En los años ochenta cuando era niño,mis padres trabajaban de vendedores viajeros,por lo cual,quedaba al cuidado de mi hermanastra mayor.

Como a ella no le agradaba criar mocosos,a modo de juego secreto, ésta me incentivó a asumir el rol de ser su hermanita menor.

Entusiasta al caracterizarme como niñita, no me costó feminizar los modales y aprendí con gusto a realizar los quehaceres domésticos.

En la década de los noventa,cumplí la mayoría de edad y me reencontré con mi media hermana y su pareja varón.Entonces,ambos me propusieron revivir mi femeneidad,convidándome a jugar como adultos con ellos.

Con ansias,acudí un fin de semana a su hogar. Allí,mi hermanastra me aguardaba con un ajuar a la medida de niñata sexy,y accedí con deseo a complacerlos.

Estábamos en el living,y en la radiograbadora pusieron música de la artista Xuxa,y con el acompañamiento del tañar de palmas del maduro y seductor dúo,me puse a bailar.En cada vuelta me levantaba el vestido con delantal y les mostraba el moreno culo partido al medio por una ínfima tanga estampada con monitos,y a la vez bamboleaba mis tetas postizas a traves de la ceñida pechera y les coqueteaba guiñándoles un ojo y gesticulando besitos.

Al finalizar entre aplausos,les hice una reverencia y tras sacarme la ropa interior,se las lancé para que la olisqueara el ahora denominado Papi y taconée hacia él para sentarme en su regazo y así la autonombrada Mami;nos tomara unas fotos.
Regaloneando con mi papá sustituto,pasamos besándonos mientras arqueaba las piernas y su mano inquieta me cubría el sexo;acariciándolo deliciosamente.Luego,le tocó fotografiarse a la mamá postiza,la cual,me tendió sobre sus piernas,con mi cola empinada y sus juguetones dedos explorándome el ano.

Posteriormente,me anudé el babero al cuelo y bajo la guía de la Mami,fuí encuclillándome delante del Papi y le bajé el pantalón junto con el calzoncillo.Tras besuquear el glande de aquel falo grueso y curvo que me apuntaba al rostro maquillado como muñeca de porcelana,lo engullí hasta las gónadas con ayuda de su propietario,que me agarró de los encintados moños del cabello.

Luego de saborearme los labios con la alimenticia mamada,la Mami me aplicó un enema.Excitándome al hinchárseme el vientre con el líquido,después tuve un orgasmo al evacuar encima de un plato hondo;mientras miraba sonriente hacia atrás por arriba del hombro a la lente de la instantánea.

Con el intestino despejado,me separé bien las nalgas y sin dejar de sonreir para la foto;cerré los ojos y experimenté dolor y placer al recibir entero dentro mío,el contundente pene del Papi.

Así,la Mami no se contuvo de manosearse la entrepierna al enfocarnos con la polaroid,mientras su hombre me hacía gemir y esbozar una sonrisa de puro éxtasis;al encularme en cuatro patas,de costado sobre la mesa con una pierna en alto y encima de su regazo al sentar el culo contra sus criadillas.

-“¿Te gusta como mi juguete de carne te hace cosquillas en la pancita hasta empujarte el ombligo para afuera?”-
-“¡Síí…me fascina como desfonda mi culo,buscando sacarme cacaaa…!¡Yyy…espero con ansias que su biberón me inunde de espesa y tibia leche las entrañas hasta empacharmee!”-
Tras darme en el gusto,complací al Papi de que me orinara dentro mío,mientras me sujetaba las piernas al hombro y observaba con excitación,a la Mami que recogía en una cuchara mi líquido preseminal y me lo daba a probar;tragándolo obediente y sonriente.

Al acabar de asearme el esfinter,ellos me preguntaron si deseaba continuar la pervertida velada y presentarme ante una pareja de íntimos amigos.Abrazándonos entre los tres,les dí mi consentimiento,con la condición de que me hicieran sentir como su mujercita.

Así fué como le caí en gracia al atractivo matrimonio adulto invitado,quienes pasaron a ser mis padrinos de juego.
Nuevamente,volví a bailar sensualmente;esta vez ante un cuarteto,cuyos varones se masturbaban al contemplarme moviendo las caderas arriba de la mesa y sin ropa interior,mientras las damas me vociferaban piropos subidos de tono.
-“¡Mi guagua,tanto ansiaba culearme un hoyito acogedor como el tuyo,que la verga se me hacia agua!”-
-“¡Padrino,hágame defecar al revés y pártame exquisitamente el culo,que lo mío es suyo!”-

Ardientemente le contesté al cincuentón,que me tenía contra la pared en la posición invertida de gimnasia,con las piernas arriba y abiertas en compás mientras me culeaba y a la vez que saboreaba mi pipí,el cual escurría hacia abajo,desde el sutil grifo entre mis piernas,hasta salpicar dentro de mi mañoso paladar.

Enseguida,les tocó el turno a las revoltosas maduronas,las cuales me tendieron boca arriba sobre la mesa y mientras la Mami me sujetaba las manos detrás de la nuca;la Madrina arqueó mis piernas e introdujo su puño completo dentro de mi ano.Aquel acto,hizo que me retorciera de placer al eyacular en su otra mano,logrando que se la limpiara dedo por dedo a puros besitos y de paso;posar para la foto del Papi.

De aquella libidinosa reunión familiar,pasaron unos meses y necesitaba trabajar fuera de la ciudad para eximirme de quedar bajo reclutamiento militar.Entonces acepté el ofrecimiento del matrimonio amigo de mi hermanastra,de ser su sirvienta todo servicio puertas adentro en su casona de campo.
El asumir la personalidad de servicial mujercita y al desenvolverme en un ambiente rural donde no me reconocían;propició que aflorar toda mi desinhibida sexualidad.

Un wikén (fin de semana), salí tomándome del brazo de la elegante patrona;luciendo mi permanente con tubos onduladores en el cabello,con el rostro maquilado cual callejera,embutido en un mini vestido floreado y escotado con pechera delantal que llevaba mi nombre bordado,medias ligas y chalas taco alto.

Con esa estampa y bambolenado coquetamente el culo al caminar,entramos a reponer víveres a un almacén de barrio.Allí,la señora me mandó a elegir las frutas y verduras para pesarlas,agachándome cada tanto,para mostrar las bronceadas nalgas sin calzón al tendero que no me despegaba la vista.

En eso,la patrona le susurra al almacenero que le fíe la mercadería y que yo le abonaré parte de la deuda.
Sonriendo concupiscente,acaté de tomarle una mano al apuesto y joven dependiente y se la coloqué encima de mis glúteos y llevando mi otra mano a su marrueco,nos encaminamos detrás del mostrador.

Ahí,y tras besuquearnos y corrernos mano mutuamente,me encuclilé a desabrocharle el pantalón y slip para admirar y saborear su falo;hasta succionarle toda su deliciosa nata.Posterior a la sustanciosa mamada,él me puso contra la mampara de la trastienda y mientras separaba mis nalgas para que me culeara a gusto,le sonreía con una mirada pícar al público masculino que espiaba por la ventana.
Al acabar mi tarea,salí radiante del emporio cargando la canasta del mandado y con la patrona al lado;la cual me llevaba metido dos dedos en el culo,para que no filtrara el licuado de macho que me obsequiaron.
Aunque ha pasado el tiempo de aquello, aún lo recuerdo con placer,y a Uds.ciberlectores les digo:
“Soy su amiga travesti Chilena NENUCA y los aguardo deseosa,con mi golosa boca e insaciable ano.”

nenuca-2