A casa siempre viene un amigo de la familia, tiene 23 años y la verdad nada atractivo, la belleza estaba bastante lejos de él cuando
nacio, a estado tanto tiempo viniendo que no se desde cuando es amigo de mis hermanos, una noche cuando regrese a casa estos
estaban viendo un encuentro de futbol y bebiendo, nosotras regresabamos de una fiesta, antes de llegar habiamos pasado cenando un
bocadillo y tomando unas cervezas, no se por que, pero me sente rn un sofa a verlo y se me quedo
viendo y se me ocurrio asi porque si enseñarle mis pantys y me abri muy discreta, para que mi hermano y demas amigos no lo notaran,…

este chico se acomodaba lo más que podia para poder ver lo más profundo y yo en forma desimulada hacia como que no lo veia,
cuando presenti que las cosas se estaban extendiendo di buenas noches y me fui a acostar, riendome por mia dentros de lo que habia
hecho.

No cabe duda de que este ante mi insinuación, penso de que yo le estaba enviando un mensajd de que me queria costar con él y no
era asi. Estaba profundamente dormida cuando senti que alguien levantaba las sabanas e inmediatamente supe que era un hombre,
pues senti el roce de su barba por mis pechos y su pene semi erecto que me presionaba uno de mis muslos, quise quitarlo de ensima y
este con energia y firmeza me introdujo uno de sus dedos en mi vagina, como estaba semi-seca, pues
estaba teniendo en esos dias mi flujo premestrual, su introducción fue rápida y su pulgar enpeso a rosar mi uretra pensando que era mi
clitoris, hasta que su persepción le indico que era más arriba encontrandolo; yo estaba aterrada, pues no sabia quien era, mi cuerpo
extrañamente estaba reaccionando, como tenia cerrada las piernas en forma de tijera sobre su mano, poco a poco fui sediendo, hasta
permitir que su juego en mi vagina fuera como él lo deseara, ya me encontraba humeda, mis pezones erectos, en fin dispuesta a su
penetración, queria saber de quien se trataba y le preguntaba que si queria algo de mi que
me dijera quien era y no respondia solo sentia su respiración, sus besos y sus dedos abriendo espacio en mis labios vaginales, de a
poco me fue besando hasta llegar a mi vagina y sin que el me abriera yo tome la iniciativa, pues sabia a donde se dirigia, llego habido
de beber de mi sexo y su lengua me separo los vellos pubicos que le impedian besarme con libertad, tomo una de las almohadas y la
puso debajo de mi nalgas, dejandome expuesta a sus besos y se posiciono de mi vagina y me metio su
lengua en mi entrada vaginal entroduciendomela como si se trata de un pene diminuto, me entraba y me salia con una rapidez que me
hacia tener mis espasmos vaginales, de verdad me lo estaba haciendo rico, muy rico y ni siquiera me habia acercado su pena y
necesitaba tenerlo adentro muy adentro de mi cuerpo, lo tome de sus hombros para subierlo y el se resistia a hacerlo, como que si no
quisiera hacerlo rapido si no retardar el juego y yo encambio lo necesitaba dentro, poco a poco se fue
subiendo y sabia que el instante de la penetración estaba llegando y se acomodo y busco primero con su dedo mi entrada y me puso su
pene, senti la intruducción , estaba fuerte y dura, me tuve que acomodar un poco y vi que esta como que chocaba con mis labios
vaginales, sentia la presión que esta estaba ejerciendo para entrar, no sabia que pasaba, baje mi mano para ayudarle en la penetración
y me encontre con algo que me quito la respiración era como de unas seis pulgadas, pero tenia un diametro
muy grande, habia oido hablar de penes largo pero de gruesas no, tenia como unas dos pulagas o mas de gruesor, penso que yo lo
retiraria y me aparto la mano, me metio uno de sus dedos muy profundamente, como para abriendose campo y volvi a sentir como me
la ponia para seguir intentando a meterla, esa vez lo hizo con mas fuerza su pelvis permanecio quieta al momento de introducir su
glande y pocoa a poco se fue deslizando dentro de mi hasta sentirla a dentro cuando el ya la
tenia metiada, hice el intento de menearme para seguir con el acto sexual y el tambien retomo su ritmo y nos unimos a un solo
movimiento, sentia como me presionaba muy dentro de mi y me dolia un poco, pero mi deseo, mi exitación no me daban tiempo a
pensar en una cosas asi, por mi experiencia sabia que el de un momento a otro se vendria en su orgasmo,
y me dijo al oido que el queria el culito, yo le dije que no que eso no, alli supe de quien se trata y ustedes por su imaginación ya los
saben tambien y me repitio que el queria mi culito y yo le decia que no, me dijo que consigiera vaselina, me dio vuelta y yo entre
querer y no queres le dije que iria a conseguir vaselina pues en mi cuerto no habia, me levante y fui al baño, lo encontre en el botiquín
y me quede pensativa viendome en el espojo si le permitiria hacerme eso por atrás y lo vi como un descubrimiento y curiosidad, alli en
el baño me puse bastante gelatina de petroleo en mi ano, para permitir su introducción,
cuando llegue sentia como que si toda engomada de mis nalgas, me dijo que me pusiera boca a bajo con mis pernas colgando de la
cama, empeso a acariciarme la espalda, mis nalgas, mis piernas separandolas y senti como su cuerpo se encaramaba dentras de mi
como un lindo perrito y senti su glande abriendo espacio en mis nalgas para llegar a mi ano, sabia
que para que no me doliera tendria que colaborar con él y cuando lo senti ya en mi punto empese a hacer como si queria defecar y
zas me entro, sentia un fuerte dolor, pase una de mis manos para atrás y toque su pene, me la habia introducido toda, senti su cuerpo
que se agitaba y su pene crecer, estaba viniendose, yo le apretaba con mi ano para que dejara hasta la ultima gota de semen calientito
dentro de mi, sus dedos jugaban con mi clitoris y fue un orgasmo simultaneo, despues de que se
vino su pene se fue poniendo flaxido y su salida no fue dolorosa.

Nos pusimos a descansar uno del otro y nos empesamos quedar dormidos, entonces le pedi de que se fuera con mucho cuidado y que
no lo fuera a contar, se sento a la orilla de la cama y me hizo sentarme en sus piernas, me empeso a besar en mis pechos, mi cuello
mis ojos, mis oidos y se miembro volvio a reaccionar me levante un poco y me lo acomode,
sentandome encima de el hasta metermelo todo, llevaba mi propio ritmo y eso me gustaba, ya no sentia si era gruesa, solo sentia el
deseo de ser acariciada y poseida por ese hombre que jamás por mi mente paso que fuera tan bueno para eso, sentia dentro de mi
cuerpo su erecto pene jugar dentro de mi cuerpo, eran mis luces y explosiones que sucedian en mi bajo vientre que involuntariamente
sucedian y nada las haria detenerse y yo no las queria detener, subia y baja a mi voluntad, el sabia que algo estaba pasando dentro de
mi, hasta que me quede quieta metiendolo lo más profundo que mi cuerpo resistiera, mis contracciones fueron intensas y mejor cuando
senti su semen salir de su pene para depositarlo dentro de mi cuerpo, me quede sentada hasta que me retiro.

Busquedas entrantes: