Raúl a sus 16 años empezaba a notar los cambios en su cuerpo,
la adolescencia se hacía presente en él al igual que en su
amigo
Jaime de la misma edad, siempre andaban juntos y sus gustos y aficiones
cambiaban día con día. Antes se divertían con pelotas
y
juegos de niños pero ahora que sus cuerpos despertaban a la
pubertad, como todos los adolescentes buscaban otras distracciones más fuertes.

El carácter tímido de los dos muchachos no les permitía
relacionarse fácilmente con las chicas, les costaba trabajo hablarles
por lo

que ninguno de los dos había tenido novia. Pero su interés
por las chicas iba en aumento, compraban revistas, videos xxx, se la

pasaban “cazando” chicas distraídas que mostrara sus bragas.
Con todo esto tenían suficiente material para hacerse por lo menos
2

pajas al día.

La hermana de Raúl, Paulina con sus 20 años era una chica
como pocas, rubia, cuerpo delgado, perfecto sin nada que le sobrara o

le faltara. Gracias a su cuerpo perfecto y a su carácter estaba
siempre rodeada de un sinnúmero de galanes que la rondaban casi
a

diario. La amiga de paulina, Patricia también llamaba mucho
la atención de los muchachos de la escuela y de la colonia, era
morena,
no tan hermosa como paulina pero este defecto se contrarrestaba con
las cualidades corporales que tenía, sus tetas eran enorme un
culo grandioso y unas piernas de concurso.

Paulina y Patricia solo tenían un defecto: Eran unas putas de
marca. Prácticamente se habían acostado con todos los chicos
guapos

de la ciudad, incluso hacían un concurso entre ellas mismas
para ver a cuantos galanes se podían tirar en una semana. A veces

ganaba Paulina y a veces Patricia. Pero todo en exceso es malo, el
sexo tradicional ya les había aburrido, ya no había chicos
con los

que no hubieran estado y querían experimentar nuevas sensaciones
que las satisfaciera sexualmente.

Queriendo experimentar nuevas sensaciones comenzaron a tener prácticas
lesbianas entre ellas dos, las visitas de Patricia para

quedarse a dormir en casa de Paulina se habían incrementado
a por lo menos una vez a la semana. En cierta ocasión Patricia como

ya se había hecho costumbre se quedó a dormir en casa
de Patricia. Los padres de paulina y de Raúl habían salido
a un viaje de fía
de semana por lo que tendrían 2 días para hacer lo que
quisieran.

Por su parte Raúl invitó a su amigo Jaime también
a quedarse a dormir todo el fin de semana, ellos tenían planeado
rentar todas las

películas xxx que pudieran y verlas durante todo ese tiempo,
con su mente aún de niños no imaginaban las prácticas
y gustos de

Paulina y Patricia, ellos se conformaban por el momento con pajearse
después de ver una película caliente.

Los padres salieron temprano el viernes, los muchachos después
de salir de la escuela empezaron a llevar a cabo sus planes, por su
parte los chicos rentaron todas las películas que pudieron con
lo que tenían ahorrado y ellas empezaron a idear lo que iban a hacer
para aprovechar ese fin de semana.

De inmediato los chicos se encerraron en la recamara de Raúl
y empezaron a ver las películas, de cuando en cuando cada uno de

ellos entraba al baño y se pajeaba recordando lo que había
visto en la película. Las chicas por su parte estaban un poco aburridas,

pensaron en llamar a algunos amigos pero no les causo gran emoción,
a todos ya los conocían y ninguno les apetecía en estos

momentos.

Ya de noche ellas pidieron una pizza, no sabían que hacer para
pasar el rato y decidieron darle una buena “propina” al chico que

llevara la pizza, olvidándose completamente que su hermano se
encontraba en la casa. Al llegar la pizza hicieron que el chico pasara

a la cocina, ya estando ahí hicieron tiempo a propósito
con el pretexto de buscar el dinero para pagarle. Por la forma en como

estaban vestidas seguramente el chico se hubiera dado por bien servido,
las dos vestían unos shorts bastante ajustados, Paulina ni

llevaba bragas debajo y las dos llevaban puestas unas camisetas que
habían cortado arriba del ombligo, ninguna llevaba sostén
por lo

que se notaban a simple vista sus pezones. El chico de la pizza estaba
boquiabierto admirándo aquel par de hembras.

Intencionalmente las chicas, le dieron el cambio exacto al muchacho
ofreciéndole disculpas por no tener más dinero para darle

propina, pero que como les había dado un servicio muy rápido
se la darían de otra forma. Al mismo momento Paulina se acercó
al

chico y con sus expertas manos le bajó el cierre y desabrochó
el pantalón dejando a la vista un miembro completamente erecto.

Patricia exclamó – Mmmm, me encanta que los hombres no usen
ropa interior, mira que buen miembro tiene este chico… – enseguida

Paulina tomó la verga en sus manos y comenzó a mamarla,
Patricia se acercó y empezó a besar la boca del chico apasionadamente.

La lengua de Paulina recorría hábilmente aquel tronco
dejándolo completamente lubricado, chupaba la cabeza suavemente
haciéndo

sentir al chico en el paraíso. Las manos del chico ya habían
encontrado las grandes tetas de Patricia y comenzó a acariciar sus

enormes pezones al mismo tiempo que sus lenguas seguían en una
lucha feroz mezclando su saliva, Paulina seguía mamando, ahora

tomaba los huevos en su boca y los chupaba con deleite, Patricia se
arrodilló y las dos comenzaron a mamar aquel miembro a punto
de explotar Patricia era mas brusca que Paulina y comenzó a
mamar dando fuertes chupetones a aquel miembro agarrando con un
poco de brusquedad aquellos huevos, se alternaba con Paulina que lo
hacía suavemente. Aquel tratamiento puso al chico al borde
del éxtasis, su cuerpo empezó a arquearse en muestra
evidente de una inminente eyeculación, ellas conocedoras se prepararon
para
recibir en sus bocas aquel precioso regalo, de repente aquel miembro
empezó a tirar en sus bocas grandes cantidades de semen
caliente que ellas recibían con gusto, ellas peleaban por recibir
la mayor parte que pudieran. Chuparon el miembro hasta dejarlo
completamente limpio, la verga seguía completamente erecta pero
ellas maliciosamente se pararon y le dijeron:

– Bueno, creo que es suficiente propina no?, tal vez pidamos otra pizza
después y si te apresuras te daremos una propina mejor, por
lo pronto te puedes ir….-

El chico completamente caliente, como pudo metió su verga aún
erecta a su pantalón y salió de la casa esperando que el
próximo
pedido fuera pronto y recibir otra propina similar. Al irse, ellas
burlonas empezaron a reirse, – seguramente irá directo a pajearse
al
baño – dijo Patricia, – Seguramente, vaya propina que le hemos
dado, creo que nunca lo olvidará- contestó Paulina.

Recordando la cara del repartidor mientras se la chupaban, seguían
riendo mientras comían la pizza. Paulina recordó en ese
momento que su hermano y el amigo de él estaban en casa, se
había olvidado completamente de ellos. Subió a su cuarto
y tocó su
puerta Raúl contestó: – Que quieres? – – Vengan a cenar,
hemos encargado pizza, que tanto hacen ahí?. – Nada, ahorita bajamos!!.

Paulina regresó a la cocina con Patricia, empezaron a comentar
sobre lo que estarían haciendo los dos chicos toda la tarde…

– Serán Homosexuales? Comentó Paulina

– No lo creo, seguramente estarán viendo algunas revistas para
adultos o alguna película…

– Tu crees? si apenas son unos chiquillos.

– Pues ni tan chico Paulina, en varias ocasiones he notado que tu hermanito
me mira de una manera muy especial, creo que le llaman
mucho la atención mis tetas.

– Ahora que lo mencionas su amigo Jaime también me mira muy interesado.

– Paulina ¡ se me ha ocurrido una idea para salir de este aburrimiento,
que te parece si comprobamos que tan hombrecitos son estos
dos chicos?

Me encantaría probar una verga tierna…

– Como crees Paty si es mi hermano… tal vez yo lo haga con Jaime,
también tengo ganas de probar una verga tierna…

– Lo primero que tenemos que hacer es calentarlos… cuando bajen hay
que enseñarles nuestras “virtudes”.

– Me parece buena idea Paty, estoy muy caliente y necesito una verga
en mi rajita… el chico de las pizza no fue el único que se
quedó a medias…

En ese momento empezaron a oír que los chicos bajaban por las
escaleras, disimuladamente tomaron una posición que les permitiría
mostrar algunas de sus virtudes a los chicos. Ellos se sentaron a la
mesa e instantáneamente se fijaron en las atractivas hembras que
tenían ante sus ojos. Empezaron a comer pizza pero disimuladamente
volteaban a ver todo lo que les mostraban Paulina y Paty que
ya descaradamente adoptaban posiciones muy sugerentes y sensuales.
Evidentemente excitados, apuraron a comer su pizza y
subieron a la recamara, lógicamente a pajearse recordando aquel
par de hembras, pero por su mente ni siquiera pasaba la idea de
cogérselas, pensaban que ellas estaban muy lejos de ellos.

Mientras tanto Las chicas divertidas comentaban:

– Viste como se exitaron? No separaban la vista de nosotras.

– Seguramente ahora se estarán pajeando, Ja.

– Paulina… esta situación hizo que me mojara… tengo ganas
de sentir sus vergas aquí… – Yo también me encantaría
quitarles su
virginidad… la tendrán grande?

– Solo hay una forma de comprobarlo…

– Paty… tengo una idea, entra a su cuarto y descubre lo que hacen…
cogetelos mientras yo observo…

– Mmmm, me estoy calentando cada vez más Paulina, vamos y hagamos
lo que dices…

Las dos chicas subieron al cuarto de ellos comprobaron que por la prisa
de pajearse los chico no habían tenido la precaución de

cerrar la puerta con seguro, Paty giró la perilla muy suavemente,
miró dentro del cuarto y vio a Jaime masturbándose, Raúl
no estaba

a la vista por lo que supuso que estaba en el baño, Jaime estaba
de espaldas a ella por lo que no se percató que ella había
entrado a
la recamara y se acercaba a él, en la televisión se veía
una película pornográfica, mientras tanto Paulina veía
todo a través de la
puerta semiabierta.

Jaime tenía sus ojos cerrados y su respiración era cada
vez más agitada, Paty se acercó a él maravillándose
por el tamaño de aquella
verga, jamás se imaginó que fuera tan grande… Jaime
sin percatarse de su presencia seguía moviendo su mano, y de repente
ella se
abalanzó sobre él tomó su verga con sus manos
y comenzó a chuparla… Jaime sorprendido intentó quitarse
pero ella lo sujetó
fuertemente y comenzó a darle una mamada fenomenal, el chico
demasiado excitado se dejó hacer aquello retorciéndose de
placer.
Paty mamaba como nadie era su especialidad, su boca engullía
lo más que podía aquella barra de carne aún virgen.
Chupaba como
desesperada mientras tanto Paulina comenzaba a tocarse su vagina evidentemente
caliente de mirar aquella escena…

Jaime no tardó en mostrar signos de su pronta eyaculación
comenzó a jadear, mientras Paty aumentaba el ritmo de sus mamadas,
hasta que de repente Jaime descargó su semen en la boca de ella
que lo tragó ávidamente, en ese preciso momento Raúl
salió del
baño, sorprendiéndose con ver a Paty en la recamara arrodillada
ante Jaime, por verguenza y evidenciando su falta de experiencia
cerró la puerta del baño, Paty, corrió hacia allá
y abrió la puerta antes de que Raúl pusiera seguro, lo tomó
violentamente y lo jaló
hacia la cama, el se encontraba completamente desnudo y su verga colgante
aún mostraba signos de semen muestra evidente de que
se estaba pajeando…

Paty le dijo:

– Ven ricura, te voy a mostrar que hay cosas mejores que las pajas…
Mmmm pero que verga tan grande tienes y que gorda, quiero
tenerla dentro de mí…

Raúl un poco avergonzado aún intentaba taparse la verga
con una almohada sin imaginarse que su hermana estaba pajeandose
viendo todo lo que hacía Paty con ellos, Paty se abalanzó
sobre la verga de Raúl y comenzó a mamarla bruscamente, la
verga del
muchacho comenzó a dar muestras de excitación y empezó
a ponerse erecta, mientras Jaime y paulina miraban desde sus lugares
aquella escena.

Paulina se sorprendió del tamaño que había tomado
aquel garrote, jamás se imagino que su hermano la pudiera tener
tan grande, sin
duda nunca había visto una de un tamaño como ese… Jaime
tenía su verga completamente lista de nuevo mirando como se la
mamaban a su amigo Raúl que se retorcía de placer sintiendo
aquella experta boca en su miembro.

Paulina estaba completamente mojada y ahora ya se había despojado
de su ropa, Raúl gemía de placer Paty también estaba
ya
desnuda y sin dejar de chupar el pene de Raúl se colocó
en un perfecto 69, el chico por instinto empezó a mamar la raja
de Paty,
completamente mojada de jugos de placer, Paulina no pudiendo más
entró al cuarto y tomó la verga de Jaime con su boca,
empezando a chupar aquella verga aún destilante de semen. Paty
tuvo un orgasmo sintiendo la lengua de Raúl en su raja, dándose
vuelta se colocó encima de él y apuntando la verga a
la entrada de su raja se dejó caer de un golpe penetrándo
la verga de Raúl
hasta el fondo de su vagina. Las manos de Raul se apoderaron de las
enormes tetas que tenía a su alcance y comenzó a masajearlas,
freneticamente Paty subía y bajaba de golpe galopando salvajemente
a Raúl mientras Paulina seguía mamando la verga de Jaime,
Paulina volteó a ver a su amiga y a su hermano y se excitó
aún más levantó a Jaime del sillón y lo acercó
a la cama donde fornicaba
la otra pareja, tomó el garrote de Jaime y lo acercó
al culo de su amiga, quería que la penetraran los dos al mismo tiempo,
le dijo a
Jaime que empujara y al momento la verga empezó a entrar hasta
tocar fondo.

Jamás le habían penetrado dos vergas al mismo tiempo,
Paty estaba completamente enloquecida de placer se movía frenéticamente
al igual que los chicos ahora desvirgados, Paulina mientras tanto se
metía los dedos a su vagina completamente mojada de excitación,
mirando semejante espectáculo, miraba la enorme verga de su
hermano entrar y salir por la raja de su amiga, ahora quería sentirla
dentro de ella, el pensar que la penetrara su hermano la excitaba aún
más.

No pudo esperar más, hizo que Jaime sacara su verga del culo
de Paty y le dijo a esta que era su turno, quería sentir aquel enorme
miembro en sus entrañas, su amiga le cedió su lugar y
ella colocó la punta de la verga de su hermano en su raja, lentamente
empezó a
bajar en ella sintiendo como la penetraba cada centímetro de
carne, Ya que estuvo completamente empalada empezó a moverse
lentamente, sentía como aquella verga la llenaba por completo,
creía que se iba a partir en dos. Raúl jadeando comenzó
a moverse
más rápidamente metiendo y sacando la verga en la raja
de su hermana, estaba a punto de estallar, su hermana gritaba de placer
y

esto lo prendía aún más.

Raúl estaba en el paraíso mientras se cojía a su
hermana, Paty le chupaba los huevos y Jaime sin perder tiempo penetró
por atrás a
Paty que chilló de placer, estaban en una orgía fenomenal
y no querían que terminara, por fín Raúl sin poder
contenerse descargo un
potente chorro de semen en las entrañas de su hermana, sintió
transportarse al paraíso al igual que si que su hermana la cual
tambían
sucumbía ante un gran orgasmo.

Jaime mientras tanto seguía penetrando por detrás a Paty
mientras con sus manos oprimía sus grandes tetas, ahora los él
se movía
como todo un experto y Paty lanzaba gritos que podían oirse
por toda la casa:

– Rómpeme, párteme en dos papito, de lo que nos habíamos
perdido Paulina… Mmmm.

Jaime solo lanzaba gritos de placer y su respiración estaba completamente
excitada, estaba a punto de estallar, pero el quería ahora
probar el delicioso cuerpo de la hermana de su amigo, desde años
antes siempre la había deseado y ahora era el momento esperado,
Paulina estaba tirada en la cama recuperándose aún del
grandioso orgasmo que había tenido cuando sintió que unas
manos abrieron
sus piernas y de un jalón sintio como una barra de carne empezaba
a introducirse sobre su chorreante agujero, la verga entró hasta
el
fondo sin dificultad y Jaime empezó a moverse rápidamente,
su verga entraba y salía a una velocidad increible, Paulina no tardó
en
tener otro orgasmo al mismo tiempo que Jaime estallaba dentro de ella
inundando aún más su vagina que desbordaba abundantes
jugos de hembra y machos.

Terminaron todos tirados en la cama, en el piso… descansaron un rato
y por supuesto después de recuperarse aprovecharon al
máximo aquel fín de semana los cuatro completamente solos.

Busquedas entrantes: