Que tal, me llamo Rodrigo soy de Mexico y actualmente vivo con mi novia Irma, somos dos

personas que viven su sexualidad al maximo, hemos hecho de todo y en todos lados, pero

aquel dia mi novia me sorpredio con una peticion que no me la esperaba.

Era un fin de semana largo, un puente como le decimos aqui, y fueron 3 dias de puro sexo

donde uno busca y busca que hacer, como, en donde, con que variantes, que untarle que

comerle como amarrarla etc etc etc los dos reposabamos despues de una sesion de sexo

cuando ella me dijo que me queria penetrar, los dos nos reimos, pero ella dijo,

“andale, es en serio”, yo le dije “como crees no manches”.

Cuando yo la conoci ella vivia con su amiga en un departamento, y ya me habia comentado

que habia sido curiosa en esa epoca y habia hecho el amor con su amiga algunas veces.

Lo que no me conto fue que ella tenia un arnes con un pene de plastico y que mi novia

penetraba a su amiga, y al parecer extrañaba hacerlo, lo logico seria decirle que

buscaramos a una mujer para que lo hiciera, pero tiempo atras habiamos prometido no

hacer mas trios. Esto porque estos encuentros casi provocan nuestro rompimiento,

habiamos hecho trios, con una amiga mia de la infancia y otro con un amigo del trabajo

al que le cobre (y mucho) pero ella no sabe. Asi que con esta promesa hecha no podria

traerle a una mujer para que la penetrara.

Tengo que reconocer que no soy de los machos que creen que si una mujer me mete el dedo

me hare puto (gay), de hecho mi novia lo hace, todo empezo un dia que ella estaba

dandome sexo oral como siempre lo hace, pero ese dia sus manos y dedos no solo

acariciaban mis testiculos, ese dia ella decidio acariciarme el ano, estaba tan

caliente que no me asuste ni moleste, deje que ella diera rienda suelta a su

sensualidad, aunque se la paso acariciandolo por mucho tiempo y lubricandolo nunca paso

de ahi. Hasta que un dia su dedo empezo a entrar, las primeras veces solo la punta de

su dedo hasta que con el tiempo lo metia y buscaba mi punto G, y lo disfrutabamos

mucho, despues no fue solo con las mamadas, cuando yo la penetraba ella solia buscar mi

ano con sus dedos. No es necesario decir que yo tambien la penetro por el culo, no solo

con mis dedos sino con mi pene, que no es nada delgadito…

Ese fin de semana que me lo pidio, se ausento un momento y fue a buscar al closet de

tiliches algo… regreso con su arnes, ahi fue cuando me conto lo que hacia con su

amiga, me excito imaginarla haciendolo con su amiga, pero el tamaño del dildo me

espanto, de ninguna manera aceptaria que eso entrara en mi, era imposible! Ella me

dijo, no lo es, el tuyo es mas ancho y me entra, se lo puso y se avalanzo encima mio,

nos besamos un rato, pero no logro convencerme, me moleste un poco y ella se desespero

tambien y asi acabo ese fin de semana erotico.

Las cosas se pusieron tensas entre nosotros, ella estaba molesta por no cumplirle su

deseo, siempre lo habia hecho, me gusta complacer a mis mujeres y nunca le habia

fallado, y eso no estaba bien, como pedirle penetrarla de nuevo su rico ano? si yo no

le daria el mio, las cosas estuvieron tensas y con poco sexo esa semana, la despertaba

con mi cabeza entre sus piernas, le hacia el mejor sexo oral para que ella me

perdonara, pero nada.

El jueves le dije a mi novia que si a su dildo lo rebajamos a la mitad quizas me

animaba, que lo podriamos cortar con un cuchillo caliente por los lados, pero ella dijo

que no, que era suyo y que no queria destrozarlo! Lo que le dieron alas a que quizas

aceptaria y ese dia decidio calentarme lo mas posible y asi caliente saco su dildo y me

dijo, andale intentemoslo. Yo no sabia que hacer, pero su carita y lo caliente que

estaba le dije que ok, pero le dije que no se lo pusiera, que asi con la mano lo

intentara, a lo que acepto, le puso lubricante, y con su dedo me lubrico a mi, dentro y

fuera. Con una mano me masturbaba y con la otra me puso la punta de su dildo en mi ano

e intentaba meterlo, pero estaba demasiado asustado y no entraba, asi que decidio poner

su cara entre mis pompas y empezar a lamerme, me comio por completo, jamas lo habia

hecho y fue una sensacion increible, intento de nuevo con el dildo y como que la cosa

fue mejor, pero aun asi nunca entro, pero al menos Irma estaba mas tranquila y ya no

estaba enojada, pero aun tenia la espinita de penetrarme como lo hacia con su amiga.

Ese noche ella se metio a internet mientras yo me quede dormido, despues me enteraria

que busco en sexshops de todo el mundo algo que nos sirviera, el viernes llego tarde,

muy tarde sin decirme a donde iria, y ese dia llego muy contenta y con una caja

envuelta para regalo. Me lo dio pero me dijo que no lo habriera sino hasta el sabado.

Llego el sabado, dia de quedarse en la cama hasta tarde, si adivinaron haciendo el

amor, asi eran los sabados al despertar. Despues de hacerlo, descansamos un poco

preparandonos para el segundo round, yo le decia que si ya podia abrir el regalo a lo

que ella me dijo que no, que ya casi, se fue al baño y regreso con un modelito de cuero

negro, un antifaz que me encanta y empezamos el ritual para el segundo round, estabamos

muy excitados, yo ya con una gran ereccion, ella empapada, lista para la penetracion,

ella alcanzo la caja y me dijo “abrela”, yo pensaba en cojermela y no en la caja! pero

la abri y lo vi, era un dildo, pero delgado y no muy largo, no terminaba de verlo

cuando ella me susurro al oido: “cojeme como nunca que cuando termines yo te cojere

como nunca, y te quitare lo virgen!”, los dos seguiamos super calientes, y cuando uno

esta caliente, super caliente la mente no piensa bien, en ese momento aceptaria

cualquier cosa, hicimos el amor como nunca los dos excitados como nunca sabiendo lo que

vendria despues, ella no pudo esperar, no habiamos llegado al orgamos cuando ella saco

mi pene de su vagina y se puso su arnes entre jadeos, tomo el lubricante que puso en el

dildo y en mi trasero, me puso en cuatro y aun si saber bien que pasaria ella ya estaba

dentro de mi, no dolio, era del tamaño exacto, solo un poco mas grueso que su dedo,

ella detras mio moviendose dentro y fuera mio diciendome guarreces que yo suelo decirle

cuando la penetro, estaba fuera de si, me tomaba de la cintura y me jalaba hacia ella,

mi pene estaba a punto de eyacular, ella gemia mientras me penetraba, estiro la mano

para buscar mi miembro y lo acariciaba mientras no paraba sus moviemientos contra mi,

“dime que te gusta”, “que se siente tenerlo dentro”, a lo que yo le respondia, “muy

bien, sigue asi, ya casi”, hasta que solte un gemido y empece a eyacular, y ella toda

excitada se vino tambien dejando su peso caer en mi con el dildo muy adentro de mi.

Ese dia habia hecho a mi novia muy feliz cosa que nos unio aun mas. Creo que todos los

seres humanos tenemos nuestro lado masculino y femenino, ese dia los dos los sacamos y

nos complementamos como nunca.

Despues de ese dia tengo que reconocer que lo hemos hecho otras veces, no es lo

habitual, es solo en casos especiales, pero lo disfrutamos mucho y seguimos buscando

maneras de vivir la sexualidad al maximo, alguna sugerencia? amigui [@] gmail. com

relato exclusivo

Busquedas entrantes: