Continuación de la parte 2:

Llegue a casa y lo primero que hice fue esconder mis juguetes donde no los pudieran encontrar mis padres y después dormí pues estaba fatigada. Al día siguiente en la escuela mi cuerpo aun sentía los estragos de nuestro fin de semana sexual, tanto mis músculos como mis agujeros sentían ese rico dolor que me hacían recordar todo lo que habíamos hecho. Mis amigas querian detalles de lo que había pasado, yo intente no dar muchos detalles pero me seguían preguntando asi que les tuve que contar, aunque no todo porque me da pena, pero si le conté por ejemplo que estuve desnuda casi todo el tiempo, que lo hicimos en el jardín, y en la hamaca, sobre los juguetes y que me amarró no se los dije, pero no fue necesario con lo que les conté ellas estaban fascinadas, y aunque las considero muy tranquilas sus ojos brillaron con lujuria, y ahora que lo pienso ellas también me consideraban tranquila en el aspecto sexual. Y claro también les comente que la fantasía de el era hacer el trio con dos chicas y les dije apenada que me gustaría cumplírsela, ellas rieron pero no dijeron algo sobre el asunto.

Pasaron algunos días y por un mensaje en el teléfono una de ellas me preguntó disimuladamente sobre el trío, después de algunos mensajes me atreví a preguntarle, “a ti te gustaría?”, ella me respondió “quizás”.

Días después de nueva cuenta recibí un mensaje de mi amiga, ella se llama Karina y me pidió una foto de Alejandro, yo se la envié, y ella me preguntó “crees que yo le guste a el?”, “para el trió claro” agregó apenada, yo le respondí que si. Tanta pregunta era porque estaba interesada, pero no se atrevía a decírmelo del todo, asi que le pregunte, “¿entonces si quieres?” Y ella respondió con un tímido “si”.

Yo le avise a Alejandro, quien se alegró por esto, y me dijo que iba a planearlo con tiempo porque ahora tenía mucho trabajo.

Pasaron los días y la que más me insistía sobre el trío era mi amiga, pero pronto sus deseos serían cumplidos, Alejandro ya tenía tiempo y había planeado que hiciéramos el trió un sábado en un hotel, el mismo hotel que nosotros frecuentábamos.

Le avise a mi amiga y llego el día, mi amiga estaba muy nerviosa, yo algo pero no tanto como ella. Mi amiga es alta y delgada con un lindo cuerpo no muy diferente a mi. Mi amiga y yo llegamos juntas al hotel, Alejandro nos esperaba en el cuarto para prepararlo todo, había una botella de vino tinto, unas rosas y algunas cosas más. El vestía casual, y nosotras también, claro que yo traía abajo de mi vestido una sexy lencería.

Los presente, se saludaron con un inocente beso en la mejilla, yo no sabia si reír o que, la verdad es que era mi primer trió, pero fue simpático ver que se saludaran así sabiendo que habíamos ido ahí a que nos cogiera.

Nos sentamos en la cama, yo le agarre la mano a mi amiga para tranquilizarla un poco, el nos sirvió una copa de vino para cada una, y la de el claro, el se sentó en medio de las dos y bebimos un poco, platicamos un poco, lo normal de “cómo estas?”, “cómo se sienten?” , mi amiga fue sincera y dijo que estaba nerviosa, “no te preocupes, pronto se te pasara”, le dijo Alex para tranquilizarla. Tras algunos minutos dejamos las copas en el buro y empezó a besarme en la boca, un beso largo y apasionado, dejo de besarme e hizo lo mismo con mi amiga Karina, al principio me sentí un poco celosa, pero la dejo y puso sus brazos en nuestros hombros, y nos jaló hacia él, y de nuevo me beso a mi pero esta vez por poco tiempo y después a ella, estábamos casi de frente y el hizo la cabeza para atrás y nos empujo un poco para que nos besáramos, y nos dimos un pequeño beso en la boca, el intervino y nos dio un beso a cada una y otra vez nos puso de frente, esta vez nuestro beso fue más largo y profundo, era la primera vez que besaba a una mujer, y la verdad es igual de rico que besar a un hombre, aunque con un sabor más dulce, las dos nos reímos un poco tras el beso.

Después el me quito el vestido dejándome en mi ropa interior e hizo lo propio con mi amiga, y yo empecé a desabotonarle la camisa y Karina decidió ayudarme, entre las dos se la quitamos y después fuimos al pantalón y se lo quitamos, dejándolo solo en sus boxers, pero mi amiga sin mi ayuda y sacando valentía de no se donde le sacó los boxers, la cara de mi amiga al verle la verga era para foto, creo que hace mucho no veía una! Yo bese a Alex y mientras lo hacía lleve mi mano a su miembro y empecé a acariciarlo, mi amiga acariciaba su pecho y su torso mientras besaba su cuello, Alex dejó de besarme para besarla a ella y yo mientras bese su cuello, mi amiga llevo su mano a su verga y se topó con la mía, y me la quito de ahi para poder acariciarlo, yo me hinque en el suelo y le quite la mano para empezar a chupársela, mi amiga al ver esto se hinco a mi lado y entre las dos se la chupamos, le lamíamos el tronco, cada una de un lado, luego la metimos en la boca de forma turnada, peleamos un poco por tenerla dentro, después también acariciamos y lamimos sus testículos, el con sus dos manos nos acariciaba el cabello mientras nos veía con lujuria. Eso ya era una competencia de quien se la chupaba mejor, el noto la rivalidad y nos pidió que nos diéramos un beso, y le obedecimos y nos dimos un buen beso, con eso entramos en razón de que no debíamos pelear sino disfrutar. El estaba a punto de explotar por lo que nos pidió parar, nos sentamos de nuevo en la cama a su lado y el me susurro al oido, “vamos a desnudar a tu amiga”, y le ayude, entre los dos la desnudamos completamente, ahora ella era la que estaba en medio de los dos, el empezó a besarla y a acariciarle sus senos y a jugar con sus pezones, yo besaba su cuello y acariciaba la parte interna de sus suaves muslos. El me volteo a ver y me dijo “haz lo mismo que yo” y su boca fue a su pezón derecho, yo hizo lo mismo con el izquierdo, con la mirada seguía sus movimientos para imitarlo, lo lamimos, besamos, chupamos, jalamos lentamente con los labios y después fuimos bajando hasta su ombligo, ahí el metió la lengua en el y luego yo, juntamos nuestras lenguas por un instante y jugamos con ellas y seguimos bajando, el empezó a besar y lamer su clítoris y luego bajaba por toda la vagina hasta su orificio, estaba tan excitada viéndolo de cerca como lamia y chupaba su vagina! el se fue al muslo para que yo tuviera espacio para hacer lo propio, nunca lo había hecho y nunca había pensado en hacerlo aun sabiendo que íbamos a tener un trió, pero en ese momento de tanta excitación solo lo hice, mi boca fue a su vagina que estaba empapada y empecé a comerla lentamente, a lamerla y a chuparla, la nena gemía y gemía y yo metí un par de dedos dentro de ella mientras seguía chupando, y sin avisar tuvo su orgasmo en mi boca, la chupe un poco más y los dos nos sentamos para ir a su boca y besarla. Tras su orgasmo tardo un poco en recuperar su respiración normal, mientras los dos la veíamos, ella y yo reímos un poco. “Es tu turno ahora” me dijo Alejando y sin decir mas empezó a desnudarme y Karina no tuvo que recibir ninguna orden simplemente le ayudo, y recibí el mismo trato, sus dos bocas y lenguas recorrieron todo mi cuerpo, fue una de las cosas más deliciosas que mi cuerpo ha sentido, y la más lujuriosa creo, tener a mi amiga comiéndome la vagina! Ella tampoco tuvo ninguna pena en hacerlo, lo hizo como una campeona y yo también no aguante mas y tuve un rico orgasmo gracias a su lengua y sus dedos dentro de mi.

El seguía erecto como piedra, y sin mas empezó a penetrar a Karina en posición de misionero, yo estaba acostada a su lado viéndolos, fui a su boca y la bese y después a sus pechos mientras Alex la penetraba con fuerza, se salió de ella y ahora lo hacia conmigo, y mi amiga acariciaba mis senos.

Después me puso de perrito y así me penetro tomándome de la cintura y jalándome hacia el en cada penetración hasta que tuve mi orgasmo, después hizo lo mismo con ella, la coloco en cuatro, le dio una buena nalgada y siguió cogiéndola hasta que los dos tuvieron un gran orgasmo.

Nos recostamos en la cama para reponernos y después empezamos a besarnos y a acariciarnos los tres, y el ya estaba erecto para nosotras, yo me subí en el para montarlo, mi amiga y el se dieron un beso profundo en la boca, eso me ponía celosa, no me importaba que la penetrara, pero los besos si. El estrujaba mis senos pero luego pidió a mi amiga que pusiera su vagina en su cara y ella lo hizo, las dos estábamos frente a frente, el lamia su vagina mientras yo seguía montándolo cada vez más fuerte, mi amiga de repente cambio su cara y dijo “que haces? No!” Y se levantó un poco, Alex paró, yo me imaginaba lo que estaba pasando, le dije a Karina, “déjalo que lo haga”, ella dudosa me dijo “es que…”, y yo “déjalo hacerlo es rico” y ella volvió a bajar, el estaba lamiendo su ano, mi amiga empezó a disfrutarlo y yo seguí montándolo, mi amiga acariciaba mis senos. Cambiamos de posición, ahora ella lo montaba y yo recibía su lengua y boca, yo veía a mi amiga montarlo, obviamente jamas la había visto así, era un espectáculo muy sexy, las dos gemíamos con fuerza, nos tomamos de las manos y ella tuvo su orgasmo, Alex el suyo y yo el mio, Karina y yo nos abrazamos durante el orgasmo y hasta que recuperamos la respiración.

Los tres nos recostamos a descansar y luego Alex me susurro al oído que me quería penetrar analmente, yo le dije “ella no va a querer”, y el me respondió “bueno solo a ti” y yo acepte.

Me puse en cuatro, Alex fue detrás mio y empezó a besar mis nalgas y luego su boca y lengua fue a mi ano, el le dijo a Karina “mira con atención y me dices si quieres que te lo haga”, ella solo acento con la cabeza y miraba como el comía y lamia mi ano lentamente y le preguntó si no quería probar, yo por supuesto reclame “Alex no!” y afortunadamente Karina dijo que no, luego metió sus dos dedos, ella lo veía a el y luego veia mi cara, estaba muy sorprendida! Luego empezó la penetración anal, lentamente lo fue metiendo y yo gemía de placer y un poco de dolor, y empezó a moverse mas y mas tomándome de la cintura, ella acariciaba mi espalda y luego estiró su mano y empezó a masajear mi clítoris y a besarlo a el, cada vez me penetraba mas adentro y con más fuerza, le volvió a preguntar “te dejas?” y ella lo pensó pero le dijo que no, que le daba miedo pero se veía que el espectáculo le fascinaba. Karina también llevaba su mano a los testículos de Alex que empezó a gemir hasta que tuvo su orgasmo dentro de mi ano. Y Karina siguió masajeandome el clítoris hasta que tuve el mio.

El se quedaría a descansar pero yo y mi amiga nos teníamos que ir porque ya era tarde asi que me despedí con un largo beso en la boca y cual fue mi sorpresa cuando ella hizo lo propio, claro que yo le di una mirada fulminante a los dos.

Después del trió yo y Karina nos hicimos más cercanas, teníamos un vínculo especial, aunque la verdad es que nunca más comentamos de lo sucedido pero teníamos nuestras miradas cómplices, y no lo dijimos a nuestra otra amiga. Un día estábamos en mi auto platicando sobre otra cosa y la note nerviosa, y le pregunte que tenia,
– que tienes?, te noto rara
– No, nada
– Te conozco, dime que pasa
– Es que te quería preguntar algo, pero mejor luego por whatsapp
– Te da pena? Después de lo que hemos vivido? Pues que es?
– Si me da un poco de pena
– Es sobre el trio?
– Si
– Anda, ya dime
– Es que te iba a decir que siempre que nos besabamos, nos interrumpian
– Jajajaja si, pero eran ricas interrupciones
– Si, eso si, me dijo risueña
– Pero que me quieres decir?
– Que deberíamos terminar ese beso

Yo enmudecí por un momento, no sabia que decirle, y la veía mientras pensaba mi respuesta, ella también me miraba, mis ojos pero también mis labios, se fue acercando lentamente y nos empezamos a besar. Empezamos con un beso tierno, besos pequeños pero continuos y luego saboreamos nuestros labios lentamente, un beso muy largo, nos tomamos de la mano y luego su mano fue a mi cintura y empezó a darme caricias y yo hice lo mismo con ella. Después sentí su lengua entrando en mi boca, y yo la recibí y empecé a jugar con mi lengua lentamente, su mano ya estaba en uno de mis senos acariciando mi pezón, la mía en cambio estaba en su muslo dentro de su falda. El beso seguía creciendo en intensidad y mi mano fue recorriendo el interior de su muslo hasta llegar a su ropa interior que estaba empapada y empecé a masajear su clítoris por encima de esta, la mano de ella después de acariciar mis dos pezones también ya estaba dentro de mi falda y en una forma más desesperada había llegado a mi sexo y hacia a un lado mi tanga para acariciarme directamente, nuestro beso era interrumpido por gemidos de placer, yo también hice a un lado su ropa interior y metí dos dedos dentro de ella, los empecé a meter y sacar, resbalaban fácilmente ante tanta humedad, ella imitaba mis dedos y me cogia con ellos, hasta que lo inevitable paso y tuvimos un intenso orgasmo, terminamos abrazadas recuperando el aliento, nos dimos besos tiernos en la boca mientras nos recuperamos.

Mire a mi alrededor para cerciorarme que nadie nos hubiera visto, a quien engañaba, seguro dimos un buen espectáculo a mas de un transeúnte, nos acomodamos la ropa y la lleve a casa. Fue una experiencia deliciosa que no planeaba tener y que gracias a ese trío había pasado.

Esa noche hable con Alex por teléfono y hablamos del trío, le pregunte como se la había pasado, si le había gustado y me dijo que si, que le había encantado y que estaba en deuda conmigo, yo le dije que no lo estaba, que yo me la había pasado muy bien, no planeaba decirle lo que hice con Karina pero quería preguntarle qué pensaría si pasara.
– Y si un día beso a Karina te enojarías?
– Como? Por? Lo quieres hacer?
– Es que hoy nos quedamos viendo y como que si me dieron ganas de besarla
– De verdad?
– Si. le dije apenada
– Osea que te enamoraste de ella y me dejaras! Me dijo un poco en broma
– No claro que no, simplemente como un juego
– Crees que ella quiera?
– Quizas, yo creo que si
– No te preocupes, no me enojare si lo hacen
– Ok, no se si pasará pero quería preguntarte antes
– No me digas que esa es tu fantasía? Yo te quiero cumplir una, pero donde yo participe!
– No, no creo que sea mi fantasía, es una curiosidad nada mas
– Dime tu fantasía y si puedo te la cumplo
– Me da pena decirlo
– Entre nosotros no hay pena, recuerdalo
– Recuerdas nuestro fin de semana en cuernavaca?
– Si, claro que lo recuerdo
– Y que me hiciste el amor con el tapón anal puesto?
– Si! Delicioso no?
– Si, delicioso, desde ese día he fantaseado con un trío
– De dos hombres me imagino
– Si, le dije con pena
– Entiendo, dijo pensativo
– Pero no lo tienes que cumplir! Se que es difícil
– Por que difícil?
– Porque te darían celos
– Si, en eso tienes razón, pero tu tuviste celos también con tu amiga y aun así me la cumpliste
– Si, eso es verdad
– Déjame pensarlo ok?
– Si, te digo que no me la tienes que cumplir, le dije en un tono un poco manipulador

Pasó una semana, hablábamos diario por teléfono y nos vimos varias veces pero no se hablo de mi fantasía, pero días después me dijo que ya lo había pensado y que me la quería cumplir, y que ya hasta tenia a alguien.
es alguien mayor como yo, no te importa?
No, para nada! Creo que si hubiera diferencia de edades sería raro
Si, eso pensé, no te lo haría tan bien como yo, dijo riendo

Total que me dijo que lo planearía y que me avisaría, y pronto lo hizo, me dijo que si podía cierto sábado y le dije que sí, y la cita seria como siempre en un hotel.

Llego el día, llegue al hotel y Alejandro me abrió la puerta, tenía una bata puesta, a lo lejos en el jacuzzi había otro hombre, entre, me abrazo y me dio un beso en la boca, olía delicioso como siempre y entre, en ese momento sentí mariposas en mi estomago, estaba nerviosa pero ansiosa, mi fantasía iba a ser cumplida, me llevó al jacuzzi para presentarme, dentro estaba un hombre desnudo, algunos años más grande que Alex, mucho vello corporal, parte de él con canas, era su amigo de Cuernavaca que nos saludo en la calle!, “te presento a Mauricio“ me dijo mientras se metía a la tina ya desnudo, los dos bebían una copa de vino, “te nos quieres unir?” Me preguntó y yo respondí que si, así que empece a desnudarme lentamente mientras me veían, cosa que me excitó mucho, mis pezones ya estaban erectos, tenia un lindo conjunto de lencería con encaje blanco y un liguero y tanga que ya estaba húmeda y que no sabia si quitármelo o no, tanto que me tarde en escogerlo para quitármelo en el primer minuto, pero pronto recibi sugerencia, “métete con el puesto” me dijo Mauricio, y Alex lo secundo.

Me metí, me dieron una copa de vino y empezamos a hablar, “así que esta es tu fantasía?” Me preguntó Mauricio, yo apenada le respondí que si, “quien te viera, tan inocente que te ves”, yo solo sonreí. Alex se me acercó y se puso al lado mio y empezó a besarme y acariciarme los pechos, pronto sentí las manos de Mauricio que ya estaba a mi lado, besaba mi hombro y acariciaba mi pierna, deje de besar a Alex y gire mi cara para besarlo a el, su beso fue mas agresivo, inmediatamente su lengua buscó mi boca, jugo con mi lengua y la hacía salir para jugar con ella fuera de nuestras bocas, la mano de Alex fue a mi sexo, a acariciar mi clítoris mientras que la de Mau acariciaba mi espalda para pronto ir a mis nalgas y luego a mi ano que empezó a acariciar, intentó meter su dedo pero solo entro la punta así que decidió solo acariciarlo por fuera, era delicioso sentir sus manos en mi cuerpo, yo iba turnando los besos entre uno y otro y mis manos fueron a sus penes, empece a masturbarlos y pronto los dos estaban erectos.

Mau me levanto y me dejó sentada en la orilla del jacuzzi y de inmediato se colocó entre mis piernas y empezó a comerme, lamia y chupaba mi clítoris, Alex en esa posición no podía hacer mucho por lo que se salió y coloco su verga a la altura de mi cara y yo empecé a chupar mientras la lengua de su amigo hacía maravillas en toda mi vagina, su lengua recorría mis labios vaginales e intentaba entrar en mi agujero y después regresaba a mi clítoris, metió sin contemplación dos de sus anchos dedos dentro de mi y empezó a moverlos y girarlos, y sin más tuve mi primer orgasmo, el siguió lamiéndome hasta que termine, fue muy rico.

Me metí de nuevo al agua y les dije que se sentaran en la orilla, me coloque entre las piernas de Mauricio y empecé a chuparlo, a pasarle la lengua por el tronco, a besarlo y a meterlo en mi boca, su verga era quizás un poco mas larga pero mas delgada que la de alex, pero me llamó la atención que su vello púbico estaba rasurado, no tenía ni uno solo ni siquiera en sus testículos, mi lengua fue a ellos para lamerlos y besarlos, luego hice lo mismo con Alex, lo chupe y lamí deliciosamente. Me salí del jacuzzi y me fui a la cama, ellos me siguieron, ahí echada en la cama Alex empezó a penetrarme, Mauricio mientras acariciaba mis senos, los estrujaba y jugaba con mis pezones y luego puso su verga en mi boca y empecé a chuparla con fuerza, Alex se salió y era el turno de su amigo, que me puso en cuatro patas y asi me penetro tomándome por la cintura y haciéndolo con fuerza, Alex llevó su verga a mi boca y la chupe, ahí tuve de nueva cuenta otro orgasmo, ellos parecían estarse reservando el suyo para más adelante, aunque ya estaban muy cerca, yo lo sabía y la verdad quería que lo tuvieran.

Mauricio se recostó para que yo lo montara, me movía de arriba abajo y le pedí a Alex que se pusiera atrás, el entendió a la perfección y empezó a meter su verga en mi ano, yo me quede quieta mientras lo hacia, y así Mauricio empezó a moverse y Alex también, mi fantasía estaba cumplida, el placer de tener mis dos agujeros llenos era inmenso, mucho mejor de lo que imagine, yo solo gemía de placer y dolor, Mau estrujaba mis senos y Alex me nalgueaba, y los tres tuvimos un enorme orgasmo, yo cai en el pecho de Mau quien me abrazó y me beso, sentía a Alex en mi espalda, los tres respirábamos agitadamente disfrutando las últimas contracciones de nuestros orgasmos.

Los tres quedamos exhaustos y nos quedamos dormidos, yo en medio de los dos, no se cuanto tiempo dormimos porque no tenía reloj pero yo desperté primero, ahí los tenia a los dos, desnudos para mi, mi mano fue al pecho de Mauricio y empecé a acariciarlo, tanto vello me daba curiosidad, luego fui a sus testículos y a su verga y la empecé a acariciar, y con cuidado de no despertarlos me acomode entre sus piernas para poder empezar a chuparlo, lo chupe y chupe hasta que se puso erecto y Mau se despertó, volteo a verme y vio que su verga estaba dentro de mi boca, volteo a ver a Alex que seguía dormido, se la chupe un poco más y luego me subí en el y empecé a montarlo muy despacito para no mover mucho la cama y despertarlo, pero me fui excitando mas y mas que lo hice más fuerte y Alex despertó, y decidí regañarlo “bebe estoy intentando despertarte pero estas bien dormido”, le dije en tono molesto, “es que me dejaste agotado” dijo a modo de disculpa y empezó a tocarse para levantar su pene mientras me veía como montaba a su amigo, cuando lo consiguió me dijo “estoy listo” y yo le respondí, “doble otra vez si?” pero Mau protesto, quería mi ano, el seguía acostado boca arriba y yo me puse de espaldas a el y con su ayuda me fui sentando en su ano lentamente, hasta que entro, y así, Alex de frente empezó a penetrarme en la vagina, una vez mas yo no tenía mucho margen de movimiento, lo mejor era quedarme quieta para que los dos pudieran moverse, y asi fue, los dos se movían dentro de mi, los tres gemíamos de placer y yo en poco de dolor también, una vez mas estaba completamente llena y se sentía delicioso, esta vez ellos duraron mas, yo no, yo tuve pronto mi primer orgasmo, a ellos no les importo y siguieron, fue ahi que llego una oleada de orgasmos seguidos, no supe cuántos fueron en total, por un momento pensé que me desmayaría, y ellos tuvieron un fuerte orgasmo, me sorprendieron los sonidos de Mauricio, parecía que un oso estaba gimiendo y no un humano.

Nos acostamos en la cama y los dos me mimaban, acariciaban y besaban tiernamente mientras nuestras respiraciones se normalizaban y nos tranquilizábamos, tras unos minutos yo pregunté la hora, ya era tarde y yo tenía que estar ya en casa, por lo que me despedí.

Me vestí frente a ellos que me veían como lo hacía, como me peinaba y arreglaba el maquillaje, fue muy sexy ver como me observaban mientras lo hacía, ellos no se movían por lo que cuando me fui decidí bromear y decirles “ustedes van a seguir sin mi verdad?” los tres reímos y yo salí por la puerta muy contenta.

relato exclusivo