Incesto…

A continuación les contaré como y con quien fue mi primera vez…

Recuerdo que tenía 12 años e iba en sexto de primaria, todos los días por obligación tenía que ir a casa de mis abuelos a dejarles sus tortillas, con mis abuelos vivía mi hermano, el mayor de todos que entonces tenía 17…

mi hermano se había ido a vivir con mis abuelos desde bebé, el motivo de esto fue que mi mamá embarazada y enferma no podía atenderlo como era debido, entonces mi abuela se hizó cargo de él mientras mi madre salía de sus problemas…

luego vino una separación de mis abuelos y mi abuela se fue con mi hermano a otro estado (provincia), regresaron cuando mi hermano tenía entre 9 y diez años, como verán yo conocí a mi hermano hasta entonces, sin embargo él que se había criado con mi abuela y una tía nos trataba a mis demás hermanos y a mi con gran indiferencia, no había química de hermanos entre nosotros, por haberse criado con mi abuela esta lo consideraba su hijo, y este la consideraba su mamá, así, él nos veía como sus sobrinos…

mis hermanos y yo íbamos todos los días a casa de mi abuelo para jugar con mi hermano pero él no nos hacía caso y prefería jugar sólo, así que nosotros nada más lo veíamos, por este motivo dejamos de ir a casa de mi abuelo, ahora sólo iba yo y otra hermana mía a hacerle sus mandados a mi abuela, de hecho la que más ayudaba a mi abuela era mi otra hermana que es 2 años mayor que yo, yo sólo iba a dejarles la tortillas repito…

resulta que un día (ahora sé que fue un sábado) fui a dejar las tortillas un poco tarde, y al llegar a la casa de mi abuela esta no estaba, ni mi hermana y ni mi abuelo, sólo estaba mi hermano y él empezó a juguetear conmigo, me pareció extraño pues nunca quizo jugar con nosotros, yo caí en su trampa y comencé a jugar también, pero sus juegos eran extraños por que me abrazaba y me tocaba en ciertas partes de mi cuerpo sin embargo sus caricias no me desagradaban y continuamos jugando, sin saber como, cuando me di cuenta ya estábamos en la cama, estábamos sentados frente a frente y mi hermano me empezó a acariciar la cara, el cuello, luego mis pequeñas tetas que apenas se alzaban, luego acarició mis piernas, yo me estremecía a sus caricias pero no me iba, lo que me hacía me agradaba sin saber a ciencia cierta por qué?…

tal vez mi hermano, al ver que yo no hacía nada por evitar sus caricias obscenas decidió ir más allá, levantó mi falda y separó mis piernas, yo sólo miraba con curiosidad lo que él estaba haciendo, ya con la piernas abiertas el hizó a un lado mi panty y se quedó mirando por largo rato mi “rajita”, yo no se lo impedí, luego sentí sus dedos recorrer por todos lados mi “pochita”, luego de verla y de tocarla él me dijo: “quitate tu pantaleta”… inconcientemente le pregunté que para qué, me dijo que si yo me quitaba mi panty él se quitaría también su ropa, que me iba a enseñar “una cosa”, pudo más mi curiosidad y me saqué mi panty, mi hermano viendo eso también se quitó su ropa y ambos quedamos sin ropa interior…

estábamos frente a frente, él mirándome entre las piernas y yo nerviosa miraba su “pajarito”, al principio su “pajarito” estaba chiquito pero conforme me iba tocando más y más este iba creciendo ante mi asombro, mi hermano acariciaba mi “cosita” y a mi me gustaba, sentía sus dedos en toda mi pequeña vulva, a pesar de que me agradaban sus caricias yo estaba nerviosa, estaba temblando y no sabía por qué, el “pajarito”… se había vuelto “pajaro”, de pronto, mi hermano me dijo: “agárralo”…

su “pajarito” había pasado a ser “pajaro” y me estaba pidiendo que se lo agarrara, al principio “aquel” estaba con la punta hacía abajo y arrugado podríamos decir pero ahora estaba con la punta hacia arriba y duro, y brilloso, viendo que yo no me animaba a tocarlo mi hermano tomó mi mano y la llevó hacía su miembro, al sentirla retiré rápidamente mi mano pero él volvió a decirme agárrala, con miedo acerqué mi mano y la toqué, sentí lo dura que estaba, sentí como reparaba constantemente, y ¡por fin!… la agarré…

mi pequeña mano sujetó la verga de mi hermano y él me dijo házmela “así” (de arriba hacia abajo) yo comencé a hacerselo sin saber por qué mi hermano me pedía eso, sin saber lo que estaba haciendo mi mano bajaba y subía la piel de la polla de mi hermano, me agradaba hacerlo pero luego de un rato él me dijo que parara, luego volvió a separar mis piernas y de nuevo comenzó a tocar mi puchita, me estaba gustando lo que me hacía, me gustaba lo que me hacía, sentía de repente que algo me bajaba hacía esa zona (orgasmo) pero no sabía que era, me sentía mojada…

sentada y recargada al respaldo de la cama mi hermano me pidió que con mis dedos separara mis labios mayores y yo lo hice, él examinaba detenidamente mi pequeño orificio, con su dedo recorría mi intimidad, yo me setía rara pero bien, luego de “examinarme” a placer mi hermano acerco su polla a mi orificio y le dijo: “te lo voy a meter”, no dije sí, ni dije no, pues no se a que se refería, yo sólo me quedé mirando lo que él iba a hacer…

vi como puso la cabeza de su polla en mi pequeño hoyito virginal y empezó a empujar lentamente, dijo que me la iba a meter pero su polla no me entraba, yo sentía que no cabía y en la posición en que el estaba iba a ser difícil que me la metiera, dejó de intentarlo y me jaló las piernas hasta acostarme completamente, mi hermano me volvió a decir que abriera mis labios vaginales y entró entre mis piernas, volvió a colocar su polla y de nuevo comenzó a empujar, yo suponía que debía de empujar más fuerte para lograr su cometido y empujando y empujando empujó más fuerte y… “aayyy” sentí que me desgarraba algo dentró de mí, casí llorando le dije “qué me hiciste aayyy aayyy”… no me respondió (quiza tampoco sabía que me había desgarrado mi himen), mientras yo me retorcía del dolor él se quedó quieto dentro de mí, poco a poco el dolor pasaba pero quedaba un ligero ardor entre mis piernas…

“te duele todavía” preguntó, “aayyy un poquito” respondí, “aayyy que me hiciste”… “no lo sé” me dijo, óbviamente yo era la primera que mi hermano desvirgaba y de ahí su ignorancía, él permanecía quieto dentro de mí, esperando que mi dolor desapareciera, cuando me volvió a preguntar le respondí que ya no me dolía entonces… mi hermano empezó a sacar su polla de mi vagina y cuando lo hizo vi que su polla que salía con sangre, yo no sabía que esa sangre era mía y pensaba que era de él…

mi hermano se limpió y también lo hizo conmigo, yo le pregunte que por qué tenía sangre y me dijo que no lo sabía, si en ese momento me hubiera dicho que esa sangre era mía lo juro que me hubiera parado y me hubiera ido de ahí, luego me dijo que me la iba a meter otra vez, inconcientemente sin que me dijera separé mis labíos esperando la polla de mi hermano…

me volvió a penetrar, ya no me dolió tanto aunque algo sentía, pero con sus movimientos de entrar y salir empece a sentir un calorcito y empezé a querer más y más, mi hermano me penetraba con fuerza y a mi me gustaba, deseaba gritar pero no sabía si gritar era correcto o no, mi hermano entraba y salía de mi, yo sentía que me estaba orinando, lo sentía pero no era pipí ¿qué era “eso”?…

uno o dos veces más sentí que “eso” me bajaba, mi piernas estaban sin fuerzas, mi hermano empezó a bombearme y a bomberarme sin cesar, me gustaba sentirme embestida por él, de pronto empezó a empujar como desespersado y yo sentí que algo me quemaba mi vagina, me hermano terminó de bombearme y quedó quieto sobre mí, sentía su polla palpitando en mi interior, luego de un rato se quitó de mí y vi su “polla” con la punta hacía abajo otra vez, y aunque no estaba tan pequeña como al principio si estaba completamente embarrada de no se que (semen)…

no me dijo nada ni le pregunté nada, sólo me dijo ponte su pantaleta mientras él se vestía, luego salió de la habitación y ya vestida yo me fui para mi casa, no compredía que había pasado, pero de una cosa si estaba segura que sea lo que mi hermano me había hecho me había encantado, hoy muchos años después cada vez que recuerdo esa primera vez… mi primera vez siento tan bonito que no sé como expresarlo…

a partir de esa fecha y cada sábado mi hermano y yo hacíamos el amor, y digo el amor porque aunque nuestra relación sexual sólo duró alrededor de 5 meses y nuestro actos sólo fueron una 20 veces yo quizé y quiero a mi hermano, fue mi primer amor y mi primer hombre, creo que todavía lo amo…

nuestra relación terminó abrupamente cuando mi abuela y mi hermana nos sorpendieron a mi hermano ya mí en plena acción, mi hermano estaba entre mis piernas y penetrándome cuando ellas llegaron y nos vieron, mi abuela no nos regaño ni nos pegó, no habló serenamente diciéndonos que lo que estabamos haciendo estaba mal, que no lo volviéramos a hacer pues de volver a hacerlo entonces sí le avisaría a nuestros padres y que probablemente a mí me mandarían a un internado, eso en verdad me asustó y jamás volvía a ir a casa de mi abuela sola…

a mi hermano le habló después, no sé que le dijo pero mi hermano poco o ningún caso le hizo pues poco después él conseguiría los favores de mi hermana, ellos fueron amantes también, de sólo pensarlo a veces creo que odio a mi hermana…

hace unos años conocí a un hombre y tuve relaciones con él, me embaracé y me casé pero, por problemas antes de dar a luz me separé de él, ahora tengo a mi hijo, soy relativamente feliz, mi hermano sigue soltero y a veces sueño con que él me vuela a proponer ser su mujer, yo lo aceptaría gustosa, ojalá me lo pida y volvamos a ser lo felices que fuimos aquella vez…

espero que mi relato les haya gustado, atte. Tina

Busquedas entrantes: