Hace 5 años me fui a estudiar a otra ciudad, tenia 18, estuve buscando
un departamento económico y resulto que al 3er. día lo encontré.

El primer día iba llegando con mis maletas y vi a una bella joven
que traía puestos unos pantalones ceñidos y un top.

Sus pechos eran pequeños y sus caderas bien proporcionadas,
su cuerpo era esbelto, bien proporcionado, las piernas
eran largas y esbeltas, su culito paradito e de decir
que la primera impresión que me dio fue de que parecía una putita.
Tiempo después descubriría con asombro que esa belleza tenia 17 añitos.

Caminando delante de mi se movía graciosa, mi pene se levanto inmediato
al ver tal espectáculo – culo, y para sorpresa… era mi vecina.

Me entere que ella era Daniela, vivía con su madre y era hija única, su
padre no vivía con ellas y su madre tenia una pequeña zapatería y no
tenia horario fijo.

Varias veces trate de hablar con ella pero no pude… solo se
concretaba a saludarme y se iba.

En los días siguientes la veía con su ya típica forma de vestir, provocativa
y sexy.
Atendía su jardín del patio trasero con escasa ropa, shorts minúsculos y
tops.
Yo me daba trabajos de jardín también, me había dado gusto por la
jardinería y la veía.

Ella se dio cuenta de inmediato y empezó a trabajar con poses de modelo
la minúscula cerca de 1.5 mts. dejaba verla perfectamente.

Optaba por posiciones que me dejaban ver su culito parado, mi pene se
llenaba cada vez que la veía.

Por mis recientes labores de jardín no pude evitar conocer a su madre
y de poco a poco nos hicimos amigos, amigo de la madre antes que de
la hija.

Empezó a quejarse de su hija de sus llegadas tarde a casa de sus amigos
etc. etc… yo había notado algo de eso y como la traían en diferentes
horas y diferentes chicos. Su madre le tenia prohibido que entraran
chicos cuando ella no estuviera, pero un día ella lo hizo y su madre
llego y los vio besándose, nada malo pero la sentenció con sacarla
de estudiar y ponerla a trabajar en el negocio.

Otro de mis vecinos de mi edad me contó de Daniela, el había intentado
mil veces acercarse a ella pero siempre cuando parecía que ella
aceptaba daba vuelta y se iba, era de esas chicas que solo les
gustaba provocar al hombre y así lo iba confirmando.

Una noche oí voces en el jardín de mis vecinas, por la ventana pude
ver a Daniela con otro chico, al principio ella como siempre con su jugada
calentar y mandar a la ducha. Estaba semioscuro y me calenté tanto
que decidí salir y ver escondido tras la cerca, agazapado como todo
un voyeur.

El tipo metía su mano y estrujaba la entrepierna de ella pues
su falda le permitía libertad, le subió un poco la minúscula blusa
y pude ver sus pezones, los cuales fueron devorados por El.
Ella se retorcía y su cara mostraba el placer que le estaban dando,
de pronto ella trato de apartarlo de zafarse del pulpo que se había
convertido el chico, pero el con mas fuerza continuo, ella no quería
alzar la voz y le decía que parara suavemente.

De pronto en un par de movimientos rápidos el levanto la mano, le
había quitado su ropa interior. Ella trato de tomarla, pero el la detuvo
con un beso y la tomo y apretó a su cuerpo con el otro brazo mientras
apretaba su culito.

Arrojo la prenda, seguí la trayectoria y pude ver el lugar exacto donde
caían.

Por fin ella se libero del tipo y en voz baja y muy molesta le dijo.

-Que te pasa? te dije NO.

-Pero pensé…

-Lárgate! eres un tonto, mi mama esta adentro que tal si sale?

-Esta viendo su programa, no lo hará.

-Te dije solo un poco, entra despídete y vete.

Entraron nuevamente y no lo pensé 2 veces salte y tome la prenda y
en un instante estaba de nuevo en mi habitación.

Después vi como ella salía y empezaba a buscar la prenda, murmuraba
empezó a preocuparse, casi llorando siguió su búsqueda.

-Que hacesssss?? que buscas?… metete y duérmete ya!

-Ya voy mama.

Se metió y fue entonces que encendí la luz y pude ver la minúscula
prenda, era una tanguita blanca, estaba mojada, sus labios la habían
empapado, y estaba rota, el tipo la había arrancado, no había sido
problema para el pues la tela era muy delicada y suave.

La acomode delicadamente en la cama y me masturbe al pensar que su
dueña era mi vecina caliente, me vine de inmediato y me fui a dormir
pensando en el trofeo que había conseguido.

Al día siguiente, muy temprano la volví a ver en el jardín, pero no
trabajando, estaba buscando su tanguita. Salí como de costumbre.

– Que buscas?

– Nada.

– Pareciera que buscas algo.

– No nada.
Y murmuro “seguro se las llevo, maldito!”

Seguí en mis labores, ella en su búsqueda, trataba de recrear los hechos
y calculaba el lugar posible de la caída. Sonreí al verla en tal situación
al ver esto, le entro cierta sospecha.

-Sabes busco algo, de casualidad no habrás encontrado algo mío en tu
jardín??…

-Si

Y sonreí, ella se puso roja, hizo un esfuerzo y dijo.

-Podrías regresármela.

-Claro… pero antes quiero algo a cambio.
Se quedo sorprendida.

-Quieres algo a cambio?

-Lo vale?

Tomo aire, se quedo callada pensando sonrió y se acerco coqueta
como siempre y me dijo en voz baja, cautelosa tal vez pensando que el
tipo podría tener la prenda y no yo.

-Que tienes? dímelo y te digo cuanto vale.
Ahora el juego era mío.

-No trabajas.. que podrías dar como moneda?
Y la recorro con mi vista insinuando la forma de pago.

-Tengo MIS recursos no te preocupes.

-Eso no me asegura la paga??
Se rió, y yo creo que pensó que no tenia nada pues siguió la búsqueda.

-Las cosas blancas resaltan con la luz.- le dije.
Sorprendida, volvió a mi y sonriendo me dijo.

-Tenia que asegurarme vecino y que harás ahora?

-Tengo 2 opciones… una es contarle a tu mama que me pareció oír voces
ayer en la noche en el jardín justo a la hora de su prog. favorito.
y que hoy en la mañana encontré “algo” arrancado de su dueña bruscamente.

-Estabas espiando!

-No, casualmente estaba aquí arreglando el jardín, jajajaja.

-Sabes bien que eso me traería problemas.

-La segunda opción es… que vengas por la prenda, esta en mi habitación.

Y sonreí, ella se mordió los labios, no había mucho que decir, todo se
entendía perfectamente.

-Cuando se vaya a la tienda mi mama, arreglamos esto tu y yo… entendido?

-Claro, no tardes.
Y así fue, toco a mi puerta una hora después, se había bañado, su pelo
estaba
húmedo, olía deliciosamente a limpia.
Nos fuimos en silencio a mi habitación se sentó en la cama, traía un
pantalón
ajustado y se había recogido el cabello, su blusa era
un top y no traía sostén.

Ella hablo primero y fue tajante.

-Que quieres?, si buscas sexo no pienso dártelo.

Así que respondí con la misma fuerza.

-Entiendo, pero talvez algunos juegos sean una opción.

-Y que mas?

-Primero eso después veremos… de acuerdo?

-No tengo opción.

-Porque te exhibes así, no te das cuenta que me excito?

-Si, desde el primer día sentí tu mirada, no lo puedo evitar así soy yo.

-Haz hecho el amor?

-Nnnno… ni pienso hacerlo ahora… entendido?

-Noo??? jajajajaja.

-Parecerá broma por la forma en que me comporto pero no me voy acostar
con el primer tonto., solo me gusta jugar.

-Ayer que encontré tu tanguita me la puse aquí y me masturbe, me excitas,
me gustas… te deseo.
Se me quedo mirando sorprendida.

-De que te sorprendes?… y no es la primera vez que hago esto en tu
honor.

-No tenia idea que llegaras a tal cosa.

-Y que piensas.

-Es una sensación rara… ya te lo dije me gusta provocar y me esta
gustando lo que provoco.- sonrió.

-Ahora mismo vienes muy putita, mírate, párate y date una vuelta.
Obedeció y empezó a moverse frente a mi en sus poses de modelo.

-Te gusta así?

-Si – y el pene que se para mas, como nunca.

-Y que sientes, dime, quiero saber.

-Pues se me para mira, eso dice mas, lo ves?
Puso atención a mi entrepierna, estaba abultada, sonrió divertida.

-Haz visto un palo al natural?

-No no he llegado a eso … aun.
Desabroche mi pantalón y por un instante dudo en seguir frente a mi o
salir de la habitación.

-Que haces?… te dije no.

-No te preocupes vamos a llegar hasta donde tu quieras.

-Dame la prenda y listo.
Seguí con mi labor y me saque el miembro que estaba listo y parado,
lo tome con la mano y le dije…

-Mira así se pone cada vez que te pones de putita en el jardín.
Se quedo observando mi miembro y sonrió levemente, yo lo masajee un poco
y pareció disfrutarlo.

-Quítate el pantalón, casi ganas la prenda… será hasta donde tu quieras.

Lo dudo un momento, yo me empecé a quitar el pantalón también, ella estaba
seria parada frente a mi, pensándolo, quede desnudo y mi pene quedo libre
totalmente.

-Quieres que te ayude?

No dijo nada así que empecé a quitarle el pantalón, y se dejo, empecé
bajando el cierre y poco a poco empecé a bajar su pantalón.
Ella me veía a los ojos, seria, sin decir nada, pero cooperaba en mi labor
aceptando lo que hacia.
Traía puesto unas braguitas de algodón suaves y de estampando a flores
rosas.

-Cuando diga alto ahí paramos?

-Claro Daniela… así será.

sentado en la orilla de la cama seguía observando y ella se quedo callada
viendo parada frente a mi pene.

-Eres hermosa, tienes la piel muy bonita.

La empecé a recorrer y sus bellos se erizaron, la recorrió un sensación
de placer que termino en un pequeño quejido.

-Te gusta?, no tengas miedo., te doy mi palabra.

-OK.

Recorrí sus piernas con mis dedos y me detenía a verla a los ojos ella
los cerro y empezó a disfrutarlo. Abrió las piernas invitándome a tocarla
deslice mis manos entre sus muslos de abajo hacia arriba lentamente,
ella volvió a gemir y puso sus manos en mis hombros.

Toque su rajita sobre sus braguitas, estaba caliente, ella empezó a
acariciar mis hombros. Olía a limpio, recién bañada, su piel era deliciosa
suave y tersa, la tome de la cintura y la estreche, mi boca quedo a la
altura
de su abdomen el cual empecé a besar.

Al sentir esto, ella se apretó mas a mi, la aparte, me pare y la tome de
la mano y le dije al oído.

-Acuéstate, solo voy a recorrerte con mi lengua.

Accedió inmediatamente, quien lo iba a pensar ayer me masturbaba pensando
en tenerla ahí y en ese momento la tenia tumbada en mi cama.

-Te gusta?

-Si, pero… no me vayas a meter eso.
Y señalo mi pene mas dispuesto que nunca.

-Te lo prometo, solo haremos lo que tu quieras.

-Ok
Ya en mi cama la empecé a besar, y le pedí que se quitara su blusa, sus
pechitos quedaron de fuera, los recorrí con mis manos suavemente, yo
sentado a su lado, observando a mi vecina putita, la exhibicionista con
un diminuto calzoncito rosa cubriendo su rajita.

La bese en los labios, y me correspondió ardientemente, estaba excitada,
continué bajando por su cuello, yo sentado junto a ella, baje mas y llegue
a sus pechos ya estaba hincado en la cama chupando sus tetitas, bajando
mas, rumbo a su abdomen plano tomándola de las caderas con mis brazos
metí mis pulgares entre su piel y su calzón y empecé a bajarlos, ella
se resistió un poco tocando solamente mi mano.

Respondí con un calma, no pasa nada y la bese un poco mas abajo del obligo
con mi lengua jugueteando… lentamente. Y tratando de bajar aun mas
me dejo que le bajara su ultima prenda.

-Puedo tocarlo.

Y puso su mano sobre mi pene… mis piernas habían quedado a un lado de
cabeza y mi pene le daba un espectáculo ahora.
No le conteste, ya totalmente desnuda le abrí las piernas suavemente
con mis manos y le succione lentamente su frágil hoyito, ella soltó
un quejido de placer el cual se volvió constante, no paraba, le estaba
gustando que le metiera mi lengua, hice una pausa y le dije.

-Calla nos van a oír le dije… tápate la boca.
Y continué con mi labor y ella con sus quejidos.

-Entonces me meteré esta cosa enorme en mi boca papacito!

Y así fue, la trago poco a poco e hicimos el 69, ella estaba ya muy
caliente, yo empecé a explorar con mis dedos su hoyito y ella me daba
una mamada colosal.

Tuve que detenerla, estaba provocando que me viniera, y yo quería
bañarla con mi leche así que le dije.

-para tengo otra idea para mi leche.

-ibas a venirte ya papito?

-Si y quiero bañarte tus senos o meterlo en tu hoyito.

Estaba seguro que aceptaría, pero para mi sorpresa me contesto.

– No, ya te lo dije solo jugar, quieres continuar?
Era increíble, ahora ella me decía a mi quieres continuar… reí y
me dispuse a masturbarme y echarle mi leche en sus pezones.

-Deja yo me encargo de eso mi amor… este palo y yo ya nos
entendimos muy bien.

Y lo masturbo, chupo y beso ahora yo acostado y ella hincada haciendo un
trabajo fenomenal, me veía y ponía sus poses mas putas que encontraba
en su mente.

-Listo voy a venirme acuéstate tu…

Pero no se movía, quería comerse mi leche? que bien, y yo que no se
lo había propuesto por que estaba seguro se negaría.

-Me vengo, aaaahh
Y no paro continuo chupando y tragando todo, me desplome, no podía moverme
cerré los ojos y seguía acabando con mi verga, abrí los ojos y entonces
solo recorría con su lengua mi verga.

-Estuvo bien? o no?
Con una cara de putita que jamás le había visto.

-Genial, estuviste genial
Se acostó a mi lado, estaba tan excitada que seguía tocándose los
pezones y se retorcía.
Me incorpore, la voltee boca abajo y levante su par de nalguitas
redondas y firmes, parecía una muñeca frágil que obedecía ciegamente
a mis movimientos.
Así… de rodillas en la cama, me mostraba su gran tesoro virgen,
estaba depilado minuciosamente, sus labios eran rosas y carnosos.

-Que haces?… no quiero que metas nada., solo tócame.

Obedecí, recorrí con ambas manos su trasero adolescente y al sentirlo
ella se estremeció de placer.

-Chupamelo anda…hazlo!
sin pensarlo dos veces mordisquee sus nalguitas y empecé a bajar
lentamente, soltó un quejido de placer al llegar con mi lengua justo
a sus labios carnosos.
Explore con mi lengua lentamente, tocando un terreno virgen, desconocido
jamás antes explorado por una lengua.
El sabor era excitante y el aroma enloquecía, poco a poco fui moviendo
mi lengua mas rápido, ella pedía que no para y empezó a balancearse.

-Mete la lengua mas profundo, que es lo único que meterás.
Giro hábilmente y quede entre sus piernas me tomo del cabello y me
oprimió a su sexo mojado, estaba tan excitada que empezó a gemir
con fuerza y repetir.

-Con fuerza… hazlo con fuerza… asi asi asiiiiii.
Yo obedecía al ver el placer que provocaba en Daniela, estaba seguro
que estallaría en placer de un momento a otro.

Entonces me tomo nuevamente del cabello, me dolió un poco, llevo mi
cabeza a la altura de la suya y me susurro al oído.

-Quieres ser el primero?
Mis manos la recorrían al tiempo que me repetía entre besos y caricias.

-Necesito que me lo metas lo mas hondo que puedas.
Salte y saque un par de condones que un amigo me había obsequiado al
despedirme de mi ciudad.
Me puse el condón ella estaba esperando impaciente, posando como una
diosa virgen en espera de mas placer.

Al terminar de ponerlo, me acerqué a ella, me dio un beso, nos abrazamos
y volvió a susurrarme al oído.

-Me has puesto muy caliente… vas a ser el primero.
Me coloque sobre ella y mientras me decía.

-Hazlo suave amor…
Y así lo hice, nos miramos a los ojos antes de empezar a penetrarla,
entonces lo metí suavemente, cerro los ojos y me abrazo.

-Me duele… me duele… pero no te detengas.
Empecé a subir y bajar primero lentamente, después un poco mas rápido
y así entre gemidos de placer de ambos ella le decía.

-Eres la putita mas joven que e probado, lo tienes muy cerrado.

-Me gusta tu pene grueso… a siii siigue, no hables no te detengas.
Poco a poco subimos el ritmo ella se movía a mi mismo ritmo
sentía que la lastima un poco pero ella misma provocaba esto.

Sus gemidos eran tan fuertes que temí ser escuchado por mis demás
vecinos, pero que importaba?… el momento era grandioso.

-aaaah, ahh, aaah, sigue, mas hondo, massss
Se detuvo un poco y me monto rápidamente sobre mi palo, empezaba a
cabalgarme yo aprisioné un seno con mi boca y otro con mi mano, la respuesta
fue un fuerte orgasmo de parte de ella, sentí el calor recorrer
mi miembro se había venido.

-Para… para… aaaah., me muero… aaaah.
Pero seguí moviéndome, trataba de huir pero, la detuve tomándola de
la cintura, sentí una segunda descarga de placer y entonces me vine
por segunda vez, al tiempo que ella gritaba desplomándose sobre mi pecho.

-Yaaaaa aaaaaah…aaahh, no puedo mas.
Un par de segundos, se recostó a mi lado, cerré los ojos… y la abrace,
me quede profundamente dormido.

Al despertar ella seguía ahí, habían pasado 3 horas, dormía
profundamente, una sonrisa en su rostro, su cuerpo desnudo en posición
fetal., su piel blanca, su cabello revuelto.

Mire el reloj, debía apresurarme para llegar a clases, tenia examen,
tome un baño, ella seguía dormida, así que le escribí una nota.

Daniela.
Duermes como un ángel, no quise despertarte, debo irme pero mas tarde
te buscare y te invitare al cine y a cenar, te dejo tu prenda,
te la has ganado.

Saque la prenda y la puse con la nota en el mueble junto a la cama.

Ese día al regresar la cama estaba hecha y las sabanas cambiadas,
todo ordenado y no estaba.

Salí a buscarla pero no estaba en casa, regrese a buscarla un par
de veces mas y nada, me recosté un poco a esperar que llegara,
me quede dormido.

Me despertó el ruido del agua cayendo en la tierra, era ella,
estaba regando su jardín. Salí a verla, al verme me sonrió

ella tiene una sonrisa muy bonita pero esa era nueva, era mejor.
el rostro parecía iluminársele.

-Holaaaaaa

-Hola Daniela.
Corrió a la cerca y me dio un beso en la boca.

-Como estas?… ayer ya no pude verte.

-Bien, es que dormí hasta tarde y fui a ayudar a mi mama, regresamos
muy tarde.

-Bueno… debo irme, solo salí para poder verte y decirte que nunca
había sentido nada igual, fue maravilloso.
Y me planto un beso largo.

-bye.
Y se dirige a la puerta dejándome con una sonrisa de idiota y viendo
su suculento trasero alejarse, voltea y me dice.

-Por cierto… si de casualidad encuentras algo mío en tu
jardín, podrías regresármelo??
Volteo y su calzoncito rosa esta a un metro de mis pies.

-Claro… pero antes quiero algo a cambio.

-Jajaja… nos vemos mas tarde.

-Tenlo por seguro que te estaré esperando.

Seguimos disfrutando ese juego hasta que ella se fue a vivir y
estudiar a la ciudad de México.

Busquedas entrantes: