El pequeño pene de mi esposo
aunado a su precoz eyaculacion nunca me dajaban
satisfecha cuando teniamos sexo eso asía que
con cierta frecuencia me masturbara, no teniendo
hijos nunca tuve la precaución de cerrar la
puerta de mi recamara, me masturbaba libremente
dejando salir toda clase de gemidos y jadeos
mientras lo hacia pero un dia llego de vicita
Tomas el hijo mayor de mi hermana que tenia
apenas 17 años y fue asi que se dieron los
echos que les voy a contar.


    Esa noche habia tenido sexo
con mi esposo y como de costumbre me quede
caliente con ganas de mas sexo y una ves que el
habia salido rumbo a su trabajo empece a
satisfaserme olvidandome que mi sobrino se
encontraba en casa,mis piernas colgaban de la
cama y las mantenia abiertas para facilitar la
penetracion de mis dedos en mi caliente
vagina,me encontraba extaciada sintiendo como mi
clitoris vibraba al contacto de mis dedos que no
escuche cuando Tomas entro y cuando senti su
presencia ya era demaciado tarde, se habia
metido entre mis piernas colocando su pene entre
mis labios vaginales despues de que de un tiron
habia retirado mi mano,los pocos segundos que
tarde en reaccionar le dieron el tiempo
suficiente para penetrarme.
    No pude evitar dar un fuerte
gemido cuando su pene se deslizo dentro de mi
vagina un tanto de dolor y otro tanto de placer,
por fin mi vagina estaba recibiendo un verdadero
pene, ya con el pene de mi sobrino dentro de mi
no tenia objeto resistirme habia sido
sorprendida desnuda y masturbandome ademas tenia
lo que mucho tiempo habia soñado,no apuro sus
movimientos movia lenta y ritmicamente su pene
dentro de mi vagina recorriendola en su
totalidad haciendo que en cada embate de su pene
mi cuerpo vibrara de placer, gemi como nunca lo
habia echo sintiendo mi vagina totalmente
invadida,no tardo en hacerse un primer orgasmo
al que le precedieron un cumulo de ellos.
    Jadeando le pedia que no se
detuviera no queria que ese momento viera su fin
ya que por fin me sentia mujer plena guzando
como perra en brama
pero lo que le pedia era imposible y eyaculo en
lo mas profundo de mi ser,
no se apresuro en sacar de mi aun caliente
vagina su ya flacido pene lejos de eso empezo a
lamer el sudor que cubria mis pechos
mordisqueando  suavemente mis erectos
pezones,nunca habia sentido tanto placer que
involuntariamente movia los musculos internos de
mi vagina estimulando la ereccion de su pene, me
encontraba tan sensible que pude sentir como de
nueva cuenta su pene se fue poniendo duro y asi
reanudo sus embates,no puedo precisar cuanto
tiempo estuvimos cogiendo pero el agotamiento ya
era tanto que nos quedamos dormidos,despertando
una hora antes del regreso de mi esposo nos
metiomos a bañar para asear nuestros cuerpos
donde el me pidio que con mis manos lo
enjabonara en especial su pene que con mis
caricias se puso duro,el tomo la iniciativa
pidiendome que se lo chupara hasta eyacular lo
que hice con gran avidez,lleno mi boca con su
escaso semen ya que el resto ya lo habia
depositado dentro de mi vagina,Tomas a sus 17 años
habia sido capas de llevarme a la cima del
placer contando con la ayuda de 19 cm. de dura
carne.
     Las visitas de mi
sobrino se hicieron cosa comun durante mi
embarazo queria estar pendiente del buen
desarrollo de su hijo el habia logrado lo que mi
esposo no habia podido hacer en cuatro años.
     las cosas no quedaron
ahi ya les contare de mis otros dos embarazos.

Busquedas entrantes: