Hola amigos, como todos soy un fiel seguidor de la pagina, y en muchas ocasiones me he deleitado leyendo innumerables aventuras, sin embargo me tome el atrevimiento para ser yo quien esta vez escriba acerca de las cosas q me han ocurrido, esta vez siendo profesor de matemáticas particular, antes de iniciar les cuento mi nombre es Pablo y soy de Medellín – Colombia, aunque hace 3 meses estoy viviendo en Santiago de Chile, con mis papas y conociendo un poco la cultura y probando suerte como ingeniero Biomédico.

Bueno, esta historia ocurrió hace más o menos 2 años cuando tenía 22, y yo dictaba clases a estudiantes de colegio y universitarios de matemáticas y calculo, siempre fui consciente que este tipo de trabajo solo me traería beneficios siempre y cuando fuera muy profesional, ya que le daría clases, en muchas ocasiones, a muchachos muy jóvenes y no me convenía darles confianza, en fin, muchas de mis clases fueron bien pagas y empecé a tener reputación ya que desde los 18 años dictaba estas clases y me iba muy bien, tenia vocación de maestro y mis estudiantes siempre me entendían, además les daba la facilidad que solo cobraba un poco mas por ir hasta sus casas o si quería podrían ir a recibir la clase en mi casa ya que tenia tablero y todo era mas fácil. En una de esas recomendaciones, una madre me llamo para dictarle clases a una niña que el día que la conocí acababa de cumplir los 14 años (ella era delgada, pero con una cara preciosa y aunq no tenia casi nada, se veía q su cuerpito iria desarrollándose conforme a la edad, era perfecta para ser una modelo europea) y yo tenía 20 (también recién cumplidos), me parecía una niña bastante bonita y siempre pensaba que ella en el futuro sería una gran modelo, ya que estudiaba modelaje adicional a que su mama siempre le cumplía todos los caprichos, siendo una niña bastante creída (como decimos en Colombia), en fin en todo caso durante las clases la fui conociendo mejor ya que su mamá me contrato durante los dos años q le di clases 1 o 2 veces a la semana muchas veces, al inicio fui muy serio con ella ya que no quería que pensará, como muchos estudiantes que su mama me pagaría para que yo les hiciera sus trabajos y ya. En todo caso paso el tiempo y empezamos una tener una relación de amistad muy buena, para ese entonces yo tenía novia y no veía con malos ojos a Paula, que así se llamaba, y durante las clases muchas veces nos dejaban solos en su casa y al terminar esperábamos a su mama para que me pagara mis horas y después irme, en esos espacios empezamos a conversar de la vida, de los amigos, de los [email protected], que cada uno había tenido y adicionalmente de secretos que no sabían sus padres, como que se iba a para fiestas que no le permitían y cosas muy tontas, pero que para ella eran todo un problema.

Sus padres eran separados y ella vivía con su mamá, hermana mayor y una perrita pincher, que quería demasiado, su hermana tenía un excelente cuerpo pero la cara no era tan bonita, lastima, en todo caso en todo en ese tiempo, me toco ver a ella y su hermana en vestidos de todo tipo, desde shorts ajustados, hasta pijamas semitransparentes, en todo caso; volviendo a lo mío, después de un tiempo empecé a fijarme que Paula, me veía mucho, y que no le molestaba que yo accidentalmente la rozara o que la consintiera o la abrazara, o simplemente le hiciera cosquillas en el cuello mientras escribía, fue entonces que también empecé a notar que ella se dejaba para las clases, con un short de licra y su camisa de botones del colegio, además en esa época hacia calor, así que su mama jamás le dijo nada, además que llevábamos ya más de un año de conocidos y su mamá me quería mucho, es mas muchas veces decía q sería bueno que sus hijas tuvieran un novio como yo, a lo que yo pensaba por dentro, solo de Paula.

Una de esas tardes, con su short y su camisa, empezó a jugar con la perra y le dijo q se subiera a las piernas de ella, a lo que la perrita obedeció, yo de inmediato le dije, Paula, juicio pues!! y ella siguió en su tarea, mientras que yo acariciaba a la perrita en sus piernas, pero en muchas de esas aprovechaba para acercar mi mano a su cintura y más abajo, rozando suavemente su entrepierna, ella no le molesto y siguió en su tarea, no sé si era porque no lo notaba o simplemente, no le molestaba q lo hiciera, en todo caso para ese entonces Paula tenia 16, y ya era una linda señorita, que aun estaba en modelaje y su cara reflejaba inocencia, pero su cuerpo otra cosa, en fin, yo seguía con las caricias a su peluda amiguita (hablo de la perra), al tiempo que seguía sobándola, en fin, la perra sintió un ruido, a lo que se bajo con rapidez y yo quite mi mano de inmediato, pero no era nadie, en fin, Paula siguió en lo suyo pero yo quería ver hasta donde podía llegar, me daba mucho susto por la diferencia de edad pero era excitante ver q no le molestaba. Para continuar, entonces puse mi mano como quien se apoya, sobre la parte de la silla que sobraba en la parte de atrás de su cola, y con cuidado iba acercando mi dedo pulgar, a la comisura entre la tela y su piel, del short, una vez la roce varia veces y ella no dijo nada, empecé a ponerle uno a uno los dedos hasta que estaba mi mano completa en la parte donde se forman dos hoyuelos en su espalda, y con el meñique inicie a meterle mis dedos entre su short, despacio, ella seguía sin decirme nada, hasta que llegue a él triangulo que forma la tanga, fue entonces donde pensé, si se ha de enojar o decir algo, acá será, pero a medida que avanzaba y metía mas dedos en su short ella parecía más concentrada en su tarea que en mis dedos, una vez tenía mis dedos hay dentro empecé a jugar con ese triangulo y a acariciar la parte de sus pequeñas nalgas que sobresalía de la forma en cómo estaba sentada, vi que tampoco se movería del sitio, así que empecé a irme lentamente con la tira de la tanga hacia delante, lentamente, haciendo caricias y al tiempo, avanzar, hasta llega a lo q hace un rato tocaba pero una capa mas dentro.

Ella seguía como si nada entonces comencé a meter mis dedos del centro entre sus ropa interior encontrando pequeños vellos que me mostraban que no era tan niña después de todo, hasta llegar a su vulva que se encontraba caliente y un poco mojada, no sé si de sudor o jugos, en todo caso, empecé suavemente movimientos circulares en lo que se apreciaba, podría estar su clítoris a lo que ella, fue el único momento en donde reacciono, volteo se me quedo fijamente y me dijo: “te parece que voy bien en el ejercicio?” yo me quede de una pieza, pensé q me diría cualquier cosa, pero le respondí: si vas bien, sigue, yo te digo cuando te equivoques, dicho esto, me sentí mas en confianza y seguí mis movimiento circulares, a lo q me cansaba ya por la posición y decidí cambiar de mano, dado q no estaba enojada, así lo hice y al meterme otra mano note el cambio de temperatura y ella también, ya q vi como su piel se erizaba y al jugar con mis círculos en su pequeña y dulce vulva, empezó a morderse los labios, en ese momento yo estaba ya a mil, y de mi bluejean quería salir mi pene, y se notaba mucho sobre el pantalón, ella era zurda y por esta razón su mano derecha, que era hacia donde estaba yo, estaba libre, entonces aproveche para tomársela lentamente y ponerla sobre mi bulto, a lo q ella entonces respondió con una mirada y siguió quieta sin hacer absolutamente nada, solo escribía, fue entonces cuando decidí, ya no dejarla seguir con su tarea, corrí mi silla, hacia tras con mi mano en su vagina y la otra en su culito, la levante y le dije q si quería sentar se sobre mí, a lo q se paró de inmediato y me dijo q si, una vez sentada en mi ya todo era distinto, ella se acostó sobre la mesa mientras yo con mis mañosas manos le metía los dedos en su vagina y le tocaba esas linda téticas, fue espectacular escuchar sus pequeños gemidos al compas de como movía su culo sobre mi pantalón, y sus manos acariciaban ya con excitación mi pene que se abultaba sobre el jean. Estuvimos así, con esos dos dedos dentro y hacia fuera, hasta q sentí como me apretaba, y daba una respiración demasiado fuerte a lo q yo atribuí a un gran primer orgasmo, con este orgasmo, ya fue el inicio, de todo, se paro me miro y me beso, un beso demasiado lindo q jamás podre olvidar, y q mientras lo hacía yo me quitaba mi pantalón y me quedaba solo en bóxer, ella me ayudo mientras con su camisa y top, y yo lentamente le baje su short y tanga, la acosté en el sofá y comencé a lamerle su vagina ya muy lubricada, ella solo me decía: siii rico, me gusta mucho, dale………. no pares………….. me gusta, me gusta……… yo pare viendo q mi verga se encontraba ya supremamente grande y le dije q si quería perder su virginidad conmigo, a lo q ella me respondió -que sí, que quería y que lo deseaba, hace ya mucho tiempo, pero q pensaba que me iría antes de poder, al menos darle un beso- yo solo pude con esa declaración pararla y decirle que si sabia q era un 69, q quería q me lo chupara para que entrara más fácil, ella accedió y yo chupaba esos labio vaginales rosaditos y con un dedo lubricaba su ano, el cual también deseaba, una vez sentí q no podía mas, le pedí q parara, y la puse como perrito, con mi glande lubricaba mas esa entrada ya empapada, de mi saliva y sus jugos, fue entonces cuando empecé a metérsela, y ella gemía y decía q suave, a media q se la metía sentía como me apretaba, mi verga es de un largo normal, pero el grosor es bastante grande, y esto le generaba dolor, cuando sentí q había roto su himen, comencé mi entrada con más confianza hasta tener toda esa cosa metida en su pequeña y estrecha vagina, solo fue terminar de meterla para ver como ella empezaba a empujar hacia tras y hacia delante y con unas pequeñas embestidas, sentí como me apretaba con su vagina y se venía en otro fabuloso orgasmo, yo aun no me venía, a lo q le pregunte si quería seguir, ella no me respondió, solo se tiro hacia atrás, quedo sentada en mi empezó ese mete y saca, q duro como 10 minutos, yo le dije q me vendría y ella dijo q quería sentirlo dentro, yo no podía mas, así q empecé a venirme, y sentía q me deshidrataba, sentí q dispare como cinco veces chorros inmensos de semen a lo q ella me dijo q estaba caliente y le gustaba mucho, se quedo sobre mí, yo la consentía y le decía q era lo más rico q había hecho, q jamás había estado con una virgen y me dijo: yo no quiero q sea la última, entonces se paro, me llevo, hasta el baño y me dijo bañémonos y lo hacemos en mi cama, mi mama hoy dejo el dinero y no viene sino hasta la noche, dicho esto, nos termínanos de desvestir y después de bañarnos, estábamos en su cama, en un rico 69, con mi pija gigante y regordeta, esta vez ella sobre mi y mientras me cabalgaba empecé a meterle dedos en su ano, a lo q me respondía q le dolía, pero tal como su vagina, también lo disfrutaba, no quise hacerle daño, así q cuando la puse en cuatro, me disponía solo a metérsela por delante, pero ella me tapo y me dijo, no lo quiero por detrás, yo me quería morir, pero sin pensarlo cogí un aceite que tenía en su mesita de noche, la lubrique y esta vez cuando el glande ya había entrado, y ella no para de gemir, se la clave completica, en ese pequeño y delicioso ano, que solo pensar me hace pajearme, en este no tuve q hacer mucho esfuerzo, después de unas cuantas bombeadas, me vine sin contemplación, a lo q ella solo respondió con un siiiiiiiiiiiiiiiii largo, y un chorro de algo caliente entre sus piernas, q al día de hoy no sé si fue un squirt o orina, pero q se sintió delicioso.

Después de este gran suceso, solo nos vestimos nos consentimos y cada uno siguió su vida, aunque ya las clases siempre eran más divertidas, ella ya no usaba short, en cambio, se ponía su falda solo con una tanguita o en muchos casos cuando no había nadie, me recibía en ropa interior, solo me queda decir q después de eso termine con mi novia y ella era lo único q me importo durante el tiempo antes de venir a chile.

Gracias

Busquedas entrantes: