Hola! me llamo Silvia y tengo 23 años, tengo novio pero esta historia que les contare tiene que ver con su papá.

Llevo ya varios meses con mi novio y nuestra relación es normal, con altas y bajas, y desde hace tiempo conozco a su padre, quien es viudo desde hace 5 años, nuestra relación es cordial, me ve como una hija, o al menos ese había pensado, el se parece a mi novio, es bien parecido y se conserva bien de físico. Nunca lo vi con otros ojos.

Todo empezó cuando fuimos de fin de semana a una casa de campo, el clima cálido, tenia alberca, ese día llegamos, desempacamos, y por su puesto a ponerse el bikini para asolearme y disfrutar de la alberca, cual fue mi sorpresa que al salir a la alberca en mi bikini el estaba ahí en traje de baño, jamás lo había visto a si, ni el a mi, inmediatamente me sorprendí de verle su torso musculoso, mi novio no lo es, lo mas curioso fue que cuando yo lo vi nuestras miradas se cruzaron y pude ver en su mirada lo sorprendido que estaba por mi cuerpo, no se si el se dio cuenta de mi mirada, fue un momento muy incomodo pero también muy excitante. Yo no tengo pena enfrente de el, pero después de nuestras miradas me entro muchísima pena estar ahí con ese bikini frente a el, me recosté en el camastro y me puse las gafas oscuras, mientras por su puesto lo veía a el, el disimulaba pero constantemente volteaba a verme, cosa que me tenia entre apenada pero empezaba a humedecerme, supere mi pena y empecé a posar para el de distintas maneras, levantaba un poco mi pierna, después me recosté boca abajo… etc.

Después empecé a ponerme loción bronceadora lentamente… sabia que él me miraba aunque intentara disimularlo, yo ya estaba muy mojada imaginando poniéndome la crema.

Después llego mi novio quien estaba arreglando un desperfecto en la casa, se sentó a mi lado y termino de ponerle lo que faltaba de crema. Y me ofrecía ponerle a el, y empecé a ponerle crema, mientras yo veía a su papá. No se si se enojo o que paso pero el se metió a la casa, ahí fue cuando me sentí culpable de pensar lo que pensé.

Mi novio y yo nos empezamos a besar y fajar ahí en un camastro, el empezó a acariciarme, yo le dije “no amor, tu papa nos va a ver”, nunca me gusta besarme mientras el esta presente, por respeto, o por pena no se, pero como no estaba aprovechamos, su mano estaba entre mis piernas masajeándome la vagina y el clítoris, yo abría los ojos de vez en cuando para ver si no estaba ahí su padre y disfrutaba mucho de sus besos, después metió su mano dentro de mi tanta y me acaricio directamente y metía su dedo en mi… yo estaba ya empapada y a punto de llegar, en eso abrí los ojos y vi a su papa a lo lejos, viéndome por una ventana, me vio verlo y se movió de lugar, a otra ventana, pero yo sabia que me estaba viendo, y ahí explote y tuve un orgasmo delicioso.

Llego la hora de la cena, cenamos como sin nada aunque había miradas nerviosas de el hacia mi y de mi hacia el, así que nos fuimos a dormir, me puse un liguero negro muy sexy y en la habitación de mi novio hicimos el amor como nunca, después de una sesión de sexo me entro mucha sed por lo que fui a la cocina por algo de beber, mientras mi novio dormía un ratito para recuperarse, llegue a la cocina saque un refresco del refri, y al salir me encontré con su padre! casi chocamos, “que susto me dio!” le dije, yo aun estaba con tanga y liguero, y el solo en boxers, “perdón no quise asustarte”, después me fui a paso veloz casi corriendo a la recamara! y claro, le hice el amor a mi novio como posesa, en mi mente aparecían imágenes de su padre.

Pasaron 15 días, estaba yo en su casa, en la habitación de mi novio cuando empezamos a discutir, a gritarnos, el salió de ahí azotando puertas y salió de la casa y tomo su coche, su papa que estaba abajo escucho todo y subió a ver que pasaba, ahí estaba yo sentada en la cama y llorando. Se sentó a mi lado y me abrazo, yo acepte y continué llorando en su hombro, pero pronto me tranquilice, no quería que pensara que era una niña. Ahí con mi cara cerca de su cuello, su rico olor me transformaron, no se como me atreví pero empecé a dar pequeños besos en su cuello, el no hacia nada, solo seguía acariciando mi espalda tranquilizándome, “ya no llores chiquita”, mi boca fue subiendo, buscaba la de el, el noto que me separaba y que me acercaba, así que el hizo lo mismo, y solo nos besamos, primero fueron besos tiernos, pero ricos, poco a poco se hacían mas largos, hasta que llego la lengua, y nos besábamos apasionadamente mientras nos acariciábamos todo el cuerpo, me tumbe en la cama y el también, nos besamos mas, y de un de repente el se separo y puso de pie, cosa que me espanto, ¿habría llegado mi novio? pero no, me cargo, cosa que realmente me sorprendió, y me saco del cuarto, “ven mi princesa” me llevo a su recamara, a su gran cama (la de mi novio es individual), me puso sobre ella y el se recostó sobre mi y seguimos besándonos.

Me quito mi ropa, tiernamente, no dejaba de decirme cosas tiernas que me derretían, varias veces me dijo que era su princesa, y realmente me hacia sentir así, después de desnudarme, empezó a besar todo mi cuerpo, lamió cada rincón de mi, incluyendo cada pliegue de mi vagina, mi clítoris, estaba yo empapada pero a la vez inmóvil, después solo sentí como empezó a penetrarme, de una manera deliciosa con un pené mas grande que el de mi novio, pronto tuve mi orgasmo, el se detuvo un poco y me dio tiernos besos, para continuar penetrándome con fuerza, después tuve dos orgasmos seguidos ahora no se detuvo y minutos después de mi exploto y cayo encima de mí para abrazarme y besarme, se recostó a mi lado, nos besamos y acariciamos, yo estaba muy callada, después el me pidió que me vistiera para que me llevara a mi casa, cosa que hice, en el trayecto a mi casa estuvimos muy callados, ya casi al llegar me dijo, “estuviste increíble princesita”, yo solo le sonreí.

Al llegar a mi casa, aun no entendía que había pasado, que había hecho! seguía molesta con mi novio por lo que en ese momento no sentí cargo de conciencia, en la noche me sentí una tonta, yo ahí echada en la cama sin moverme, sin hacer nada, ni siquiera le toque el pené, ya ni se diga chuparselo, no le bese mas que el cuello y la boca, que habrá pensado el? que soy una niña que no sabe hacer el amor! era una tonta!!! Esa noche tuve insomnio y termine masturbándome pensando en lo que había pasado.

Días después mi novio y yo nos contentamos, y el regreso a su casa fue muy tenso para mi, no sabia que hacer, como verlo, que decirle, pero no podía negarme o mi novio sospecharía algo, así que lo salude como siempre, el me trato como siempre, cosa que al principio me tranquilizo pero después me sentí triste, acaso ya no estaba interesado en mi? ya no seria su princesa? claro, la culpa fue mía y mi mala actuación en su cama.

Pasaron algunos días, casi diario iba a la casa, y fue cuando paso, estaba en la sala, y mi novio subió al segundo piso, ahí su papá se me acerco y me dijo “hola princesa”, cosa que saco una gran sonrisa de mi rostro, el me guiño el ojo y me sonrió dándome una pequeña nalgada.

Al día siguiente, en la noche recibí una llamada al celular, yo ya estaba acostada, era de la casa de mi novio, conteste y para mi sorpresa era el papa de mi novio… “Hola, como esta mi princesa?” y yo casi enmudecí!, “bien y tu?”, empezamos a platicar normal, “como fue tu día”, lo normal, hasta que después me dijo, te gusto lo del otro día? yo no pude mentirle, le dije que si, “y a ti?”, “si mucho princesa, no he dejado de pensar en ti desde ese día, si vieras como me tienes”… me pregunto si estaba en mi cama, le conteste que si, el también, empezó a decirme que le gustaría abrazarme, olerme, acariciarme, yo ya estaba húmeda solo de oírlo, y me deje llevar, le dije que yo también quería besarlo, y acariciarlo, empezamos a mandarnos besos, y a decir donde lo mandábamos, me pregunto si estaba mojada, no le mentí… “y tu? como estas?”… “estoy muy duro” me respondió… “no quieres tocarte?”, a lo que yo dije… “eso hago”, y le pedí que el lo hiciera, nos desnudamos y entre cosas tiernas, besos, palabras cachondas, terminamos teniendo un rico orgasmo.

Después, relajados después del orgasmo… me pregunto, cuando nos podemos ver a solas? yo no supe responder, quería decir que SI pero no me atrevía, empecé con pretextos, “es que mi novio”, “es que tu novio es tu hijo y esta mal”, el intentaba convencerme, “el te trata muy mal”, “eres joven, seguramente en un mes ya tendrás otro novio”, “estas en edad de conocer”, “no se va a enterar”, “se que pelean porque el coquetea con todas” etc etc etc…

Acabo convenciéndome, me iba a llevar a un elegante hotel, seria en la mañana mientras mi novio trabajaba, recuerdo que era miércoles, paso a mi casa a las 9 de la mañana, ahora no lo defraudaría, me puse mi ropa interior mas sexy, mi liguero, mi mejor loción, lubricantes, aceites aromáticos, etc, iba bien preparada. Entramos al hotel, la habitación era increíble, una cama kingsize, jacussi.

Empezamos a besarnos con locura, llegamos a la cama, yo llevaba una falda pegada que me quito lentamente, yo le veía la cara para ver su sorpresa cuando vio mi liguero, después me quito la blusa y yo le quite la ropa a el, así seguimos besándonos y fajando, ahora si mi mano busco su pené y empecé a frotarlo lentamente mientras nos besábamos, después mi boca fue a el, a besarlo, a lamerlo, a recorrerlo por todos lados, el sin duda estaba sorprendido, su princesa era una mujer de verdad, acariciaba también sus testículos, lo hacia como si no hubiera un mañana, el me pedía que esperara, no le hacia caso, “ahora déjame comerte a ti” me dijo, yo lo veía con mis ojos, y movía mi cabeza diciéndole que no, yo seguía lamiendo y chupando, el empezó a gemir, me dijo, “princesa voy a acabar”, intentaba sacarlo, no quería llenar mi boca con su semen, pero yo ahora movía mi cabeza diciéndole si… hasta que por fin exploto dentro de mi boca, y yo bebí y bebí hasta que ya no pude y lo que ya no pude tragar salió por mi boca, y otro tanto todavía exploto en mi cara. Me relamí “los bigotes”, y el me paso un pañuelo para limpiar mi cara… sin duda que ahora si había causado una buena impresión en el… se lo debía, el ahora se coloco entre mis piernas y empezó a comerme de manera deliciosa, después alcanzo una almohada y me la puso bajo mis pompas y siguió lamiendo y chupando, cual fue mi sorpresa cuando la punta de su lengua llego hasta mi ano, regreso a mi clítoris, para después regresar a mi ano, y se tomo su tiempo para lamerlo muy despacio, para después pasar su dedo por el, nunca nadie me había comido mi culito y se sentía delicioso, mojo su dedo con mis líquidos y empezó a meter la punta de su dedo en mi ano, no entraba mucho ni me molestaba… yo estaba en un éxtasis total, se concentro en mi clítoris, mientras sus dedos jugaban con mis dos hoyitos, yo gemía cada vez mas fuerte, mi cuerpo se retorcía, mi pubis se movía sin mi consentimiento hasta que tuve un gran orgasmo en su boca.

Nos abrazamos un rato, descansamos, me pregunto si me gusto, le dije que si, “te gusta que acaricien tu ano princesa?”, “si, es la primera vez, pero me encanto” le conteste, mientras nos acariciábamos me pregunto si había tenido sexo anal, le dije “no nunca”, y me pregunto “y te gustaría”, le dije “no se, podemos intentarlo”.

Después de tomar unos minutos de descanso, tome mi bolsa y saque el aceite aromático, y le pregunte si me quería poner, el me puso aceite por todo mi cuerpo, mientras lo acariciaba, ningún rincón quedo sin aceite, quede toda brillosita, y después yo le puse a el, en todo su cuerpo, después se coloco encima de mi y me empezó a penetrar de misionero, que tan lindos recuerdos me trae, lo veía a sus ojos, nos besábamos mientras me penetraba, después coloco mis piernas en sus hombros y seguimos deliciosamente, después me volteo y me puso de perrito, y así siguió penetrándome mientras yo acariciaba mis pezones y mi clit, me tomaba de la cintura y me hacia como quería, hasta que tuvimos un gran orgasmo y se vino dentro de mi.

Nos recostamos y me fui a su pené para chuparlo hasta pararlo de nuevo, para después subirme en el, tenia tantas ganas de montarlo, y así fue, lo monte mientras el tomaba mis senos, me movía en círculos, y de arriba a abajo, después me puse en cuclillas y seguí montándolo mientras lo veía verme extasiado, sin salirme de el me gire para darle la espalda y así seguí montándole enseñándole mi trasero, seguí montándolo mientras el acariciaba mis pompis, y también empezó a acariciar mi ano, e intentaba meterle su dedo, lo monte hasta que tuve un orgasmo y cai de espaldas sobre de su pecho, el doblo sus piernas, me abrazo y empezó a moverse dentro de mi, yo estaba cansada que poco me movía, el siguió penetrándome así hasta que llego a su orgasmo. Nos abrazamos y nos quedamos dormidos por un rato.

Desperté, dormí como 40 minutos, ahí estábamos desnudo, abrazados, me safe de el despacio para no despertarlo y fui a su pequeño y flácido pené y empecé a tocarlo, a acariciarlo, a meterlo en mi boca, y poco a poco fue creciendo y parándose el se movía en sueños, hasta que por fin despertó y me vio ahí chupandolo, “hola princesa, que hacees?!”, lo chupe un rato mas, y el me jalo hacia el para besarme, después me tomo de la mano y me llevo al jacussi, que estaba muy caliente, nos metimos y seguimos besándonos lentamente. Acaricie su pené erecto bajo el agua y el acariciaba mis dos agujeritos, sentados uno frente al otro empezó a penetrarme, moviéndonos muy lentamente, el agua no dejaba hacerlo mas rápido, después de un rato me cargo y me sentó en la orilla del jacussi, el se paro y me penetro ahora si con fuerza, me tomo de mis dos manos, entrelazamos nuestros dedos, y el me empujo hacia atrás, solo sentada en la orilla, con peligro de caerme si el me soltaba, pero no me importo y me deje llevar, fue una sensación increíble, el temor de caer y el placer que me causaba su penetración, siguió penetrándome hasta que tuve un orgasmo en el aire, después me jalo hacia la tina y me abrazo.

Tras descansar dentro del jacussi, nos fuimos de nuevo a la cama, había llegado la hora… “ahora lo haremos por tu ano princesa”, me puso de ha perrito, y empezó a darme besitos en mis pompis lentamente, a separarlas con sus manos, y a comérmelo despacio con su boca y lengua, después metía dedos, e intercambiaba dedo y lengua, poco a poco mi ano se fue acostumbrando y deje de “escupirle” sus dedos… después metió dos dedos, hasta que los soporte, tomo el lubricante y lleno sus dedos con ellos y siguió penetrándome con ellos, “tu mientras mastúrbate princesita”, le obedecí y masajee mi clitors y mi vagina mientras el se encargaba de mi ano, puso lubricante en su pené e intento meterlo, primero la cabecita, estaba muy nerviosa, su pené era grande y ancho, intento e intento, fue muy paciente porque no entraba, tuvo que aplicar mas fuerza, pero la cabecita por fin entro… “si te duele me dices bebe”, yo le dije “si, yo te aviso, tu dale”, siguió metiendolo , ejerciendo presión, me dolía, el escucho mi gimo de dolor, y se detuvo, “no pares” le dije, así que siguió… dolía pero lo quería todo adentro, ponía mas lubricante, y poco a poco fue entrando y yo relajándome, con la mitad dentro empezó a moverse, y cada empujón entraba un poquito mas, yo seguía masturbándome, estaba ya mojada y la sensación de mi ano lleno de su carne era delicioso, así estuvo penetrándome un buen rato, hasta que me pidió que cambiáramos de posición, nos colocamos de cucharita, el besaba mi cuello y mi boca, mientras su pené penetraba mi ano lentamente, levanto mi pierna con su mano, y yo seguía masturbándome, había perdido la virginidad anal y me encantaba, el se movía cada vez mas rápido, su respiración estaba agitada, hasta que tuve mi orgasmo y el al oír mis gemidos no aguanto mas y se vino dentro de mi, y nos fundimos en un abrazo, los dos agotados para después dormir.

Horas y horas habían pasado desapercibidas para nosotros, al ver el reloj tuvimos que salir rápidamente de ahí.

así fue como pase la noche mas memorable de sexo de mi vida…

Los días pasaban, con esporádicas sesiones de sexo telefónico por las noches…

Hasta que un día, me pregunto… “te dejarías atar princesa?” y yo le dije, “podríamos intentarlo”…

relato exclusivo

Busquedas entrantes: