Mariana era una joven que aunque tenía grandes atributos físicos, no se le conocían ni amistades ni novios, su madre siempre la sobre protegió, y su padre fue un don nadie que vivió de una pensión del gobierno y con una botella de alcohol entre sus labios hasta que un cáncer en el hígado dio cuenta de su existencia.

Mariana era delgada esbelta de tez blanca grandes ojos marrones y con un cabello entre rubio y castaño con un color parecido a la miel, sus labios aunque gruesos y de un color muy rojo natural eran pequeños, su forma de vestir siempre fue muy recatada y circunspecta, sus vestidos siempre los usaba largos ocultando su bella piernas, y para rematar aunque fuese verano usaba por lo general una chaqueta de manga larga que ocultaba sus encantos, su hermoso cabello lo mantenía recogido o lo ocultaba bajo un feo gorro de color negro, nunca se maquillaba, en fin parecía más una fanática religiosa que cualquier otra cosa.

Mariana ya se encontraba estudiando en la universidad, había terminado su tercer semestre de psicología, ingresó a estudiar esa materia con la tonta idea de conocerse a sí misma, al iniciar su cuarto semestre se matriculó en un curso de parapsicología que dictaba un escéptico profesor el cual centro su clase en algo de historia sobre la materia y el resto lo dedicó a dar a conocer su libro sobre los métodos científicos aplicados al estudio de la parapsicología. En pocas palabras fue algo sumamente aburrido aun para Mariana, cierto día al salir de una de las clases otra estudiante comentó lo desilusionada que se encontraba con la materia y el profesor, y como cosa rara Mariana la secundó lo que generó algo de simpatía entre ambas, Nicol que era como se llamaba la compañera de estudios de Mariana la invitó posteriormente a su casa a pasar el fin de semana con el firme propósito de estudiar, aunque Mariana no era dada a salir de su casa y mucho menos a dormir fuera de la misma aceptó la invitación de su compañera de clases.

Mariana se presentó el viernes en la tarde a casa de Nicol, y desde que llegó se dedicaron a estudiar, una vez que cubrieron gran parte de la materia Nicol le propuso descansar y continuar estudiando al día siguiente, luego que cenaron Mariana y Nicol continuaron hablando sobre sus frustradas expectativas de la clase, hasta que llegó el momento en que Nicol sin hacer otro comentario se dirigió un ropero y extrajo un común y corriente juego de la guija y tras explicarle los principios básicos a Mariana las dos se dedicaron a pasar el rato llamando a los espíritus.

Mariana luego de cerca de una media hora de falsas alarmas ya se estaba aburriendo, al igual que su anfitriona cuando el apuntador o como se llame la cosa esa que se utiliza en el juego para señalar las letras pareció tomar vida propia, las dos jóvenes se sintieron algo asustadas ya que una cosa es llamar al diablo y otra el verlo venir, las primeras palabras en la tabla fueron. “Interfiere ropa” Las repetía continuamente, hasta que llego el momento que las dos decidieron hacerle una pregunta directa, la cual fue. “Nuestra ropa interfiere” y la respuesta fue un rotundo y repetitivo. “SI” Las dos lo discutieron por un largo rato hasta que decidieron desnudarse con el fin de poder establecer un buen contacto, al fin y al cabo Nicol vivía sola en su apartamento y nadie más aparte de ellas las vería, por lo que basadas en ese argumento tomaron la decisión de continuar desnuda con el experimento.

Mariana aunque estaba muerta de la vergüenza, su interés y curiosidad era mayor que su pudor en esos momentos, Nicol por lo contrario parecía encontrarse muy a gusto con la situación, de inmediato se desnudo completamente, dejando ante la vista de su compañera de clases toda su desnudes y algo que sorprendió a Mariana fue que Nicol se depilaba completamente todo su monte de Venus al igual que las piernas y sus axilas contrario a Mariana la cual nunca se había atrevido a depilarse ni siquiera las piernas, ya que lo consideraba algo engorroso y no propio de una mujer decente, Nicol era de baja estatura algo pasada de Kilos pero a pesar de ello mantenía una buena figura, Nicol actuaba de manera desenvuelta y le exigió a Mariana que se quitase la totalidad de su ropa al igual que ella había hecho, ya que Mariana había permanecido con su fondo las pantaletas y el sostén puestos, tras discutirlo por unos breves minutos Mariana se despojó

del resto de su ropa, y fue entonces Nicol quien se sorprendió al ver lo frondoso de los vellos de su compañera bajo los brazos y entre sus piernas.

Mariana se encontraba tan desnuda como Nicol, pero continuaba muerta de vergüenza, Nicol para infundirle animo le dijo. “Si yo tuviese un cuerpo tan bello como el tuyo no perdería oportunidad de exhibirlo”. Mariana se puso más roja de la vergüenza, pero de inmediato se dieron a la tarea de contactar nuevamente al espíritu por medio de la tabla, para su sorpresa al primer intento lo lograron, el espíritu se les identificó como el de una mujer llamada Marina que había muerto a sus 25 años en esa misma habitación en la década de los años 20, a manos de un celoso amante. durante el resto de la noche las dos jóvenes continuaron recogiendo datos sobre el espíritu de Marina con el fin de corroborarlos cuando tuviesen tiempo, la ultima pregunta que le hicieron al espíritu fue cual era su deseo, a lo que respondió volver a vivir, a partir de ese momento la comunicación cesó.

Mariana y Nicol quedaron exhaustas, y tal como se encontraban se tiraron en la cama de Nicol, no habían pasado unos segundos cuando Nicol sintió que era observaba fijamente por Mariana, algo en los ojos de su compañera reflejaban un brillo que antes no lo había visto, su rostro se transfiguró ya no parecía una mosca muerta, Mariana se había soltado su bella cabellera y sus labios fueron humedecidos por su lengua de manera sensual, Nicol no le quitaba la vista se sentía algo asustada y a la vez deseosa de que pasase algo, no sabía que pero deseaba que Mariana hiciera algo, lentamente los dedos de Mariana comenzaron a recorre el cuerpo de su compañera de clases, y su boca se acercó a la Nicol para posarse sobre los labios de ella, aunque Nicol tenía una basta experiencia sexual con hombres, jamas había ni pensado el mantener un encuentro con otra mujer hasta esos momentos, ya que lejos de rechazar el avance de Mariana le agradó el que su compañera de clase se tomase esas libertades, Nicol cerró sus ojos y se quedó tendida sobre su cama mientras Mariana lentamente acariciaba su cuerpo, y besaba su boca con suavidad, la reacción fue inmediata en el cuerpo de la gruesa Nicol, extendió sus brazos y piernas para facilitar así las caricias que le hacía Mariana, Nicol abrió su boca y la curiosa lengua de Mariana exploró toda su boca, en esos momentos ya Nicol se encontraba totalmente mojada por dentro, jamas pensó que se sintiese tan rico que otra mujer la acariciase, sus pezones se encontraban totalmente esponjados a consecuencia de las caricias recibidas de las manos de Mariana, lentamente sin prisa Mariana fue bajando su boca y pasando su lengua por el cuerpo desnudo de Nicol, por espacio de unos cuantos minutos se dedicó a lamerle los pezones a la otra y cuando Nicol emitió unos quejidos de placer se los mamó completamente. Posteriormente la lengua de Mariana fue descendiendo hasta el ombligo de su compañera, para luego continuar hasta su vulva, comenzando a lamer con detenimiento los labios vaginales de Nicol, la cual a esa altura de la circunstancias le suplicaba que continuase que no se detuviese, al principio con un tono de voz tan bajo que apenas ella misma podía escucharse, pero a medida que Mariana avanzaba en la exploración de la vulva de Nicol, esta fue suplicando con mayor fuerza que Mariana continuase, al mismo tiempo Mariana fue moviendo su cuerpo hasta que su peludo coño castaño quedó sobre la boca de su compañera, la cual sin dilación alguna comenzó a besar y lamer con furia casi animal, el olor a hembra se encontraba por cada rincón de la habitación de Nicol la cual movía sus caderas con fuerza hasta que alcanzó el ultimo de sus orgasmos, Mariana entonces incorporó su tronco quedando sentada literalmente sobre la cara de la gorda Nicol la cual continuaba restregando su cara por el coño de Mariana, la cual echó sus caderas un poco hacía adelante dejando su esfínter en la boca de la otra, la que continuó lamiendo y mamandole el culo a Mariana hasta que esta con sus manos y las de Nicol se masturbó hasta lograr un estruendoso orgasmo, luego de lo cual las dos quedaron desfallecidas, se besaron por un rato pero al final ambas se durmieron en los brazos de la otra.

Mariana a la mañana siguiente se despertó sorprendida al verse abrazada por Nicol, no se explicaba que había sucedido entre las dos en la noche, se acordaba ligeramente de haber terminado con la tabla y de haberse recost

ado al lado de Nicol, luego a su mente acudieron un conjunto de imagines del cuerpo de su compañera y de los besos que las dos se daban, Mariana bruscamente se separó del cuerpo de Nicol la cual se despertó con un gran sonrisa y trato de besar nuevamente en la boca a Mariana la cual toda asustada se hecho hacía a tras, Nicol se dio cuenta del cambio de su compañera y le dijo. “Ahora que te pasa si la que comenzó todo fuiste tu” Mariana la vio con asombró se quedó con a boca abierta iba a comenzar a decir algo, pero de momento cerró su boca y los ojos los cuales al abrirlos nuevamente tenían ese brillo de lascivia, Mariana extendió sus brazos y tomó por la cara a Nicol y atrayendola hacía su boca estampó un gran beso, pero luego la soltó diciendole en un tono de voz seductora y sensual, quiero que me ayudes a depilarme ya estoy cansada de estas matas de pelo que tengo bajo los brazos y en mi coño, Nicol como hipnotizada se dirigió al gabinete del cuarto de baño y extrajo una crema para depilar que recién había comprado, y sin decir palabra se la fue untando por todo el cuerpo de Mariana, la cual dio muestras de disfrutar enormemente de las caricias producidas por su compañera mientras le aplicaba la crema para depilar, una vez que Nicol terminó se dirigió a su ducha y se bañó dando tiempo que el producto hiciera el efecto deseado, tras lo cual Mariana se metió bajo la ducha y con la ayuda de Nicol salió completamente depilada, ya no quedaba un solo vello castaño sobre su cuerpo, axilas piernas y su frondoso monte de Venus habían dado paso a su total desnudes, luego de lo cual las dos amigas volvieron a tener otro encuentro, pero con la variante de que Mariana mientras esperaba a que el producto hiciera su efecto y Nicol se duchaba, tomó una gran vela que tenía Nicol en un pequeño altar apagada y en cosa de unos minutos la fue reduciendo con la ayuda de un cuchillo de cocina hasta que la vela tomó la forma de un gran falo. Las dos se divirtieron con el juguete hecho por Mariana, pero ella no se lo llegó a introducir a sí misma lo había preparado para su amiga, Nicol lo disfrutó completamente, y una vez que las dos se volvieron a saciar, se ducharon nuevamente y se dispusieron a vestirse.

Mariana le pidió a Nicol que le prestase unas tijeras, y al esta entregarselas en un dos por tres corto sin medir tres cuartas partes de la falda de su vestido, luego le arrancó las mangas y le hiso un gran escote el cual al ponerse el nuevo vestido no le permitía el usar el sostén, ya que el mismo prácticamente quedaba todo por fuera, Mariana recogió lo que quedó de su ropa y lo botó a un zafacón incluyendo las pantaletas tipo paracaídas que acostumbraba a usar, luego le solicitó a Nicol que le prestase su maquillaje y al terminar de usarlo sin más miramientos las dos amigas se fueron de compras.

Mariana al regresar a su casa sorprendió a su madre con el cambio dado, la vieja no podía creer lo que sus ojos veían, esa misma tarde Mariana le anunció que se marchaba de la casa. Mariana se dio de baja de las clases de psicología y se apuntó en comerció, al poco tiempo sus notas fueron las más altas, al pasar el tiempo ingresó a una firma internacional, ella había logrado la habilidad de seducir a cualquier persona con el solo uso de su voz. Lo ultimo que supimos de Mariana por boca de Nicol fue que se casó con el propietario de una gran firma bancaria en el Caribe y que se cambio su nombre por el de Marina.

Dattos del autor/a:

Nick: Narrador.

E-mail: narrador (arroba) hotmail.com

Busquedas entrantes: