Mi nombre es Jorge y soy maestro de educacion fisica en una escuela particular (privada), y la historia que les contare sucedio con una bella alumna que se negaba a hacer ejercicio.

Siempre cuando uno da clases de educacion fisica no falta o algun hombre o alguna mujer que se niega a hacer las cosas o las hace de muy mala forma, casi siempre son las mujeres mas bonitas las que les da pena hacer tal o cual ejercicio, trotan muy lentamente, se cubren sus senos para que no se vean rebotar no importa el calor que este haciendo.

Este era el caso de Adriana, era de las chicas mas bonitas de la escuela y tenia bonito cuerpo pero como batallaba con ella para que hiciera sus ejercicio junto con todo el grupo. Cuando uno es maestro de deportes siempre hace amistad con los alumnos, o con los y las que si se esfuerzan y hacen bien las cosas o con las mujeres que no lo hacen y creen que por acercase a mi o hablarme bonito no les exigire lo mismo.

Adriana despues de algunas clases se acercoa mi, me decia “profe” y solia estar cerca de mi, intentaba siempre persuadirme de que no la pusiera a hacer tal o cual cosa, a ponerme pretextos, “me duele la cabeza”, “no puedo asolearme” y dependia de mi humor si le creia o no, algunas veces que se quedaba sentada a la sombra mientras yo calificaba al grupo se me acercaba, o ponia su cabeza en mi hombro y se ponia a platicar conmigo, su olor me encantaba y aunque es muy chica para mi empece a fijarme en ella, en su cuerpo que ya no era de niña.

Yo empezaba a hablarle con cariño, le empece a decir en privado adrianita o pequeñita y a ella no parecia molestarle, alguna vez llego a contestarme jorgito, no se si todo lo hacia solo por poder flojear en mi clase.

Al terminar una clase donde jugamos volley le pedi que se quedara y que recogiera todos los balones y la red, solia ponerla a hacer este tipo de cosas para que los demas no pensaran que era mi consentida, aunque ella no le gustaba mucho, lo preferia a hacer ejercicio. Los balones, las redes y demas cosas las guradabamos en una pequeña bodega bajo las escaleras de la escuela, asi que yo me lleve el primer grupo de balones, y ahi la espere sentado en un banco, ella llego con los balones con su cara de “estoy cansada”, “como pesa esto”, y con su ya tipico “¿hay profe porque es tan malo conmigo?”, “ya me canse profe”, “¿esto merece un 10 verdad?” le conteste, “no seas floja adrianita, para un 10 necesitas hacer mas”, “ven acercate”. Ella se acerco a mi banco y le tome de la mano por primera vez, y le dije
– “si me dejas darte un besito ya no tendras que hacer ejercicio en lo que resta del año”
– “como cree profe!”
– “andale adrianita”
ella se quedo pensando pero no me soltaba la mano
– “si no te voy a poner a correr y si no corres te tengo que reprobar”
– “no maestro como cree, no puedo reprobar ni bajar el promedio”
la jale hacia mi y hacia abajo, se recargo en una de mis piernas y la bese en la boca, yo queria acariciar su cuerpo, meter mi lengua en su boca, pero sabia que tenia que ir despacio asi que solo bese sus labios, fue un beso largo y correspondido mientras sentia su cuerpo casi sentado en una de mis piernas, no se si ella sintio pero mi pene estaba duro. Termino el beso, ella estaba confundida, solo se paro y me dijo adios profe y salio corriendo.

Paso una larga semana, yo no sabia que iba a pasar, estaba excitado pero tambien espantado, ella podria denunciarme y yo perder mi empleo, pero afortunadamente nada paso y llego la proxima clase, ella me sonrio y saludo como siempre cosa que me tranquilizo e inmediatamente le di un cronometro y le dije que me ayudara a tomar el tiempo de sus compañeros cosa que le hizo sonreir picaramente.

La clase termino y le dije “llevame el cronometro a la bodega”, y ahi estaba yo esperandola en un banco sentado, a los pocos minutos ella llego y se me acerco, esta vez ya sabia para que venia, la empece a besar y la sente en mis dos piernas, esta vez despues de besarnos por un rato meti mi lengua en su boca lentamente y ella algo torpe respondio un poco asustada, mi mano ya estaba en sus piernas arriba de sus pants, acariciaba su rodilla, despues subi a sus muslos, subi un poco mas pero su mano me detuvo la mia, no me la quito sino que solo no me dejo subir mas arriba, asi que ahi a medio muslo segui acariciandola y besandola, hasta que ella me dijo “ya jorge ya me tengo que ir” le dije “ok bebe” y le di un kiko en su boca y se fue. Ahora no habia duda de que habia sentido mi pene ponerse duro mientras estaba en mis piernas.

Esa noche en mi departamento me mastube como nunca pensando en ella y en la espera a la larga semana. El besar a Adriana me hizo cambiar mi punto de vista respecto a mis otras alumnas, ahora ya me fijaba en toda de ellas, en sus cuerpos, en como besarian o como serian en la cama, adriana me habia cambiado perfectamente, ahora las veia como mujeres y no como niñas.

Mis clases siempre son las ultimas horas, pero un dia decidi ir antes del recreo solo para verla a ella con su uniforme de diario, su falda y verla mas arreglada que solo en pants, estaba en la sala de maestros viendo hacia el patio buscandola, hasta que la vi a lo lejos y ella despues de un tiempo logro verme, le hice una seña con la mano y ella se acerco a saludarme
– Hola profe
– Hola Adriana como estas
– Bien profe y usted?
– Bien tambien y despues le susurre “que guapa te ves en este uniforme bebe”
Ella solo se rio y se despidio

Llego el dia de nuestra clase y ahora queria pasar al siguiente paso asi que de nuevo estabamos ahi besandonos en la bodega, mi mano ansiaba conocer su vagina, sus senos, esta vez antes de acariciar sus piernas acaricie su pecho, para mi sorpresa ella no detuvo mi mano, mientras nos besabamos yo acaricie sus senos, concentrandome en sus pezones, los acaricie y a ella parecia encantarle, eran mas grandes de lo que yo me imaginaba pues siempre se tapaba con su chamarra de deportes, nuestras lenguas jugaban y ahora mi mano fue a sus muslos, los acaricie, acaricie su entrepierna y seguia subiendo, llegue hasta su vagina y empece a acariciarla, fueron 3 o 4 caricias en su clitoris cuando ella me tomo la mano y me dijo “aqui no profe”. Paramos el beso y las caricias y le dije
– “donde bebe? donde podemos?”
– no lo se pero aqui no
– puedes ir a mi departamento?
– no, me esperan en mi casa todos los dias
– y si te vas de pinta un dia?
– no se profe
– mira, te doy mi telefono y un dia que puedas me hablas y nos ponemos de acuerdo ok?
– ok
Tomo mi telefono y se fue

Ese dia estuve esperando su llamada pero nunca llamo, al dia siguiente ya en la noche cuando me preparaba a dormir sono el telefono, era Adriana hablando muy quedito,
– “hola profe soy Adriana”
Su sola llamada ya habia despertado a mi pene
– “hola adrianita como estas?”
– “no puedo hablar muy fuerte, mis papas creen que estoy dormida”
– “no te preocupes bebe, me da gusto que me hables”
– “no te desperte?”
– “no aun no, pero ya casi me dormia, dime que has pensado?”
– “sobre que?”
– “sobre nosotros, sobre el beso, te gusto?”
– “si si me gusto el beso, pero no quiero besarme en la escuela porque nos pueden ver y me corren de la escuela y de mi casa”
– “a mi tambien me gusta mucho besarte, pero tiene razon, hay que buscar otro lugar”
– “si lo se”
– “podrias venir a mi depto no?”
– “pero a que hora? porque en mi casa me tienen checadita”
– “si un dia de vas de pinta? yo solo trabajo hasta el medio dia”
– “mmm no lo se”
– “o un dia feriado, un sabado o domingo?”
– “podria ser un sabado, que les diga que voy con una de mis amigas”
– “si, eso me gusta, que te parece este sabado?”
– “dejame ver, yo te aviso, aparte me da miedo”
– “miedo porque?, nadie se ha muerto por un beso”
– “jajaja”
– “la vamos a pasar bien”
– “oye ya me voy”
– “no porque? quedate otro ratito”
– “me van oir mis papas”
– “ok bebe, mañana me hablas ok?”
– “ok tratare bye”
– “bye”

Fue dia de clase con ella y esta vez nos aguantamos y no nos besamos, solo platicamos y le dije que esperaba mucho su llamada, que su voz me gustaba mucho. En la noche ahora un poco mas tarde que el dia anterior me volvio a llamar, aparentemente esta mas tranquila por lo que pudimos hablar mas tiempo.

– Donde estas bebe?
– En mi recamara y tu?
– tambien ya estoy en mi cama, pense que no me hablarias
– es que espere a que mis papas se durmieran
– estas tu camita?
– si
– y ya te pusiste tu pijama?
– si ya y tu?
– si tambien, dime como es
– es una blusita y unos shorts
– te debes de ver preciosa
– jeje gracias y tu?
– yo solo tengo mis boxers
– jeje
– mandame un besito adri
– mmmm mua
– que rico, donde?
– en tu boca
– tu quieres uno?
– si
– en donde lo quieres?
– no se, tu dime
– ok ahi te va uno en tu cuello mua
– gracias que rico

Empezamos a hablar tiernamente y a darnos mas besos, yo ya estaba muy excitado y por los sonidos que ella emitia pareciera que tambien.

– ojala estuvieras aqui bebe para abrazarte y besarte
– si, eso estaria bien
– me dejas acariciar tus muslos?
– si
– no te gustaria acariciartelos imaginando que soy yo?
– mmmmm
– andale…
– ok…
– acariciate tus muslos despacito, de arriba a abajo
– ok lo estoy haciendo
– despues sube mas arriba, a tu entrepierna
– aja
– imagina que soy yo, que subo hasta entre tus piernas
– y tu que estas haciendo?
– como que que estoy haciendo?
– te estas acariciando?
– te gustaria que me acariciara?
– si, acariciate
– dime que quieres que me acaricie?
– tu pene
– mmmm eres una traviesa
– anda
– ok, deja me quito mis boxers
– ok
– ya
– como esta?
– duro, paradito
– tu como estas?
– bien
– quitate tus shorts bebe
– ok espera
– estas mojadita?
– si mucho
– acariciate
– que?
– tu vagina bebe
– tu acaricia tu pene papi
– eso hago bebe

Los dos ya empezabamos a gemir hasta que tuvimos un orgasmo casi al mismo tiempo, sus gemidos fueron increibles, despues de recuperar la respiracion, platicamos un rato mas, le pregunte si le habia gustado, era la primera vez que ella hacia algo asi, y le encanto compartirlo conmigo, nos despedimos en espera de que el sabado se concretara nuestra cita.

Llego el sabado, yo estaba muy ansioso esperando su llamada, no tenia idea de a que hora seria, asi que decidi ver la tele, la llamada llego a las 4 de la tarde, Adriana me dijo que ya tenia permiso de ir a casa de una amiga, asi que nos quedamos de ver a la salida del metro y pase a recogerla en mi coche, llegamos a mi departamento, la verdad me decepciono un poco que trajera pantalon, se veia tan linda en falda, pero aun asi estaba contento y excitado por lo que podria pasar.

Entramos, le ofreci algo de beber, pero solo acepto refresco, y le enseñe el lugar, le enseño la recamara, mi cama, y le dije “mira aqui estaba aquella noche del telefono”, a lo que ella solo se rio, me sente en la cama y le dije “ven sientate”, ella se nego, me dijo “vamos a la sala mejor, es muy temprano para dormir jaja”. Fuimos a la sala y nos sentamos, empezamos a platicar, le dije que hubiera traido una falda, que se ve preciosa en ella, o mejor aun traer su uniforme, a lo que ella solo se rio, “estas loco, como en uniforme”, seguimos platicando y riendo, le pregunte si tenia novio, cuantos novios habia tenido, a lo que me dijo que solo habia tenido un novio y que ahora no tenia. La tome de la mano y la empece a acariciar para despues besarle su cuello y a acariciar su pancita, olia delicioso, ella acariciaba mi brazo y asi todo empezo muy despacio, despues bese su boca, nuestras lenguas se acariciaban, acaricie sus senos concentrandome en sus pezones, despues sus piernas, sus muslos y entrepierna, todo lo estaba tomando con mucha calma, no habia prisa, ella correspondia mis caricias imitando mis movimientos, despues fui a su vagina, la acaricie por arriba de sus jeans, nunca intento quitarme la mano, asi que empece a acariciarla, toda su vagina y despues su clit, en pequeños circulos haciendo presion. Le quite su blusa y su sosten y empece a besarle los senos y a lamer y chupar sus pezones mientras mi mano seguia masturbandola. Ella acariciaba mi espalda entonces le susurre al oido que me la quitara, y ella nerviosamente me desabotono mi camisa para despues quitarmela, la abrace para sentir su pecho en el mio, despues desabotone sus jeans, y meti mi mano dentro de tu calzon , solto un gemido cuando sintio mi mano en su vagina sin nada que se interpusiera, estaba empapada y a las pocas caricias ella me abrazo para tener su orgasmo. Yo la abrace y bese sintiendo su boca fria y sus ojos cerrados y su respiracion agitada, la acaricie tiernamente hasta que se recupero.

– nunca habia tenido un orgasmo frente a alguien, no pense que podria
– te gusto bebe?
– si mucho

despues de un rato de estar ahi abrazados sin decirnos nada, puso su mano en mi vientre y me pregunto si podia, yo no sabia a que se referia, pero le dije que si, ella metio su mano dentro de mi pantalon y mis boxers y se dirigio a mi pene.

– nunca he tocado uno

Tenia una sonrisa picara en su rostro, apenas sentia su mano en mi pene, hasta que le dije, agarralo bien, asi que ella con miedo pero con curiosidad lo apreto y empezo a explorarlo a recorrerlo y a sentir sus plieges y sus formas. Le dije “acariciame”, a lo que ella empezo a hacerlo torpemente mientras seguia con su hermosa sonrisa.

– Lo quieres ver?
– si
– ok, sacalo

Desabotono mis jeans, bajo el cierre, le ayude un poco a bajarmelo, despues con pena bajo mis boxers, y salio mi pene ya erecto, se recosto en mi pecho y empezo a acariciarlo mientras lo veia de cerca, “esta bien grande” me dijo, yo acariciaba su pecho, “te gusta?” le pregunte, me dijo, si, “se siente chistoso”, “dime como hacerlo”, asi que le dije como acariciarlo, donde sentia mejor, despues mi pene empezo a soltar babita, y ella parecia facinada con mi pene y ese liquido, sigui acariciandolo mas rapido, su intencion era hacerme venir y al poco rato eyacule, ella no aparto su mirada de mi miembro, para despues de eyacular darme un beso en mi boca, nos abrazamos.

La cargue y la lleve a mi cama, ahi termine de desnudarla, y me desnude yo, ahi empezaron de nuevo las caricias y los besos. Empeze a besarla por el cuellos, despues sus pechos y pezones, baje a su pancita, jugue con mi lengua en su ombligo y empece a bajar a su vagina pero ella me empujo la cabeza con sus manos asi que me fui a sus muslos, ahi los bese, chupe y lami, primero uno y despues el otro, despues fue su entrepierna, y volvi a hacer el intento de llegar a su vagina, ella volvio a empujar mi cabeza pero con menos fuerza, decia que le hacia cosquillas, le quite sus manos con las mias y mi boca llego a su vagina a la que empece a lamer de arriba a abajo para despues concentrarme en su clitoris, ella gemia de placer, al mismo tiempo meti uno de mis dedos en su vagina, succionaba y lamia su clitoris hasta que rapidamente tuvo su orgasmo en mi boca.

Fue ahi que le susurre al oido si me dejaba hacerle el amor, ella me dijo que le daba miedo, que nunca lo habia hecho y que le daba miedo el tamaño de mi pene (18cm y gordito), yo intentaba tranquilisarla, decirle que lo haria con mucho cuidado, que si le dolia parariamos etc, despues de un buen rato de platicar, mientras nos acariciabamos ella acepto asi que me coloque entre sus piernas, las abri y empece a pasar mi pene por su vagina y clitoris para excitarla y humedecerla, y ahi empece a intentar mete la cabecita, ella estaba muy nerviosa y no entraba, asi que empuje un poco mas y mas, dificilmente entraba apenas la punta, me incline y empece a besar su boca, a jugar con su lengua para despues sin que ella se lo esperara empujar con fuerza, y asi logro entrar la cabecita, se sorprendio un poco, pero la segui besando y tranquilisando hasta que poco a poco fue empujando al menos hasta la mitad, y ahi ya empece a moverme dentro y fuera, estaba bien apretadita y los dos nos venimos a los pocos minutos.

Estuvimos en la casa desde las 4:30 hasta las 11:30, despues la deje a una cuadra de su casa. Apartir de ahi los sabados eran para nosotros, los horarios variaban, habia veces que desde las 12 del dia hasta las 11 de la noche estabamos en la cama experimentando, enseñandole, eran tardes largas llenas de lujuria.

El sabado siguiente logre convencerla de llevar su uniforme y se cambio ahi, verla con su uniforme, maquillada y peinada como un dia de escuela fue increible. Nos sentamos de nuevo en la sala y ahi nos besamos, fajamos con su uniforme puesto, poco a poco meti mi mano bajo su falda, desabotone su sueter de la escuela, le baje su ropa interior pero le deje su falda puesta, y asi le acaricie su vagina, acaricie su pecho por encima de su blusa, ese dia hicimos el amor ahi en el sillon, era tanta la lujuria que no nos quitamos toda la ropa, simplemente baje mis pantalones a mis tobillos y subi su falda a su cintura, hacerle el amor con su uniforme fue toda una fantasia hecha realidad.

Los sabados eran para nosotros eran dias largos, algunas veces desde las 12 del dia hasta las 11 de la noche, practicamente no saliamos de la cama, le he comprado ropa intima, lenceria sexy, que como a ella no se la dejan comprar, la guardamos en mi casa y aqui se la pone, poco a poco ha aprendido a perderle el miedo al sexo, ha aprendido nuevas posiciones, aprendio a hacerme sexo oral y un gran etc. Somos muy felices.

relato exclusivo

Busquedas entrantes: