Les platicare algo que me paso en el reciente verano, soy una madre soltera de 38 años con un hijo de 16 años, y aprovechando sus vacaciones le ordene que limpiara su recamara, al hacerlo encontró varias arañas, recientemente se había hablado mucho en los medios de comunicación de una araña muy venenosa, por lo que decidimos que lo mejor seria que fumigáramos su cuarto, y eso hicimos.

No habíamos pensado en las consecuencias, y es que no tenia donde dormir ahora, así que le dije que se quedara en mi cama, no era la primera vez que lo hacia, aunque ya habían pasado muchos años de la ultima vez, yo no le vi ningún tipo de morbo a eso, para el no lo se, como que no le gusto mucho la idea de quedarse conmigo, pero realmente no había muchas opciones.

Compra el libro en su version digital con las tres partes

bestmom

En la noche el se puso su ropa de dormir, un pantalón de pijama y una playera, aunque se que el solo duerme en sus boxers, pero me imagino que le daba pena dormir asi con su madre, yo quería hacer lo mismo para que no tuviera pena, pero pantalón de pijama no tengo, siempre uso un camisón, asi que me puse unos pants holgados y una playera y nos metimos a la cama, vimos un poco de televisión para después apagarla.

Solo dormíamos con una sabana debido al intenso calor, tras el paso de los minutos ninguno de los dos podíamos dormir, era demasiado el calor.

– Puedo abrir la ventana, hace mucho calor, me pregunto mi hijo
– Si ábrela

El se levanto y la abrió, aunque sirvió de poco, no había nada de aire, ya me estaba desesperando, si hay algo que me enoja es estar en la cama sin poder dormir, tenia que quitarme esa ropa que me estaba quemando! Fue hasta ese punto que me pareció incomodo hacerlo con mi hijo al lado, el estaba dándome la espalda, por lo que aproveche y empece a quitarme el pantalón lo mas despacio posible sin mover la cama, pero sin mucho éxito, me sentí muy tonta al intentar hacerlo a escondidas, eso me dio aun mas pena, por lo que tuve mejor que avisarle para no sentirme tan mal.

– Ya no soporto este calor, le dije mientras me incorporaba y ya sentada en la orilla de la cama me quite los pants, (no recordaba lo coqueta y pequeña que era mi ropa interior de ese día), pero no era el momento correcto para cambiarme de ropa interior, así que solo me metí a la cama.

– Si, creo que tu recamara es mas caliente que la mía.

El no se animaba a quitarse su pijama, cosa que me hacia sentir un poco mal.

– Aparte que traes tu pijama, si te la pusiste solo por mi, te la puedes quitar, hace demasiado calor.

El se quedo mudo, no decía nada ni hizo por quitársela, yo me recosté dándole la espalda esperando poder dormir pronto.

A los pocos minutos mi hijo por fin se animo y se quito el pantalón dentro de la cama, lo se por que sentí los movimientos, y después se quito la playera, decidí también quitarme la mía, olvidando por completo que no traía sostén, pero era demasiado tarde para ponérmela de nuevo, solo esperaba despertarme antes que el para vestirme, los dos pronto nos quedamos dormidos.

A la mañana siguiente desperté, había tenido un rico sueño en el que acariciaban mis senos, no es la primera vez que soñaba algo erótico, aunque nunca había soñado que solo me hicieran eso, al abrir los ojos lo primero que pude observar fue un bulto en la sabana, mi hijo tenia una gran erección, voltee a ver su cara y estaba profundamente dormido, la sabana le cubría de la cintura para abajo, tenia su torso desnudo, me sentí muy incomoda, no sabia que hacer, tenia miedo de levantarme, bueno hasta de moverme, no quería que despertara así, le causaría una gran vergüenza, pensé que si me hacia la dormida esperando a que el despertara y se fuera seria la mejor opción, tome la sabana y me la subí para cubrir mis senos.

Espere y espere y no se despertaba, ya estaba un poco desesperada, y me curiosidad fue mayor por lo que muy cuidadosamente levante la sabana, y estaba su verga complementamente erecta y se le había salido del boxer por lo que la pude ver perfectamente bien, era la verga mas hermosa que había visto en mi vida, larga y gorda y claro muy dura!!

Estaba avergonzada de mi por espiar a mi hijo, y pronto me empece a mojar, ¿que estaba pasando conmigo?! no podía creerlo!! intente pensar en otra cosa, y funcionaba por un momento pero después ahí estaba de nuevo, frente a mi, como piedra, me preguntaba cuanto tiempo llevaría así, “no le dolerá?” me preguntaba

Sin pensarlo mi mano bajo a mi sexo y por encima de mi ropa interior empece a acariciarme, mi otra mano rosaba lentamente mi pezón izquierdo, mi vista estaba fija en su verga, estaba yo sumamente excitada como hacia mucho tiempo no lo estaba.

Pero debía detenerme, decidí hacer un movimiento para después fingir que dormir para ver si despertaba y se iba, pero no despertó, eso me dio un poco de confianza, me levante y me vi en el espejo, no estaba tan mal para mi edad, pensaba mientras me veía solo con mi ropa interior, me fui al baño, tenia ganas de orinar le jale al baño por costumbre, no recordé que no debía despertarlo, regrese y vi que mi hijo seguía bien dormido, pensé en irme a bañar, o vestirme, pero no quería que mi hijo se avergonzara, el al desperar y ver su erección y saber que yo ya me había despertado sabría que lo había visto y yo no quería eso, así que regrese a la cama y me recosté cuidadosamente, parecía que no se iba a despertar con nada!

Espere y espere, tome mi teléfono celular y empece a ver mi correo, vació, mi facebook semi desierto, abrí el candy crush pero el volumen estaba muy alto así que lo cerré inmediatamente! ufff y el seguía dormido afortunadamente.

Se imaginan que se despertara y me viera ahi al lado jugando y el con su erección? jajaja se muere

Sabia que era la ultima vez que vería esa verga, así que con mi celular le tome una foto, primero de lejos, el torso de mi hijo y la sabana con la erección, después fui mas alla y levante la sabana y le tome una solo de su verga. Estaba yo loca!!

Me empece a mojar de nuevo, estire mi mano y la fui acercando a su verga, con mucho cuidado llegue a ella y la acaricie, estaba ardiendo! Solo quería sentirla! estaba suavecita y la abarque con mi mano pasa sentir lo gorda que estaba, todo cuidadosamente para que no se despertara, uff eso me mojo aun mas, y quite la mano y la lleve a mi sexo, esta vez dentro de mi ropa interior, me recosté de lado, esta vez viendolo a el, y asi viendo su erección empece a masturbarme, llegue a soltar un par de gemidos, hice todo lo posible para no venirme, me tuve que detener varias veces.

El empezó a moverse un poco y hacer ruido con su boca, pensé que despertaría, así que cerré los ojos y fingí estar bien dormida, sentí que se movió un poco y que soltó como un suspiro, pero nada mas, espere con los ojos cerrados y como no sentí mas movimiento los empece a abrir un poco, parecía dormido, pero había hecho un desastre bajo la sabana, eyaculo mientras dormía!

Al principio me preocuparon mis sabanas, pero después me sentí mal por el pobrecillo, levante un poco la sabana para ver desde adentro y su verga escurría de semen, no solo había manchado la sabana si no sus boxers!

Nadie lo sabe pero yo amo el sabor del semen, pero prácticamente nunca dejo que eyaculen en mi boca, para que alguien pueda hacerlo debe de ser de mi total confianza de que no tiene ninguna enfermedad venérea o de cualquier tipo, por lo tanto debo tener una relación estable, no por que me de asco el semen de extraños, es por salud nada mas, y hacia mucho pero mucho tiempo que no probaba algo de semen, y esta era una gran oportunidad, sabia que mi hijo era sano así que con uno de mis dedos tome algo de semen de su verga y lo metí en mi boca, lo saboree y me encanto! extrañaba ese sabor, olor y textura del semen.

Pronto lo mojado lo despertó, yo seguía fingiendo que dormía, sentí como me iba quitando la sabana de encima, por lo que abrí los ojos y rápidamente me tape los senos con mis manos…

– Hijo que haces? no ves que no traigo ropa?

Mi hijo se detuvo un momento, estaba de pie con su verga de fuera, sus boxers manchados y tratando de hacer bolita la sabana, no me respondió, jalo rápidamente toda la sabana y salio del cuarto, yo me vestí y me puse a pensar que hacer, hasta que decidí buscarlo, estaba en la lavadora de ropa metiendola y llenándola de agua.

– Yo la lavo, déjamela

El estaba sumamente apenado, ya había guardado su pene en sus boxers aunque aun se notaba la erección, la verdad es que no puse mucha atención. El se fue, se ve que quería evitarme, mientras se alejaba le dije “métete a bañar” cosa que hizo.

Me imagino que en la ducha se masturbo para terminar de una vez con esa erección, no lo se, puse a lavar la sabana y fui a vestirme y cuando el salio de la ducha yo también me metí a bañar, ahi por fin pude tener el orgasmo que tanto había deseado, fue realmente intenso!

Al salir me di cuenta que mi hijo no estaba, seguro salio con algún vecino o con sus amigos, se le olvido abrir su cuarto y las ventanas para ventilarlo, y cuando me disponía a hacerlo algo cruzo por mi cabeza que decidí que no quería eso, es mas entre y eche mas insecticida y volví a cerrarlo.

Quería dormir nuevamente con mi hijo y ver nuevamente esa verga que me había obsesionado, aunque no estaba segura si despertaría con una erección, posiblemente no, pero no perdía nada con intentarlo.

Por la tarde mi hijo regreso, entro a su recamara pero salio rápidamente, ahi lo regañe:

– Te dije que ventilaras tu cuarto! Pero como te fuiste sin avisar se quedo así!
– Se me olvido!
– Y todavía huele mucho?
– Si todavía, pero ya abrí la ventana
– bueno, si no se ha ventilado para la noche tendrás que dormir en mi recamara

El no me dijo nada, seguía muy apenado.

– No te preocupes por lo que paso anoche, es totalmente normal que pase a tu edad, le dije mientras veía televisión, no recibí respuesta, pero espero lo haya hecho sentir mejor.

Llego la noche, esta vez si tenia mucho morbo de dormir con mi hijo, me puse mi ropa interior mas sexy, un conjunto de sosten y cachetero en color negro con algo de encaje, y me esforcé para que me lo viera puesto, me lave los dientes con eso puesto, y me pasee frente a el para irme a dormir, me recosté en la cama pero no me cubrí con la sabana, y así veíamos la tele, el de nuevo se puso su pantalón de pijama y una playera, sabia que no aguantaría el calor, pero no le dije nada, apague la tele y me recoste dandole la espalda sin cubrirme, no podíamos dormir, yo por la excitación que tenia, el no se por que.

Se levanto y abrió la ventana, yo fingí dormir, minutos después sentí y escuche como se quito su pantalón y su playera, yo no suelo dormir con sostén, ya es una costumbre por lo que me sentía algo incomoda con el, asi que me lo quite disimuladamente y me quede dormida.

Desperté, creo que mas temprano que el día anterior, me voltee y ahí estaba! de nueva cuenta la erección matutina de mi hijo, aunque se notaba un poco menos grande, levante la sabana delicadamente y su erección era frenada por sus boxers, ahora estaba dentro de ellos, cosa que me deprimió un poco, me quede pensando en la cama que hacer, si ya levantarme y olvidarme de todo el asunto, tome mi celular, revise mi mail, mi facebook, noticias, y abrí las fotos, ahí estaba esa hermosa verga… la vi por varios segundos, la extrañaba verla en vivo. Hice algunos movimientos para ver si mi hijo se despertaba, estaba bien dormido, por lo que me arme de valor y estire mi mano y delicadamente saque su verga de sus boxers, salto libre, ahi estaba a unos cm de mi mano, y la empece a rosar con mis dedos, después la tome para sentir su grosor, estaba ardiendo y muy dura, que ganas de tener una así, no la de el, pero una idéntica adentro de mi, empece a acariciarla lentamente, sin pensar realmente las consecuencias de mis actos, desde la base hasta la cabeza, la acariciaba lentamente, jalándola un poco, se sentía deliciosa, volteaba a ver a mi hijo para ver si tenia alguna reacción y dejar de hacerlo, el seguía dormido.

No podía creer lo que estaba haciendo, estaba masturbando a mi hijo!! Estaba ya empapada mientras lo hacia, mi hijo se movió un poco y yo rápidamente quite mi mano y fingí estar dormida, espere un poco y vi que no se movia, seguia dormido, así que de nueva cuenta estire mi mano y seguí masturbandolo hasta que empezó a eyacular, su esperma escurría pos su verga y por mis dedos, quite mi mano y empece a chupar su leche de mi mano hasta dejarla limpia.

El seguía dormido, pensé que seria bueno limpiar un poco antes de que el despertara para evitar su vergüenza, quite la sabana y la empece a limpiar con unos kleenex, después seguí con sus boxers, ahí el despertó.

– Mama que haces?
– Estoy limpiándote, tuviste un accidente mientras dormías
– El estaba inmóvil, quería irse, pero no lo hizo
Un par de kleenex estaban ahi al lado, seguro noto que ya había limpiado la sabana
Termine de limpiar sus boxers, no sin antes el diciéndome “ya, asi, yo lo limpio mama!”
– No, que si te paras vas a manchar la alfombra, y la alfombra no la podemos meter a la lavadora, así que te esperas a que te limpie bien, fui firme, casi un regaño
Y empece a limpiar su verga con el kleenex, ahí levanto la voz y me dijo,
– yo lo limpio!
– si sabes que no es la primera vez que te limpio no? si yo te bañaba de chiquito

Me quito la mano con la suya y el mismo termino de limpiarse con un kleenex

– dime la verdad hijo, no despiertas con dolor? estoy preocupada
– si un poco de dolor, pero debe de ser normal
– donde te duele?
– como que donde?
– osea que parte de tu …
– es difícil de decir, creo que todo
– quieres que te de un masaje para aliviar el dolor? ahí tengo pomada
– Mama! claro que no! que te pasa?!

se paro y se fue

Yo seguía obsesionada con mi hijo, con su verga, los días pasaban, el dormía en su recamara como siempre y yo en la mía, me masturbe mas de una vez viendo su foto, entre mas días pasaban mas quería tenerlo, pero ya no solo para verlo, o acariciarlo, ya lo quería todo para mi!

Fue ahi que se me ocurrió una idea! Fumigar mi recamara para ahora yo dormir en la suya…

Continuara…

Leer parte 2

relato exclusivo