A los 19 años tuve mi primer automovil, era de segunda mano, me lo compre ahorrando todo lo que podia trabajando, ese año me compre el coche, me faltaba dinero pero mi padre puso lo que falto. Con toda la ilusion del mundo nos fuimos a unas mini vacaciones de unos dias en la otra punta del pais.
Mis padres, mi hermana Susi y yo. Mi hermana tenia entonces 14 años, llegamos a casa de unos amigos y llego la hora de dormir, nuestros padres se acomodaron en un cuarto, a mi hermana y a mi en otro, los dos juntos, y en la misma cama.

Supongo que se lo tomaron como algo normal y natural, lo digo por mis padres, me los puedo imaginar “los niños que duerman juntos” o supongo que ellos tenian ganas de estar juntos, fuese como fuese la realidad fue esta, dormimos juntos, este relato es una parte de mi vida, quizas lo mas erotico que me ha pasado nunca.
Llego la noche y hasta ese momento no habia pensado en que debiamos dormir juntos, me podeis creer o no, es vuestro problema, algunos pensareis que yo pensaba en mi hermanita como obgeto sexual, otros que deseaba que llegase la noche, pues no, ni una cosa ni otra, a decir verdad ni me lo plantee hasta que no me habia metido dentro de las sabanas limpias.
Lo unico que recuerdo es que me puse pijama, no me pongo nunca, pero estabamos en casa de los amigos de nuestros padres y al dormir con Susi, mi madre me dijo que me lo colocase, en cuanto a Susi no hizo la mas minima referencia, simplemente me dijo que si me tenia que levantar a media noche no era decente andar por casa extraña casi desnudo.
Me tape hasta la cabeza, era invierno y hacia frio, cuando Susi mi hermana vino a la cama, queda claro que jamas habia visto ni deseado antes a mi hermana, ella tenia 14 años y era ya una mujercita, la verdad es que era (y es ) preciosa, su pelo largo hasta casi su trasero, lacio de color castaño, su cuerpo de niña convertido en mujercita, que os voy a contar un bomboncito, pero eso lo veo ahora con el paso de los años, no en ese momento no ese dia.

Se sento al otro lado de la cama, se desvistio dandome la espalda, vi su espala desnuda, llevaba unas braguitas blancas, se puso un vstido encima muy fino, como un camison con unos tirantes finos, metio sus pies bajo las sabanas y se acosto, me daba la espalda, apaque la luz.
Fue en ese momento cuando yo senti una atraccion por Susi, su aroma me dejo enganchado y me quito todo rastro de sueño que pudiera tener.
Me gire hacia mi derecha y permaneci alli callado, casi sin atreverme a respirar, lo ultimo que queria era asustarla, mi corazon me latia con fuerza en el pecho, poco a poco me fui atreviendo a alargar mi mano hacia ella, leacaricie su nalga izquierda y pare alli mi mano, por encima de su vestidito. Ella no se mobio o estaba dormida, cosa extraña o mi mno no le desagradaba, asi que me decidi.
La empeze a acariciar suavemente en su nalga, siempre por encima del vestido, mi mano se deslizo hacia abajo y le acaricie su pierna, la volvi a subir esta vez por debajo del vestido y le acaricie su nalga, note sus braguitas.
-QUE QUIERES?
Ella lo dijo con un tono pausado, casi dulce, se dio la vuelta y se puso boca arriba, me quede quieto, parado sin decir nada, solo el tono que me lo dijo me calmo lo suficiente como para responderle.
-ACARICIARTE.
Le dije en un susurro, ella se pego a mi lado, pase un brazo bajo su cuerpo y nos abrazamos, estuvimos asi un rato, mi ereccion se hizo patente bajo el pijama, ella debia notar mi bulto en su vientre, no se quejo ni se escandalizo, baje mi mano izquierda por su vientre hasta que se acabo el tacto de su vestidito, meti mi mano bajo su vestido, mi hermana se separo para que pudiera tocarla y mi mano entro en contacto con su sexo por encima de sus braguitas, le tocaba su sexo, notaba sus pelitos bajo las braguitas, ella me busco a mi, metio su mano bajo mi pijama y empezo a acariciarme por encima del slip, asi nos masturbamos, yo notaba su sexo, al tocarlo un rato se humedecio, ella abrio sus piernas lo suficiente para que mis dedos recorriesen sus labios vaginales, siempre por encima de sus braguitas, ella me cogio el pene con su manita y lo empezo a menear, primero de un lado a otro, luego dandole sacudidas como si me hiciera una paja, estabamos muy exitados, repirabamos deprisa, los dos eramos virgenes, los dos lo sabiamos sin tener que decirlo, la situacion era tan erotica que me corri, ella se corrio al minuto.
Nos abrazamos y nos dijimos que nos queriamos mucho, dormimos como dos bebes.
Al otro dia disimulamos, los amigos de nuestros padres nos llevaro a un monton de sitios, yo solo esperaba que llegase la noche, ahora si que lo deseaba.
Llego la noche, durante el dia mi hermana y yo no comentamos nada de esto, nada, no podiamos arriesgarnos a que nos descubrieran.
Volvimos a meternos en la cama, yo me quite los pantalones del pijama, me quede en slips, ella repitio el ritual de la noche anterior.
-AYER NOS ARRIESGAMOS MUCHO.
Fue lo primero que me dijo, muy bajito al oido, yo estaba nervioso, habia descubierto a una mujercita, era mi hermana si, pero a los 19 años y con toda mi juventud encima, aquella mujercita era tan perfecta, era un sueño.
-POR QUE LO DICES
-DEBIMOS ESPERAR MAS, MAMA PUEDE ENTRAR.
-SI TIENES RAZON.
Mi hermana estaba demostrando mas cordura y madurez que yo, me senti un poco humillado, pero en la oscuridad de la alcoba se disimulan muchas cosas.
Paso una media hora eterna, hablabamos bajito muy bajito, no deciamos las cosas al oido, su voz de angel me hacia estremecer, parecia un novio esperando la ansiada noche de bodas, ella parecia mas tranquila, no dire de que hablamos eso queda para mi y para ella.
Se hizo un silencio incomodo.
-NO TE DUERMAS.
Le susurre.
-ESTAS DE BROMA?
Eso me tranquilizo, al menos ella lo deseaba tanto como yo, nos tuvimos que tapar la boca para que no se escucharan nuestras risas, es importante que una chica o mujer se divierta con un hombre, eso me lo enseño luego la vida.
Empezo Susi, eso tambien me ealivio, se abrazo a mi, le baje lentamente sus tirantes, la verdad es que llevaba todo el dia pensando que le iba ha hacer a mi hermanita, le di besitos en sus pezones, los tenia pequeños y pronto se pusieron duros, los lami, le di lametones en sus tetitas, eran perfectas, ni grandes ni pequeñas, eran estupendas, su piel estaba salada, y olia a su perfume,tambien un olor a hembra desconocido empezo a apoderarse de mi, ella busco mi sexo, me bajelos silps al sentir su mano, eso tambien lo tenia pensado, ella me acaricio a pelo, su mano era pequeña y suave, sus deditos me tocaban el pene y sentia morir de placer.
Le baje sus braguitas, ella me ayudo alzando su trasero un poco, empeze a tocar aquel coñito virgen.
OOOOOHHH sus pelitos eran sedosos, suaves resbalaban entre mis dedos, le toque su estuche cerrado suavemente, muy suave, ella empezo a masturbarme.
-NO TAN DEPRISA, POR FAVOR.
Fue casi una suplica, ella bajo su ritmo y se entretuvo mas en caricias, mas, como decirlo, inocentes, yo me entretuve con su estuche, poco a poco lo fui abriendo, mis caricias lo humedecian cada vez mas, no me olvide de sus pechos, los seguia lamiendo y empeze a dar mordiscos pequeños en sus pezones, eso me lo dijo un amigo, me dijo que en el momento justo eso exitaba a las muejeres, yo no sabia si era el momento justo, pero se lo hice y ella se estremecio, gemia despacito, daba largos suspiros de placer, su humedad se acrecento, mis dedos resbalaban en su vagina, pare alli mi dedo y se lo meti suavemente, ella se estremecio, empezo a darme fuerte, esta vez no me queje, mi ereccion era plena, su manita subia y bajaba rapidamente, deslizando mi mno en su estuche humedo, le roce el clitoris, ella dejo escapar un gritito, shhhhhhtt le susurre, ella acurrucu su cabecita en mi pecho, me quede en su clitoris, la cama crugia, tuve miedo a los ruidos que haciamos, la cosa estaba llegando a su climax, me moria de placer y de erotismo.
-APRIETALA MAS Y DALE MAS FUERTE.
Le dije al oido, ella obedecio, yo le frote el clitoris con mas fuerza, nos corrimos juntos, como sincronizados, ella noto hincharse a un mas mi pene y apunto arriba, contra las sabanas, cuando mi hermana se corrio al segundo, ahogo un grito en mi hombro, me mordio,cerro los muslos como si ya no soportase mas mis caricias y dio un suspiro que le recorrio el alma, yo me aguante y gruñi.
Hablamos un rato, ella me dijo que le dolia la mano, nos reimos muy bajito, nos costo dormir mas aquella noche.
Nos despedimos de aquella casa, me dolio, alli quedaban dos noches tan hermosas como un dia de primavera, mi hermana y yo seguimos con lo mismo, ese dia no hablamos. La tercera noche era la ultima de nuestras mini vacaciones, dormimos en un hotel, esos hoteles que solo estan para pasar una noche, que tiene lo justito vamos, mi madre queria dormir con Susi, me queje, le dije que estabamos mejor los dos que nos llevabamos bien, que nos lo pasabamos guay, aqui pare, si seguia pareceria sospechoso.
Esta conversacion se produjo delante de una señorita en la recepcion del hotel, era guapa debia tener poco mas de 20 años, pero yo solo tenia ojos y pensamientos para Susi, ademas, dije las camas estan separadas, mi padre intervino en nuestro favor, ellos tenian una cama de matrimonio.
Mi madre acepto poco convencida, era como si intuyese algo, la recepionista miro a mi hermana y solto una sonrisa maliciosa, ella le devolvio una sonrisa inocente, yo no le devolvi la mirada.
Llego el moemto magico.
-OYE LAS SABANAS DE LA CAMA.
Dije yo un poco preocupado.
-YA LO SE, CUANDO QUIERAN DARSE CUENTA ESTAREMOS EN CASA, NO DIRAN NADA.
Me dijo Susi, era verdad, jamas dijeron nada los amigos de mis padres.
Mi hermana se deslizo en la cama, no me habia dado cuenta, la cama individual era pequeña, casi no cabiamos los dos, asi que en cuanto se puso ella a mi lado, me gire y quede encima de ella, nos tapamos hsta casi la cabeza, como cuando eramos pequeños y el hecho de taparse hasta la cabeza hacia desaparecer todos los miedos, como ese lugar sagrado y tuyo solo tuyo, donde la maldad no puede entrar.ella se subio su vestido, yo no me di cuenta a un, me dedique a bajarle los tirantes, sus pechos quedaron ante mi desnudos, en el hotel habia mas luz, entraba de la ventana, habia una doble cortina guresa pero no la corrimos, solo la fina cortina estaba echada, por ella entraba la luz de los coches de la carretera. Susi estaba radiante, era tan bonita, su carita de angel sus labios sensuales,la desnudez de pecho, los lami de nuevo, nunca me cansaba de hacerlo, ella se subio un poco el vestido yo cai entre sus piernas, entonces lo note, estaba desnuda, mi sexo y el suyo se encontraron.
-SUSI ¿ESTAS SEGURA?
-SI, NUNCA E ESTADO MAS SEGURA DE ALGO EN MI VIDA, PERO ESPERATE DAME TIEMPO.
La escena y el momento era tan erotico que pense que me corria solo al notar su roce con el mio.
Me abrazaba, yo le hacia el amor a sus pechos, le lamia su cuello, ella suspiraba y acaricia mis nalgas desnudas, no paraba de hacerlo, no se cuanto tiempo estivimos asi, ese tiempo no se puede contar no se puede medir.
Ella me dijo al oido, aquellas palabras magicas que tengo grabadas en mi alma a fuego, y si por ellas dios me castiga un dia acepto el castigo por terrible que sea, porque valio la pena.
-ESTOY PREPARADA.
Dios que momento, se me pone la carne de gallina al escribirlo para vosotros.
Busque su vagina con suavidad, con tacto, con dulzura, y si con amor, ella me recibio abriendo mas sus piernas, el color de su piel blanca como la nieve, me beso en los labios por primera vez, mi prepuncio entro en su vagina, quise morir de placer, en ese momento no me hubiera importado, me ayudo ella, yo temblaba, puso sus manitas en mis nalgas, de hecho nunca las habia quitado, y me acerco a ella, hasta que note mi pubis chocar con el suyo.
Aprete mis labios para no gritar, selle mi boca, ella la busco y me beso, notaba su coñito humedo preparado para el mometo magico, su momento y el mio, empezo a mober su cinturita suavemente, la acompañe con un ritmo lento, pausado y si inexperto, me rodeo con sus piernas por encima de mi cintura, las sabanas cayeron hacia atras, si en ese momento uno de nuestros padres hubiera entrado se habria muerto viendo la escena, no me importo, no me importaba nada de este mundo que no fuese mi hermanita, mi amor, mi angel.
Nos fundimos en un solo cuerpo, no sere gorsero no puedo serlo con la mitad de mi alma, solo que nos mercimos en un baile de amor y solo amor.
Como la noche anteriror acabamos juntos, besandonos, ahogando nuestros gritos en besos de lujuria prohibidos entre hermanos.
Hablamos toda la noche, hubiera querido amarla de nuevo, pero estaba dolorida, la ame con mimos y caricias de hermano.
La habitacion olia a sexo, las sabanas fueron testigo
de la virginidad de mi hermana, pero nos fuimos temprano, la recepcionista ya lo entenderia.
Al volver deje conducir a nuestro padre, se extraño, dormi mal, le dije, la verdad es que mi hermanita y yo dormimos todo el viaje de regreso en el asiento de atras.
Esta es mi historia, a veces cuento una real, como esta, mi hermana y yo hicimos el amor hasta que ella cumplio los 18, solo lo sabemos ella y yo.
Luego se caso, yo me case, un dia ya en la madurez nos volivimos a amar, escondidos como dos niños.
La relacion entre hermanos es tan real como el aire que respiramos, solo que yo lo he contado, de esto hace 26 años, ha llovido mucho.
Ahora me podeis insultar y juzgar, pero pensar que solo hubo amor por amor, yo no la folle nunca, yo la ame, que es diferente.
Y QUIEN ESTE LIBRE DE PECADO QUE TIRE LA PREIMERA PIEDRA.
Un trozo de mi vida para ustedes.
Gracias.

Busquedas entrantes: