Mi nombre es Bell, me hare llamar asi si no les importa, la cosa es que mis padres se separaron hacen unos años, mi padre tiene ahora casi los cincuenta y mi madre los cuarenta y dos.
Me quede a vivir con mi padre, no queria cambiar de ciudad, mi madre encontro un nuevo amor y ya sabeis como es eso, se marcho de la cuidad.
Mis amigos y mi vida esta en esta ciudad y hasta que no viva por mi cuenta decidi vivir con mi padre, aqui en casa.
La cosa iba bien, yo tengo 22 años y nos apañabamos mas o menos, pero la cosa cambio, mi padre encontro otra mujer y la trajo a casa, encontro a Julia.

Julia tiene 34 años, mide uno setenta o casi, pelo rubio de bote, se hace mechas, se seja el pelo largo, su pelo esta rizado, como unos rizitos de oro que le brillan en su melena, tiene los ojos claros y una boca bonita, su sonrisa es agradable y facilona, es una chica que te gusta cuando la ves por su simpatia, porque es simpatica.
Tiene un bonito cuerpo, pechos hermosos y una cinturita para comersela, sus piernas son hermosas y su trasero no esta muy caido, la verdad es que Julia tiene un buen polvo, como se suele decir.
Se gana la vida como fisioterapeuta, pero ella se dedica mas, ha hacer masages, pero en plan serio nada de saunas ni nada por el estilo, sino en recuperciones atraves de masages terapeuticos y cosas asi, resumiendo que te da un masage y te deja nuevo.
La convivencia fue muy bien, la verdad es que mas que bien, pero yo tengo 22 años y tener una hembra por alli cerca que no es tu madre y que esta muy buena se me ponia cada vez mas dificil.
Empeze a fijarme en ella, en como se le abria la bata en el desayuno, me fijaba en sus rodillas brillantes, en sus muslos mazizo y duros, en su cara recien levantada, en el olor a hembra que desprendia antes de ducharse por las mañanas, en fin en mil cosas de la convivencia que no te fijarias si fuera tu madre de verdad.
Mi padre era feliz, eso seguro, una chica 18 años mas joven que el, le endulzaba la vida y de que manera.
Un dia al entrar al baño, Julia salio de el, casi nos chocamos de frente, se habia acabado de duchar, llevaba una toalla alrededor de su cuerpo, su cabello se le pegaba en su cuello y en su espalda, la toalla le cubria justo por debajo de vientre, seguramente no llevaba nada debajo, eso me exito de un modo extraordinario, desde entonces vivi para desearla.
Se habia convertido en una obsesion, Julia era mi deseo carnal, pero no sabia si ella deseaba lo mismo o no, pero no lo sabria nunca si no arriesga, al menos tenia que ariesgar un poco.
Por eso me lo hice venir bien, como conozco horario de papa yo sabia cuando Julia estaria sola en casa, espere pacientemente tres largas semanas.
Aquella tarde, julia estaba pasando unos papeles de su negocio de fisioterapeuta pues incluso tenia consulta propia, me puse a su lado, ella tenia un vestido de color verde, tecleaba las teclas del portatil con habilidad, estaba sentada en el sofa, mientras tomaba una taza de un te de color verdoso, un tirante del vestidito se le habia caido, ella ni se dio cuenta de ello, su piel canela, pues estaba bronceada ya que en su consulta tenia rayos UVA,como digo su piel canela le daba mas aun un aire sensual, sus ojos claros, su cabello rubio, sus ricitos doraos, sus piernas largas y esbeltas, se le habia subido el vestidito y la mitad de sus muslos estaban al aire, duros, carnosos, su piel brillaba como si tuviera luz propia, dios como estaba alli sentada ocn su portatil en su regazo, me empeze a empalmar solo de mirarla.
Me empeze a quejar de la espalda, ella levanto su mirada de la pantalla de plasma y se interso por mi, me hice la victima alegando un dolor en la espalda muy fuerte, le dije que me habia hecho daño jugando con el equipo de futbool, deporte que practico.
Ella plego su portatil y se puso detras de mi, yo seguia sentado en la silla alrededor de la mesa del salon, se puso detras y me empezo a explorar, sus dedos me palpavan la espalda habilmente.
Al llegar a un punto de mi espalda fingi el dolor, ella me hizo tumbar en el sofa y se sento a mi lado, yo estab boca abajo, me levanto la camiseta y me empezo a masagear la espalda.
El masage lo unico que consigui fue ponerme como un toro, notaba mi polla apretada contra el sillon y julia dandome un magistral masage, cuando acabo, me incorpore y nos quedamos de frente.
Me lance a ella, la bese en sus labios, ella se quedo sorprendida y aparto la cara de mi, disimulo y se marcho nerviosa lejos de mi vista.
¿Que habia pasaso? desde luego Julia no estaba muy interesada por mi, ¿o si lo estaba?.
La respuesta llego dos dias mas tarde, mi padre me hablo de hombre a hombre como se suele decir, Julia le explico el fugaz beso, menos mal que mi padre lo comprendio debido a mi juventud y Julia me “perdono”, pero desde ese dia era mas esquiva conmigo.
Pero en vez de conformarme, me volvi mas obsesivo todavia, los espiaba de noche, detras de su puerta entre abierta de su dormitorio, los escuchaba follar como animales, ella jadeaba y mi padre girtaba como un loco, ella gozaba como una adolescente y el gemia y gemia como un niño.
Todo parecia perdido para mi, hasta que una noche, se me ocirrio.
Julia tomaba a veces pastillas para dormir, le costaba dormir, ese era su punto debil, asi pasadas unas semanas y casi olvidado el tema del beso, y al ver que yo parecia pasar de Julia, esta se confio.
Una noche, al acabar la cena me ofreci para preparar yo los cafes, mi padre bebia cafe depsues de cenar, Julia ese te verdoso tan raro, yo lo prepare.
Le puse cinco pastillas para dormir, mezcladas en la bebida, supongo que me pase, no lo se, no queria fallar.
Nos fuimos a dormir, solo tuve que esperar, me puse el despertador a las 6:30 de la mañana, mi padre se levantaba a las 7:00 y jUlia a las 8:00.
Oi como mi padre le decia a Julia que se despertase que llegaria tarde, pero despues de insistir un par de veces se marcho, oi la puerta cerrarse y espere diez eternos minutos.
Entre en el dormitorio de matrimonio, Julia dormia, la luz tenue entraba por la ventana, deslice las sabanas hacia atras, Julia tebnia un Shop ajustado que dejaba su tripa al aire, no tenia sugetadores, sus tetas se marcaban en el shop, sus pezones se esculpian en ellos, tenia un pantaloncito fino tipo bragita, se los quite.
Su cuerpo era fabuloso, su cinturita dibujaban unas curvas perfectas, sus muslos era suaves como la seda, su vientre era sensual y estaba ligereramente hinchadito, relajado, y su coño, dios que coñito.
Lo tenia peladito del todo, su pubis hicnchado sus labios prietos y carnosos, me quite mi pantalon y me subi a la cama.
Me puse en medio de sus muslos, los separe, ella estaba relajada, dormia placidamente, me incline en sus sexo, lo abri, y me lo comi.
Me comi aquel coñito, lo lami, le meti la lengua en su vagina, hasta el fondo, lo saboree le comi el clitoris, Julia daba saltitos como una muñeca que se ponia en marcha cuando mi lengua le daba fuerte en su botoncito, y parecia que queria desperta pero no podia.
Julia empezo a gemir, pero no eran gemidos, era como si intentase hablar y no pudiera hacerlo, sus ojos los tenia cerrados, no podia abrirlos.
Era como follarse a una muñeca de carne y hueso, yo estaba tan empañmado que note como me humedecia, le puse sus pies en mis hombros, y le incline sus hermosos muslos hacia atras, ante mi quedo su vagina abierta y humedecida de mi saliba y sus propios flujos, le encare el prepuncio y me la folle.
Le daba sacudidas despacio como por miedo a despertarla ,ella se quejaba y gemia, su cueva era una cavidad hermosa, calida, dentro de ella mi polla lo ocupaba todo, le daba sacudidas hasta llegar a un lugar blando, tan dentro de ella que me corri en dos minutos, la inunde de leche, le bombee con fuerza cinco vesces.
Luego la deje, ella estaba entre un sueño forzado y un despertar amargo, se la veiz luchar para despertarse, por un momento crei que abrio lo ojos pero los volvio a cerrar.
Yo queria mas, fui tan rapido, queria follarla mas, l levante el hop y le lami los pezones despaciro, ella tenia sus muslos relajados, dejaba su sexo a mi merced, estaba aun muy dormida.
Cuando note mi polla recuperada, deje de lamerle los pezones, que se pusieron duros, sus tetas eran preciosas, volvi a subirle los muslos y me puse otra vez sus pies en mis hombros, le lami los tobillos fue algo intuitivo.
Le fexione las rodillas, esta vez mas aun, y ante quedo su vagina y su ano, le puse el prepuncio en su ano, y aprete, ella solto un gritito de dolor, su ano estaba rugoso, mi polla se abrio paso en el, notaba mi piel bajar dentro de su ano, notaba sus paredes apretarme mi polla fuertemente, le di sacudidas, ella se estremcia y gemia mas fuerte.
Cuando note que me venia, le saque la polla y se la meti en la vagina, aquel lugar caliente y acogedor que ahora era mio, alli le di unas sacudidas fuertes mas y me vacie por completo.
Yo jadeaba, ella intento incorporarse un par de veces y cayo hacia atras en la cama, se estaba despertando mas menos, me asuste, le puse el pantalonciro fino tipo bragas y me largue de alli.
Me duche me vesti y sali a calle, era el hombre mas feliz del mundo.

Pasaron cinco semanas, Julia una mañana que estabamos solos me dijo.
-TU ME VIOLASTE ¿VERDAD?.
Me quede parado como si fuera de pirdra.
-QUE DICES JULIA???
-PENSE QUE LO SOÑE, PERO AHORA SE QUE NO, QUE FUE REAL.
-PORQUE DICES ESO JULIA?
-PORQUE TU PADRE TIENE LA VASEPTOMIA Y NO PUEDE TENER HIJOS Y YO ESTOY PREÑADA, ESTOY PREÑADA DE TI.
Acebe reconociendolo todo, por suerte Julia no tomo represalias, mi padre sigue con ella, para todo el mundo es que han tenido un bebe, pero es mio, yo me fui fuera de casa y la relacion con mi padre es tirante muy tirante, pero con Julia, con Julia es otra cosa, solo pienso en prepararle otro te de color verdoso.

Busquedas entrantes: