Susan Dhliwayo detuvo su auto en la carretera para recoger a un grupo de hombres viajeros que pedían aventón, sin embargo, todos se negaron a viajar con la mujer por temor a ser violados.

“Ahora los hombres le temen a las mujeres. Me dijeron ‘no podemos ir contigo porque no confiamos en ti'”, aseguro la joven de 19 años al diario británico The Telegraph.

Los medios locales de Zimbabwe reportan que las víctimas de estos merodeadores de las carreteras han sido drogados y sometidos con pistolas o cuchillos para tomar estimulantes sexuales y luego forzarlos a mantener relaciones antes de ser abandonados en la carretera.

El caso de las “cazadoras de semen” se registró por primera vez en la prensa local en 2009, pero la policía sólo ha logrado arrestar a tres mujeres. Sin embargo, los ataques han continuado desde que ellas fueron detenidas por presuntamente violar a 17 hombres.

“No tenemos el número exacto de casos confirmados. Estos ocurren por lo general cuando las víctimas se encontraban pidiendo aventón y abordaron vehículos privados. Por eso les recomendamos a usar el transporte público”, dijo al rotativo inglés Wayne Bvudzijena, vocero de la Policía Nacional.

Según el artículo del Telegraph, el uso exacto que se le da a los espermas de las víctimas aún no está claro, pero se presume que es empleado para la práctica del “juju”, rituales tradicionales para atraer la buena fortuna.

Watch Ruparanganda, sociólogo de la Universidad de Zimbabwe, considera que se trata de un negocio muy lucrativo, y confirmó las creencias de que el semen es principalmente usado para rituales.

El profesor dijo que se sintió asombrado cuando hace alrededor de siete años, mientras realizaba una investigación para su tesis doctoral, descubrió que el semen comenzaba a convertirse en moneda de cambio, cuando las prostitutas pedían a sus clientes entregarles los condones usados después de la relación sexual.

Por su parte, la Asociación Nacional de Curanderos Tradicionales advierte que esta práctica se usa para realizar alguna forma de brujería, por lo que están en desacuerdo con ella.

“Ha asustado a mucha gente. Es algo que conmociona porque normalmente ocurría al revés, por lo general sabíamos de hombres que violaban a mujeres, y no mujeres violando hombres”, dijo George Kandiyero, vocero de la asociación.

Mientras tanto, las tres mujeres detenidas continúan a la espera de un juicio, pues en el país africano no está tipificado como delito la violación por parte de una mujer, por lo que enfrentarán cargos de agresiones.

Busquedas entrantes: