Hola me llamo Sandra tengo 14 años recién cumplidos hace unos días, como recordaran en mi primer relato les platiqué como fue que entregue mi virginidad a un hombre de 40 años con quien mantengo una relación y a quien amo profundamente.

Ya sé que no es normal, que estoy loca tal vez, que es un delito…. También lo sé y eso aunque no me crean me preocupa bastante, mas por él que por mí, si nos llegaran a descubrir yo simplemente me llevaría una golpiza y algunas terapias, pero él la pasaría muy mal y destruiría por completo una familia, es una condena larga pero además en las cárceles de aquí a quienes entran por ese delito normalmente los asesinan ahí dentro , y no podría soportar nada de eso, lo único que se me ocurre para evitarlo sería amenazar a mis familiares con quitarme la vida si intentan algo contra él y sí estaría dispuesta a hacerlo.

Aunque sé que él también siente un cariño especial por mi y esta consiente de la situación, de cierta manera yo soy responsable de las cosas, fui yo quien lo incitó a que pasara todo, soy yo quien normalmente lo llama o lo busca y soy yo quien está atenta cuando llega su camioneta y verlo que llega… también a la vez estoy consciente de que solamente soy su amante, su trofeo y que no pasará de ahí, pero estoy enamorada de ese hombre y aunque tendrá que terminar alguna vez espero que no sea de la peor manera ni que sea pronto.
Bueno basta de cursilerías y de mala vibra, tomamos muchas precauciones y nos cuidamos muy bien y espero que dure al menos hasta que yo sea mayor de edad.
Paso que mi abuela le pidió que le ayudara a cambiar una toma de agua de la cocina y él como siempre muy atento lo hizo al medio día porque era algo sencillo, llegue yo de la escuela y mi sorpresa fue encontrarlo en mi casa. Lo vi emocionadísima con ganas de correr y abrazarlo, pero obvio no se podía.

– Hola Sr Mario como está?
– Bien mi’ ja y tu vienes de la escuela
– Ay sí que wueba y batallando con mate
– Tal vez te pueda ayudar con esa materia
– Es cierto Ud. es ingeniero y a lo mejor le entiendo mejor que a la maestra
– Ponte a estudiar es lo que debes de hacer – respondió mi abuela cortando la platica

En realidad Mario sí me ha ayudado mucho con esas materias de números y le entiendo muy bien, para que vean que no solo es de sexo mis clases con él.
– Sandra voy a la tienda – dijo mi abuela
– Si quieres voy yo abue – la nieta acomedida con ganas de que me dijera que no y así fue
– No, tengo que ver unas cuentas con el señor de la tienda ahorita vengo

Apenas cerró la puerta y me abalance a sus brazos y nos besamos muy rico
– Que sorpresa encontrarte aquí mi amor
– Qué bonita te vez así con tu uniforme de escuela
– Te gusto?
– Muchísimo

Nos besamos nuevamente y me giro para quedar de espalda con él, metió sus manos debajo de mi falda y sacó mi panti
– No Mario va a venir mi abuela
– Tranquila chikita es rapidito

Me incline hacia adelante y me puse de rodillas en el sillón, el levantó mi falda y yo levanté mis nalguitas, me las abrió y me empezó a lamber riquísimo
– Ahhh Mario no por favor aaaahhhh
– Estas riquísima chikita
– Mario no que haces – sentí como apuntó su verga en mi vagina ni cuenta me di a qué hora se la sacó
– Solo poquito mi amor
– Mariooo aaaahhh aahhh despacito me lastimas aaaahhhh
– Ya chikita, ya te entró mi amor
– Aaaahhh mi amor te amo aaaaahhhh
– Yo también te amo mi chikita

Que rico bombeaba su verga abriendo mi vagina totalmente húmeda por sus líquidos y los míos que siempre son abundantes cosa que a él le gusta mucho, dice que soy multi orgásmica o algo así el caso es que a él le fascina. Que rico era sentir esa sensación de peligro y placer al mismo tiempo.
Empezó a meter y sacar su verga con más velocidad y sentí como su verga empezó a vibrar y ensancharse, bueno al menos así lo siento cuando se va a venir

– Aaaahhh papito que rico aaaahhhh
– Me voy a venir chikita
– No amor, no te vengas dentro aaaaahhhh

– Abre tu boquita mi amor – ya sabía que era eso, porque la vez anterior que habíamos estado juntos se vino en mi boca, de primero sentí raro y algo de nauseas pero termino gustándome mucho
– Abre tu boca bien mi amor
– Si dame toda tu lechita papi – se jaló un poco su vergota y me apunto a mi boca
– Aaahhh toma chikita es toda tuya mi amor

Cayó su semen en mi cara y la mayoría en mi boca, tomé su verga con mis dos manos y me la metí a la boca para darle una mamada muy rica, hasta exprimir su última gota y dejarle su vergota limpia
– Aaaahhh chikita que bien sabes hacerlo
– Tú me has enseñado todo lo que se papito
– Aprendes rápido y muy bien

Me levante y me colgué de su cuello para besarlo, en eso se escucho el barandal de la casa y rápido levante mis panti, limpie lo que había en el sillón y piso y corrí al baño, el se guardo su pene y continuó con la reparación que estaba haciendo dando la espalda para esconder su erección que todavía era muy notoria.
Ahí supe lo que era un rapidín
Pasaron dos semanas y le marque a su teléfono, claro que lo hago cuando sé que él no está en casa
– Hola mi amor como estas
– Hola chikita que cuentas
– Este viernes salgo temprano de la escuela, le dije a mi mamá que iba a hacer un trabajo con una amiga podemos vernos? … dime que si
– Claro deja hago arreglos para poder vernos

Uff que felicidad, era el día perfecto ya que estaría a dos días de mi ciclo mensual y el día siguiente era su cumpleaños, así que le quería preparar algo muy lindo. Mi amiga me haría el paro (encubrirme) en caso de que mi mamá le preguntara. A ella le cuento parte de mis aventuras con Mario, pero ella cree que es un chico de 18 años y obvio no lo conoce.

Llego el ansiado día, saliendo de la escuela inmediatamente me dirigí hacia donde siempre nos vemos, apenas vi su camioneta y mire a todos lados para asegurarme que no nos vieran, me subí y nos fuimos directos al hotel, entramos al cuarto yo con mi mochila de escuela y nos besamos muy rico.
– Para que bajas la mochila
– Mmm no se, se me pegó
– Tenemos tiempo verdad chikita
– Sí, mucho tiempo papito
– Bueno, hoy estrenare esa rica colita que tienes – upss eso no me lo esperaba
– Me va a doler mucho, la tienes bien grande
– Tranquila chikita, lo haré con cuidado, además traigo una cremita especial para eso

No dije nada solo me gire para quedar abrazada de espalda con él y agache mi mirada como diciendo – aquí estoy, soy tuya- el me beso en cuello y empezó acariciar mi vientre y mis senos, me encanta como lo hace firme pero suave a la vez. Estaba empezando a excitarme mucho, pero me zafé de sus brazos y tome mi mochila, el solo me miro extrañado
– Espérame voy al baño, ponte cómodo mi amor
– No tardes mucho
– Lo necesario nada mas ansioso – le dije con una sonrisa picara

En el baño me desvestí , traía un conjunto de bra y cachetero de encaje blanco que él me había regalado y que se me ven muy bien ya que estoy nalgoncita y bustoncita para mi edad, me puse unas medias blancas de esas que llegan a media pierna, mi blusa de escuela me la desabroche y la amarre con un nudo debajo de mis senos y me puse una faldita de escuela muy cortita que no alcanzaba a tapar mis nalguitas, esa me la presto mi amiga y por ultimo unas zapatillas blancas, me maquillé un poco y me hice una coleta, me mire al espejo y Uff la verdad no es por ser yo, pero me veía divina.

Salí y el estaba sentado en el sillón ya en puro bóxer y pude notar como de inmediato se levanto ese bulto tan hermoso que tiene
– Wow que hermosa te ves mi chikita
– Te gusto? – le dije con una carita lo mas cachonda que podía
– Me encantas estas bellísima
– Es tu regalo de cumpleaños, disfrútalo – aparte de una cartera y cinto que le regale
– Vaya que sí lo voy a disfrutar – dijo abrazándome queriéndome besar

Lo rechacé y lo hice que se sentara nuevamente en el sillón y me subí a la mesita de centro y puse una música en mi cel que llevaba preparada
– Tranquilo papito, admira a tu chikita primero y luego te la comes como tú quieras mi amor
– Que mala eres, pero está bien
Bailaba muy sensual metidisima en mi papel, talvez me veía ridícula pero no importaba, estoy segura que él lo estaba disfrutando, movía mis caderas de un lado a otro, le daba la espalda y me agachaba mostrándole mis nalguitas, él las acariciaba y bajaba sus manos a mis piernas y de pronto las metía para tocar mi panochita cosa que me hacia vibrar pero no dejaba de bailar
– Qué hermoso regalo
– Para ti solito papito
– No tienes idea de cómo lo voy a disfrutar
– Quiero verlo y sentirlo

Lo senté de nuevo en el sillón y baje de la mesa para bailarle más encima de él, le restregaba mis nalguitas en su verga que parecía que reventaría su bóxer, se lo quite por completo y empecé a acariciar el largo de su verga que creo estaba más dura que de costumbre, era la primera vez que el estaba completamente desnudo antes que yo, seguí moviéndome muy sensual encima de su verga, el desabrocho mi bra y acariciaba mis senos muy rico, luego bajo mi cachetero
– Wow no dejas de sorprenderme,
– Estaba indecisa en hacerlo, te gusta?
– Se ve hermosísima tu panochita así depilada, eres un encanto

Me sentí muy contenta de que le haya gustado la acaricio y beso un poco pero lo retire y me puse de espalda para seguir meneando mis nalgas por encima de su verga pero sin meterla, me encanta cuando él hace ese movimiento de restregarme su verga en mis labios vaginales pero no la mete, sobre todo cuando él está detrás de mí, esta vez era yo quien llevaba el ritmo, me puse de frente encima de él con los mismos movimientos estaba desesperado por tomarme pero yo no se lo permitía, era mi show así que tenía que esperar, quería que se quemara de lo caliente que lo estaba poniendo, ese sentimiento de sentirme deseada por él y volverlo loco me encantaba. Me senté en el piso y por fin le deje sentir mis labios en su verga y le di una mamada riquísima, saboreaba su cabezota, a lo largo de su verga, sus pelotas las lambia y metía a mi boca todo lo que se podía, la tomaba con mis dos manos y no dejaba de mamar ese delicioso trozote de carne durísima.

– Te gusta papito
– Chikita eres una putita encantadora, me tienes loco
Me cargo y me llevo a la cama y me coloco de modo que mi cabeza colgaba en la orilla del colchón y empezó a lamber mi panochita especialmente depilada para él. De pronto apunto su verga en mi boca y empezó a moverse como si me estuviera cogiendo por la boca (de hecho eso estaba haciendo, que mensa vdd?) su verga topaba en mi garganta y quería ir mas adentro y de pronto sentí como atravesó mi garganta, sentí horrible, que me ahogaba, lo quería quitar pero estaba encima de mí y no podía, hasta que al fin lo hizo,

– No seas malo papi avísame que vas a hacer eso – dije tosiendo y casi vomitando
– Aguanta poquito, sigamos te va a gustar
– No, se siente bien feo
– Anda toma aire y lo hare un momento y la saco – era su cumpleaños y lo quería complacer en todo, así que lo intente
– Toma aire mi amor

Sentí como su verga atravesó mi garganta y como la sacaba un poco y la volvía a meter, veía sus pelotas prácticamente rebotar en mis ojos, sentí que su verga prácticamente me llega al pecho, no me disgustaba del todo para la verdad no aguante mucho y dejo de hacerlo a mi petición.
Me empezó a comer mi panochita de una forma tan rica que uff

– Aaaahhhh papito que rico
– Estas deliciosa mi chikita
– Sigue no pares, me vengo mi amor aaaaahhhhh
– Sigue chikita dame todo ese juguito que cargas
– Aaaaahhhh aaaaahhhhh papi te amo aaaaahhhhh
– Eres un bomboncito mi amor, eres una delicia – y apunto su verga en mi entrada
– Despacito papi me lastimas- es era cierto de primero siempre me dolía y después ya era todo placer
– Tranquila chikita
– Aaaaahhhhh, aaaaahhhh
– Sandrita mi chikita, que afortunado soy, no me canso de decirte que eres una delicia
– Soy solo para ti mi amor solo para ti aaaahhhh – estuvimos un buen rato así
– Es momento de darte a sentir toda mi verga
– No me cabe papi, la tienes bien grande – nunca me la había metido toda
– Aguanta poquito veras que si te va a entrar toda – estábamos muy calientes los dos, mi panochita no deja de chorrear y como ya dije lo quería complacer en todo, así que tome fuerzas porque sabía que me dolería un poco
– Aaahhh despacito Mario, no me vayas a lastimar mucho
– Tranquila chikita, tendré cuidado

Siempre que me cogía sentía como su verga topaba dentro de mí y de ahí no pasaba porque me lastimaba, pero esta vez por lo caliente que estaba el me la quería meter por completo y yo también lo deseaba.
Después de varios intentos y un poco de dolor sentí como si me abriera algo dentro de mí y como su verga se adentró aún mas, parecía no tener fin su penetración, lo hacía despacio para no lastimarme tanto y acostumbrarme, me lastimaba cuando la sacaba y la volvía a meter, pero también lo disfrutaba muchísimo

– Ya te entro toda mi amor
– Si Mario pero me duele, solo sácala poquito, no la saque toda
– Tranquila mi chikita, disfrútalo
– Aaaahhhh si Mario que rico, uuuffff te siento bien dentro aaaahhhh

Era increíble sentir todo lo largo de su verga dentro de mí, como me abría mi interior y como el dolor se convertía en un placer infinito, yo solo estaba al compás de su movimiento, clavaba mis uñas en su espalda y mordía su hombro, estaba completamente aferrada a él, no quería que ese momento tan maravilloso terminara
– Aaaahhh me voy a venir chikita
– No lo saques, no lo saques, vente dentro mi vida
– Claro que si chikita aaaahhhh
– Aaaahhhhh Mario te amo así aaaaahhhhhh

Seguramente mis gemidos se escucharon en todo el hotel o no sé, no me importaba, era maravilloso sentir como su lechita me quemaba en m vientre, era algo diferente a las demás veces esta ocasión sentía su lechita hasta lo más profundo de mi, creí que me desmayaría de tanto placer.
El estaba arrodillado frente a mí, no paraba de penetrarme aun que ya se había venido, con una mano me acariciaba mis senos y con la otra me tenia fuertemente agarrada de una nalga levantándome a la altura de su verga, sentía sus pelotas rebotar en mi, estaba totalmente sometida a mi hombre a mi macho, que placer tan inmenso.

Ya más tranquilos entre besos y caricias descansamos un poco, no dejaba de decirle cuanto lo amo, me quise quitar mi faldita y mis medias, pero no me dejó
– Así quédatelas me encanta como te vez
– Como tu digas mi amor – me puse encima de él y nos besamos muy rico
– Mira
– Qué es eso?
– La cremita que te dije – Ufff se me había olvidado lo de la cremita
– Es en serio?
– Vamos esta cremita sirve para lubricar y para que se dilate tu colita y no te duela tanto
– Pero es que la tienes bien grande amorcito
– Tranquila chikita, veras que no te dolerá mucho con esto

Su verga ya se había puesto dura nuevamente y me levanté para acomodarme y ensartarme yo solita
– Aaaaahhhh que rico
– Un poco mas mi amor anda
– Mmmmm aaaaaahhhhhh – sentí como atravesó ese tope que tenia dentro y se metió su verga por completo
– Así chikita que rico
– Aaaaahhhh que rico se siente toda tu verga dentro mi amor
– Eres un bomboncito delicioso mi vida

Estuve un momento meneándome encima de su verga disfrutando de ese placer tan delicioso, después me retire y él me puso en cuatro, con mis senos totalmente en la cama y mis nalgas totalmente levantadas como a él le gusta, me empezó a lamber riquísimo y después sentía su lengua en mi ano o en mi colita como él le dice, nunca me la había lambido tanto como esa vez y yo sentía increíble, se levantó y colocó su verga en mi vagina y me penetro nuevamente
– Aaaaahhhh Mario que rico
– Que hermosas nalguitas tienes chikita, estás muy linda pero tus nalguitas me vuelven loco – me encanta como me acaricia mis nalgas cuando me tiene empinada
– Son tuyas mi amor, solo tuyas para que te las cojas como tú quieras
– Como yo quiera chikita?
– Si mi amor, ya te entregue mi virginidad de boca, de mi garganta y de mi panochita y de más adentro, solo te falta mi colita tómala, pero hazlo con cuidado
– Claro que si mi amor, veras que lo vas a disfrutar también
– Aaaaahhhh – no dejaba de penetrarme muy rico y acariciarme mis nalguitas y jalarme de la coleta de mi cabello, me encantaba que lo hiciera
– Solo relájate – sentí como me coloco esa crema y penetro un dedo en mi ano
– Aaaaahhh que haces, me duele un poco
– Tranquila relájate – seguía poniéndome más y penetrandome con un dedo y luego dos y así estuvo un rato penetrándome con su verga en mi vagina y con sus dedos en mi colita, deje de sentir dolor y la verdad me encantaba sentirme penetrada por los dos lados
– Aaaaaahhhh Mario que rico
– Te gusta mi amor?
– Si mucho ya no me duele
– Espera un poquito mas – sentí sus dedos penetrar hasta donde pudieron y los giraba de un lado a otro
– Aaaahhhh espera si me duele un poco – así estuvo un momento hasta que desapareció el dolor
– Aguanta un poquito mi amor
– Aaaaahhhh espera Mario me duele, me duele mucho
– Aguanta poquito mi amor ahorita desaparece rápido – estuvo un momento y después me la dejo ir
– Aaaaaahhhhh me duele aaaaahhhh – sentí su cabezota como rompió la entrada de mi ano y se abrió arrancándome un grito de verdadero dolor y eso que tenia la mentada cremita ahora si no la hubiera tenido me desmayo
– Tranquila mi amor ya pasó
– Mario me duele mucho – dije sollozando
– Ya chikita ya paso – y si, el dolor pasó rápido y el empezó a penetrarme de poquito a poquito
– Aaaahhhhh cada vez te siento más dentro mi amor aaaaahhhh
– Te duele todavía?
– Solo un poquito pero ya casi no, sigue mi amor aaaahhhh
– Te gusta mi amor
– Aaaahhh es una sensación diferente pero igual de rica, si me gusta mucho, sigue despacito mi amor
– Ahora si ya eres totalmente mía amor
– Solo tuya mi amor solo tuya, ya te entregue todo de mi , te amo aaaahhhh, aaaaahhhh

Sentía su penetración cada vez más profunda y mi colita bien abierta pero no sentía dolor, pero si un placer inmenso, era diferente que cuando me penetraba por delante pero me encantaba también, empecé a sentir como sus pelotas rebotaban en mis labios vaginales, no lo podía creer mi colita esta tragándose toda esa vergota, sentía como mis nalgas rebotaban en él, mi vagina no dejaba de chorrear y sentí un calor en el interior de mi culito que mi hiso ver estrellitas él dice que es un orgasmo anal, no lo sé pero era increíble e inmensamente delicioso.
– Aaaahhh así mi chikita que rico te estás viniendo mi amor
– Aaaaahhhh aaaaaahhhhh Mario que es esto tan delicioso
– Sigue mi amor te estás viniendo, es el primer orgasmo de tu colita
– Aaaahhhhh mmmmmm aaahhhh que rico
– Aaahhh eres una delicia me vengo yo también
– Aaaaaahhhhh nooo nooo aaaaahhhhh ya ya ya aaaahhhh

Sentía que explotaba mi culo esa sensación de mi orgasmo en mi colita y por mi vagina que chorreaba y el inmenso calor de su leche quemándome por dentro era demasiado, mi piernas, nalgas y todo mi cuerpo se empezó a acalambrar, me temblaba todo el cuerpo sobre todo las piernas, el me tomaba del vientre para no dejarme caer, mis piernas se sacudían era un movimiento involuntario no lo podía controlar, el no dejaba de bombearme, me tomaba con fuerza para no tumbarme por completo en la cama yo no era capaz de sostenerme ni un segundo.
– Aaaaahhhh Mario aaaaaaahhhh ya por favor ya aaaaahhhhh
– Disfrútalo así como yo mi amor, mi chikita aaaaahhhhh
– Aaaaaahhhhhh no, no puedo mas aaaaaahhhhh Maaarioo te amoooo aaaaahhhh
– Yo también te amo mi chikita aaaahhhhh

Lanzo un grito y se quedo quieto con su verga totalmente ensartada en mi culo, en momentos mis piernas se sacudían involuntariamente de nuevo, no podía moverme por mi voluntad ni un centímetro, me la saco despacio, y me limpio con papel que tenia a la mano, después me di cuenta que entre eso había residuos de caca me dio asco y vergüenza pero me dijo que era normal, en cuanto me la sacó y me soltó me tumbe en la cama sentí como si me hundiera en el colchón, un cansancio y una satisfacción invadían toda mi ser, era increíble, sensaciones diferentes pero tan placenteras la primera vez que me penetró mi vagina y ahora esta vez, simplemente no se cual fue mejor, yo digo que está porque hubo de todo.

Después de descansar y dormirme un rato él ya había preparado el jacuzzi, me despertó con besos y caricias en mi cuello y espalda, me apapachó un poco y me quito las medias y mi faldita, me cargo y me llevo al jacuzzi , ahí tenía unos vasos con jugo, al probarlo noté algo de alcohol, me dijo que solo era un poquito de vodka para celebrar su cumpleaños y de tan maravilloso regalo que le había dado y que nunca lo olvidaría; obvio yo tampoco.
Me subí encima de él, note como su verga empezó a crecer nuevamente, pero la verdad yo ya no podía mas, el lo entendió y solo nos abrazábamos y besábamos, mojaba mi espalda y acariciaba muy suave todo mi cuerpo y mis nalgas yo hacia los mismo mojando su pecho y abdomen fuertes y marcados ahí me di cuenta que tenia la espalda rasguñada por mis uñas y el hombro un poco morado donde le clave mis dientes, pero me dijo que no me preocupara por eso, nos reíamos de mis bromas de niña boba. Ese mismo día me bajo mi ciclo y duré adolorida varios días pero era una sensación rica, todos los momentos que he pasado con él tienen algo mágico, pero ese día es el más especial de todos.

Bueno me volví a emocionar escribiendo espero que hayan tenido la paciencia de leerlo completo, no creo volver a escribir algo, como ya dije todos los momentos con él son muy especiales y espero que sigan por mucho tiempo. bye