Hola, mi nombre es Claudia y vivo en
Argentina. Quiero contarles algo que me
pasó hace unas semanas y quedó rondando en mi cabeza. Primero
quiero
contarles que tengo 37 años, tengo el pelo negro y corto, mis medidas
son 95-63-94 y


creo que soy una linda mujer. Estoy separada de mi marido hace un año
y tengo un
hijo de 17 años que se llama Miguel.
Miguel vive conmigo y pasa los fines de semana con su padre. Él es un
chico
muy atractivo y educado. Siempre se porta muy bien conmigo. Un fin de semana,
él
estaba en la casa del padre y estaba aquí sola y aburrida y entonces
decidí
conectarme en Internet. Entré a un canal de chat que mi hijo suele frecuentar
y lo
encontré a él. Entonces, decidí chatear con mi hijo sin
que él supiese que yo era la
madre.
Fue en ese momento, después de unos minutos de charla, que él
me dijo que lo
excitaba muchísimo una mujer que era mucho más grande que él.
Cuando le pregunte
quien era, me dijo que era su mamá. O sea, ¡yo!.
Eso que me dijo me produjo mucha excitación y confusión. Él
seguía hablando
de cómo espiaba a su madre, como le olía la ropa interior, hasta
me contó que había
encontrado un video de su madre cogiendo con una amiga. Yo no podía creer
que él supiera todas esas cosas de mí. Todo lo que decía
me hacía pensar más
en él, y en su verga. Pensé en cortar la charla porque había
ido demasiado
lejos, pero la calentura que tenía encima no me lo permitió.
Seguimos hablando hasta que él me propuso hacer un diálogo fingiendo
que yo
era su madre. Yo accedí y, aunque el no lo sabía, era su madre
de verdad
con la que estaba chateando y estaba muy mojada.
Este es un fragmento del chat que me ha hecho masturbar muchas veces en el
transcurso de los días:

<Maikel> que quieres hacer?
<Sonya> quiero que me hagas lo que quieras
<Sonya> aquí no soy tu madre
<Sonya> soy tu putita caliente
<Maikel> quieres darme tu culito rico?
<Sonya> si amor,,,,,eso me gustaría
<Maikel> ponte en cuatro
<Sonya> así bebé,,,,ya estoy en cuatro
<Sonya> te espero
<Maikel> primero te meto un dedito
<Maikel> y lubrico tu cola
<Sonya> metemela amor…..no doy mas
<Maikel> te meto la pija bien despacito
<Sonya> la quiero adentro
<Sonya> quiero tu pija bien adentro, empujando fuerte
<Maikel> te la meto fuerte
<Maikel> te agarro de tus pechos
<Maikel> te chupo una oreja
<Sonya> así amor, apriétame bien las tetas
<Sonya> y seguí cogiéndome así con tu pija calentita
y
gordita
<Maikel> mmm
<Maikel> me encanta tu colita
<Sonya> háblame sucio bebe…..me excitas así
<Maikel> pero quiero que me cabalgues , mami
<Maikel> putita
<Sonya> tu putita quiere que la cojas bien
<Maikel> cabálgame la pija trola
<Sonya> así bebito, me siento en tu pija y te cabalgo bien
<Sonya> la entierro hasta el fondo…..y me muevo para un
lado y para el otro
<Maikel> mientras te toco la conchita mojada
<Sonya> con tu pija dentro…hasta que explotes
<Sonya> ohhhhhhh si mi conchita está que explota,
mojadita, hinchada
<Maikel> quiero un 69, mami
<Sonya> mi clítoris pide por tus dedos y tu lengua.
<Sonya> así mi amor, dame tu pija en mi boca
<Maikel> mmmm
<Sonya> y chúpame mi conchita hasta que me muera de placer
<Maikel> que concha tan rica tienes
<Maikel> te muerdo los labios
<Maikel> y el clítoris
<Maikel> bebo tus jugos
<Sonya> así papito,,,,mi bebe, mi hijo .mi hombre
<Sonya> chúpame bien hasta que acabe
<Maikel> mmmmmm
<Maikel> que rica eres
<Sonya> y tú que ardiente
<Sonya> mi conchita quiere mas bebe
<Maikel> la muerdo incesablemente
<Sonya> chupamela, rómpela, cojeme amor
<Maikel> ábrete
<Sonya> estoy recaliente por vos
<Maikel> que te quiero coger
<Sonya> mis piernas ya están bien abiertas
<Sonya> te espero amorcito
<Maikel> te la meto profundo
<Sonya> así….mmmmm
<Maikel> te beso los labios
<Sonya> apriétame las tetas bebe
<Maikel> mmmm, que linda
<Sonya> y metemela bien adentro
<Maikel> te pellizco los pezones
<Sonya> así, tu pija es hermosa hijo
<Maikel> mmmmmm
<Maikel> te gusta así, mami
<Sonya> si, mi vida
<Sonya> quiero que le acabes en la boca a mamita¡
<Maikel> sí, te gusta mi lechita mami?
<Sonya> síiiiiii
<Sonya> dámela¡
<Sonya> que rica

Después de esa vez, repetí los
encuentros en el chat con mi hijo sin que él
supiera nada. Cuando llegaba a mi casa, yo me ponía muy cachonda. Pero
nunca
me animé a nada con él. Ya van varias veces que lo veo espiarme
en la ducha
y eso me excita muchísimo.

Busquedas entrantes: