Hola, me llamo Rodrigo tengo 19 años y la historia que les contare paso cuando fui con un amigo a un antro, esta vez habíamos decidido ir a uno diferente para conocerlo, estábamos platicando y tomando cuando de repente vi a una mujer que me veía, pero no era la clásica mirada que de vez en cuando sonríe o que te mira de forma coqueta, mas bien era como curiosa, al principio no le di mucha importancia, pero eso continuo y hasta mi amigo se dio cuenta que me dijo que una chica me estaba mirando y que debería invitarle un trago. Tras mucho pensarlo decidí hacerlo, aunque no era espectacular, la chica era guapa y de buen cuerpo, así que me acerque a ella y la salude, me saludo y después me pregunto “Oye, te conozco?” yo la mire y le dije, pues no recuerdo, ella preguntó “Dónde estudiaste?” le di el nombre de mi escuela donde estudio, ella pregunto “y antes?” y le di el nombre de mi secundaria, ella sonrió, ah entonces de ahí, pero yo soy de otra generación que la tuya. Seguimos charlando de varias cosas, entre ellas del bar, que si ya lo conocía, que tan seguido iba, y le dije que era mi primera vez ahí, me pregunto que me parecía, le dije que los clientes ya eran un poco mayores para mi gusto, fue ahí que puso una cara que me hizo reconocerla, su cara de molestia que tanto hacia de maestra, era “la diabla”, así le decíamos por su mal carácter en la secundaria.

“Que tienes en contra de los mas grandes?” yo intente corregir, “no, no nada, es solo que no es mi ambiente”, y para contentarla agregue, “tu tampoco deberías de estar aquí, no va contigo”, ella me sonrió, la cosa se había tranquilizado, así que seguimos charlando y bebiendo. En mi mente estaba su recuerdo como maestra y lo mal que me caía y estoy casi seguro que yo también le caía mal, pero también me entro el morbo y empecé a verla como mujer, como se vería desnuda, lo que me enseñaría en la cama como mujer mayor que yo etc etc etc, así que decidí empezar con los piropos, las caricias en su mano, hablarle en su oreja con el pretexto de la música alta, la verdad estaba sorprendido de lo bien que iba eso, lo cierto es que no era el mismo de la secundaria, había crecido, embarnecido, madurado y no es que sea un fortachón pero mi cuerpo esta firme por el ejercicio que hago.

Llego un punto en que ya no había muchos avances y yo no me animaba a pedirle algo mas, así que intente besarla en la boca, ella solo me dejo darle un pequeño beso en los labios y con su mano en mi pecho me detuvo, ahí pensé que la cosa no daba para mas, ella agarro su bolso y sus cosas, fue ahí que me dijo “vamos a otro lado no?” le dije que si, le avise a mi amigo y salimos del lugar.

Nos subimos a su auto y nos fuimos, yo no creía lo que estaba pasando, estaba excitado pero a la vez nervioso, no se que edad tenia, quizás 35, pero nunca había estado con alguien mayor, le pregunte a donde íbamos, ella me respondió, “a mi departamento”, yo aprovechaba los altos en los semáforos para besarle el cuello y acariciarle su pierna derecha por arriba del pantalón. Ella también acariciaba mi pierna y en ocasiones subía hasta mi paquete por arriba del pantalón.

Llegamos a su departamento, nos sentamos en la sala y ahí empezamos a besarnos, largos besos en la boca, succionando nuestros labios, jugando con nuestras lenguas, y acariciándonos empecé a desabotonarle la blusa y ella desabotono mi pantalón y metió su mano en mis boxers buscando mi verga, yo jugaba con sus pezones, después saco mi verga que ya pedía a gritos ser liberada y empezó a masturbarme mientras nos besábamos, yo deje su pecho y fui a buscar su vagina, desabroche su pantalón y la empecé a acariciar por encima de su ropa interior, al poco tiempo pude sentir como su ropa se mojaba.

Me termine de bajar el pantalón y los boxers a mis tobillos, ella se levanto me tomo de la mano y me llevo a su recamara, ahí me quite mi camisa y mis calcetines y la ayude a desnudarse por completo. Nos acostamos en la cama y mi boca fue directo a sus senos, lamí, chupe y bese sus senos y sus pezones mientras ella acariciaba mi cabello y mi mano acariciaba su sexo lentamente, mi boca fue bajando por su abdomen, su vientre hasta que llegue a su vagina y empecé a besarla y lamerla, para después concentrarme en su clítoris, ella ya soltaba gemidos de placer mientras pasaba sus dedos entre mi cabello.

Me detuve para pararme al lado de su cama y acerque mi pene erecto a su cara, ella se incorporo y empezó a chuparme, primero lamió el tronco, lo besaba, para después meterselo a la boca, volteo su mirada hacia la mía mientras chupaba, yo la tome de la cabeza y le empujaba para que se la metiera mas, cosa que no le gusto mucho, pero era un día que decidi vengarme, ella me habia enviado a examen extraordinario y casi no paso de año por ella, bueno en realidad no se si fue su culpa, pero realmente me trataba mal en la escuela, al menos asi lo sentia en aquel entonces, así que no me importo, ella con sus dos manos empujaba mi cuerpo para evitar que mi pene fuera hasta su garganta, pero yo seguía empujándola, hasta que ella se logro soltar “que te pasa?! no seas brusco!”
– perdón, me deje llevar, anda sigue
ella con unos ojos de “muérete pendejo” se volvió a meter mi pene a su boca y siguió chupando, la deje hacerlo a su modo por un rato, lo hacia muy bien, “acaríciame los huevos!” le dije con firmeza, ella volvió a ponerme esa cara de pocos amigos, pero siguió chupando y llevo su mano a mis testículos y acaricio, “así me gusta, obediente”, ella dejo de chuparme, parecía que ya se había molestado, “bájale de huevos! con quien crees que estas hablando?” me respondió con enojo.

Me recosté a su lado y le hice caricias en su pecho y en su vientre para calmarla, para después besarla en la boca, nos besamos apasionadamente, nuestras lenguas jugaban y mi mano estaba en su sexo que aun estaba húmedo y le metí dos dedos, jugaba a meterlos y sacarlos, deje de besarle para preguntarle “quieres que te penetre?” ella me dijo “si, hazlo”, la puse de perrito, la tome de su cintura y empecé a penetrarla, estaba lista para mi.

La jalaba hacia mi en cada penetración, los dos disfrubamos del placer que nos dábamos, mi pene se abría paso en su vagina, que para su edad aun estaba bastante estrecha, o quizás no había conocido vergas gordas como la mía, empezó a soltar gemidos de placer y fue ahí cuando le di la primera nalgada, no tan fuerte, ella volteo su cara un poco para decirme “cuidado!” no le di importancia, después le di otra en la nalga izquierda, “no hagas eso idiota”, – “como me dijiste?” le pregunte, ella me respondió “idiota”, así que le di otra nalgada, esta si bien dada con fuerza, ella intentó salirse haciendo su cuerpo para adelante, pero la tenia bien agarrada de la cintura, forcejeo con mi pene adentro pero no logro salirse, “tranquila mi yegua!” y seguí penetrándola, ella aun con su enojo seguía soltando gritos de placer, ahora se movía mas, echaba sus glúteos hacia mi con fuerza, “así me gusta!” y le di otra nalgada, ella estiró una de sus manos para tratar de sujetar mi mano derecha, pero yo se la sujete, su cuerpo tuvo que recostarse sobre sus hombros y parte del pecho, y le agarre la segunda mano, tome sus dos muñecas y se las puse en su espalda bien sujetas y seguí penetrándola, ella me decía entre gemidos “eres un cabrón” pero no hacia nada por detenerme, si quieres que pare solo dímelo, “cállate pendejo” me respondió.

Estaba a punto de venirme así que me salí y me acosté a su lado, intenté ir a su boca y besarla pero me soltó una bofetada, me iba a dar otra me logre tapármela, se subió sobre mi e intentó pegarme en el pecho, yo logre sujetarle sus manos y la jale hacia mi y la bese en la boca, por unos instantes ella no parecía corresponderme pero después si, nos besamos, nuestras lenguas jugaban a las afueras de nuestras bocas, “me encantas como te ves enojada”, ella ya no me respondió solo siguió besándome me succiono mi lengua hasta que me dolio, emiti un sonido de dolor para que la soltara, la soltó y seguimos besándonos hasta que me mordió el labio, buscaba venganza, le solté las manos, mi pene seguía erecto y su vientre estaba encima de el empujándolo sobre mi vientre, mis dientes fueron a su labio inferior para morderla pero ella levanto su torso, levanto un poco su cintura, tomó mi pene y lo puso en su vagina y empezó a bajar, lo metió hasta el fondo y empezó a moverse, yo tome sus pechos y apreté sus pezones, ella subía y bajaba, pellizqué sus pezones con fuerza, ella soltó un gemido de dolor y placer, y empezó a subir y bajar con fuerza, dejaba caer todo su peso como si su intención fuera causarme dolor, pero lo único que lograba era darme placer, mucho placer, me veía con cara de enojo pero a la vez estaba muy excitada, los dos gemíamos y sudábamos, nuestros cuerpos hacían un rico sonido cuando se golpeaban, puse mis manos sobre sus glúteos y los estruje, seguro seguían sensible por mis nalgadas, mi dedo busco su ano, y sin pensarlo lo metí, ella me sujeto la mano y quito de ahí, “mi ano no se lo doy a cualquiera idiota” y me soltó una cachetada bien dada que no pude esquivar, tomo mis dos manos y así seguimos hasta que los dos tuvimos un increíble orgasmo, ella cayo sobre de mi, yo la abrace y acaricie su espalda tiernamente, mi verga fue perdiendo rigidez dentro de su vagina hasta que se salió.

Nos recostamos en la cama y quedamos profundamente dormidos.

Yo desperté muy temprano por que tenia ganas de orinar, los dos estábamos desnudos en la cama, me pare, fui al baño, me vestí, tome un lápiz de labios que tenia en su cuarto y le escribí mi numero de teléfono en su muslo, tome su sexy ropa interior para el recuerdo y me fui.

Nunca pensé que me fuera a llamar, la había tratado bastante mal, la habia humillado yo nunca habia hecho eso, solo habia visto eso en algunos videos porno, paso una semana, yo me disponia a salir al cine cual fue mi sorpresa que ese viernes recibí un mensaje de ella “aun me duelen mis pezones imbécil”, yo le respondí, “yo también recuerdo esa increible noche”, no sabia el por que del mensaje, si estaba molesta conmigo o que, y mas fue mi sorpresa cuando me dijo “puedes venir?” yo no lo pensé dos veces y le dije “claro, voy para allá”

Continuara…

relato exclusivo

Busquedas entrantes: