HOLA UNA VEZ MAS, SOY SU AMIGO CENTAURO RELATANDO UNA VEZ MAS ESAS EXPERIENCIAS QUE DEJAN UN SABOR DE BOCA……… RICO, ESTE ES LA HISTORIA DE UN AMOR LEJANO, PERO NUNCA IMPOSIBLE

Esto es parte de una experiencia que me paso hace dos semanas con una hermosa mujer, que siendo sincero nunca me espere que fuera tan especial, tengo 23 años soy de México y hace exactamente dos semanas me sentía muy solo y triste, entre al chat y me metí a una sala de contactos de todo el mundo de habla hispana, tuve la gran oportunidad de encontrarme con muchas mujeres, pero hubo una mujer de nombre ARLENNE la cual me llamo mucho la atención por su forma de expresarse, por su forma de pensar, me comento que tenía 20 años y que vivía en Santiago de Chile, entre muchas cosas también me dijo que no la dejaban salir muy seguido porque sus papas la cuidaban mucho ya que es la única mujer de tres hermanos, he ahí que me empezó a provocar una sentimiento de quererla conocer ya que me decía que nunca había podido tener novio y que incluso nunca había recibido un beso; eso me emociono y la verdad me puso un poco loco al saber cómo era, se describió diciendo que tenia cabello medio largo y ojos muy expresivos color café claro, que era un poco llenita pero que tenía una parte de su cuerpo que le gustaba y después de insistirle para que me dijera que parte de su cuerpo le agradaba mas, me dijo lo que era “sus senos” al describirlos y leerlo me entro un hormigueo por todo mi cuerpo, sentí que me calentaba desde mi cabeza hasta abajo con el solo hecho de imaginarla, la plática con ella fue algo indiscreta y sin ningún temor se me metió la locura de quererla conocer, yo trabajo en una empresa donde continuamente hacemos viajes y justamente a la semana siguiente de conocerla me dieron tres opciones para salir, el primero fue Cuba, el segundo fue Argentina y el tercero para mi gran sorpresa fue Chile, por supuesto que elegí mi ultima opción ya que después de una semana de platica ya estaba muy entrado con ella que incluso me hiso tener sueños eróticos donde me imaginaba tenerla en mi cama como yo quería.
Al fin llego mi día de salida y un día antes de partir le dije que iba a viajar a conocerla, ella sorprendida se inmuto por un momento y luego la convencí, acordamos que fuera por mí al aeropuerto después de realizar un plan maquiavélico para que ella engañar a sus papas y así pudiera salir pero que creen, así fue, después de unas horas ya estaba yo en Santiago, la capital de Chile.
Me dijo que iba a llevar puesto un vestido rojo, con el cabello suelto y que me iba a estar esperando; ella no me vio al salir a la sala de espera, estaba parada en la puerta de salida y la reconocí por el vestido que me dijo que traería, y cuál fue mi sorpresa, que ese vestido era el pase a la gloria, un vestido corto, arriba de las rodillas, con tacones altos, cabello suelto de lado, con una parte de su cuello descubierto, al frente se reflejaba en una pared metálica su gran escote que mostraba a la perfección sus hermosos senos con una imagen muy peculiar en uno de ellos, había un delfín hermoso y ese tato, me éxito aun mas, tanto que por mis pantalones se empezaba a ver la reacción que Arlenne provocaba en mi, ARLENNE esa mujer de 20 años no se apartaba de mi mente, me acerque con cautela a ella por la parte de atrás, deje mi maleta a un lado y con ambas manos la tome de la cintura, ella acento con un suspiro y un erótico “aaaaaAAAaaaaaa”, la acerque a mi cadera para que me pudiera sentir y como un lobo con hambre me atreví a besarla del cuello y a tomarla más fuerte de su cintura, allá paso la mano por detrás de sus pompis y alcanzo a rozar con su mano mi pene que ya estaba despertando, la volteé y al verla a su rostro la tome en mis brazos y le di con suavidad un tierno beso en su mejilla, otro más cerca de su boca y como no se movió ni se quito, me atreví a darle otro mas pero en sus labios carnosos, mire de reojo su escote y me prendí aun mas, sus pechos estaban a merced de mi antojo y mi satisfacción, no cruzamos palabra alguna solo nos besábamos y nos deteníamos a mirarnos y otra vez nos besábamos con más intensidad, ella se empezó a agitar y al darme un último beso en la boca sentí su calor muy elevado, mis besos y las caricias de mis manos ya la estaban prendiendo un poco.
Cuando me di cuenta, la gente nos estaba mirando, incluso el personal de seguridad por lo que decidí decirle al oído “Es momento de pisar el paraíso y compartir nuestros cuerpos para formar uno solo, permíteme poseerte y ser tu primer hombre, permíteme tratarte como lo que eres, como mi Reyna y darte lo que me pidas cuando lo desees, acompáñame” Ella se me quedo mirando y con una sonrisa muy tierna y coqueta me tomo de la mano, tome con la otra mano mi maleta y nos dirigimos a un taxi de la zona, ella no sabía que yo mañosamente había hecho reservaciones en un hotel de la ciudad, el IMPERIAL, donde también mañosamente, pedí que a mi llegada, ya hubiera una botella de buen licor (WILLIAM ROSS) y claro que si, un enorme adorno de rosas
Ella confiada y temblando me acompaño al taxi donde pedí que me llevaran al Imperial de una forma insistente y tratando de apresurar al chofer, al verla sentada y ver como su vestido se recorría en sus piernas dejándome ver más de ellas y al ver que ella no hacía nada para detenerlo pero viendo que mis ojos estaban puestos en sus piernas y en cómo se recorría poco a poco ese vestido, con mis mano derecha decidí ponerla en una de sus piernas y rozarla con delicadeza, con la yema de los dedos recorría poco a poco su pierna, cada vez más arriba y ella haciendo pequeños gestos de placer, de algo nunca antes sentido y haciendo unos gestos trémulos, nerviosa y cerrando un poco sus ojitos y abriéndolos de nuevo, decidí que ese día, se convertiría en el más esperado de su vida y que no se daría cuenta de cuando callera la noche y amaneciera de nuevo porque estaba dispuesto a no dejarla descansar ni un solo segundo.
Llegamos al Imperial y al bajar le di mi mano, ella la tomo, bajo una pierna primero y despacio bajo la otra, como dejándome ver el lugar que estaba yo esperando desde que la conocí pero a la vez denotaba en su rostro una expresión de sensualidad y timidez mesclada en una mujer virgen pero con deseos.
Pedí mi habitación, el mozo nos acompaño con la maleta, llegamos a la habitación, abrí la puerta, el mozo dejo la maleta, nos dio la bienvenida, ella paso tímida pero con paso firme viendo la decoración, con un caminar que gritaba que se iba a entregar a mi he iba a ser solo mía, pase detrás de ella, saque un billete y se lo di al mozo pidiéndole de favor que saliera pronto y que no hubiera ninguna interrupción; ella voltio y se me quedo viendo, empezó a temblar un poco mas y su rostro se ponía rojo, como de pena, me acerque y puse mis manos sobre su excitante cadera, subí las manos hasta su espalda acariciándola y despacio las fui bajando, llegue una vez más a la cadera y la vi a los ojos, baje muy despacio mis manos sobre su trasero suave y firme, ella solo cerraba un poco sus ojos y suspiraba, con mis manos podía tocarla desde la cintura hasta sus piernas sin temor, ella vio el ramo de rosas y se separo, las fue a oler y me dijo que tenía que entrar al baño, en lo que ella entraba, agarre un ramo y lo deshoje sobre la cama, sabanas blancas con un toque de rojo carmesí, puse el stereo y coloque mi Ipod con música sensual especialmente escogida por mi antes de salir de México, de esa que crea mucho ambiente y prende los sentidos, me acerque a la puerta del baño y al abrirla ella, la sorprendí con una rosa en mi boca tomándola de la cintura e inclinándola como si estuviéramos bailando blus o algún tango, con la otra mano tome la rosa y con los pétalos la pase rosando sus senos, la marca de sus pezones traspasaba ese vestido delgadito y el calor iba en aumento, la enderece, la cargue en brazos y la lleve hasta una orilla de la cama, la puse de pie y con los pétalos de la rosa, le retire un tirante de su vestido el cual callo un poco pero fue sostenido por sus hermosos pechos los cuales no podía dejar de ver, retire el otro tirante de su vestido y callo un poco más, ella estaba muy nerviosa y colorada de su rostro por que tenia pena, trataba de hacer que ella se sintiera especial, ya que eso era en ese momento para mí como hasta ahora, ella hacia como que se subía el vestido pero a la vez no, cuando cayó el otro tirante me acerque y la tome de las manos, la senté sobre la cama, empecé a besar su cuello y baje con agilidad hasta la parte superior de sus grandes senos, con los dientes tome la orilla del vestido y lo baje poco a poco, pude ver con claridad como sus pezones muy bien paraditos brotaban uno y luego el otro del vestido, valla que esos senos eran muy grandes y ricos, me fascinaron, me ponían loco, y ahí fue donde mi pene no pudo más y de lo excitado se puso más duro que al principio, ella lo noto y se quedo mirando; la pare y el vestido se sostuvo con sus caderas, con mis manos lo baje un poco y solito resbalo hasta llegar al piso, ella traía un hilo dental que me acabo de enloquecer, ella temblaba mucho pero estaba excitada; con mis dos manos y encado pase mis manos desde sus senos hasta sus caderas, tocando cada centímetro de su cuerpo, pude pasar una mano tocando su tanguita de hilo dental y la pude separar un poco para verla mejor, ella estaba muy agitada, con las dos manos le separe un poco las piernas y le logre bajar a media cadera su tanguita, la tome con la boca y la termine de bajar, su vulva rasura dita, estaba brillosa, veía que un liquido transparente salía de él, estaba súper mojada, su aroma era riquísimo y excitaba aún mas mi pene, pase mi mano por su vulva muy despacio y toque su clítoris, sus piernas se doblaban un poco así que decidí ponerme de pie y le pedí que me quitara la camisa, así lo hiso, le dije que me desabrochara el botón del pantalón y así lo hiso, con sus manos temblando pero lo hiso, el bulto que hacia mi pene se denotaba muy marcado sobre mi trusa, le pedí que me tocara y con sus manitas empezó a acariciarme, desde mi pecho hasta mi pene, le dije que me bajara poco a poco la trusa y ella empezó a ver como se iba asomando la cabeza de mi pene que ya tenía muy duro solo de verla desnuda, ella se le quedo viendo y al bajarlo por completo mi pene se dejo ir hacia adelante quedando apuntando hacia su rostro, ella lo miro con sus ojitos inocentes y me voltio a ver, le sonreí y me mordí el labio, y le dije que lo tomara en sus manos.
Uuuuuuuuuf que ricura, sus manitas calientes lo tomaron y lo apretaron un poco haciendo un movimiento hacia arriba y hacia abajo, le dije que acercara su rostro y ella supo lo que yo quería, al principio se negó un poco pero despacio se fue acercando, primero le dio un besito en la puntita de mi pene, empezó a saborear mi liquido pre eyaculatorio, abrió un poco mas su boca y metió la cabecita de mi pene en ella, la empuje con dos dedos desde atrás de su cabeza tratando de meter más mi pene en su boca y lo logre, ella estaba chupando mi pene, lo que más anhele ya lo estaba haciendo, lo metía y lo sacaba de su boca de una forma muy rica, así paso un rato que se me hiso la pura gloria y decidí hacerla sentir lo que sentía en ese momento, la levante y la bese en la boca, la recosté sobre la cama y me cerro sus piernas, ella ya sabía lo que iba a hacer así que decidí abrirlas con mi cabeza y sin oponer resistencia las fue abriendo, quedo con sus piernas abiertas mostrándome la entrada al paraíso, podía ver con la luz su vulva, con mi mano la abrí un poco y pude ver sus labios vaginales y un poco más arriba esa ricura de clítoris, con sus fluidos moje mis dedos y le sobe de forma circular ese clítoris que ya estaba muy durito, ella soltó un gemido bastante fuerte, uno de gran placer, eso hiso que me acercara y la empezara a chupar, con mi lengua recogí todos sus fluidos hasta llegar a su clítoris, ella estaba muy caliente y excitada, cada vez que lo chupaba ella me tomaba de la cabeza y me apretaba a ella, me tomaba de mi cabello y lo jaloneaba hacia abajo, movía su cadera y agitada hacia con mucho ritmo sonidos muy peculiares que decían “aaaaaaaa, uuuuuu, que bien, si, si ,siiiiiii, así bebe, asiiiiii, anda, no pares, sigue papi, guau que rico, sigue y no pares, que estoy sintiendo más rico, aaaaaa, aaaaaAAAAA, AAAAAA, A¡A¡A¡A¡A¡A¡A¡A¡A¡A¡A, oooooooooooooooooooo, siiiiiiiiiiii, HAAAAAAAAAAAAAAAAA¡¡¡¡¡¡¡”, en ese momento ella tuvo su primer orgasmo, sus fluidos crecieron y chorrearon sobre las sabanas blancas, la tome de las manos y la pare, ella no se podía sostener mucho.
Sus piernitas temblaban, la enderece y la tome de una pierna, la subí a mi cadera y por debajo de su pierna tome mi pene súper excitado y lo coloque en la entrada de su vagina (EL DOMADOR), lo empecé a meter y mientras ella estaba parada en un solo pie, yo la sostenía pegándola a mi cuerpo, mi pene se topo con una barrera un poco dura y su rostro torno un síntoma de dolor, le dije que me dijera si le dolía mucho para hacerlo más despacio y ella con su rostro me dijo que no y con palabras me dijo, “sigue”, mi pene me empezó a doler un poco pero no me importo, al tratar de meterlo más fuerte sentí que algo se rompió y al pasar eso ella soltó un grito y de sus ojos salió una pequeña lagrima, mi pene empezó a entrar y salir con más facilidad, ella sola provocaba que se lo metiera despacio y lo sacara con mucho ritmo y al compas de la música, le dije que pasara por detrás de mi cuello sus manos y con mi otro brazo le pedí que se montara bien (MONTANDO AL AIRE), yo quede parado y ella quedo en el aire, cargándola y con mis brazos haciéndola hacia arriba y dejándola caer sobre mi pene que ya tenía dentro, ella solo hacia:
-ARLENNE “AAAA, AAAA, AAAA”
-SALVADOR “oooooooo ARLENNE, que bien, estas muy apretadita amor, uuuuuuuu, que rico se siente como la recibes, me gusta mucho”
-ARLENNE “si, si, si, más duro, a mí también me gusta”
-SALVADOR “pídeme lo que quieras, así, así te gusta corazón”
-ARLENNE “siiiiiii, siento que me vengo, me vengo”
-SALVADOR “vente mi cielo, quiero que aprietes mi pene con tu vagina, vente bebe, disfrútalo como yo”
ARLENNE “siii, ya me vengo, así, mira, siiiii, me estoy viniendo, siiiii, aaaaaaaaaa, aaaaAAAAAA, AAAAAAAAAA, A¡A¡A¡A¡A¡A¡A¡A¡A¡A¡A”
SALVADOR “oooooooo si ARLENNE, que rico se siente, que rico aprietas mi pene, ooooooooo, siiiii, que rico”
Ella quedo muy cansada y la recosté sobre la cama, ella había tenido su segundo orgasmo, esta vez con mi pene dentro, la recosté sobre la cama y saque despacio mi pene de ella, la recosté y la puse en cuatro (CHIVITO AL PRECIPICIO (quien le puso ese nombre???)), ella me dejo al aire su hermoso y frondoso culo, pidiéndome que estuviera adentro otra vez, me puse detrás de ella y puse la cabeza de mi pene en su vagina una vez más, le dije que si estaba bien y ella me dijo que si y pronto le metí todo mi pene en su vagina apretadita, ella solo grito de placer, podía ver de una forma majestuosa como entraba y salía de ella, con una mano le di una nalgadita mientras que con la otra la tomaba duro de su cadera y la azotaba hacia mí con fuerza metiéndome en ella muy duro y luego muy despacio, agarraba los pétalos de rosa que estaban sobre la cama y los ponía en su espalda, con una mano le alcance su cabello y lo enrede en mi mano, haciéndole jalones no muy duros pero obligándola a que no me dejara salir de ella, le arremetía muy fuerte y a veces muy despacio, ella estaba sudando al igual que yo, la luz que entraba por el ventanal hacia que su cuerpo brillara igual que el mío, con las dos manos la tome de la cadera y empecé a darle con mas ritmo, una y otra vez, mi pene aun no quería parar, quería mas y mas, me estaba deleitando con lo apretadito de su vagina, pude ver de reojo que sobre la sabana había quedado un poquito unas gotitas de sangre y un pedacito como de piel (SU HIMEN) eso me éxito aun mas, me salí de ella y me senté sobre la cama, le pedí que se sentara sobre mi mientras la penetraba otra vez, quedamos en una posición perfecta (FLOR DE LOTO) probamos sus variantes, (FLOR IMPERIAL) con sus dos piernas hacia arriba, ahí sentí penetrarla mucho más profundo y eso paso, ella decía que sentía riquísimo, no deje de meterle mi pene una y más veces.
Luego de eso la recosté boca arriba (MISIONERO) me recosté sobre de ella y la empecé a penetrar mas y mas rápido, sus piernitas las estaba agarrando ella y me las abría mas, que ricura verla así, era maravilloso, no dejaba de meterme en ella, salí despacio y al verla abierta, con sus fluidos empecé a empapar su ano, ella me dijo que no, de forma tímida, le dije que si no le gustaba que parábamos y ella no dijo mas, la empecé a frotar mas y metí un dedo despacio por su ano, ella solo se encorvo hacia atrás, la estimule mas y mas hasta que sentí que ya estaba preparada y puse en la entrada de su ano la cabeza hinchada de mi pene, la empecé a meter y ella hiso cara de dolor, le dije que si quería que parara y me dijo que no, me sorprendía que rico se sentía, la desvirgue por ambos lados, la empecé a meter mas y mas rápido hasta tomar un buen ritmo con ella, con mis dedos le estimule su clítoris y empezó a sentir mas y mas rico, se empezó a agitar mucho y de pronto solo escuche un grito que hasta los vecinos pudieron escuchar de seguro, ella tuvo otro orgasmo y yo ya estaba por venirme, le dije que a donde quería ella que me viniera y ella me dijo que a donde quisiera, saque mi pene de su ano y lo metí en su vagina de un solo tiro, di cada vez más duro, la veía que sus ojitos estaban casi en blanco, eso me dio el pase culminante a que me viniera y por fin la bañe con mi leche, la inunde de semen, ella sentía mi liquido caliente dentro de sí, fue el orgasmo más largo de mi vida, duro muchísimo y como nunca, parecía que ella me absorbía muy fuerte, sentía chorear dentro de ella de una forma tremenda, el cansancio me derribo y a ella también, el ventanal nos mostraba en ese momento un atardecer muy romántico y erótico, ella desnuda, yo desnudo, nos levantamos, nos bañamos el uno al otro, pude acariciar, chupar, besar, sobar, apretar cada parte de su cuerpo, era toda para mí, como yo era todo para ella en ese momento, nadie existía, le propuse quedarnos juntos toda la noche y ella acepto ya que la mentira que le dijo a sus papas era que se iba a quedar a dormir en la casa de una amiga, pedimos de cenar al cuarto y desnudos de noche, los dos solos, empezamos de nuevo, no podía dejar de hacerle el amor a ARLENNE, esa linda mujer de 20 años y no podía dejar de ver ese delfín y de pedirle que fuera mía una y otra vez, el estar dentro de ella fue riquísimo, no quería salirme nunca, la inunde de mi semen más de tres veces y ella logro venirse muchas más, fue una noche como nunca.
P.D. Esta historia esta nuestra ARLENNE y SALVADOR, esto llegara hasta donde tú quieras mi amor, eres la mujer que me ha robado por completo mi atención y mi alma, te adoro.
Durante toda la semana estuve saliendo con ella mientras estuve ahí, salíamos a comer, pero antes de salir del Imperial al otro día le dije que si nos veíamos otra vez, que se viniera de una forma muy cómoda, pero sin ropa interior y así lo hiso, nos dimos el gran placer en el cine, en un restaurant, un poquito en el parque, en el jacuzzi, en el hove del hotel, y así paso hasta que regrese a México, aún tengo contacto con ella y la promesa de regresar de nuevo, y que pase lo que desde allá arriba digan.
[email protected]

Busquedas entrantes: