Tres hispanos fueron detenidos en el caso de una mujer que denunció haber estado cautiva durante casi dos meses en los que sufrió abusos sexuales, según las autoridades.

Los investigadores creen que José Ángel Barajas Mireles ideó el secuestro de la mujer de 22 años, que estuvo retenida contra su voluntad en una vivienda rural de Santa Rosa, California desde Navidad, señaló la policía del condado de Sonoma, en el norte de California.

La mujer escapó la semana pasada luego de que los hombres dejaron una puerta abierta y acudió a la policía.

Barajas Mireles, de 34 años, también está acusado de abuso sexual y de la mayoría de las agresiones físicas en el caso, según dijeron los investigadores ayer miércoles.

El hombre está acusado de sodomizar a la mujer, copulación oral con agravantes y violación con agravantes. Su fianza se fijó en 6 millones de dólares, indicaron las autoridades.

Jaime Gómez Cisneros, de Watsonville, y Guillermo Crestino Aviña, de Santa Rosa, fueron acusados de vigilar a la víctima e impedirle que saliera del complejo. Ambos recibieron cargos de detención ilícita y complicidad.

Los sospechosos fueron detenidos cuando acudieron a la oficina de la policía del condado para recuperar objetos de su propiedad que habían sido confiscados durante la investigación, según las autoridades.

En un principio, la mujer dijo a la policía que la habían secuestrado a punta de pistola, eligiéndola al azar en el barrio donde vivía. Pero ninguno de los hombres fue acusado de secuestro ni de delitos relacionados con armas.