http://esclava-eva.blogspot.com
La Esclava…durante una tranquila tarde de verano.
…durante una tranquila tarde de verano.

Escuche la llave de la entrada girar y la puerta se abrió.

yo estaba sola, como siempre lo estoy cuando ellas salen; como siempre, estaba en mi recamara, recostada en mi cama pensando en conectarme a internet y asi desfogar parte de esta calentura que constantemente circula por mis venas.

Pero al oir abrirse la puerta, me puse de pie y sonriendo camine hacia el pasillo, pero en ese momento algo me detuvo..

Escuche una voz desconocida; habian llegado 2 personas y aunque entraron riendo, yo no reconoci las voces.

Es por ello, que Yo me escondi en mi recamara y procure no hacer ningun ruido, mientras trataba de saber quienes habian llegado.

-que bonito apartamento tienes! (dijo una femenina voz desconocida)

(aliviada escuche la voz de Daniela contestar) -Gracias, pero ven y sientate, pondre algo de musica..

-Entonces aqui es donde viven Uds 3 amigas solas?? (Pregunto la desconocida)

-asi es, somos 4 en total (contesto Daniela)

-cuatro?, no me habias dicho que aqui vives tu junto con otras dos amigas? (pregunto la voz desconocida).

-Asi es, mira: somos 3 amigas, pero a la la cuarta no se la toma en cuenta ya que ella vive en el cuarto de servicio.

-aahhh, la sirvienta? (pregunto la voz de la desconocida)

-no precisamente, ella es algo menos q una sirvienta y algo mas que una empleada domestica (contesto Daniela a su acompañante)

(Evidentemente Daniela hablaba de mi, pensé yo)

-WOW, ella es de «la» que tu me contaste?? Acaso es cierto todo lo que me estabas diciendo? (pregunto la voz desconocida)

-asi es, 100% cierto. (contesto Daniela a su nueva amiga)

-debo confesarte que no crei que fuese cierto nada de lo que me contaste; (dijo la voz de la desconocida)

-Es totalmente cierto, la quieres conocer? (pregunto Daniela a su acompañante), hace calor, no?

-Si, estoy acalorada.. (contestó su invitada)

-te apetece algo de beber? de hecho hare que «ella» nos traiga algo de ron con cocacola y muchos hielos.

Daniela hizo sonar la pequeña campana plateada.

Yo, al escucharla me resigne y acudi de inmediato a atender su llamado, sali de mi habitación, cruze el cuarto de lavado y la pequeña cocina del apartamento, empuje la puerta batiente y camine alrededor de la mesa redonda del comedor, para quedar de pie, junto a Daniela.

El sencillo vestidito color amarillo de delgadisimo algodon estampado me cubria desde los hombros, hasta justo 5 centimetros por debajo de mi entrepierna, dejando mis piernas totalmente a la vista.

El vestido, tenia un escote en V por el frente, pero por detras dejaba completamente descubierta mi espalda, desde el nudo de moño del vestido en mi nuca, hasta el inicio mis caderas; ahi es donde la faldita plisada de unos 22cms de largo cubre mis caderas respingonas.

Me acerque en silencio y me detuve junto a Daniela mirando el piso.

Daniela se habia sentado en uno de los sillones individuales, mirando hacia la puerta y el ventanal donde se encuentra el sofa de 3 plazas, en tanto q su invitada se encontraba sentada en dicho sofa, de espaldas al ventanal y mirando hacia la cocina y hacia mi.

cuando entré, senti la mirada de su invitada revisandome.

Daniela hizo chasquear sus dedos en la actitud arogante que ella siempre adopta cuando quiere «presumir».

-Traenos 2 cubas con hielos. (Dijo Daniela sin mirarme)

Me apresuré a cumplir su mandato, haciendo una leve caravana.

Su invitada era una esbelta rubia jovencita de cuerpo delicado y larguisimas piernas, lo que de daba una apariencia de ser muy alta, incluso asi sentada, parecia ser mas alta que Daniela, aunque en lugar de los 26 años de Daniela, la invitada aparentaba apenas tener unos 17 o 18 años.

Regrese cargando la charola con 2 vasos y le ofreci el primero a la invitada de Daniela, quien me miraba sonriendo; Luego ofreci su bebida a Daniela.

Cuando ellas recibieron su vaso, me dieron las gracias, pero yo durante todo este proceso yo me mantuve totalmente callada.

-La viste? (pregunto Daniela a la desconocida muchacha que ella habia traido a casa), esta bruta ni siquiera aceptó nuestros agradecimientos, tampoco nos dijo «de-nada» cuando le dimos las «gracias», verdad que esta niñita es una mal-educadaa??!!

-bueno, su cabeza se movió cuando le di las gracias… (explico su invitada, defendiendome )

-aahhh, no amiga, no creo que «esta» pueda zafar asi tan facil de hacernos una groseria semejante, verdad perra? (dijo Daniela haciendome enrojecer por primera vez al llamarme asi frente a su desconocida invitada)

-Ya sabes que lo que te espera, verdad mi niña? supongo que no es necesario que te diga lo que debes hacer verdad? (dijo Daniela)

su mano dió unas palmaditas en su regazo y yo comprendi que iba a ser castigada justo ahi, frente a una desconocida de quien yo ni siquiera me sabia su nombre.

Mi cara se enrrojeció de la verguenza y la embarazosa situación, acrecentaba mi humillación, por lo que este sentimiento me oprimia tanto mentalmente en el nefasto silencio de la tarde, que era casi una presencia fisica.

tanto era asi, que el calor combinado con la pena me hicieron enrojeser de verguenza, el rojo se extendio desde mi cara, hacia mis orejas, mi cuello y hasta mi pecho.

Lentamente y en silencio, me acomodé sobre el regazo de Daniela y cuando mi cabeza quedó a la derecha de Daniela y mis piernas a su izquierda, entonces Daniela levantó mi faldita, atorandola en el bajo escote de mi espalda, demostrandole asi a su invitada, que yo no traia ninguna prenda de ropa interior, a lo que la chica dijo sorprendida:

-No trae nada debajo..

-asi nos gusta tenerla, (explico como si nada Daniela) esta perrita, no tiene permiso de usar ropa interior en ningun momento, le hemos quemado toda su ropa interior, excepto 3 chuminos que le permitimos usar durante «sus dias».

De pronto y sin aviso, Daniela me dió una nalgada tan fuerte que su sonido restallo por todo el salon; su invitada, desprevenida y asustada, lanzó un agudo gritito y saltó asombrada ante la fuerza de la misma nalgada.

la huella de su mano se delineo de carmesi en mi nalga derecha. como si nada, Daniela procedió a darme otra ahora en la izquierda

y otra, otra y otra mas, las nalgadas llovian sobre mi mas y mas; la fuerte tunda duro quiza un par de minutos y se durante la cual se acumularon unas 50 o 55 nalgadas administradas a mano desnuda.

Mientras lo hacia, escuché a la rubia contener la respiración detras de mi, luego, al advertir que yo aceptaba en silencio las fuertes nalgadas, murmuro algo en voz muy baja, para si misma.

Los golpes continuaban y yo cerre los ojos ante la verguenza y el dolor mezclados que yo en ese momento sentia; fue entonces, que escuche reir quedamente a la invitada, quien divertida, y asombrada observaba mi castigo, denegando suavemente con su rubia cabeza en una expresion de total incredulidad.

yo me mordi la lengua tratando de no gritar, aguantandome al maximo, por lo que solo deje escapar apagados quejidos; luego de un rato, cuando Daniela dio muestras de cansancio dijo:

-Me ayudas a casigarla?

-Claro!!, me encantaria ayudar (contesto la desconocida)

Daniela me hizo pasarme de sus piernas, a las de su invitada, y pronto senti la mano de la desconocida tantear los globos de mis caderas y explorar su redondez, la suavidad de mi piel y firmeza de su carne enrojesida.

para luego, de pronto, descargar en mi tremendas nalgadas de fuerza descomunal, me sorprendieron por su fuerza y brutal naturaleza, tan fuertes eran, que hicieron restallar el aire del apartamento con los sonidos de sus chasquidos; humillandome aun mas y completamente pues de solo pensar que seguramente el sonido de las nalgadas se escuchaba claramente hasta fuera del apartamento y seguramente mas alla de el pasillo del tranquilo edificio de apartamentos.

Daniela reia mientras que yo me esforzaba por no gritar.

La chica se encarnizó con mis nalgas y me dió bastantes mas golpes que Daniela, su respiración denotaba que estaba sofocada pero yo me empecinaba en guardar silencio, era un todo un reto para mi, el no gritar y no llorar.

Al fin, luego de varios minutos, la maldita chiquilla quedó agotada, resoplando sonriente mientras apoyaba ambas manos en mis rojisimas caderas.

-Que bruta!!, tu esclava tiene unas nalgas divinas, siento tantos celos que creo que la odio!! (dijo entre resoplidos la jovencita sonriendo)

Luego de la sesion de nalgadas, Daniela, sonriendo y sin decir una palabra, me hizo ponerme de pie con un gesto y señaló con su dedo indice hacia la esquina del fondo de la sala; yo caminé lentamente hasta quedar de pie frente a la pared indicada.

Cuando llegué ahi, voltee y las mire con ojos suplicantes y ella solo me hizo girar con un gesto de su dedo indice, yo gire hasta quedar viendo la pared y mis manos, entrelazaron los dedos sobre mi cabeza, como siempre hago cuando estoy castigada.

sollozando silenciosamente, con el calor de las fuertes nalgadas aun ardiendo como fuego en mis caderas totalmente expuestas a la vista de aquella desconocida jovencita. Mis manos, con los dedos entrelazados, los apoye en mi nuca, tal y como se me ha enseñado a hacer; luego permaneci quieta, de pie en mi esquina.

Por breves segundos Daniela y su invitada se miraron entre si sonrientes y divertidas, sofocadas, luego me miraron a mi…

-Arregla tu faldita niña, no sientes verguenza de mostrar tus rojas nalgas totalmente a la vista? (pregunto Daniela aumentando aún mas mi humillación).

Asi lo hice. (acomode mi falda y sentí el ardiente contacto del delgado vestido justo en cada lugar donde la ligera tela tocaba la rojisima piel hipersensible de mis esferas)

Durante un buen rato, ellas conversaron en voz baja, su invitada reia de asombro e incredudidad, mientras Daniela le decia cosas sobre mi, yo sentia la mirada de ellas 2 posada en mi cuerpo semi desnudo mientras ellas continuaban conversando completamente vestidas.

-sabias que a esta niña le exita ser humillada? (pregunto Daniela a su invitada)

-como? (pregunto extrañada la alta rubia)

-si mira, a veces la llevamos a un bar o antro, asi vestida tal y como la vez ahora, luego ahi nos ponemos a bailar y entonces sin previo aviso, alguna de nosotras le levantamos el vestido, para que todos vean que esta toda desnuda debajo.

-y ella que hace?

-se exita, se pone caliente, cuando se pone asi, pone cara de hipnotizada; lo genial es que cuando se pone asi, es decir, -caliente-, le podemos hacer mas y mas cosas, entonces ella ya totalmente exitada, entra como en un trance, es decir, ya no le importa nada. Solo quiere sentir mas y mas, por lo tanto, se deja hacer de todo; le metemos mano, la humillamos mas, en fin; es una marioneta sexual que solo entiende nuestas órdenes.

-De verdad?

-SI, luego cuando estamos sentadas a la mesa, ya sea una u otra, le metemos la mano y la tocamos aqui o la tocamos alla, hasta que la tenemos a punto de estallar, entonces, ahi, justo ahi, nos detenemos y la miramos retorceserse de deliciosa ansiedad, entonces nos suplica que la dejemos terminar.

-Ella les suplica?

-Si, claro, es increible verla ahi justo ahi sentada, suplicando, luego, despues de un buen rato, cuando ella lentamente se va tranquilizando, tomamos turnos y la tocamos y la tocamos, entonces ella pone los ojos en blanco y tiembla, vibra, se viene, a veces estalla tantas veces que sus jugos le escurren por las piernas.

-no es cierto!!!

-de veras! (confirmo Daniela), Se deja hacer, pone su cara de hipnotizada y estalla cinco, seis o siete veces!!

-que??, eso si no te lo creo….

(La amiga invitada de esta ocacion es algo mas alta que Daniela; yo parezco prácticamente una niña frente a ellas dos, ya que comparando nuestras estaturas, yo apenas llego a los hombros de Daniela; pero si comparamos edades… bueno, Daniela tiene 26 y su invitada apenas debe tener 18 o 19 años y yo en cambio ya tengo 30)

-una vez, en un despedida de soltera, la amarramos a una mesa y estrenamos los jugetes sexuales (los regalos) de la festejada en ella, te juro que entre 7 amigas la hicimos estallar como 15 veces!!

-Como es posible?

-Es multiorgasmica

-De veras? y, y como? ella que hace? (era la riente y sofocada pregunta de la rubia invitada, quien junto con Daniela acababan de tomar turnos para darme una larga sesión de nalgadas) Se deja hacer?, se defiende se queja y grita?

-nooo, la mensa no dice nada? no se defiende, se deja hacer de todo!!

-como voy a creer?

-Te lo probaré!, (fue la tranquila respuesta de Daniela) ven, en mi recamara tengo fotos y hasta un par de videos en mi celular, para que la veas en accion.

Se pusieron de pie y salieron de la sala de estar; entraron en la recamara de Daniela y escuche sus voces pero no alcanze a entender sus palabras.

Largos minutos de silencio transcurrieron mientras yo me mantenia de pie en el rincon de la sala de estar, mirando a la pared, con mis manos en la nuca y mis caderas totalmente rojas de la fuerte nalguiza que Daniela y su alta amiga invitada me acababan de dar entre las 2.

yo escuchaba las calladas risas y los sofocados comentarios de Daniela, era evidente que la chica invitada, pasaba de la total incredulidad, al asombro, al azoro, solo de ver las fotos donde yo era sometida, usada o abusada.

Al rato escuche el taconeo de sus zapatillas entrando en la sala, en silencio, ambas se sentaron en el amplio sofa de la sala y senti sus miradas recorriendo mi pequeño cuerpo casi desnudo de pie ante ellas.

Las escuche a las 2 sentarse en el amplio sillon de 3 plazas y entonces Daniela me habló:

-«¡camina hacia atrás niña, da unos pasos hacia atrás hasta llegar aqui»! ordenó Daniela, señalandome un lugar frente a ellas 2

En la tranquila quietud del medio dia, me moví hacia atras, hasta quedar de espaldas, pie frente a ellas, mostradoles asi mi espalda. -«Ahora agarra tus tobillos»! (dijo Daniela con su tono de mando)

Con una total y ciega obediencia, yo me doblé hacia adelante, flexione un poco mis rodillas y mis manos se tomaron fuertemente de mis tobillos, luego volvi a estirar mis piernas, presentando asi ante ellas dos, mis anchas caderas.

mis rojas y paradas nalgas quedaron algo separadas dado mi posicion.

Un segundo despues y sin previo aviso, sentí como el dedo medio de Daniela se enterraba profundamente dentro de mi ano, quemandome como una llamarada. Yo cerre los ojos y resople mientras sentia como pentraba en mí su largo dedo; pronto, mi respiración se volvió agitada y el aire silbaba entre mis dientes. Ella retorció su dedo medio, en mi interior, luego, pistoneando con él, dentro y fuera de mí cuerpo; ella lo hacia lento y suavemente al principio, luego se hizo más rápido y más fuerte.

El dolor que me causaba, se sentía extrañamente bien, y mi exitación iba rapidamente en aumento, ella me ignoraba aunque yo resoplaba sofocadamente y respiraba en breves y exitados borbotones mientras ella metia su dedo y violaba mi partes más privadas. Su invitada, permanecia en un aturdido silencio, totalmente muda de asombro. De hecho, ella nunca había visto a una persona tan completamente obediente ni tan verdaderamente sumisa como yo.

Paso toda una eternidad mientras que su dedo entraba y salia de mí, pero yo logré mantener mi torpe equilibrio satisfactoriamente.

Poco a poco, Daniela me sodomizaba con mayor fuerza y brio y en pocos segundos me encontre resoplando al borde de un delicioso orgasmo, mi cuerpo comenzó a vibrar y fue entonces cuando Daniela se detuvo.

Ella retiró su dedo de mis intestinos; entonces yo me gire y sin soltar mis tobillos, levante la cabeza y sumisamente abri la boca, ella, con la total naturalidad de la costumbre, metió su dedo en ella y yo lami larga y suavemente el dedo invasor, limpiando con mi lengua cualquier resto de suciedad que hubiese quedado en su hermoso dedo, luego, ella me ordenó énderezar mi posición y regresar a mi rincon.

==========

En silencio, y totalmente frustrada, con el deseo ardiendo dentro de mi, camine hasta mi rincon, mientras ellas reian y se decian algo en voz tan baja que no yo no atine a escuchar una sola palabra de lo que murmuraban, pero las risas que siguieron solo fueron un siniestro aviso de lo que me esperaba.

Mis piernas se sentían como si fueran de hule; pero traté de mantener mi posicion contra la pared.

-«quedate bien quieta ahi niña»! ordenó Daniela.

yo obedeci con mi cabeza baja, siempre mirando al piso y las manos entrelasadas tras mi nuca.

-Es increible el modo en el que se dejo hacer!!, y luego, ella sola se giro y abrio su boca para limpiar tu dedo!! (exclamo su invitada)

-Asi ha sido entrenada, eso no es nada, (exclamo Daniela) dime, te gustaria ayudarme a probar su aguante?

-Claro que si!!, (Exclamo entusiasmada la jovencita)

Entonces ambas se pusieron de pie y retiraron la mesa de centro de la sala, luego escuche a Daniela salir del salón abrir cajones y regresar taconeando con algo que le entregó en la mano a su amiga.

-Toma esto amiga, sientate ahi y preparate.. (dijo Daniela a su invitada)

-A ver niña, camina hacia aca atras nuevamente (me indico Daniela)

Yo asi lo hice, hasta quedar de pie frente a Daniela y su amiga, dandoles la espalda a ellas dos sentadas en el sofa.

-Estas dispuesta?, (pregunto Daniela su invitada)

-«si!!», respondió esta con infantil entusiasmo

-«entonces preparate».

su amiga se rio quedamente y se acomodó en el sofa mientras que Daniela se puso de pie y camino a mi alrededor, envolviendome con el aroma de su fino perfume, cuando pasó por 2a vez detrás de mi desato el nudo de mi vestido y este cayo al piso formando un pequeño circulo amarillo a mis pies, dejandome por primera vez frente a esta desconocida, completamente desnuda.

la tela de la blusa de Daniela rozo mis pezones cuando ella se me acerco, y senti como se ponian duros respondiendo al suave contacto de la tela de la blusa de Daniela contra mi desnudez, entonces ella dijo:

-eres mi esclava

yo senti la roja humillación de la verguenza subir a mi cara al escuchar a Daniela decirme asi por primera vez frente a su invitada, pero aun asi yo respondi:

-si Miss, lo soy

mis manos colgaban a mis lados sin vida, entonces Daniela me ordenó tomar posicion de castigo, entonces levante mis manos y entrelace mis dedos tras de mi nuca, estando asi, desnuda y dispuesta, Daniela no pudo resistirse mas y me abrazo, repegando su cuerpo vestido al mio totalmente desnudo.

Con su mano derecha abrazo mi cintura y con el dedo indice de su mano izquierda levanto mi cara, la levantó mas y mas, hasta hacerme mirar hacia arriba, mirar hacia ella, y entonces me beso de lleno en la boca.

su lengua entro en mi boca y exploro mi interior, empujo mi lengua haciendola quedarse quieta, mientras ella recoria mis dientes con su lengua imperiosa, luego, se separo un poco y me mordio el labio superior, chupandolo levemente con su boca.

luego me abrazo tierna y suavemente, brindandome asi su apoyo y obteniendo asi mi confianza. yo escondi mi cara en su pecho y cerre los ojos, mientras Daniela recorria mi cuerpo desnudo con sus grandes manos.

luego bajo mas y mas sus manos, siguiendo el contorno de mi cintura, hasta llegar a mis amplias caderas, ella las tomo en sus manos, y halando de ellas me repego aun mas contra su cuerpo.

Luego Daniela amaso mis nalgas en sus grandes manos y en cierto momento hasta las separó un tanto, mostrando mi fruncido anito desnudo a la vista de su nueva amiga, quien seguia sentada en el sofa detras de mi.

-Estas lista con ese dildo ahi atras Jackeline? pregunto Daniela a su invitada, llamandola por su nombre por primera vez frente a mi.

-Estoy lista. (contesto la alta rubia)

Nuevamente Daniela lavanto mi cara hasta obligarme a mirarla directamente a los ojos; y entonces me pregunto?

«¿Quieres un poco de Vaselina o lubricante K-Y? Puede ser que estes algo seca ahi atrás…» (dijo Daniela). Yo supe, por supuesto, en cual de las aperturas de mi cuerpo, ella tenía en mente para insertar en mi ese enome dildo. Yo contesté suavemente, -«Si eso le agrada a mi Señora..».

Ella me miro un largo instante en silencio.

-«No, yo no lo creo necesario,» ella dijo severamente. «El dildo no es demasiado grueso. No lastimara mucho. Levanta tu culo, Eva..» Yo hice lo que me dijeron, inmediatamente, ofreciendo mi espalda mientras ella estaba alli, de pie frente a mi, mientras su amiga seguia sentada detras mio.

Entonces sentí el pie de Daniela que se metia entre mis piernas, obligandome asi a separar mis piernas; luego su pie empujo aun mas haciendome separar un poco mas, en compas, mis piernas, casi obligándome a perder el equilibrio.

Daniela, mirando por sobre mi cabeza a su amiga Jackeline sentada atrás, pregunto:

-«¿Eva tiene un buen culo, no es asi, Jackeline?»

-«Hermoso!!» (contestó ella). «Es perfecto, las curvas son suaves y delicadas, pero la forma es ancha y firme; me gustan muchísimo también sus piernas. Ella esta aun mejor de cómo tu me la describiste».

-«A Ella le gusta ser fustigada en sus nalgas, no es asi, esclava»?

-«Sí, Miss» contesté yo, diciendo la verdad. -«Eva tiene un umbral alto al dolor, y aguanta que su culito sea fustigado con una amplia variedad de látigos». Ella movió más cerca de mí, jalandome hacia ella. Sus pechos se apretaron más, casi en mi cara. Yo podría sentir sus pezones rígidos tocando mis hombros desnudos bajo su vestido de algodón azul. Ella movio sus grandes manos calurosas a la desnudez de mis nalgas, amasando mis globos, oprimiendo su firmeza.

Se sentía bien. Ella extendió las manos sobre las mejillas de mi culo y los separó varias veces durante la caricia, revelando mi arrugado anito a la vista de Jackeline.

-«La hacemos arrodillarse para que le inserte el dildo?,» Preguntó Jackeline.

-«NO!, Yo prefiero tenerla empalada asi, mientras ella esta de pie»,

contestó Daniela y tirando de los cachetes de mis nalgas, separandolas con sus manos, tanto cuanto ella pudo, estirandome de allí detrás, exponiendo totalmente mi anito a la vista de su invitada y en preparación para el frío objeto inanimado que pronto me invadiria. -«Muy bien,» dijo a Jackeline, » entonces mueve sus caderas un poco mas a la derecha».

Yo, mientras tanto, sentía como Jakeline ponia su mano izquierda sobre la curva de mi cintura, sin duda para buscar algo de apoyo… Daniela continuó extendiendo las mejillas de mi culo, separandolas un tanto mas, de la parte de abajo, sin duda para proporcionar un amplio acceso al área designada, fácilitando asi la entrada de aquel dildo.

Yo aspire aire por la boca cuando sentí la dureza del instrumento apoyarse mi ano.

Las uñas de Daniela se enterraron aun mas en mi piel cuando ella aumento la presion de sus manos exponiendo asi mi ano..

-«HHMmmm. Ella esta apretadita», dijo Jakeline.

yo avergonzada apoye mi frente en el hombro derecho de Daniela.

-«EEEAAA, Perra!, aqui arriba, mirame a los ojos esclava, quiero verte a la cara mientras que Jakeline te lo va metiendo, entendido?!!» (me dijo Daniela)

yo levante mi cara y clavé los ojos en los de Daniela, mientras sentia como su amiga Jakeline movia su mano, guiando el gran falo de plastico color ambar, por encima de mi anito fruncido, buscando acomodo, Explorando mi interior, 1, 2 centimetros..

De repente, sin advertencia alguna, ella dio un largo y fuerte empujón ascendente al falo de plastico que sostenia en las manos.

Yo, sorprendida al sentir el avance, abrí la boca mientras Jakeline comprobaba el camino seleccionado y yo sentia la dureza del cruel dispositivo que invadia de esa manera mi esfinter. -Ya le entró, dijo triunfante Jakeline.

Daniela me miraba sonriendo, complacida de ver como todos mis sentimientos eran claramente reflejados en mi rostro, mientras tanto su invitada tomaba una mayor confianza y comenzaba a bombear profundamente en mi ano, largas estocadas del grueso instrumento.

-Como la sientes Jakeline? le entra bien? (pregunto Daniela a su invitada)

-Apretadita, pero si, de hecho lo puedo mover bien. (confirmo la invitada)

-Creo que se lo hestamos haciendo demasiado facil a esta esclava, (cavilo daniela mirandome sonriendo) a ver perra, parate de puntillas.

yo obedeci de inmediato, y el efecto producido fue de sentir como si el dildo duplicara de pronto su diametro en mi interior, comprimiendo las paredes de mi intestino y haciendome gemir quedamente de dolor.

-Perfecto!!, ahora si amiga, date gusto, Eva no ira a ningun lado!!

La invitada no necesitaba mayor comentario, pronto el frio instrumento resbalaba en toda su enoorme longitud hacia mi interior, dilatando a su paso mis barreras, mi placer y mi humillacion.

La chica tenia ideas malevolas y pronto, ademas del lento mete y saca, que poco a poco ganaba fuerza y velocidad, en cierto momento ella agrego retorcidos movimientos que me estremecian mientreas yo trataba por todos los medios de mantener la incomoda posicion de puntillas.

La despiadada jovencita, hacia el didlo salir, torciendolo hacia la derecha, para luego empujarmelo hacia dentro desde la izquierda, ahora lo hacia lento y suave, luego rápido y fuerte; ahora lo dejaba salir por su propio peso, luego me lo enterraba con rápidas y poderosas estocadas.

Los minutos se arremolinaban y Daniela, a parte de mantener mis nalgas muy separadas, a veces me sostenia y me ayudaba a mantener la incomoda posicion, parada de puntillas y con las manos tras la nuca; mi exitacion subia y mi debilidad era patente.

En cierto momento, como era lógico, perdi pie, ya que no pude mantener mi posicion de puntillas, Daniela me soltó y me dejo caer al piso en medio de una estruendosa carcajada.

Ellas 2 se rieron al verme en el piso y se acuclillaron junto a mi y Daniela tomo en su puño el enorme falo que sobresalia obsenamente de mi ano, y comenzo a moverlo lentamente, Jakeline apoyo su rodilla derecha sobre en mi espalda oprimiendome asi contra el suelo, evitando que yo pudiera moverme.

Durante un buen rato estuvo Daniela sodomizandome con el falo plastico, pero de pronto tuvo una gran idea; empujó el enorme falo casi totalmente en mi interior

-«Ahora ven Jackeline, ayudame a girar a esta esclava para que quede boca arriba», explicó Daniela a su amiga.

quedó el falo oprimiendome desde atras contra el piso y yo quede resoplando cara arriba.

Daniela trajo un par de esposas metalicas y esposo mis manos a la pata central del enorme sofa de 3 piezas, luego tomo un par de cojinetes y los puso a ambos lados de mi cabeza, mientras le decia a su invitada:

-«Tengo una deliciosa idea, quitate esos pantalones y las bragas»

Jaqueline sonreia de oreja a oreja mientras lo hacia.

-«Amiga, ven y subete en estos cojines» dijo dulcemente Daniela a su amiga invitada, «No, no, asi no, mira» explicaba Daniela,

-«quiero que estes mas cómoda, asi podrás apoyar el torso en el sofa si te llegas a sentir cansada, además asi, Eva podrá demostrarte una muy buena sorpresa».

Tranquila e intrigada la rubia belleza se acomodó como Daniela le indicaba, separando las piernas y apoyando las rodillas en los cojinetes, Daniela jaló de ella haciendo que su sexo y su ano quedaran flotando en el aire justo frente a mi cara.

-«Tienes que resbalar más para aca cariño» le dijo Daniela. -«Apoya tus brazos en el sofa, asi tu anito quedara bien encima del borde. Asi Eva Fernanda podrá atender a tus dos aperturas cuando te arrodilles sobre ella.»

La posición era perfecta. Su vulva cubierta de vello color cobrizo y su sonrosado anito redondo brillaron ligeramente entre los globos de carne de Miss Jackeline, con sus hermosas caderas blancas desnudas; su gatito se veia semi abrierto, brillante por sus liquidos lubricantes, tanto que se me comenzo a hacer agua la boca; los tejidos rosas que contrastan suavemente con el pelo rubio rojizo rodeando los labios de su vagina hinchada.

mis manos esposadas, debajo del sofa me hacian sentir muy dominada y pronto comence a exitarme nuevamente.

-Estas lista Jakeline? (pregunto Daniela a su amiga)

-«Quiero que primero le trabajes ojo del culo, Eva. ¡Asi que metete entre sus piernas Esclava!»

Yo levanté mi cabeza y planté un manso, y dulce beso en el globo izquierdo de Miss Jackeline, arremolinándo mi lengua en un círculo enloquecedor comenze a chupar suavemente su piel suave.

-«¡Ella es una gran comedora de anos!» (comento Daniela… ) Vamos Jackie, (la animo Daniela) con confianza, sientate en su cara y dejala trabajar.

Moviendo sus manos apoyadas en el sofa, ella levantó sus caderas un poco hasta quedar directamente sobre mi cara, y, sin una palabra, fue bajandolas lentamente hasta que yo la acanzé con mi lengua y mi boca.

comenze por darle un suave y tierno beso negro, dejandole sentir el calor de mis labios en su fruncido anito, luego comenzé a lamer todo alrededor evitando el boton, sintiendo algunos delicados pelitos en la cerania de su sexo.

Segui lamiendo, mientras ella miraba por sobre su hombro y decia a Daniela: -«es una exparta, se siente TAN rico!!»

-«Se me ocurre otra idea!!», dijo de pronto Daniela, se puso de pie y salió del salón, entró a su recamara y unos segundos despues regresaba mientras ataba a su cintura un strap-on didlo color purpura.

Se arrodillo junto a Jakeline y le dijo:

-«Amiga, quiero cojerme a la esclava mientras te sigue lammiendo, me podrias ayudar?»

-«Dime que necesitas», dijo entusiasta Miss Jackeline.

-Hagamos que la perra levante las piernas, separandolas, para que yo pueda montarla y meterle este amigo x delante, recuerda que por atras ella tiene el ano muy ocupado.

-«ja, ja, ja, claro que si, pasame sus piernas» dijo Miss Jackeline.

Daniela levanto mis piernas y se las paso a Jakeline, quien se metió mis pies, debajo de sus brazos.

-«HUYY, el monstruo negro se quiere salir», dijo Daniela, empujandolo de vuelta dentro de mi.

luego se arrodillo detras de Jakeline y comenzo a penetrarme con su strap-on morado, mientras Jakeline miraba por sobre su hombro la manera en que daniela me penetraba.

Yo era un ovillo, dejando justo a la altura de la cintura de Daniela, mi depilada cuevita abierta.

Las dos montaban mi cuerpo y pronto llegue al 1er orgasmo mientras lamia el ano de la invitada, ahora ella se inclino hacia adelante, apoyando los codos en el sofa, ofreciendome asi su sexo fino y delicado y yo comence a lamerla nuevamente mientras Daniela se inclinaba hacia adelante y pelliscaba mis pezones, retorciendo uno a derecha y el otro a la izquierda.

justo en ese momento, mientras llegaba mi 2° orgasmo Daniela dijo

-Anda Eva, Levanta mas tu culo…

Esa tarde fue realmente deliciosa…

Eva Fernanda Saliz Montiel Sep 2007


visit beautifulagony.com
beautiful agony