas de una vez algun hombre toco su verga al mirarla. Esta fantasía se fue convirtiendo en una obsesión, al principio, cuando teníamos sexo yo no le decía nada, solo imaginaba el que alguien mas se la cogiera mientras yo los observaba, poco a poco la comunicación se fue abriendo. Un día mientras teníamos sexo de una manera demasiado excitante le comente al oído que tenia una fantasía, y que deseaba contársela, pero que no sabia como lo tomaría. Ella me dijo que le contara que le susurrara al oído esa fantasía. Para empezar con calma, le explique que me encantaría estar sentado en una silla detrás de algún espejo a través del cual pudiera mirarla desnuda, poco a poco la fui calentándola con mi relato, le conté que parte de la fantasía era que yo saliera de viaje, como lo hago normalmente y que en ese momento en el que yo no pudiera estar con ella, le dieran unas ganas infinitas de coger, le recordé como ella se desnuda sin pudor frente a la ventana abierta, creo que le gusta la idea de ser admirada por algún vecino, es mas estaba seguro de que le excitaba que alguien la mirara y se calentara con tan solo mirarla. Seguí desarrollando mi historia, imagina que te desnudas y que en un instante mientras te miras al espejo puedes ver al vecino de enfrente admirándote, incluso ves como tiene su verga en la mano y se esta masturbando. Ella comenzó a calentarse con mí platica, y preguntó, y que pasaría después?. Tu estas tan caliente ,le dije, que volteas hacia la ventana y con una seña lo invitas a que venga a la casa, de repente él desaparece de su ventana y en menos de un minuto esta tocando a tu puerta, tu abres y él sin ningún pudor entra y de inmediato se abalanza sobre de ti, te sube a la mesa del comedor y comienza a cogerte ahí mismo, su verga es enorme y tu lo disfrutas como nunca. En ese momento ella pronuncio la palabra mágica, sí, quiero hacerlo, quiero que suceda, en ese instante como si lo hubiéramos planeado, yo me vine de una manera impresionante y al mismo tiempo ella logro su orgasmo, un orgasmo lleno de pasión y muy diferente a todo lo que nos había pasado antes. Nos recostamos y yo la abrace, le pregunte si le había gustado, ella respondió que no, yo no supe que decir, se levanto molesta y me dijo, no quiero volver a oír ese tipo de fantasías, no me gustan. Quede ahí, derramado y sin saber que decir, yo creía que realmente lo había disfrutado, pero al parecer no había sido así. Por un tiempo no volvimos a tocar el tema, nuestro sexo volvió a lo habitual, pero en mi mente siempre estaban esas fantasías. Un día mientras teníamos relaciones yo tarde demasiado tiempo, creo que llevábamos mas de una hora, ella ya había logrado tres orgasmos y yo no podía concentrarme, me pregunto que pasaba, si tenia algún problema o una preocupación, respondí que no, recuerdo que solo le dije, quiero que me vuelvas loco, quiero que me hagas venir, necesito escuchar tu voz en mi oído susurrando algo, alguna fantasía, no se, algo que me mate de placer. Yo supuse que me contaría alguna de esas fantasías que según esto tenia, una fantasía en la que llego yo y me la cojo, eso era lo de siempre solo que en lugares diferentes. Así me resigne y pensé bueno, será una cogida como la de cualquier día. De repente, comenzó a susurrar en mi oído, y me dijo, siempre me has querido ver coger con alguien mas verdad, que algún hombre me tome y con desesperación me meta su verga, pues tengo que contarte que eso ya paso. Mi cuerpo sintió un escalofrió pero no dije nada, me invadió un celo enorme, pero en ese momento me sentía tan excitado que no importo demasiado. Esta tarde me dijo, mientras tu trabajabas afanosamente en tu oficina y lleno de papeles, me fui al gimnasio como todos los días, entre a mis aeróbicos, y luego entre a las pesas, mientras me encontraba en uno de los aparatos en los que ejercito las piernas que tanto te gustan, observe frente a mí a uno de los chicos que ahí se encuentran, traía un short holgado, y una playera de tirantes, es moreno y sus ojos tienen un café brillante y claro, de repente mientras se sentó a descansar frente a mi, abrió sus piernas y comenzó a estirarlas, poco a poco y siendo precavida tome mi posición en el aparato, a través del espejo vi como el me observaba con verdadera lujuria, como admiraba mis nalgas y sus ojos me decían, quiero meter mi enorme verga dentro de esa vagina tan rica, cuando termine voltee hacia él, sin darse cuenta y por su posición, me di cuenta que cuando estiraba sus musculosas piernas dejaba ver sus huevos, realmente me excite, sin darme cuenta de que el también me estaba mirando, cuando subí mi mirada hacia sus ojos, el me hizo una seña, echo su mirada hacia abajo como invitándome a observar detenidamente, abrió las piernas y pude ver su verga, estaba parada y era enorme, la mas grande que jamás haya visto, no te imaginas como se me antojo que en ese momento no existiera nadie y acercarme a el y meterla en mi boca, mamarsela hasta que no pudiera mas, y hacerlo venir en mi boca. En ese momento y sin mas, sentí como mi verga se contraía, en mi mente podía imaginar toda aquélla situación y me vine de una manera exquisita, creo que ella se dio cuenta cuanto me gusto y como me movía con desesperación, para poderme venir aun mas, fue algo que nunca había experimentado, sentí como mi verga derramaba todo aquel semen y sin miramientos seguía erecta dentro de ella, logre lo que se llama un doble orgasmo, me vine dos veces en menos de 5 minutos. Al terminar la abrace y mis primeras palabras fueron… dime la verdad…. fue cierto. Ella respondió que no, pero que, le excitaba tanto verme enloquecido y fuera de control, que ella también se había venido. No te preocupes mi amor me dijo cariñosamente, para mi solo existes tú y nunca podría coger con alguien más. Me sentí tranquilo y disfrute del momento, en mi mente la escena fue perfecta pero el corazón siempre oprime contra el pecho ante una situación así. Dormimos muy juntos y cogimos 3 veces mas durante la noche, ya no necesite mas que el recuerdo de aquella historia tan erótica que ella me había contado. A partir de ese momento, los dos jugábamos en el mismo equipo, y así fue durante mucho tiempo, los dos nos contábamos nuestras fantasías y nos hacíamos disfrutar uno al otro. Algo importante es que nunca dentro de esas fantasías se me incluyo a mí con otra mujer, siempre era ella con otros, disfrutando de grandes vergas y manos ardientes tocando su cuerpo, pero yo nunca, mi esposa es demasiado celosa para aceptar eso, y sé que no lo disfruta, así que nunca tuvimos una fantasía de esa tipo. Paso el tiempo, un año aproximadamente, las fantasías comenzaron a aburrirme y a ella también, un día mientras teníamos relaciones le platique como cuando íbamos a alguna fiesta o salíamos a bailar ella llamaba la atención de los hombres, a ella eso le excita muchísimo le encanta sentirse deseada. Así mientras salíamos o íbamos a bailar yo le avisaba cuando me daba cuanta que alguien la miraba de esa forma, mientras bailábamos le platicaba al oído fantasías, le decía: Imagina que ahora me voy al baño y tardo un poco, y que de la mesa de nuestro lado se acercan 3 chicos a platicar contigo, y que te propusieran así sin mas ni más coger con los tres, ir a su coche y que pudieras tener tres vergas junto a ti, eso a ella le excitaba muchísimo, mas de una vez salimos del antro gracias a la calentura que estábamos viviendo y lo hacíamos en cualquier parte, incluso yo hacia el papel de los tres, metía mis dedos por su vagina mientras me la mamaba, y con mi otra mano le metía los dedos en el culo, no imaginan cuanto le excita eso a ella. Un día después de cenar, y disfrutando de nuestro 5to aniversario, tomamos unas copas de mas, ese día saque todo, le dije que no aguantaba mas que quería llevarlo a la practica, que moría de ganas por verla cogiendo, con otro, por ver su cara de gozo cuando se la metieran por atrás. Esa noche termino en discusión, ella se molesto y me dijo que lo estaba llevando demasiado lejos, que le daba miedo, que las fantasías son eso, solo fantasías y que llevarlo al plano real era demasiado para ella, intente tranquilizarla, sabia que tenia un poco de razón, y como siempre lo tome con calma, tienes razón le dije, es demasiado, pero que te parece esta idea. Esa idea es la que a continuación relato y la cual llevamos a cabo. Una semana después, baje de mi oficina y me dirigí al bar de samborns que esta en reforma en la cuidad de México, entre y me senté en la barra, pedí un wisky, mi bebida favorita, escuche la música y trate de calmarme, algo sucedería y yo lo sabia. De pronto como lo habíamos planeado ella llego, preciosa, con su pelo suelto, una blusa entallada de lickra y una minifalda, pero en serio mini mini falda negra, sus piernas lucían hermosas, sin medias, los contornos de sus muslos brillaban con las luces, era toda una diosa, se sentó en una mesa no muy alejada de la barra, pidió un martíni, prendió un cigarro y empezó a mirar a su alrededor, yo sabia por experiencia que ese bar era muy visitado por hombres solos o algún grupo de amigos, muy pocas parejas, y en el tiempo en el que yo lo había visitado muy pocas veces había visto a una mujer sola, y las pocas que llegaban siempre eran asediadas por diferentes hombres, así que el plan se realizaba a la Perfección, en menos de quince minutos se le acerco un hombre, como de unos 45 años, bien vestido, pero no era su gusto yo lo sabia, platico unos minutos con él y luego el se retiro, no sin antes observarla y comérsela con los ojos. Paso un poco mas de tiempo, muchos la miraban con un morbo indescriptible, como podía estar una mujer tan hermosa sola en un bar. Junto a mí había un joven, de unos 30 años, bien parecido y por su facha se veía que gozaba de una muy buena posición económica, le hice la platica, yo sabia que a ella le encantaría charlar con él, así que le dije, oye tu también vienes solo, me respondió que si, después de unos minutos de platica normal, le hice notar a mi mujer, le dije ya viste a esa niña, que daría yo por ligármela. Por que no le mandas una copa le propuse, creo que a ti si te haría caso, yo mejor no me arriesgo creo que es demasiado para mí, seguramente no le voy a gustar.

Él la volvió a mirar, llamo al mesero y le pregunto que estaba tomando, el mesero respondió que un martíni, llévale otro y dile que yo la invito le dijo. En cuanto el mesero llego con la copa a su mesa él me miro y me dijo, pues a ver que pasa. Le pidió permiso para acompañarla, ella dijo que si, haciéndose un poco del rogar, platicaron y el se acercaba a ella provocativamente, le tomaba de la mejilla y le decía secretos de los cuales ella se reía, desde mi lugar todo se veía perfectamente, el de vez en cuando ponía su mano en la rodilla de mi esposa queriendo insinuarle algo mas. Platicaron un poco, y después de 15 min. El se retiro, llego a la barra y pidió una copa. Es muy apretada me dijo, hice el intento pero no se dejo, creo que no desea a nadie en este momento. Que extraño le dije, tal vez no eres su tipo…. sabes algo, lo voy a intentar ahora yo, veremos que sucede, el que no arriesga no gana. Me levante y fui a su mesa, platicamos unos minutos mientras él nos miraba, actuábamos como dos desconocidos, empecé a acercarme a ella y empezó a ceder, me dijo que estaba muy excitada, que los dos hombres que se habían acercado a ella eran unos caballeros pero que le habían propuesto una noche de pasión. Comencé a besarla ante la mirada incrédula del tipo de la barra y de todos los que ahí se encontraban, empezamos a cachondearnos y yo le tocaba las piernas. Mi esposa me dijo, no aguanto mas quiero que me cojas en este instante, me levante y fui hacia la barra, pedí la cuenta y le dije al joven, creo que yo si soy su tipo, hoy voy a cogerme una hembra deliciosa. Él pidió su cuenta también y me dijo vaya, que buena suerte, parece que te ira bien. Salimos del bar hacia el estacionamiento, yo me di cuenta que él nos seguía y se lo dije a mi esposa, cuando llegamos al 3er piso nos acercamos a mi coche el nos miraba desde las escaleras, comencé a besarla y a meterle mis dedos en su vagina, estaba mas húmeda que nunca, ella sabia que nos estaban mirando y eso le gustaba. Abrí la puerta del coche en ese instante él desapareció de la escalera, pensé que se había resignado. Encendí el coche y baje por la rampa, en ese momento salió ante nosotros un automóvil precioso, era un BMW negro, precioso él pinché coche, digo yo no estoy tan jodido pero ese coche si me mata al mío. Según él, el encuentro fue fortuito, pero sé que lo hizo a propósito como dándole a entender a ella que se había perdido no solo de un coge delicioso sino también de un tipo con mucho mas dinero que yo y que le podía dar mas de lo que yo pudiera ofrecerle. Nos sonrió y arranco estrepitosamente, nosotros nos dirigimos hacia el motel más cercano y ahí yo le conté mi fantasía, le dije lo poderoso que me había sentido al ver que esa mujer era mía y que ningún pendejo me la podía quitar, ella se excito muchísimo, pero no como antes, así que le dije, te imaginas, cierra los ojos, se te antojo ese tipo verdad, ella respondió sin miramientos, la verdad es que si, cuéntame que hubiera pasado en este instante, cuéntame como me hubiera cogido. Yo comencé mi historia, pero ella me interrumpió y formo su propia fantasía, se excito demasiado, tuvo un orgasmo múltiple como ella lo nombra y yo, hice a un lado cualquier tipo de pensamiento y me deje llevar por el momento. Tal vez pensaran que la historia termino aquí, pues tengo que decirles que no, ahora es cuando las cosas se pusieron más candentes que nunca. Un fin de semana después de ese encuentro, y después de una semana en la cual cogimos en toda la casa, yo tuve que salir de del DF. Ya que ese sábado yo tenia que un viaje a Guadalajara, un problema de tipo familiar me hizo tomar la decisión de buscar un vuelo urgente a esa ciudad, para ese entonces yo estaba muy caliente, intente sacar mi vuelo para el viernes pero nos se pudo, el Miércoles recibí una llamada de algunos amigos de mi generación de la universidad, me propusieron salir el viernes, y ahí se desato todo. Yo le mentí a mi esposa diciéndole que saldría el viernes en la tarde hacia Guadalajara y que regresaría el domingo, y planee con mis amigos salir a un table dance, ponernos hasta la madre y por que no darme un lujito y aventarme un privadito con alguna chica. Como sabia que si a mi esposa le comentaba mis planes se enojaría, pensé, una mentira piadosa, ya me hace falta mamar otros senos y tocar otras nalguitas. rnLlego el tan ansiado viernes, mi esposa se ofreció a ir conmigo pero le dije que no era necesario, que mejor se quedara a atender su consultorio.

Ella no puso mayor resistencia, creyó en mi y me dio la bendición. El vienes a las 7 :30 de la noche salí de mi oficina, el punto de encuentro era el bar de samborns de reforma, ahí me vería con mi bola de amigos para irnos a parrandear, la cita era a las 8.30, pero como yo ya no tenia trabajo, pues decidí llegar antes y tomarme unos alcoholes para darme valor. Llegue a las 7.40 aprox. , nadie había llegado, entonces, me senté en una mesa en un rincón del bar, por miedo a que alguien conocido me viera y le contara a mi preciosa esposa que yo estaba en la ciudad. De lejos y con algo de impresión logre ver hacia la barra, ahí estaba el tipo del BMW, como siempre al acecho de alguna mujer. A las 8.00 en punto pedí otra copa, y en el instante en que el mesero me la traía 8.05 aprox., me lleve el susto de mi vida, mi esposa entro por la puerta del bar, con una minifalda volada, y por si fuera poco con una abiertita al lado derecho, pero como carajo, ya me cacho pensé, seguramente llamo a la oficina y la pendeja de la secretaria le dijo que yo salía mañana, pero por que vino aquí, que pasa. La observe, mire como se sentó en una mesa alejada de mí, en ese instante reaccione y cuando estaba a punto de pararme e inventarle algún cuento de esos increíbles, como de la nada el joven BMW se le acerco. Me quede pasmado, en cuanto la saludo me di cuenta de todo, ella fue a ese lugar pensando que yo no estaba en la ciudad y con el fin de encontrarle, el se sentó, yo observaba desde la mesa, sin mas ni más, le empezó a tocar las piernas, ella cedía sin pudor, la besaba, la acariciaba. Quise pararme pero no pude, de alguna forma lo estaba disfrutando y me invadía la duda de a cuanto seria capaz de llegar. Tomaron una copa, mire mi reloj eran las 8.20, pidieron la cuenta y salieron juntos de la mano, pedí mi cuenta de inmediato y los seguí hasta el estacionamiento, mientras subían las escaleras él la tomaba de la cintura, mas de dos veces se detuvieron y Cachondeaban como niños de prepa, en todas las oportunidades él le agarraba las nalgas, la besaba en el cuello y en los senos, los seguí hasta su coche, ahí, el paso por detrás de ella para abrirle la puerta, como el espacio era reducido aprovecho el muy carbrón para dejarle sentir su verga bien parada entre sus nalgas, antes de abrir, la tomo por detrás y le levanto la falda, ahí en pleno estacionamiento estaba mi mujer con ese pendejo, mire como bajo su cierre y se saco la verga, hizo a un lado la tanga de mi esposa y le dejo sentir su verga, a lo lejos no pude distinguir bien, pero note que el tipo estaba bien dotado. Se la metió ahí, en ese instante, mire la cara de placer de mi esposa, estaba que se volvía loca, algo le susurro al oído, el saco su verga de ella y abrió la puerta, seguramente le dijo lo mismo que a mi tantas veces, muero por cogerte y volverte loco. Subieron al coche, yo subí las escaleras rápidamente para buscar el mío, tenia en mi el morbo de saber a donde irían. Salí del estacionamiento, ya no los vi, acelere al máximo tomando paseo de la reforma, de repente ahí estaban, delante de mí en una luz roja, él besando a mi mujer, su mano derecha se veía estirada hacia sus piernas, seguramente estaba metiendo los dedos en esa vagina jugosa y lubricada. Los seguí por el paseo, tomaron hacia el periférico, había mucho trafico como es normal un viernes en México, yo iba justo detrás de ellos cuando mire como me esposa se recostaba hacia su verga, con tanto trafico seguramente decidió entretenerse y mamarcela ahí mismo, en mi mente pasaban las imágenes de cómo ella se metía en su boca esa gran verga, seguramente la estaría chupeteando, y mordiendo como lo hacia conmigo. No lo sé pero me imagino que se vino en su boca, ya que en un momento el se inclino y movía la cabeza fuertemente, seguramente dejo que su boca se llenara de su semen. Tomaron rumbo hacia Satélite, hacia allá existen muchos moteles, que lastima pensé, ya no eran celos, puedo jurar que con lo que había visto me hubiera venido con solo un roce de mi mano. De pronto, sin darme cuenta, estábamos muy cerca de mi casa, de nuestra casa, y efectivamente, en unos cuantos minutos ella abrió el garaje de la casa, no tuvo que bajarse ya que a través de un control podía abrirse esa puerta.

Metieron el coche, yo estacione el mío a unos metros, la puerta se cerro. Me acerque con cuidado y por la orilla del portón logre ver como él le metía la verga mientras ella estaba sentada en el cofre del coche, pararon y ella lo tomo de la mano, así, como una puta que lleva a su cliente al cuarto de un hotel, entraron a la casa. Espere unos minutos, y abrí la puerta muy despacio, escuche como subían las escaleras, espere un poco mas y abrí la puerta principal, al entrar a la casa, podía escuchar sus gemidos, me deslice a poco por las escaleras, muy cuidadosamente para no ser escuchado, cuando llegue al pasillo que lleva a los cuartos, escuche su voz gritando desesperadamente, cogeme, cogeme, quiero tenerte dentro, quiero que me hagas tuya, vamos no me hagas sufrir mas, métemela ya. El tipo le decía, espera, quiero disfrutarlo, quiero escucharte pedirme que te la meta, algo me excito como nunca en ese momento, escuche la voz del joven que le decía, dime que eres una puta, dime que quieres mi verga completa. En ese momento estuve a punto de interrumpir de súbito, me molesto que el estúpido ese le dijera eso a mi esposa, me pare y cuando estaba a punto de entrar escuche la voz de ella que decía… si, soy una puta, soy una puta, cogeme cogeme ya, no puedo mas, me acerque un poco mas y logre ver desde las escaleras todo el acto, ella le pedía desesperadamente que se la metiera, el rozaba sus labios vaginales con la punta de su verga, nunca la había visto tan excitada, me senté en la escalera y me saque la verga, no podía mas, comencé a masturbarme, ella estaba completamente desnuda pero con sus zapatillas puestas, no te las quites dijo el, las putas no se quitan las zapatillas, Se arranco la camisa se bajo el pantalón y la puso de espaldas, así en cuatro, y la tomo de los cabellos y comenzó a besarle el cuello, ella seguía gritando creo que se vino, así sin ser penetrada, en ese instante, el dejo ir su verga hasta el fondo de ella su grito fue ensordecedor, nunca antes había gemido así, el bombeo en ella por unos 5 min., y después algo que yo nunca había hecho, mientras la penetraba metió sus dedos en la vagina, si, no se la estaba cogiendo por el culo, se la estaba cogiendo por la vagina y con todo y esa verga enorme que le estaba metiendo el muy cabron también le metió los dedos, ella gritaba sin parar, su cuerpo parecía estallar, ahí si estoy seguro que tuvo un orgasmo, gemía demasiado y muy rápido. El paro, y con mucha fuerza la volteo, le abrió las piernas y ataco hacia su vagina, volvió a jugar con la punta y de súbito se la metió, después, la tomo de las pantorrillas y junto sus piernas ala altura de su rostro, yo veía como aquella verga entraba y salía, a veces rápido a veces lentamente, se la cogió así como por 10 min., y después la puso de costado, pero el no se movió, se la estaba cogiendo de lado, ella volvió a lograr un orgasmo, estaba loca loca por esa verga jugosa. Mientras tanto yo me seguía masturbando pero me tomaba mi tiempo, quería venirme al mismo tiempo que él. Ahora le dijo ven acá, el se recostó boca arriba y le dijo móntate, quiero ver como te mueves, quiero saber si realmente eres una buena puta, ella ya en un son de rivalidad, se subió en él y comenzó a moverse hacia atrás y hacia delante, él le tomaba las nalgas y las tetas, con sus manos tomaba fuerte su cadera, la acariciaba y en momentos la nalgueaba, se escuchaba el sonido de sus manos contra sus nalgas, ella no paraba de moverse, el empezó a llegar al final, y ahí ella tomo el control, tranquilo le dijo, yo soy una puta, pero de las buenas, no es nada mas así, comenzó a mamarle la verga, lo succionaba fuertemente, y cuando iba allegar al final le mordía la punta, eso hacia que el se retrajera y no llegara al final, ahora si le dijo ella, muérete de placer, ella lo monto de espaldas hacia su cara, yo sabia que así la verga siente un roce intenso, ella me lo enseño, se movía fuertemente, él trataba de pararla pero no pudo mas, cuando escucho el primer gemido del joven salto de su lugar y puso la boca en su verga, se veía como el se movía fuertemente, como con contracciones, estoy seguro que nadie en este mundo se lo había hecho así, el dejo venir su semen es su boca, ella tragaba y tragaba y seguía succionando hasta que el dijo ya no puedo mas, esa es mi hembra pensé, por mi parte yo también ya me había venido, el se quedo tendido en la cama, tal vez pensando en quedarse un poco mas y recuperase para seguir cogiendo. Ella le ofreció un trago de vino blanco y le dijo vístete, esto ya se termino, camino hacia el baño y se puso una bata, no puedes quedarte le dijo, estoy cansada y quiero dormir, el agarro su ropa y empezó a vestirse, yo baje las escaleras cuidadosamente y salí de las casa, no pasaron ni 3 min., cuando se abrió la puerta del garaje, su coche salió y se extinguió en la oscuridad. Yo los observe todo y regrese a mi auto, no podía mas estaba demasiado caliente, quería cogerme a mi esposa, así que espere y arranque el coche, abrí la puerta y como si nada entre a la casa, subí las escaleras y escuche la regadera, me desvestí y entre en el baño, cuando abrí el cancel ella pregunto, quien es? Yo respondí, quien más, tu marido, o esperabas a alguien más. No amor como crees respondió. Me acerque a ella, aun se percibía el aroma de su sexo y su cuerpo estaba caliente. Esa noche y hasta ahora hemos cogido casi todos los días, de vez en cuando yo me invento algún viaje para que ella se pueda ver con su amante, y coger sin parar. Ahora, ella trae una camioneta mercedes, dizque del fruto de su trabajo, pero yo sé que gracias a las cogidas que le mete a su amante se ha ganado eso.

Autor: gz3g51
[email protected]

Busquedas entrantes: