El tema del amor y la sexualidad abunda esta temporada en Internet. Hace unos días, el sitio de citas extramatrimoniales Victoria Milan publicó una encuesta para detectar los errores sexuales masculinos que inducen a la infidelidad femenina.

Este portal dio a conocer los resultados de un estudio en el que se preguntó a más de 4 mil mujeres usarias de la web, qué errores sexuales cometen los hombres en la cama que animan a las mujeres a tener una aventura.

El dormitorio es el lugar más común para el placer, pero para muchas mujeres, ir a la cama puede suponer más una pesadilla que un dulce sueño.

A menudo en las relaciones de pareja los hombres no se dan cuenta de que comenten fallas que causan que ellas se irriten en el momento de practicar sexo. Tanto, que puede llegar hasta un punto en que sencillos errores fáciles de evitar, pero que se pueden transformar en grandes problemas, ponen en riesgo la supervivencia de la pareja.

Un 68 por ciento de las 4 mil encuestadas, que también son usuarias de Victoria Milan, aseguraron que “son infieles debido, en gran parte, a la falta de buen sexo con su pareja”.

Al margen de esa falla de origen están los cinco errores más irritantes que comenten sus parejas durante el sexo y que son causal de la caída de la líbido.

Por ejemplo, dar la espalda después del acto sexual, acaparar toda la ropa de cama, no quitarse los calcetines o mirar el teléfono celular, son motivos suficientes para cortar la inspiración a una mujer.

Otro de los errores de los hombres es ser narcisista. A las mujeres encuestadas les irrita mucho la tendencia a centrarse demasiado en lo que les gusta a ellos mismos. Este tipo de hombre, dice el artículo, “tiende a demandar continuamente estímulos para conseguir su satisfacción y no retribuye”.

Las obscenidades son también un error. Aunque a algunas mujeres les gusta poner un toque picante durante el sexo, diciendo alguna que otra cosa subida de tono, aquellos que llegan al punto de preguntar: “¿quién es tu papi?” deben tener claro qué le gusta a cada mujer.

Es importante para los hombres, según el texto, asegurarse de que, si su pareja quiere fingir que es protagonista en una película tres equis, de hacerle sentir que está dentro de una. La razón principal, según los resultados de la encuesta, es que cuando los hombres hablan de esta manera a menudo las mujeres se sienten inseguras al pensar que su mente está más centrada en la fantasía de una película porno que en lo que sucede en la realidad.

La ausencia de creatividad también forma parte de la falla. “Todo el mundo antes o temprano se aburre de las caricias previsibles y de no probar cosas nuevas; por ejemplo, si eres de los que prefiere la comodidad de la cama, puede que este sea uno de los motivos por los que se haya destruido la emoción y la pasión”.

Conciencia de un mundo sexual gozoso

El error final: saltarse los preliminares. “Está científicamente comprobado que muchas mujeres tardan más en excitarse y en llegar al orgasmo. Los resultados de la encuesta indican también que a menos errores en la cama, mayor es la variación, ya que más de 81 por ciento de las encuestadas aseguran que experimentan más en la cama con sus amantes que con sus parejas. Además, 65 por ciento está de acuerdo en que si su pareja cometiera menos errores probablemente no serían infieles.

Alicia Gallotti, sexóloga y portavoz de Victoria Milan, comenta: “Hoy por hoy las mujeres disfrutan mucho más de su libertad y tienden a tener aventuras sexuales como ellos. Muchas tienen una conciencia clara de que hay un mundo sexual gozoso más allá del que está viviendo con su pareja, y si no están satisfechas con lo que tienen en casa, no dudan en descubrir nuevas posibilidades que las lleve a sentirse plenas. Disponen de los medios para buscar el placer y mimarse, así que, ¿por qué no tener una aventura?”

Victoria Milan hoy día es uno de los sitios web de más rápido crecimiento y líder en citas extramatrimoniales, con más de 3 millones de integrantes activos en 30 países.

Puede consultar más información en www.victoriamilan.com

Busquedas entrantes: