Parte 1
Parte 2

Era miércoles ya por la tarde-noche, me encontraba en mi recamara haciendo mi tarea cuando sonó el teléfono, conteste, era Olga “Hola bebe como estas?” Bien y tu? “yo bien buena, ya sabes, oye pásame a tu mami”, y fui a la recamara de mi madre y le di el teléfono, te habla Olga. Ella puso una sonrisa picara y tomo el teléfono. Yo regrese a mi recamara pero tenia mucha curiosidad de que estarían hablando, así que baje y con mucho cuidado descolgué el otro teléfono, estaban hablando lo típico de “como has estado, que andas haciendo etc etc” hasta que Olga le dijo:

– Y ya me vas a contar lo que paso el viernes?
– que paso el viernes?
– no te hagas! tu y tu hijo en tu cama
– pues no paso nada, cuando despertamos ya no estabas
– jajaja como que nada si yo los vi!
– a ver, que viste?
– tu arriba de el montándolo!
– jajaja ah! eso

– hazte mensa!
– pues eso paso
– no me habías dicho que se te antojaba tu hijo
– es que no lo había pensado, solo paso
– pero por que?
– es que despertó con su erección, y la tenia ahí a un lado
– pensé que ya se la habías visto
– si, pero de muy lejos, tenerla ahí si me sorprendió
– si la tiene rica y gordita
– y pues no se que me paso, solo empecé a acariciarla y después me deje llevar
– y que tal? rico?
– si, una gloria! no se si era lo necesitada que estaba o que, pero me encanto
– y lo hicieron mas veces?
– si todo el fin de semana, a todas horas y en todos lados!
– eres una atascada
– pues si ya había pasado una vez, que fue lo mas difícil ya que mas da mas veces no?
– si me imagino, ya roto el tabú una vez
– no te creas a veces pienso que estoy loca por haberlo hecho
– mejor déjamelo a mi
– jajajaja no!
– por que no? no seas envidiosa
– no es eso, es que no se
– no te gustaría que el y yo te hagamos el amor?
– cállate! no empieces con tus ideas locas
– si bien que te gustan mis locuras, no te hagas
– si, pero esto ya es mucho no crees?
– quizás, pero hay que aprovechar que aun podemos
– no lo se, no me convences
– anda piénsalo, yo nada mas de imaginarlo ya estoy mojada
– tu también?
– jajaja ya vez… si eres una cachonda como yo
– pero tu estas mas loca
– no lo creo!
– jajaja
– hace mucho que tu y yo no nos damos unos besotes
– si lo se, es que luego te pones loca y quieres mas
– siempre me dejas a medias, pero nos la pasamos bien no?
– si eso si, aunque siempre termino muy cachonda e insatisfecha
– eso es porque no me dejas seguir!
– es que no soy lesbiana
– ni yo, solo somos sexuales
– muy sexuales!
– bueno ya me tengo que ir, mañana le seguimos ok?
– ok, nos vemos, cuídate

Ya se imaginaran la erección que traía, mi verga babeaba solo de imaginarme con esas dos mujeres para mi solo, esperaba que Olga pudiera convencer a mi mama de hacerlo.

Pasaron un par de semanas, seguíamos teniendo sexo, principalmente los fines de semana, ya que entre semana yo tenia mucha tarea y mi madre llegaba cansada de trabajar.

Era viernes y vi que mi madre se estaba arreglando, yo estaba algo celoso, se estaba poniendo muy guapa y perfumada como si fuera a salir, decidí preguntarle si iba a salir, me dijo que no, que alguien iba a venir, eso me molesto aun mas, no suele traer a sus pretendientes a la casa por respeto a mi, me di la media vuelta y me fui a mi cuarto. Poco después sonó el timbre, no salí de mi cuarto, deje que ella abriera. Paso el tiempo, veía la televisión cuando oí que mi madre me llamaba, salí del cuarto y grite “mande”, ella respondió “baja por favor” se me hizo extraño, pero baje, era Olga, estaban las dos en la sala tomando un trago, estaba yo sorprendido de verlas juntas, hacia mucho que no las veía, Olga me pregunto que si quería algo de beber, que me sirviera, yo voltee a ver a mi madre, no me dijo nada, así que me prepare una cuba y me senté en la sala. “Ponte algo de música” así que me levante y puse música, Olga se levanto y se puso a bailar lentamente, primero le coqueteo a mi mama mientras bailaba, después se acerco a mi y me bailaba coquetamente, y creo que mi madre se puso un poco celosa que se levanto a bailar también y se puso junto a Olga también a bailarme, aunque pronto se olvidaron de mi y ellas bailaron para ellas y empezaron a restregarse sus cuerpos y coquetearse, aunque ya no bailaban para mi, yo aun así me estaba excitando de sobre manera al verlas. Olga busco la boca de mi madre, y ella no la esquivo, se empezaron a besar sensualmente mientras se acariciaban las espaldas, los besos fueron subiendo y subiendo de tono, empezaron a usar las lenguas, yo no sabia que hacer, si dejarlas seguir o unirme o que. Me pare y me coloque a su lado, empecé a acariciar la espalda de las dos, ellas seguían en lo suyo, así que me acerque al cuello de Olga y la empecé a besar, ahí sus bocas se separaron y sentí la boca de mi madre en mi cuello, y Olga busco el cuello de mi madre, después mi boca y la de Olga se juntaron para ser interrumpida por la boca de mi madre, los tres nos besábamos, sacábamos la lengua para acariciarlas entre ellas, y nos acariciábamos las espaldas y los glúteos para después pasar a los senos y a desabotonar las blusas.

Olga y yo tumbamos a mi madre en la alfombra mientras le sacábamos la ropa y la besábamos y manoseábamos todo lo que podíamos, la dejamos completamente desnuda, Olga besaba su boca apasionadamente mientras yo besaba y chupaba sus muslos subiendo poco a poco a su vagina, Olga bajo después a sus senos y empezó a lamerlos y chuparlos, mi madre nos interrumpió, “vamos a mi cama” se levanto, Olga tomo su bolso, nos tomamos de las manos y subimos los tres a su recamara, nos recostamos en la cama y seguimos con lo nuestro, pero ahora Olga se fue directamente a entre las piernas de mi madre, algo que siempre había querido hacer y no se lo habían permitido, para ese entonces mi madre ya no iba a decir que no a nada, yo fui a sus senos y después a su boca, nuestras lenguas jugaron dentro y fuera de nuestras bocas, mientras Olga lamía y chupaba su clítoris como si no hubiera mañana. mi madre solo acariciaba la cabellera de Olga mientras empezaba a soltar gemidos y a mover su cintura de placer.

Olga le metía los dedos mientras chupaba el clítoris, yo me detenía para ver ese increíble espectáculo de ver a mi madre gimiendo y gozando y ver a Olga comerla deliciosamente, así siguieron hasta que mi madre se vino en la boca de Olga que no dejaba de chupar los líquidos que mi madre emanaba y poco a poco dejaba de contorsionarse.

Yo bese su boca mientras recuperaba el aire, Olga subió también a besarla en la boca y se abrazaron.

después me voltearon a ver, y vieron que ya tenia tremenda erección, “pobrecito, míralo” las dos se acercaron, Olga fue a mi boca y mi madre a mi verga, me bajo mis boxers y primero la acaricio con su mano varias veces para después meterlo en su boca, después Olga también bajo y besaba mis muslos y acariciaba mis testículos, se iban intercambiando mi verga en sus bocas, yo las veía y acariciaba su cabello mientras me llevaban a la gloria. Me pidieron que me pusiera en 4, Olga se puso abajo mío y me seguía chupando, y yo busque su sexo (en la posición 69) No supe donde quedo mi madre hasta que la sentí besando mis glúteos, cual fue mi sorpresa cuando empezó a lamer y besar mi ano por fuera, yo me sorprendí, nunca me habían hecho eso, “MAMA que haces?
– Nada, tu sigue
pero yo no podía seguir, Olga extraño mi lengua así que también me reclamo “sigue, no pares”
– No mama que haces?
– te va a gustar, tu déjate
parecía no tener mucha opción, y no se sentía mal, pero me daba un poco de asco que mi ano no estuviera del todo limpio, pero si a mi madre no parecía molestarle, estaba yo tan caliente que decidí dejarme hacer de todo, así que mi boca regreso al sexo de Olga, Olga siguió chupándome y mi madre siguió lamiendo mi ano, le metía la punta de su lengua y después empezó a masajearme con la punta de su dedo que en ratos entraba. La verdad se sentía delicioso, Olga ya estaba empapada y yo seguía chupando su clítoris, los dos soltábamos gemidos, ella con su mano masajeaba mis testículos y yo con mi mano decidí imitar a mi madre e ir a buscar el ano de Olga y empecé a acariciárselo mientras mi boca bebía todos sus líquidos. Mi madre puso lubricante en mi ano, para después introducir su dedo que entro como mantequilla, y lo empezó a girar y a mover despacito, yo no resistí mas y soltando un gran gemido llene la boca de Olga con mi semen, casi se ahoga pero pudo beber la mayor parte, y poco después ella también se vino en mi boca, los dos quedamos rendidos recuperando el aire y mi madre se nos unió dándonos besos tanto a ella como a mi.

Después de unos minutos de mimos para recuperar fuerzas, Olga tomo su bolsa la abrió y saco un dildo strap-on, y le dijo a mi madre sonriéndole, “tu sabes cual es mi fantasía”, mi madre le contesto, si, hoy cumpliremos nuestras fantasías, y se empezaron a besar apasionadamente, yo acariciaba sus cuerpos mientras ellas se besaban. Olga se puso el dildo en su cintura, y con mi madre acostada boca arriba empezó a penetrarla, yo le puse mi verga en su cara y gustosa empezó a chuparla, yo en ratos veía a mi madre chuparme y en ratos volteaba a ver a Olga como la penetraba, después cambiaron de posición, mi madre en 4 y así siguió penetrándola, me fui a la espalda de Olga con mi verga ya bien erecta pero no pude penetrarla, así que decidí mejor dejar que ella cumpliera su fantasía, yo acariciaba a mi madre, a veces su senos, su espalda y su clítoris hasta que tuvo un gran orgasmo. Ellas se abrazaron y besaron apasionadamente.

Mi madre fue entonces que dijo que quería cumplir su fantasía, Olga la vio coquetamente y las dos se carcajearon, algo se traían entre manos, Olga se quitó el strapon y se lo dio, ella se lo empezó a poner, se me acerco y me beso apasionadamente en la boca, me fue empujando hasta que se me echo encima y me besaba realmente con fuerza, yo le correspondía el beso, jugamos con nuestras lenguas, sentía las manos de Olga recorrer tanto mi cuerpo como el de mi madre, interrumpió el beso para decirme al oído “me dejaras cumplir mi fantasía bebe?” y yo sin saber a que se refería le dije “si mi amor”, nos besamos otro rato mas, y se levanto de encima mío, voltéate me dijo, fue ahí cuando entendí que es lo que quería, y me asuste, aun boca arriba le dije, “no, espera que quieres hacer?”
– pues penetrarte me contesto
– noo! como crees
– ándale, siempre ha sido mi fantasía penetrar a un hombre
– pero me va a doler
– no, es muy delgado, prometo ser cuidadosa
Olga también entro en la platica, “ándale chiquito, nosotras te cuidamos”
– no soy gay!
– sabemos que no lo eres, será solo esta vez.
Olga fue a mi verga y empezó a chuparla mientras mi madre seguía insistiéndome de dejarle cumplir con su fantasía, era muy tierna pidiéndomelo
Terminaron convenciéndome, y me pusieron en 4 patas, estaba tan nervioso que perdí mi erección, las dos empezaron a besar mis glúteos, Olga acariciaba mis testículos y masturbaba mi verga intentándola parar. Mi madre seguía besando y lamiendo mi ano, separaba mis glúteos con sus manos mientras su lengua me volvía loco, “Olga ayúdame” dijo mi madre, pero ella se negó, “nunca lo he hecho, no se me antoja”, mi madre le contesto, “no sabe a nada, si acaso a mi saliva, anda pruébalo”, así que Olga se le unió y se iban turnando para comerme el ano, después empezaban a meter uno de sus dedo, pero por los nervios mi ano lo expulsaba, pero poco a poco se fue acostumbrando a dejarlo adentro, mi madre saco su lubricante y empezaron a lubricarme, mi verga empezó a pararse de nuevo, pusieron lubricante en el dildo y mi madre empezó a meterlo muy despacito, afortunadamente no era muy ancho, y la puntita no dolió, pero conforme iba entrando me empezó a doler, Olga me masturbaba intentando que tuviera una erección. Mi madre siguió metiendolo hasta que entro lo suficiente para poderse mover, dentro y fuera, y así siguió lentamente, mientras se acariciaba sus pechos y jalaba sus pezones, ella estaba realmente muy excitada cumpliendo su fantasía.

Mi madre empezó a decirme cosas tiernas, y poco a poco empujaba, después empezó a ser un poco más guarra y decirme lo rico que era penetrarme, y me pregunto que si le gustaba, yo le conteste que si para complacerla. Mi verga ya estaba completamente erecta, no se si por la penetración o las caricias de Olga, a los pocos minutos tanto mi madre como yo estábamos gimiendo de placer, mi madre ya me penetraba con fuerza y yo eyacule sobre la cama, y poco después mi madre tuvo el suyo, los tres nos recostamos en la cama y nos abrazamos y mimamos mientras recuperábamos la respiración, los tres nos quedamos dormidos, estábamos agotados, no recuerdo hasta que hora terminamos, despertamos el sábado a medio día, los tres abrazados completamente desnudos y con una hambre voraz, bajamos a desayunar y después decidimos meternos a la ducha porque olíamos a sexo y a sudor.

Olga y mi madre se metieron a la ducha y empezaron a enjabonarse y después a besarse, yo las veía desde afuera y pronto tuve una erección, “metete” me dijo Olga, así que entre y los tres seguimos acariciándonos, enjabonándonos, yo acariciaba sus pechos, a veces su sexo, su trasero, y ellas hacían lo mismo conmigo, mi madre se puso mucho jabón en su mano y me enjabono mi verga, dándome unos deliciosos jalones mientras lo hacia, yo le regrese el favor, tanto a ella como a Olga, todos lavábamos a todos varias veces, mi madre llevo su mano a mi trasero y lo enjabono muy bien y yo hice lo propio con su ano y el del Olga, “me van a dejar meterselos por el culo?” les pregunte, ellas se vieron, después vieron mi verga y me dijeron “no lo creo, nos va a doler”, “pero es mi fantasía”, “mira lo podemos intentar, pero si nos duele lo cancelamos” yo no me quede muy contento con eso, pero algo es algo me dije. Olga se hinco en la ducha y empezó a chuparnos, primero a mi madre y después a mi, aunque mi madre le dijo que no me hiciera venir, que ella quería la lecha para ella, “tu ya te la bebiste ayer, ahora me toca a mi”, así que mi madre se hinco, y entre las dos la chupaban, hasta que mi madre ya no quiso cedérsela al ver que yo ya estaba cerca, y siguió chupandola con fuerza, Olga al no poder hacerlo mas, se fue a mi espalda y busco mi ano con su boca, sabia que estaba completamente limpio, y mientras las dos me chupaban y lamían descargue toda mi leche en la boca de mi madre que disfruto de cada gota.

Nos salimos de la ducha, nos fuimos a la cama, y aun mojados empezamos a secarnos, yo secaba el cuerpo de mi madre, cuando llegue a su trasero decidí empezarlo a besar, nunca había besado un ano, la verdad me daba un poco de asco, pero quizás fue la calentura o que sabia que estaba completamente limpio, así que con mucho cuidado empecé a besarlo, no me supo a nada, así que continué, mi madre solo pudo decir “dios que rico!” y colocarse en 4 para facilitarme las cosas, mientras que Olga se recostó y abrió las piernas poniéndole su vagina bajo la cara de mi madre, ella volteo a ver a Olga lo pensó por unos segundos y empezó a comerla, ayer había sido la primera vez que una mujer le daba sexo oral, y hoy fue la primera vez que ella probo una vagina. Por los gemidos de Olga me imagino que aprende rápido. Yo mientras tanto ya metía la punta de mi dedo en el ano de mi madre, en ratos me lo regresaba pero pronto fue relajándose y dejándomelo meter, después intente meter el segundo, si ese ano iba a recibir mi pené, realmente tenia que prepararlo antes.

Puse lubricante en mis dedos y seguí preparando su ano, después puse lubricante en mi verga y decidí probar suerte, coloque la cabeza de mi pené en su pequeño ano y empecé a empujarlo con mi mano, pero no entraba nada, así que empecé a acariciar la espalda de mi madre y decirle cosas tiernas para relajarla, “anda bebe relájate” pareció funcionar que la cabeza empezó a entrar, aunque no avanzaba mucho, pero seguía intentándolo, mi madre soltaba pequeños gimos de dolor, me empecé a desesperar que no entrara así que la tome de la cintura con las dos manos y di una gran embestida, mi madre soltó un fuerte grito mientras mi verga logro entrar, no entro toda, como una tercera parte, empecé a moverla dentro y fuera con cuidado de que no se me saliera, puse mas lubricante y seguí moviéndome, mi madre se fue relajando de nuevo tras el susto de mi empellón, y mi pené entro un poco mas, lo suficiente para moverlo, no dure mucho tiempo, pronto el ano de mi madre ya estaba lleno de leche. Olga quien ya había tenido su orgasmo decidió ir al trasero de mi madre y darle unos besitos consentidores, cuando vio que empezaba a salir mi semen de el, así que decidió lamerle el ano y el semen que salía de el. Yo me recosté en la cama al lado de mi madre, los dos necesitábamos descanso, nos abrazamos, después que Olga termino lamiendo el semen se nos unió, pronto dormíamos.

después de la pequeña siesta teníamos un hambre feroz por lo que bajamos desnudos a comer, ya ninguno nos veíamos igual al vernos comer, ya todo en ese momento era sexual entre nosotros.

Cuando terminamos de comer, Olga vio que era un lindo día soleado así que decidió tomar una toalla y salir al pequeño jardín a tomar el sol. Mi madre y yo nos quedamos viendo, y es que aunque no es fácil que los vecinos vean hacia nuestro jardín tampoco es algo imposible, es decir el riesgo existe, después de pensarlo y un poco y ver lo espectacular que se veía Olga desnuda bajo el sol decidí salir y unirme a ella. Mi madre nos veía desde la ventana de la puerta, en ratos a nosotros en rato hacia las casas vecinas con un temor en su rostro. Olga le hacia señas invitándola a salir, pero no la convencía, después mi madre desapareció de la ventana. Yo le explique a Olga que no era difícil que un vecino pudiera vernos, ella reviso con su mirada las casas vecinas, “no nos ven” me dijo, claro ella no tenia nada que perder, no vivía ahí, incluso yo, no me molestaría que me vieran desnudo, lo que si me preocupaba es que se enteraran lo que hacíamos mi madre y yo.

Mi madre apareció, se había puesto su pequeña bata, y nos traía protector solar “pónganse esto que se van a quemar” y me lo dio a mi, yo tome el protector y sin pensarlo mucho empecé a ponérselo a Olga, empezando por su cuello y sus deliciosos senos. Olga disfrutaba de mis caricias, pero mi madre seguía espantada, viendo hacia las casas vecinas y un poco incomoda, quizás celosa, pero no decía nada. Yo seguí recorriendo el cuerpo de Olga, ahora con sus muslos. Mi madre tomo el protector y se lo puso en las manos, y empezó a ponerme en mi espalda y hombros, yo ya había terminado con el cuerpo de Olga, pero seguía acariciándola, “Acuéstate” me dijo mi madre de manera fuerte, yo me recosté, y al hacerlo quedo al descubierto mi erección, me vio a los ojos, y me dijo “es que a ti se te para con cualquier cosa” , ok estaba enfadada conmigo ahora lo sabia.

“No lo regañes, pobrecito” dijo Olga, cosa que al parecer le molesto aun mas.

Pero ella siguió, muy en su papel de madre (creo), puso el bloqueador en mi pecho, mis brazos, después bajo a mi abdomen, y para mi sorpresa, por que sabia de su molestia, empezó a poner en mi verga, sus manos resbalaban deliciosamente con el bloqueador, y no lo hacia con el fin de protegerme del sol, me daba unos jalones y apretones que me llevaban a la gloria con el fin de darme placer.

Olga se sorprendió, y dejo su postura de estar boca arriba para levantarse un poco con su cuerpo volteado hacia nosotros. “Que haces!!” le dijo Olga a mi madre sorprendida y preocupada, mi mama no le contesto, “Una cosa es que nos vean asolearnos desnudos y otra que nos vean hacer esto!” dijo Olga asustada. Mi madre despego la mirada de mi verga para ponerle una cara de furia a Olga pero sin decirle nada, inmediatamente dejo de frotar mi verga para subirse sobre mi y empezar a montarme, Olga y yo veíamos hacia las casas de alrededor asustados, no se veía nada raro, Olga se acerco a nosotros, “Sabes que estas loca!” y después de este regaño, la beso apasionadamente en la boca, mi madre le correspondió el beso, mientras se besaban mi madre tuvo que interrumpir sus movimientos, yo solo las miraba, hasta que se dejaron de besar y mi madre continuo con su sube y baja, mientras que Olga se hinco a
la altura de mis hombros poniendo su sexo en mi cara, y dándole la espalda a mi madre, yo inmediatamente empecé a lamer su ya húmeda vagina.

Mi madre subía y bajaba como una posesa, y empezó a gemir sin importarle nada, mi verga y mis testículos sentía la fuerza de su cuerpo cada que se dejaba caer sobre mi, hasta que tuvo un tremendo orgasmo y yo le seguí, ella se dejo caer sobre mi pecho. seguí comiendo a Olga, y al pocos minutos termino en mi cara, los tres nos recostamos en el pasto y nos quedamos dormidos un buen rato.

Despertamos y nuestra primera preocupación es si alguien nos vio durante todo este tiempo que dormimos…

Y así transcurrió un fin de semana donde cumplimos algunas de nuestras fantasías.

¿Continuara?

relato exclusivo

Busquedas entrantes: