Soy un chico de 18 años, delgado aunque hago ejercicio, vivo con mi madre, que es madre soltera de 38 años de edad, nos llevamos bien. De vez en cuando ella invita a sus amigas a la casa, ven alguna película, o toman el café, o juegan a las cartas, cosas así. El otro día una de sus amigas que son de edad similar, no lo se con exactitud fue a la casa y estaba con mi mama, aparentemente se le pasaron las copas a las dos, asi que mi mama no le dejo irse manejando así, por lo que le ofreció quedarse a dormir en la casa, ella es soltera por lo que no tendría ningún problema.

Al principio pensaron en que se quedara en mi cuarto, pero ella se negó, no quería causar mas molestias, “como le voy a quitar su cama a Alex, y el donde dormirá?” mi madre dijo que no me preocupara por mi, que me podía quedar en el sillón o en su cama con ella, Olga cuando oyó eso soltó una carcajada y le dijo “como se va a quedar contigo si ya no es un niño” mi mama solo se rio, no quiso profundizar en eso pues se ve que le apeno bastante.

Así que se quedo a dormir en la cama de mi madre, (es matrimonial) y así que yo pude dormir en mi cama.

No se que horas eran, solo se que me despertó el sentir como alguien se subía a mi cama, aun medio dormido pude ver que era Olga quien gateaba desde el borde de la cama hacia mi, solo traía sus bragas puestas, al verme que desperté solo se llevo el dedo a su boca e hizo “shhhh” para que no hablara, abrió mis cobijas y se metió, yo solo traía unos boxers, inmediatamente empezó a besarme y yo le correspondí el beso, su mano fue directamente a mis boxers, mi pene respondió inmediatamente poniéndose totalmente erecto, ella lo saco de mis boxers y lo acariciaba de arriba abajo como toda una experta, yo acariciaba su pecho, estaba muy nervioso pues mi madre estaba en casa pero no hice nada por detenerla. Lo que mas me preocupaba es que al entrar dejo la puerta abierta. Su boca bajo y empezó a chupar mi verga, nunca me la habían chupado por lo que mis ansias de venirme llegaron pronto, yo intente quitarle la cabeza para no venirme, al menos no dentro de su boca, ella no me dejaba quitársela por lo que le tuve que decir, “que me vengo”, pareció que eso solo la impulso a mamarla mas fuerte y yo me vine, y ella como si nada dejo que me viniera en su boca, la mayoría de mi semen lo trago y otro tanto salio por su boca.

Acabado yo de eyacular se monto sobre mi, ella misma tomo mi pene y se lo coloco en la vagina y empezó a cabalgarme, yo tome sus senos con mis manos y se los estrujaba, se movía como nadie, la verdad no tengo mucha experiencia en el sexo, pero ella era fenomenal, se movía en círculos después de arriba a abajo, a veces despacio y a veces se dejaba caer con fuerza en mi verga, ella empezó a jadear y gemir hasta que los dos tuvimos un delicioso orgasmo, cayo sobre mi, yo la abrace, así estuvo unos minutos hasta que se recupero, me dio un beso en la mejilla y se marcho dejando sus bragas en mi cama. No podía creer lo que acababa de pasarme! Pero pronto caí dormido plácidamente.

Al día siguiente, Sábado me desperté y mi madre y Olga estaban terminando de desayunar, les di los buenos días, y al poco rato Olga tomo su auto y se fue a su casa. Mi madre estaba algo seria, y distante, no sabia porque.

Pasaron algunos días y Olga hablo por teléfono, sabiendo los horarios de trabajo de mi mama, sabia que yo contestaría, así que hablamos, y fue ahí cuando me soltó la bomba! mi madre sabia lo que había pasado entre nosotros, le pregunte que como sabia, que si solo lo sospechaba, pero me dijo que ella se levanto aquella noche y nos vio haciéndolo. Yo estaba con el corazón palpitando muy asustado, le pregunte si estaba enojada, que si se habían peleado, me dijo que no, que al principio si le dijo algunas groserías pero que después se le paso, y que de hecho mi madre le había preguntado detalles de nuestro encuentro. “Como Crees?” le dije, “en serio te pregunto eso?” ella me dijo “si, muy curiosa tu mami”. yo estaba un poco aliviado por que no estaba enojada, pero a la vez incrédulo a lo que me decía Olga.

- Y que le dijiste?
- Pues solo le dije que fue muy rico, pero ella seguía y seguía insistiendome sobre los detalles
- Y se los dijiste?
- Si, termine por decirle todo
- mmmmm y que te dijo?
- creo que estaba orgulloso de su nene, y a mi no me bajaba de maniática sexual
- pero enojada?
- no, así nos llevamos ella y yo
- woow no se que decir, que pena
- con decirte que me pregunto si estabas bien dotado
- no te lo creo
- si, a pesar que ella te ha visto con tus erecciones mañaneras bajo tu ropa interior, no es lo mismo verlo en vivo…
- de verdad te ha dicho que me despierto con erecciones?
- si, un día no se porque salio eso en una platica, no te preocupes, les pasa a muchos
- que pena, es que tengo que salir de mi recamara para ir a bañarme y es difícil de ocultar
- te digo que eso es normal, no te apenes, recuerda que ella lava tu ropa interior y tus sabanas, crees que no sabe que te masturbas?
- si me imagino que si
- si le he dicho lo afortunada que es por despertar con un hombre que despierte con erecciones jajaja
- bueno, ya no quiero hablar de eso! es muy incomodo
- por cierto, deje mi ropa interior en tu cuarto
- si aquí esta, la tengo escondida
- pues ya quedatela, o tírala
- no, si la guardare de recuerdo!
- jajajajajajaja
- jajajajajajaja
- solo lávala
- no…. así la quiero
- jajajaja cerdo

Me dio su telefono y nos despedimos, aunque siempre me había caído bien, jamas pensé que nos lleváramos bien en una conversación telefónica, la primera que habíamos tenido. No sabia si mi madre estaba de acuerdo que lo siguiéramos haciendo, bueno, aun no se si Olga quería hacerlo de nuevo, pero tenia la duda de si mi mama lo aceptaría o solo lo perdono por ser una única ocasión, y sabiendo que Olga estaba con alcohol encima. Todo ese día estuve pensando porque mi mama tenia tanta curiosidad en los detalles, acaso pensaba que yo era gay? o que tenia algún problema físico? eso no lo podía sacar de mi cabeza.

Días después por la noche decidí llamarle, empezamos a platicar, todo normal hasta que empezamos a cachondear, los dos ya estábamos en nuestras camas y las cosas se fueron dando, le dije “que crees que tengo en mi mano?” ella riendo me dijo “tu verga de seguro” los dos reímos, y le dije “no, tu ropa interior” “estoy recordando lo que paso” y ella me pregunto “ah si? que es lo que recuerdas” y así empezamos a recordar como me la chupo, como me vine en su cara, y empezamos con el sexo telefónico, le pedí que se desnudara, ella me lo pidió a mi, me pidió que me masturbara con su ropa interior, que yo con gusto hice, le pregunte si tenia algún juguete sexual, me dijo que si, un dildo, así que le pedí que lo sacara y lo empezara a chupar, después que se lo empezara a meter… y ahí estábamos los dos masturbándonos al teléfono, soltando gemidos y respirando agitadamente hasta que tuvimos un delicioso orgasmo, y después yo escuche un sonido extraño, como si alguien hubiera colgado un teléfono, asi que le dije a Olga que tenia que colgar, que había oído algo, así que colgamos, yo estaba muerto de miedo, acaso mi mama nos escucho?

Me puse mis boxers y salí de mi cuarto a ver si veía luz encendida, ya era noche como para que mi madre estuviera despierta, no vi luz, pero aun así me acerque sin hacer ruido a su recamara, cual fue mi sorpresa al verla en su cama, totalmente desnuda, había hecho a un lado las cobijas, sus piernas estaban flexionadas y bien abiertas masturbándose, como su cabecera da a la pared de la puerta no podía verme, pero yo si a ella, al principio mi corazón se agito como si estuviera asustado, pero después se fue convirtiendo en excitación y seguí viéndola mientras mi verga se ponía de nuevo erecta, la saque de mis boxers y me empece a masturbar ahí parado mientras la veía, ella empezó a gemir mientras tenia su orgasmo y yo por mas que intente detenerlo, empece a eyacular ahí afuera de su cuarto, rápidamente me subí el boxer para terminar de venirme ahí y me fui a mi recamara. Estaba realmente muy confundido, ver a mi madre así me había excitado, me sentía culpable, me sentía mal.

Al día siguiente al despertar salí de mi recamara y lo primero que vi fue a mi madre hincada limpiando el pasillo, justo donde yo me había masturbado, al parecer había notado las manchas de mi semen! Realmente estaba yo en problemas, ni me quería imaginar la regañada que me iba a poner mi madre. Me regrese a mi recamara a pensar que podía decir o hacer.

Afortunadamente mi mama no me dijo nada, aunque claro, esta muy distante y seria conmigo, los dos nos sentimos incómodos por lo que ya casi no convivimos. Así pasaron varios días, para mi sorpresa el viernes por la tarde llego Olga de visita, yo no salí de mi recamara pues sabia que seria muy incomodo, yo no la había visto desde aquella noche que se metió a mi cama, tanto mi madre como ella estaban desatadas, nunca las había visto así, reían a carcajadas, esta vez a las dos se les pasaron las copas, mi madre no iba a dejar que se quedara a dormir su amiga, así que me pidió que yo la llevara a su casa, ya estaba todo decidido, los dos subidos en su auto cuando mi madre nos detuvo “no es buena idea que ustedes dos estén solos”, Olga rio y yo me apene, y tenia razón, los dos solos en su departamento seguro pasaría algo, así que nos salimos del auto y otro problema surgió, donde dormiría cada quien, mi madre estaba decidida a que no se repitiera lo de la vez pasada, me pidió que yo durmiera con ella, y Olga en mi cuarto, esperando que asi ella no se fuera a meter a su cama a media noche, aunque existía la posibilidad de que yo me escabullera por la noche, realmente no había muchas opciones mas que confiar en mi, y me dijo “nada de irte a su cama o esta vez si que estarás en problemas” y la verdad yo no quería problemas así que no tenia intenciones de hacerlo.

Así que Olga se quedo en mi recamara, y yo me quede en la cama con mi madre, y así nos dormimos. No diré que me encantaba la idea, la situación ya era bastante incomoda para agregar esto, pero esperaba que la noche pasara rápido, a final de cuentas ya eran las 2 de la mañana.

Al dia siguiente, bueno, mas bien horas después muy temprano me desperté, serian poco antes de las 6 y cual fue mi sorpresa que estaba abrazando a mi madre por la espalda, y yo con una tremenda erección entre sus glúteos, así que delicadamente empece a separarme de ella para no despertarla, aunque parecía que ya estaba despierta pues solo me moví un poco y me dijo “ya te despertaste tan temprano?” y yo tuve que responderle, asi que tímidamente le dije “si ya”, ella respondió, otra vez despertaste con una erección, eso no te deja dormir bien”, yo me quede callado, ella se volteo y se recostó boca arriba al igual que yo, “me imagino que te duele”, yo no sabia que responder, pero termine diciendo solo un “si”, fue ahi cuando sentí su mano ir hacia mi pene, “con un masajito se te quita el dolor”, yo le detuve la mano, pero ella insistió, “anda, que yo te cambiaba los pañales y te limpiaba, no es la primera vez que lo toco”, lo saco de mis boxers y empezó a masturbarlo, yo estaba inmóvil y sin palabras, ella me dijo “mejor?” yo respondí “si”, su mano recorría mi pene de arriba a abajo lentamente, después movió las cobijas para quitármelas de encima, recostó su cabeza en mi pecho mirando mi verga, contemplándola mientras seguía masturbándome deliciosamente. Ella sin quitarle la mirada dijo “hace años que no lo veía, jamas pensé que lo tuvieras de este tamaño”, yo seguía inmóvil (aunque mi pubis se empezaba a mover con cada jalón sin querer) y sin decirle nada, mi verga empezaba a soltar esa babita transparente que ella espacia por todo su largo, después con su dedo tomo la baba de la puntita y se la llevo a la boca, chupandose todo el dedo para después llevar su boca a mi verga y empezó a chuparla, la lamia y chupaba lentamente de una manera deliciosa mientras con sus dedos masajeaba mis testículos, ahi se quito su camisón, y su ropa interior, para montarse sobre de mi.

Empezó a cabalgarme, primero en círculos y después de arriba a abajo, no aguante mucho y eyacule dentro de ella, no pareció importarle pues ella siguió con lo suyo, afortunadamente no perdí la erección, acariciaba con una de sus manos sus senos, los apretaba y estrujaba, fue ahí que decidí participar mas activamente y con mis manos tome sus pechos y jugué con sus pezones, hasta que ella tuvo su orgasmo cayendo sobre mi cuerpo, y nos abrazamos, hasta que nos repusimos, claro que yo ya estaba a la mitad de mi siguiente orgasmo con ganas de seguir, pero no sabia que hacer, ella se recostó boca arriba de nuevo, ya había recuperado de su intenso orgasmo, me volteo a ver a mi, y a mi verga, “creo que tu todavía necesitas algo mas” y me jalo hacia mi, me puso sobre de ella, entre sus piernas, y empece a penetrarla de misionero, mientras ella me encajaba sus uñas en mi espalda y en mis glúteos, “dame mas anda” me decía mientras yo la penetraba con fuerza, ella rodeo mi espalda con sus piernas, los dos jadeábamos y gemíamos con fuerza, besamos nuestras bocas hasta que llego nuestro orgasmo compartido, y caímos rendidos para quedarnos dormidos abrazados.

Despertamos los dos aun desnudos, aun con olor a sexo, ya eran mas de las 11, nos vestimos rápidamente, nos habíamos olvidado que teníamos una visita, nos dimos cuenta que ella ya se había ido, que nos alivio un poco, pero después en el refrigerador encontramos una nota de Olga, “par de calientes, la próxima vez me invitan, besos”

Ese fin de semana fue muy erótico, pero de eso y el secreto que compartimos con Olga sera materia para otro relato, claro si les interesa.

Leer la segunda parte

relato exclusivo

Madre e Hijo incesto
Click para ampliar

Si te gusto este relato seguro te gustaran las fotos reales de madre e hijo.

Busquedas entrantes: