Australia.- Un hombre de 42 años de edad ha sido condenado a 22 años en prisión luego de haber violado en repetidas ocasiones a su pequeña hija de 11 años.

Según informa el diario The Independent, durante el juicio, el sujeto se mostró cooperativo y admitió sus crímenes, mencionando que entre el 2013 y 2015, abusó de su hija más de 60 veces.

Lo que llama la atención fue que además de haber confesado, no se mostró arrepentido e incluso mencionó que se divirtió.

La víctima

La niña, que estaba viviendo con el padre después de que éste y su madre se separaran, tenía de 11 a 13 años cuando sucedieron los hechos.

Tal y como lo menciona The Independent, además de los atentados, el padre contactó a otros siete hombres vía internet, para que abusaran de ella. Ante esto, él solo miraba e incluso en ocasiones participaba. Además de las agresiones sexuales, la menor también fue forzada a posar para fotos y vídeos pornográficos.

Los abusos fueron descubiertos a raíz de un vecino que informó a las autoridades, por lo que la policía sacó a la niña, ahora de 13 años, de la casa y después imputó al grupo de hombres responsables de estos delitos. Con información de The Independent