Hola nuevamente, quiero platicarles otra de mis experiencias. Como anteriormente dije, desde muy pequeña tuve relaciones con mi chofer, y cada vez aumentaba la intensidad de la acción, al grado de que él me hizo de todo. Después de mucho tiempo haciéndolo, por supuesto que me encantaba, por mi mente empezó a fantasear con hacerlo con dos al mismo tiempo. Con el tiempo maquine con el chofer esa idea, y se dio en un viaje a una ciudad que está a 140Kms de mi ciudad. Sucede que hubo una despedida de soltera de una amiga de la universidad, por lo que pedí al chofer que nos llevara a mí y a dos amigas que vivían en esa ciudad. Obvio que mis amigas se iban a quedar y solo regresamos el chofer y yo.

Bueno, ya dados los pormenores, quiero decirles que llegamos a las 7 de la noche a la despedida, nos divertimos, y me salí a las 10:30 argumentando que debía regresar a mi ciudad y que era noche. De la despedida no hablaré porque fue como todas las despedidas. Salí y nos fuimos el chofer y yo a un antro, pero para esto en el camino me cambié, me puse una falda arriba de la rodilla con medias y una blusa muy ajustada, además me puse pupilentes verde claro (mis ojos son café claro) y me peine de una forma diferente a lo normal (totalmente restirada) y , obviamente me di una manita de gato. La idea era intentar seducir a quien más me gustara. Llegamos al antro (edades promedio de 30 para arriba) y yo me dedique rápidamente a buscar algún chico que me gustara, no paso ni un minuto y vi a un moreno como de 35 años que me llamo mucho la atención, con dos amigos (una condición que me puse es que no estuviera con pareja). Lo que me gustó de él fue su color de piel, su cuerpo, ya que se veía atlético, y además que en mi mente pasó la idea de que su miembro era grande. Elegí una mesa que quedara enfrente de él, y las mesas eran de bancos altos, quedando el chofer dándole la espalda y yo de perfil al Moreno. El plan era que el chofer era mi jefe y yo su asistente (recordar que él tenía aprox. 48 y yo 20 años en ese tiempo), él pidió un refresco y yo un cognac e inicie cruzando mis piernas, quedando mi falda a medio fémur, como tengo un buen ángulo de visión, espere a que mi morenazo me viera, lo cual no tardo mucho, y yo al detectar que me veía acaricie mi pierna (la que él veía), a lo que desde ese momento capte su atención, con mi otra mano agarraba el vaso, que para esto pasaba mi mano de arriba hacia abajo lentamente del vaso simulando una lenta masturbación. En una ocasión él estaba viendo mis piernas y yo lo vi a él, a lo que él se quedo pasmado y yo tímidamente me baje la falda y le sonreí tibiamente. Hasta este punto todo iba de maravilla, le dije al chofer que ya lo tenía con su atención, y di el siguiente paso. Me pare camine hacia él y con una sonrisa le pregunte si él conocía el antro, a lo que sorprendido me dijo que si (muy nervioso), le conteste que si me podía decir por donde estaban los sanitarios, a lo que mi Moreno todo trabado me contestó que al fondo, me fui al baño hice lo que tenía que hacer y al salir note que mi Moreno estaba al tanto de mi salida, camine de regreso y como tenía que pasar por donde estaba mi Moreno, me preguntó si lo había encontrado a lo que le dije que sí, pero que era muy malo pues me había mandado a los baños de hombres, me dijo que el de mujeres estaba al lado y se disculpó, a lo que yo le dije que no se preocupara, que la verdad no quería salir del baño de hombres, nos reímos y me fui a mi mesa con el Chofer. Le platiqué al chofer lo que hice y nuevamente nos reímos. Mi Moreno ahora estaba mucho más acechador que antes, ya que no perdía un detalle de mí, su mirada era tan insistente que la verdad empecé a excitarme con pensar en estar con él. Como el chofer estaba de espaldas, en una ocasión mi Moreno al tomar de su copa brindo conmigo, a lo que yo solamente correspondí con una leve sonrisa. Le dije al Chofer que fuera al baño y se tardara un poco, yo estaba segura que mi Moreno algo haría. Y efectivamente al entrar el Chofer al Baño inmediatamente mi Moreno se dirigió hacia mi para “disculparse por haberme mandado al baño de hombres”, a lo que dije “no te creas, no entre al de hombres, te hice una broma” y nos reímos juntos. Me preguntó que si era mi esposo o mi Papá, y le contesté que ninguna de las dos cosas, que él era mi jefe y yo su asistente. Volteaba insistentemente a checar que el Chofer no regresara, y lo invite a sentarse conmigo, ya que estaba parado, me dijo que si no se molestaba mi “jefe” a lo que le dije que había tres sillas y mientras no se sentará en la de él, no habría problema. Se sentó frente a mí y en eso llegó mi “jefe” a lo que se lo presenté y empezamos a platicar. En un momento dado nos invitó una ronda, lo que aceptamos, y seguimos platicando no sin mirar continuamente mis piernas, que yo seguía acariciando constantemente. Me invito a bailar y yo acepte, él bailaba muy rico y sexi, y yo la verdad creo que también bailo bien, claro que sin caer en vulgaridades. Durante el baile hubo dos o tres rozamientos, que a mí me excitaron mucho, pero me di cuenta que mi Moreno estaba muy duro, y me excitó. Dejamos de bailar y nos volvimos a sentar, no sin antes preguntarme que si mi “jefe” no se molestaba si se quedaba un rato más, a lo que le dije que no, que mi relación con mi jefe era simplemente laboral y yo podía hacer lo que me viniera en gana. Estábamos platicando y en un momento dado por lo alto de la música me acerqué para escuchar lo que me decía, recargando adrede mi mano en su pierna (junto a su rodilla), la deje ahí mientras me platicaba, y al retirarme, mi mano la deje recargada en su pierna, cosa que mi “jefe” no se dio cuenta debido a que estaba del otro lado de la mesa. Me excitó mucho tocar la pierna de mi moreno, y él se notó que también estaba gozando mi mano. Al retirar mi mano me disculpe con mi Moreno a lo que me dijo: “no te disculpes, tus piernas son muy lindas para para que tus manos las acaricien, es más rico acariciar tus piernas que las mías”, a lo que nos reímos gratamente por su chistorete. Le dije que no, que sus piernas estaban muy lindas y se veía que eran fuertes, a lo que volví a tocarle la pierna pero esta vez sí le acaricié el fémur, cuidando de no llegar a su miembro, que entre el pantalón se veía que estaba muuuuy entusiasmado y la verdad ya me tenía al 100. Le dije que nos teníamos que retirar ya que al día siguiente teníamos que trabajar y levantarnos muy temprano. Me pidió mi correo (obviamente le di mi correo privadote). Me dijo que si podía volver a verme a lo que le contesté pronto regresaríamos, que me escribiera, e insistió, pero ahora me decía cosas lindas (mi chofer estaba muy serio, creo que celoso, pero aguantó), a lo que le dije que si quería ir a cenar con nosotros, y el accedió, le pregunté si se venía con nosotros o nos veíamos en el lugar de la cita, a lo que él dijo que prefería ir conmigo. Dejó a sus amigos y nos fuimos a cenar, mi Moreno y yo nos subimos atrás y mi Chofer al volante, ya que adrede dejé unas cajas en el lugar del copiloto. Se puso junto a mí y yo puse mi mano en su pierna nuevamente (animada por las cubas que había yo tomado), a lo que él hizo lo mismo en mi pierna, y me dijo al oído que si sabía jugar al espejo, conteste que no, me explico que lo que él hiciera yo tenía que hacer como si yo fuera el espejo, me intrigo pero le dije que si jugaba, si yo aguantaba un minuto haciendo el espejo, ganaba, y si no yo perdía, Me pregunto que qué apostábamos, y le dije que lo que quisiera, a lo que rápidamente me dijo que el que perdiera se convertía en esclavo del otro por 15 minutos, y yo accedí. Al empezar el juego, movió sus manos y yo seguí sus movimientos con las mías, pero inmediatamente puso su mano en mi pierna, a lo que yo también la puse en su pierna, empezó a acariciarme de arriba abajo y a excitarme rápidamente, e hice lo propio, poco a poco fue subiendo su mano y al llegar a mi falda metió su mano por debajo de mi falda, y le dije que él no traía falda, que eso era trampa, a lo que me contestó que efectivamente no traía falda pero tenía zipper. Me éxcito su respuesta, y le dije al oído que no iba a perder, y empecé a bajarle su zipper, inmediatamente sentí su miembro durísimo y grande, yo para este momento estaba super humeda. Él tomo mi mano y la dirigió a su miembro, y yo me deje llevar, y le empezé a acariciar ese pedazo de carne que me estaba excitando Su miembro no era como yo pensaba, pero definitivamente era más grande que el de mi chofer. Él por su parte me acariciaba muy cerca de mi vagina, la cual estaba súper húmeda. Llegamos al lugar de la cena a lo que yo le dije al Chofer que yo no tenía ganas de cenar y mi Moreno tampoco quería cenar, le comente al Chofer que él se fuera a cenar, pero que pusiera la camioneta debajo de un árbol, esto para quedar aislados, ya que los vidrios polarizados de la camioneta ayudarían a no ver hacía adentro, y que lo esperábamos en la camioneta, a propósito de pregunte cuanto tardaba y me dijo que como 30 minutos.

Lo que siguió fue algo diferente a lo que yo había planeado, pues todas mis experiencias sexuales las había tenido solo con mi Chofer a lo largo de casi 10 años. En cuanto se fue, mi Moreno tomo mi mano y la puso en su miembro nuevamente, lo cual me excito aún más, y él me empezó a acariciar mis piernas y subía su mano hasta mi cara, pasando por mi vagina y mi pecho con rapidez. Yo mientras acariciaba por encima de su pantalón su miembro, y él me dijo que sentiría más rico si se lo sacaba y lo acariciaba en directo, me empezó a besar y saqué su miembro y lo tome entre mis manos, cosa que hice rápidamente, y fue una cosa maravillosa el tenerlo en mi mano, empecé a masturbarlo y a abrirle su camisa, después le besé todo su pecho mientras lo masturbaba. Él mientras me metió la mano por debajo de mi falda hasta llegar a mi vagina, que para ese momento estaba súper mojada, me la acarició y de repente uno de sus dedos me lo delicadamente hasta adentro, haciendo que yo lanzara un suspiro. Su miembro estaba al 100% y yo masturbándolo, él me tomo mi cabeza y poco a poco me fue acercando a su miembro, pero antes de metérmelo a la boca me retiré y le dije que mejor lo masturbaba (realmente no me intereso el sexo oral, pero por cuestiones de higiene) que me hiciera lo que quisiera, pero no me gustaba el sexo oral, se me quedó viendo con una sonrisa picarona, me dijo: “lo que yo quiera? A lo que le conteste, lo que quieras pero chupártela no. Acto seguido me pregunto si me habían hecho la herradura, cosa que en mi vida había oído, le conteste que no sabía qué era eso, a lo que me dijo “pues ahora vas a saber”, dicho eso me metió dos dedos en mi vagina, los lleno de líquidos, y los saco, después me metió el pulgar y con los dedos anteriores me empezó a humedecer mi ano con mis jugos, sentía que me moría, de repente no sé cómo le hizo que yo ya tenía un dedo adentro de mi ano, claro que con mi grito de placer. Para este momento ya estaba yo recostada en la camioneta y él medio encima de mí. Me dijo que esa era la herradura, un dedo en la vagina y el otro en al ano, lo cual fue increíble.

Me pregunto si me cabían dos dedos en mi ano, a lo que le contesté que lo intentara, lo cual hizo inmediatamente, haciéndome gemir de placer nuevamente. Mientras me cogía doble con su herradura, me empezó a besar mi boca y mis pechos intermitentemente, haciendo que yo sintiera lo máximo. Me dijo que si podía terminar en mi pecho, a lo que accedí. Mientras lo masturbaba me preguntó si hablaba ingles a lo que contesté que no (pero claro que yo hablo inglés), le dije que no sabía, pero que me hablara en ingles pera imaginarme que estaba con un extranjero, a lo que el inmediatamente empezó a hablar en inglés, diciéndome que “era una gran mujer”, “que yo era muy puta”, y que “podía hacerme su esclava por lo puta que yo era”, dichas cosas en vez de hacerme enojar, me encendieron aún más. Y efectivamente, al terminar, me dejó todo su esperma caliente en mi pecho. Después me limpió tiernamente y me dijo que aún nos quedaban 15 minutos para que llegara mi “jefe”, me preguntó si quería hacerlo con él, a lo que le dije que si tenía condones sí, y el muy mendigo saco un condón de su bolsa, a lo que yo se lo quité, lo abrí y se lo puse en su miembro (debía checar que no estuviera agujereado). Quiero aclarar que ya para esa hora, se me había olvidado que quería tener sexo con dos a la vez, y solo estaba enfocada en que el Moreno me penetrara. Se sentó en la camioneta y me puso encima de él, de frente a él, y mi vagina no paraba de soltar líquidos, me levanto la falda, ya que mi braga tenía tiempo que había volado, acercó su pene y sentí una sensación extraña y agradable, lo acomodó y se me dejo venir como un semental, llevándome a placeres insospechados, bombeo y bombeo tomándome de mi cintura con sus manos toscas, acariciándome y besando mis pechos, creo que terminé una o dos veces, con gritos apagados, él me la sacó y me dijo que si quería “probar su verga por atrás”, a lo que le dije que nunca me lo habían hecho por ahí (para que sintiera que era el primero), pero que cambiara de condón. Me dijo que me levantara, y puso su miembro en la entrada de mi ano, y nuevamente empezó a juguetear con su pene en mi ano, y de repente sentí que algo entraba, pero era un dedo, me dijo que era para dilatar mi ano y no me doliera cuando fuera su pene. Después de jugar un rato con su dedo lo sacó y entonces sentí un bulto caliente entrar en mi ano de una forma dolorosa pero riquísima, me encanto, empezó a bombear nuevamente tocando mis pechos y metiéndome sus dedos en mi boca, como queriendo que chupara sus dedos, después de chuparlos me metió uno en mi vagina, lo cual fue el clímax para mí. Terminó por segunda vez pero ahora dentro de mis intestinos, sentí un torrente de líquidos exageradamente caliente. Siguió acariciándome por un rato, y después nos arreglamos, para salir de la camioneta y platicar. Me dijo que fue algo increíble el estar conmigo, a lo que respondí que para mí también fue algo bonito, me dijo que si volvíamos a vernos otro día, a lo que respondí que cuando volviera, le avisaría por correo. Me acarició mientras llegaba mi “jefe”, cosa que no tardo mucho en llegar, al verlo venir inmediatamente nos colocamos en posición decente.

Al llegar mi “jefe”, me dijo que ahora a donde iríamos, yo le dije que regresábamos a casa (el esperaba tal vez que le dijera que a un hotel los tres), a lo que todo contrariado dijo que estaba bien. Nos despedimos mi “Jefe” y yo del Moreno, y nos subimos a la camioneta. No habíamos avanzado ni 30 metros cuando el Chofer me cuestionó acerca de lo que había pasado durante su ausencia, a lo que le dije que simplemente nos la habíamos pasado platicando, que el moreno fue todo un caballero conmigo y nunca se sobrepaso, y por tal motivo yo no pude hacer nada para hacer nuestro trío. No sé si me creyó o no, pero durante el regreso iba muy serio, hasta que empecé a acariciarle su pene (al pasar la caseta de cobro), se lo saqué y comencé a jugar con él en mis manos, lo masturbe y le hice sexo oral de una forma especial (claro que pensaba en mi Moreno). Al terminar el chofer me los tome todos, hasta la última gota, en honor a mi Moreno. Me escribió diciéndome que no me creyó que él era el primero en sodomizarme o hacérmelo por atrás, pero me agradeció el placer que le di ese día, aún hoy me escribe esporádicamente para ver si algún día nos vemos, lo cual me excita, pero la verdad creo que no se va a poder, pues ahora soy una señora casada y de sociedad, ja ja ja. Ojalá les haya gustado mi anécdota, tengo por ahí algunas otras en el baúl de mis recuerdos, pero son realmente muy vulgares, ya que mi chofer solía satisfaserce él, no importándole si yo terminaba o no. Lo importante es que cuando tengan una relación con alguien que no conocemos, no hagamos tonterías por estar excitadas, ya que una nunca sabe si el chico perfumado tiene alguna enfermedad. Lo bueno es que como es un desconocido, la relación se limita a un rato de placer y ya. Besos.

Busquedas entrantes: