Les contare lo que paso después del encuentro que tuve con mi padre en el viaje a la capital:

Días después…

Cual fue mi sorpresa cuando me llego un mensaje de mi padre a mi celular, el estaba en su trabajo.

– siempre tiraste tu ropa interior?
– no, solo la escondí
– y no la encontrara tu madre?
– no, créeme esta bien escondida
– ok
– si la llegara a encontrar, que no creo, le diré que yo me la compre, tu no te preocupes por ti

Y ya no me contestó nada, pasaron algunos días y yo me puse la ropa interior, se sentía tan apretada y me recordaba ese lindo viaje con mi padre que me sentía excitada mientras la traía puesta, tanto así que desde la escuela le envié un mensaje:

– hoy me puse la linda ropa interior que me compraste
– seguro te ves preciosa mi niña
– gracias, aunque en realidad nadie la puede ver
– mas te vale!
y ahí termino la platica, o al menos eso creía, ya cuando yo estaba en casa sola recibí otro mensaje de el

– y para quien te pones esa ropa?
– para nadie por?
– solo curiosidad
– bueno, para mi, me gusta traerla, me trae lindos recuerdos
– ah si?
– si, muy lindos
– que mal que yo no tenga nada para recordarlos
– te gustaría tener algo para recordarlo?
– si claro

yo me quede pensando en ese lindo comentario, mi padre quería recordar esos momentos que tuvimos. Me quite mi uniforme y me quede solo en ropa interior, me veía en el espejo, me gustaba lo que veía… tome mi teléfono y me tome una foto, fue ahí que lo pensé, me entro un calor al cuerpo, ansiedad y travesura…

Pero no me atreví a enviársela, me puse mi vestido que me compro y me tome una foto posando coquetamente y esa si se la envié con un mensaje, “un recuerdo”

– Dios mio, pero que linda foto!, me respondio
– espero te sirva de recuerdo…
– claro que me sirve! gracias mi niña!

Yo fui a la recamara de mis padres, busque su loción y me puse un poco en mis hombros, me eche en la cama, estaba yo tan caliente y excitada que me quite el vestido y empece a masturbarme ahí, pensando en mi padre, oliendo su aroma, primero tocándome por arriba de mi ropa interior, después metí mi mano dentro de ella, estaba realmente excitada, y lo necesitaba a el así que sin pensar en las consecuencias le envié un mensaje a mi padre,

– cuando me mandas tu algo para recordar?
– como que? que quieres que te mande?
– una foto
– el me envio una foto, saco y corbata
– que guapo! gracias… aunque eso no me recuerda al viaje…

si, quería una foto de su pene erecto, mi mano seguía masajeando mi clitoris y ahora con su foto y sabiendo que hablábamos por mensaje tuve un tremendo orgasmo ahí en su cama.
El ya no respondió nada.

El sábado comíamos los tres a la mesa y de repente mi madre dice: “La próxima vez que se vayan lo planean bien y se van un viernes y regresan al día siguiente”, dijo mi madre, a mi y a mi padre casi se nos salen los ojos.

– Y pagar hotel? preguntó mi padre
– Si, prefiero que gasten en eso a que se arriesguen en esa carretera de noche
– pues no lo se, creo que exageras
– pues cuanto pagaste?
– no recuerdo, creo que $350
– y estaba muy feo el hotel?
– no, normal, pero muy bueno no era, mi padre se contuvo de contarle el problema de las toallas
– ahí esta, creo que vale la pena
– si vamos a pasar la noche pues deberías venir con nosotros, le dijo mi padre
yo le eche unos ojos de molestia a mi padre que el se dio cuenta.
– no, eso de ir a hacer tareas no es lo mio, perdón hija
– de seguro te aburrirías mama, le respondí.

Pasaron los días, y yo cada día lo extrañaba mas, dormir abrazada a alguien, sus caricias, etc. Al domingo siguiente decidí que era buena idea ponerme de nuevo la ropa interior y mi vestido, le envié un mensaje, “hoy me vestiré como aquella mañana de sábado” y el me respondió: “y para quien te vistes así?” Y yo le respondí “para ti”

Era la primera vez que lo usaba en frente de mis padres, así baje a desayunar, mi padre parecía ansioso de verme, ellos no me dijeron nada, aunque veía las miradas de mi padre, por la tarde nos sentamos en la sala de tv para ver una película, fue ahí que mi madre noto lo mucho que se me veían las piernas.

– hija, deberías ponerte mayas bajo ese vestido
– ay mama si solo es para aquí adentro
– mirale las piernas a tu hija, dile algo
Claro que el me las miraba desde el momento que me senté, pero disimuladamente, y contestó
– dejala, para aquí adentro esta bien, si va a salir que se ponga pantalones
– como pantalones bajo el vestido papa?
– en lugar del vestido!
– tampoco exageres, con unas mallas esta bien, eres sobreprotector, respondió mi madre

Mientras veíamos la película quería tener sus manos en mis piernas acariciando mis muslos! Acabo la película y le envié un mensaje con mi madre al lado, “extraño nuestra ida al cine”, el disimuladamente leyó el mensaje pero no respondió.

Mi madre fue al baño y yo me subí aun mas el vestido hasta casi la cintura, el volteo y admiro mis piernas por largo rato hasta que oí los pasos de mi madre y me la baje un poco.

Me fui a mi habitación y fue ahí que recibí un mensaje

– que linda te ves hoy
– que tan linda?, respondí
– muy linda
– te hizo recordar?
– si mucho
– hoy quiero dormir abrazada

El ya no respondió… Paso una hora y ya casi hora de merendar, así que le envié la foto que me había tomado en ropa interior, con el texto “así dormiré hoy”

– hija por dios!
– que?
– eres una traviesa

Mi madre llamó a merendar y nos encontramos los tres en la cocina, yo tenia mi cara de coqueta después de mi travesura, veía a mi padre para ver si estaba enojado, no lo estaba, estaba nervioso.

El y yo compartimos miradas durante la merienda, le sonreía y el se apenaba. Ya mas noche yo estaba ya en mi habitación, solo con mi ropa interior y bajo las sabanas viendo la tele, mis padres en su cuarto haciendo lo propio, me imagino.

De repente se abrió mi puerta, era mi padre, “puedo pasar?” Me preguntó, el solo traía sus boxers

– que pasa? Le pregunte
– quería verte en persona no solo en foto
yo me quite la sabana para que me viera y para que se metiera conmigo, el entro y cerro la puerta silenciosamente
– dios que hermosa te ves

El se acerco a mi y se subió a mi cama, empezó a acariciarme las piernas, luego mi cintura y yo acariciaba sus brazos, y fue ahí que paso por primera vez, nos besamos en la boca, no se quien dio el primer paso, se dio tan natural que no lo tengo claro, saboreamos nuestros labios, el seguía con sus caricias y yo hacia lo propio, mi mano fue a sus boxers, busque su verga y la acaricie y la saque de su prisión, pronto ya estaba dura y erecta y empece a acariciarla con mucho deseo, el estaba sobre de mi besándome y acariciándome aunque no se atrevía a desnudarme ni a acariciar mi sexo o senos, pero su lengua hacia maravillas en mi inexperimentada boca, yo solo imitaba sus movimientos torpemente.

Pronto el inicio a jadear y a respirar agitadamente, detenía sus besos mientras yo acariciaba y jalaba su verga, hasta que eyaculo en mi vientre y estomago, se tardo un instante en recuperarse, guardo su verga me dio algunos besos mas en mi boca, estos mas tiernos y se fue sin decir palabra.

Yo me quede muy excitada y bañada en su semen, una vez mas tuve que masturbarme sola, estaba yo ya lista y empapada, así que empece a masajear mi clítoris y mi vagina, mi otra mano jugaba con el semen en mi abdomen, me quite mi ropa interior y seguí masturbándome y metí uno de mis dedos y lo metía y sacaba pensando en el, hasta que tuve un enorme orgasmo. Quería bañarme, tenia que, pero ya era muy noche y quizás mis papas se preguntarían porque lo hacia, así que tuve que dormirme así.

No podía creer lo que había pasado! mi padre me había dado mi primer beso real, yo solo había dado besos muy pequeños, de piquito, jamas como los que el me dio.

Los días siguientes mi padre estuvo alejado, extraño, obviamente estaba enojado conmigo, y yo me sentía triste, paso una semana y tome valor para enviarle un mensaje,

– estas enojado conmigo?
– no, no lo estoy
– has estado raro
– pensé que tu estabas enojada conmigo
– no, porque habría de estarlo?
– por lo que te hice en tu cama
– no me moleste, tu te molestaste?
– yo por que habría de estarlo?
– por tocarte… por masturbarte, por hacerte eyacular
– no lo estoy, pero siento que no debí entrar así a tu cuarto y hacer lo que hice
– yo no lo veo mal, le dije
– el ya no respondió

El, cada día era mas mi obsesión, deseaba tanto de nuevo sus besos y su lengua, así que me tome unas fotos sexy, regresando del colegio y con mi ropa interior sexy me levante el jumper hasta que se llegara a ver mi ropa interior y se las envié.

– que linda mi niña
– gracias papi

al parecer lo tenia de regreso! pero aun no sabia si se atrevería a besarme de nuevo, no había mucho que yo pudiera hacer.

Llego del trabajo, esta vez un poco mas tarde de lo habitual, merendamos y me fui a mi recamara, mi padres ya estaban en la suya cuando oigo tocar mi puerta y se abrió, pensé que se metería a mi cama, solo al verlo entrar me humedecí y excite.

– en la cajuela del coche hay algo para ti

el se fue a su cuarto y yo baje, tome las llaves que cuelga en la cocina y abrí la cajuela, había una caja, no decía marcas ni nada, lo tome, cerré la cajuela silenciosamente y me metí a mi cuarto. Lo abrí, no imaginaba que podría ser, era lencería, un conjunto de brasier y tanga con encaje, estaba hermosa!

Inmediatamente me la probé, me quedaba muy bien, me veía tan sexy, pensar que mi padre pensó en mi al comprarla y que seguro me imagina con ella puesta me excitó tanto. Me tome unas fotos para el con ella puesta, pero no se las envié, era riesgoso hacerlo a esas horas.

Al día siguiente ya en la escuela le mande un mensaje

– gracias por la ropa
– te gustó?
– si mucho!
– ya te las probaste?
– si, me quedan perfecto
– que bueno que te gustaron mi niña, me las vas a enseñar?
– en foto o en persona?
– primero en foto
– le envié las dos foto que me había tomado posando con esta nueva ropa interior
– wow te ves preciosa!
– gracias, luego te la enseño en persona

Pasaron algunos días, mi padre tenia mucho trabajo y llegaba tarde y cansado, así que fui paciente, aunque ya no aguantaba las ganas de que me viera y porque no, que me besara una vez mas.

Hasta que un día llego temprano, ese era un buen día para intentarlo, por lo que solo lo oi llegar me puse la ropa que me compro y le envié un mensaje “hoy me puse la ropa que me compraste”, pero no respondió, aunque vi en whatsapp que si lo leyó.

Merendamos juntos como hace ya algunos días no habíamos hecho, sentía su mirada en mi, y yo le sonreía coquetamente.

En la noche me fui a mi cuarto y me deje solo la ropa interior y una sábana encima por si entraba mi madre, pasaron los minutos y no pasaba nada, pense que no pasaria nada, apague la luz y me disponia a dormir, pero ya mas noche entro a mi cuarto, encendió la luz y cerró la puerta, yo inmediatamente me quite la sabana para que me viera, el rápidamente se me echo encima y beso mi boca, “estas preciosa” me decía entre besos, su lengua buscaba ansiosa la miá, y viceversa, cual fue mi sorpresa que su boca bajo rápidamente a mi estomago, a mi vientre, saco mi tanga de encaje y su boca fue directamente a mi sexo, lo empezó a besar, a lamer y a chupar, primero mi clítoris pero bajaba hasta mi hoyo, intentaba meter su lengua en el y regresaba de nuevo a mi clítoris, era una sensación que yo jamas había sentido, nunca una mano que no fuera la miá había tocado mi sexo, ahora imagínense tener ahí su lengua y sus labios chupando y lamiéndome, yo solo pude acariciar su cabello y disfrutar, mis piernas totalmente abiertas para el, mi pubis ya no estaba en mi control y se movía y se levantaba sin control por su boca en mi clit y tuve un orgasmo inmenso que se convirtieron en dos, no se si perdí el conocimiento por una fracción de segundo o que pasó, fue realmente intenso, el se separo de mi sexo y beso mi boca “te lo debía” me dijo y así como llego, se fue.

Yo estaba ahí, echada, sin fuerzas, recuperando mi respiración, y me quede profundamente dormida.
Al día siguiente desperté mojada, el recuerdo de su lengua en mi sexo me acompañaría toda la mañana.

Desde la escuela le envié un mensaje:

– gracias por la visita de anoche
– fue un placer mi niña

Pasaron algunos días, le dije a mi madre que tenia que ir a la ciudad de México para una tarea, “si hija, yo le digo a tu padre”
En la cena mi madre se lo dijo, “tu hija necesita ir al DF para un trabajo”, mi padre algo sorprendido dijo “ah si?”
– cuando puedes? El viernes y regresan el sábado o se van el sábado temprano, quizás les de tiempo de regresar ese mismo día
– no lo se, dejame ver si el viernes puedo salir temprano
Yo me mantuve callada solo viéndolos.

Yo prefería el viernes para pasar un linda noche con el, pero tenia que esperar, el jueves mi padre nos dijo a las dos que nos iríamos el viernes como las 5:30.

Llego el viernes y prepare mi maleta al salir de la escuela, puse el vestido, la ropa interior negra, mi cepillo, mi perfume, maquillaje etc.

El llego mas temprano de lo esperado y nos fuimos, no me dio tiempo de quitarme mi uniforme de la escuela así que me fui así.

Durante el trayecto en carretera me fui subiendo la falda disimuladamente, el se dio cuenta y en ratos me acariciaba mi pierna izquierda mientras manejaba, me preguntó ahora a que museo teníamos que ir, yo no sabia como responderle, y el se dio cuenta, “que pasa?” me preguntó, y se lo dije, “no tengo que ir a ningún museo”, el como que no entendía, “entonces a donde? de que es tu tarea?” pregunto extrañado, y le tuve que responder “no tengo tarea…” y el ahí lo entendió, le había pedido salir solo para estar con el, su reacción fue extraña por un momento parecía molesto pero a la vez excitado, solo me dijo “eres una traviesa! que voy a hacer contigo?!”.

Condujo hasta un hotel, no era el de la vez pasada afortunadamente, este se veía mas elegante, nos bajamos, me pidió que esperara mientras el nos registraba, y ya registrados fuimos a la habitación, era una habitación muy bonita, mas amplia y con una cama enorme, “no había con dos camas?” pregunte juguetonamente, el me sonrió y me dijo “no pregunte”.

Tome mi maleta y le dije que me iba a cambiar, el me respondió “no, dejate el uniforme”, yo fui apresuradamente hacia el y lo empece a besar, el me correspondió el beso, nos abrasamos mientras nos besábamos profundamente, el me fue llevando caminando mientras nos besábamos hasta la cama, caí de espaldas en ella y el encima mio, sus manos recorrían mis pechos, mi cintura y luego mis muslos, yo hacia lo mismo con mis manos, nuestras lenguas jugaban. Bajó los tirantes de mi jumper por los hombros y lo bajo hacia la cintura, subió mi playera, buscaba desesperadamente mis senos, los saco de mi sostén y los empezó a besar, chupaba mis pezones, los lamia y los besaba, su mano ya estaba en mi sexo, masajeaba mi clítoris. Llevo su boca a mi sexo, hizo a un lado mi ropa interior para dejarlo al descubierto y empezó a comerme deliciosamente, sus ansias por hacerlo eran muchas, realmente lo deseaba. Lamió, beso y chupo tanto mi clítoris como toda mi vagina, mis labios, mi agujero, yo solo podía gemir y gemir y acariciar su cabello y jalarselo.. (perdón papá!). Tuve un enorme orgasmo en su cara, el subió a mi boca y me beso mientras yo aun tomaba aire para recuperarme.

El se recostó a mi lado, también necesitaba un poco de aire luego de su arranque de pasión, cuando me recupere mi mano fue directamente a su pantalón, le desabroche el cinturón, lo desabotone, baje el cierre y saque su verga de su ropa interior, salio de su prisión completamente erecto, lo empece a acariciar, en ratos veía su erección y en ratos volteaba a ver como disfrutaba, “te acuerdas la primera vez que lo hice?” le pregunte, el me sonrió y me dijo “claro que me acuerdo traviesa”, “espero que haya mejorado” le dije, “lo has hecho” me respondió, yo después empece a lamerlo, todo el tronco desde la base llena de sus vellos hasta la punta, de arriba a abajo para después meterlo en mi boca y recorrerlo con mis labios y con mi lengua, mientras mi mano masajeaba sus testículos.

“Así mi niña” yo seguía chupando y chupando, a veces lo sacaba para lamer el tronco y después volverlo a meter, lo empece a hacer mas rápido y con mas fuerza. “bebe detente que estoy a punto!” me advirtió, a mi no me importo y seguí, “hija, que vas a manchar mi traje” dijo ahora en voz mas alta, yo me detuve un momento para decirle “no, no se manchara” y chupe mas fuerte usando mis labios y mi lengua hasta que el no pudo mas y empezó a eyacular en mi boca, yo empece a beber y beber esos grandes chorros que llenaban mi boca, ufff era demasiado, tuve que mantener algo dentro de la boca mientras iba tragando lo demás hasta que pude tragarlo todo! madre mia! no fue fácil tragar todo eso. El al ver mi reacción de sorpresa cuando trague todo me pregunto “estas bien bebe?” yo tomando aire y tragando todo lo que aun estaba dentro de mi boca le respondí “era mucha leche”, el me abrazo tiernamente y beso mi frente.

Reposamos un rato, y empece a quitarle la corbata “para que no te ensucies” le dije, le quite como dios me dio a entender su corbata, le desabotone su camisa, el desnudarle por primera vez hacia que me mojara. Después le quite los pantalones, la ropa interior, los zapatos que aun traía y los calcetines dejándolo totalmente desnudo. El después me quito el uniforme, mi ropa interior, mis zapatos y mis calcetas del colegio dejándome también totalmente desnuda. Empezamos a besarnos de nuevo, ya era de noche y me puse muy muy nerviosa por lo que lo detuve con el pretexto de que tenia hambre, así que pedimos algo para merendar en la habitación.

Al estar merendando me pregunto si estaba bien, yo le dije que si, al parecer se había dado cuenta de mi nerviosismo, terminamos de comer, estaba yo mas tranquila y regresamos a la cama, prendimos la televisión, pero ahí los dos desnudos no duramos mucho tiempo, el me tomo de la mano y empezó a acariciarmela y sin darnos cuenta ya nos estábamos besando de nuevo, el acaricio mis pechos, mi vientre, hasta llegar a mi vagina, yo hice lo propio con su pecho, su abdomen y su verga, y de nuevo me puse nerviosa, el se dio cuenta y me pregunto que me pasaba.

– que tienes? y no me digas que nada
– es que soy virgen y tengo miedo
– ay hija, que yo no pensaba cambiar eso
– yo me quede un poco sorprendida y le dije “no?”
– no, no pensaba hacerlo, es un paso muy delicado, y se que eres virgen
– no se si quiera hacerlo, a veces pienso que si y a veces me da miedo
– si, lo se, no te preocupes, ya llegara el momento y lo harás con tu novio
– si ni tengo novio
– lo se, pero en un futuro

yo me sentí extraña, por un parte aliviada, pero por otro extraña, ¿por que mi padre no quería hacerme el amor? no pensé mas en eso y lo bese. Continuamos con lo que hacíamos antes de mi interrupción, yo lo masturbaba y el a mi, esta vez el me detuvo, “te enseñare algo” me dijo. Me fue dando indicaciones, me volteo mirando hacia sus pies, me dijo que me pusiera encima de el… me enseño el 69, el recostado coloco mi vagina en su boca y yo tenia su verga en mi cara y así empezamos a comernos, me encanto que tuviéramos placer al mismo tiempo, y así tuvimos un delicioso orgasmo y nos dormimos.

Desperté, aun era noche, estaba abrazándolo con mi brazo y con mi pierna, los dos completamente desnudos, yo estaba muy excitada, quizás por eso desperté, vi mi reloj, eran casi las 4 de la madrugada, acaricie su cuerpo, y claro su verga también, mi excitación solo aumentaba, decidí despertarlo con pequeños besos y caricias, su verga despertó pero el no, “papi despiértate” lo zarandeaba un poco… y sin planearlo se lo dije, solo se me salio de la boca, “papi cambie de opinión”, el ya abrió los ojos aunque aun estaba dormido “papi, mejor si”, el por fin reacciono y me respondió, “que pasa? Que quieres bebe?”, “quiero que lo hagas” le decía casi suplicándole al oído, el ya un poco mas despierto me preguntó “que quieres que haga”, yo ya estaba un poco desesperada! “Quiero que me penetres” le dije con firmeza, el ahora si reacciono,

– es en serio? estas segura?
– si, quiero que lo hagas
– no lo se hija, es un gran paso
– quiero que seas el primero
– no creo que deba ser yo el primero
– o quieres que lo haga con algún chico de la escuela?
– con quien? No que no tenias novio, reaccionó un poco celoso
– no tengo pero no necesita ser mi novio
– no hija, como así?! Te lastimara! No sabrá hacértelo!
– entonces házmelo tu

El quedo mudo, pensando por un instante inmóvil, y de la nada empezó a besarme apasionadamente. Su lengua entro en mi boca con fuerza buscando la miá, su mano estrujaba mis pechos con fuerza, después los beso y fue bajando hasta que llego a mi sexo, le dio unos besos, chupo un poco y subió, “estas segura?” me pregunto, yo solo asentí con mi cabeza, se puso un condón y abrió bien mis piernas y antes de meterlo me dijo “si sientes dolor o quieres que pare me dices bebe” yo volví a asentir con la cabeza, el tomo su verga con su mano y empezó a meterla, primero entro la cabeza y poco a poco empujo, yo sentía dolor y placer, el empezó a moverse, yo solté un pequeño grito de dolor, el se detuvo, “quieres que pare bebe?” me pregunto preocupado, “no papa, tu sigue” le conteste, y el empezó a moverse dentro y fuera de mi aunque no la había metido completa, yo sentía placer y dolor mezclados. El empezó a moverse mas y mas fuerte, echando su peso sobre mi, metiendolo mas, lagrimas corrían por mis mejillas, mis gemidos de dolor y placer eran cada vez mas fuertes, el ya no me pregunto mas y siguió penetrandome, podía ver su mirada llena de lujuria, con su mano limpio mis lagrimas y salio de mi, “estas bien hija?”, yo asentí con la cabeza y siguió penetrándome.

La luz del día empezaba a llenar el cuarto, el me tomo y me coloco en 4 patas, se puso detrás mio y así volvió a meter su verga, tomo mi cintura con sus manos y así volvió a penetrarme, primero lento pero pronto ya estaba de nuevo haciéndolo con fuerza, eso fue tan…, tan animal! no se como expresarlo, pero estar así en esa posición siendo penetrada con fuerza me hizo tener un enorme orgasmo, el no, el seguía moviendose, “que apretada estas bebe” me decía excitado con la respiración acelerada. Después me recostó de lado, subió una de mis piernas y así siguió, jalandome del muslo hacia el hasta que tuvo un enorme orgasmo y se recostó a mi lado abrazándome.

Nos quedamos dormidos por dos o tres horas, fue ahí, al despertar que nos dimos cuenta de las sabanas con sangre, me espante un poco pero el me tranquilizo, “es normal” me decía, yo no estaba segura, revise que no siguiera sangrando y al parecer no, “ven vamos a bañarnos” me dijo, me tomo de la mano y me llevo a la regadera, abrió las llaves y la preparo, nos metimos a bañar.

El me enjabono y yo a el, fue tan sexy hacerlo, y use mi mano llena de jabón y espuma para masturbarlo, no tardo mucho en estar totalmente erecto, se la enjuague, me puse de rodillas y empece a chupar su verga, agua caliente caía sobre mi espalda y cabeza, el me detuvo cuando sintió que se venia, me puso de pie y el me correspondió besando y lamiendo mi vagina y clítoris, después me puso de espaldas y beso y mordió mis nalgas y sorpresivamente para mi, lamió mi ano que antes me había limpiado con jabón, seguramente por error, pero le paso su lengua varias veces y tras fijarse de su error después fue a mi vagina, se puso de pie, y así parados los dos me penetró por la espalda mientras nos caía el agua, pero después de un rato empezó a enfriar, entonces nos salimos, mi padre se sentó en el WC y me jalo hacia el, me senté sobre de el y empezamos a besarnos, el me levantó un poco y coloco su pene en mi vagina, yo no sabia que hacer, “siéntate” me dijo, yo con miedo empece a bajar, lo hice muy lentamente, el me tomo de la cintura y me empujo para bajar mas, y después me subió, yo no sabia muy bien que hacer, hasta que entendí lo que quería y empece a subir y bajar torpemente, hasta que masomenos encontré ritmo y rápidamente tuve un delicioso orgasmo, el me jalo hacia el y me abrazo, y asi abrazados el me fue moviendo y el se movía también y así siguió penetrándome hasta que el y yo nos fundimos en un gran y sonoro orgasmo.

Eran cerca de la una de la tarde y no habíamos desayunado y teníamos una hambre feroz, así que llego la hora de vestirnos, me puse el vestido que me compro y nos fuimos a almorzar, fuimos a un restaurant que hay en la plaza comercial, estaba casi vació, comimos, y ya casi al terminar mi padre me pregunto si después quería ir al cine. Yo le dije, “no papa, como al cine?” y le voltee los ojos hacia arriba para hacerle ver lo tonto que era. El sonrió, y pregunto “o quieres que vayamos a dar una vuelta a la plaza?” mientras se metía otro bocado a la boca. Yo ahora le puse una cara de “muerete” y le dije, “no, tampoco!”, el ya un poco preocupado, me preguntó “que pasa hija? por que estas de malas?” y yo le respondí, “de verdad quieres que te responda?!”, “o quieres que vayamos por un helado?” volvió a preguntar y yo ya estaba realmente molesta y volví a ponerle una cara de muerete, el me respondió “mas vale que me digas o te voy a dar de nalgadas en frente de todos”, y no se por que, pero eso me excitó mucho, y tuve que respondele “lo que quiero es que regresemos al hotel para que me hagas el amor” le dije con cara de “que tonto eres” pero sin poder contener una pequeña sonrisa. El solo me sonrió apenado, volteando a ver si alguien me había oído.

Terminamos de comer rápido y nos fuimos tomados de la mano hacia el estacionamiento, pasamos por la tienda de helados y apenada le pedí que me comprara uno, “no se que voy a hacer contigo” me dijo, me compró mi cono y ahora si partimos al hotel.

Llegamos tan rápido que yo aun no me lo terminaba, así que me pidió que le diera, le dio un buen mordisco, y aun con algo de helado en su boca me beso, fue un muy rico beso, yo tome con la lengua otro pedazo y lo bese y nuestras lenguas jugaron. El me bajo los tirantes del vestido, no llevaba sostén, asi que quedaron al descubierto, el tomo un poco de helado con su boca y fue a mi pezón y con su lengua fría lo acaricio, volvió a tomar helado y fue a mi otro pezón dejándolos totalmente erectos, el frio de su boca me excito, nunca me lo habían hecho y se sentía tan bien, eso acompañado posteriormente de su boca caliente.

Nos desnudamos y ahora yo jugué con el helado en su cuerpo, en sus tetillas y después en su verga, aunque protesto un poco por lo frio, yo lo consentí chupándosela, el se vengo haciendo lo mismo con mi clítoris, nos terminamos el helado y empezó a penetrarme lentamente, yo recostada de espaldas y el con el torso vertical, parecia que se quería tomar su tiempo, o quizás era porque acababa de comer. pero lo hacia despacio, en eso sonó su teléfono celular que estaba en el buro, el decidió ignorarlo pero seguía sonando, lo tome y vi que era mi madre, se lo dije, el tardo en pensar que hacer y me dijo “contesta”, yo muy nerviosa lo hice
– hola mama
– hola hija, como estan?
– bien, todo bien
– ya vienen en camino?
– aun no, ya casi, estamos empacando, le respondi con la respiracion algo agitada, mi padre seguia penetrandome y tenia una sonrisa burlona ante mi cara de nervios por la llamada.
– estas bien hija? te oigo rara
– es que subi las escaleras del hotel corriendo
– esta ahi tu papa? pasamelo
– si aqui esta, le dije mientras mi papa me decia que no con su dedo
– como venganza le pase el telefono, ahora si dejo de moverse y respondio
– si, bueno…. si en un rato mas salimos… si, no te preocupes… adiós

dejo el teléfono a un lado y me penetro con mas fuerza para después ponerme en cuatro, fue ahí que me dio una nalgada, no había recibido una en muchos años, desde que era pequeña, yo proteste, aunque me gustó “papa?! que haces?!” el seguía moviéndose dentro y fuera de mi y sin responderme me dio otra nalgada, yo volví a protestar “papa!”, y respondió, “esto es por lo del restaurant”, yo no dije mas siguió penetrándome deliciosamente y me dio otro par de nalgadas. Salio de mi y se recostó a un lado de mi, y me jalo encima de el, “quiero que me montes” me dijo, yo me subí encima de el pero le fui sincera “no se como hacerlo”, y el me respondió “lo se, pero tienes que ir aprendiendo”, así que con su ayuda metí su verga dentro de mi y empece a subir y bajar, ayudadandome con mis rodillas apoyadas a sus costados, el tomo mis senos y los estrujo, el movía su cintura, su pelvis hacia arriba, yo apoye mis manos en su pecho y me movía, no se si bien o no, sentía delicioso pero no se si el sentía lo mismo, “asi?!” le pregunte, “así mi nena” respondió, me tomo de la cintura y me ayudo a moverme mas hacia arriba casi saliendome por completo y después me dejó caer sobre el, mi excitación me hizo moverme mas, aunque no dure mucho, mi orgasmo me hizo caer rendida en su pecho, el me abrazo y así el solo moviendo su pubis me penetro un poco mas y tuvo su orgasmo.

Nos recostamos un rato para recuperarnos pero era hora de partir, asi que nos vestimos y entregamos la habitación y tomamos carretera, en el trayecto nos mimamos un poco y llegamos a casa.

Y así fue como empezó todo, como yo y mi padre nos hicimos amantes.

Si ustedes tienen experiencias similares envienme un mail a daniela @ e-rotico.org

relato exclusivo

Busquedas entrantes: